Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 19

Zootecnia Trop., 19(1):5-6. 2001

OPINIÓN

Reflexión: la importancia de los pastos y forrajes
en el caso de las vacas locas
(Encefalopatía Espongiforme Bovina)

 

Freddy Espinoza


Sin el menor deseo de menospreciar o minimizar otras áreas implicadas en el caso de las vacas locas o Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), a pesar de la importancia de la visión sistemática u holística, no dejo de pensar por qué el ser humano permanentemente va en contra de los procesos normales de la naturaleza.

Partiendo del principio de que los rumiantes son animales herbívoros, es decir que fueron creados para alimentarse a través de los pastos y suplir la proteína animal mediante la leche y la carne al hombre; no se explica cómo el ser humano por el afán de mejorar el metabolismo a un animal que es netamente herbívoro, lo han llevado a ser también carnívoro, cambiando ese curso natural del que mencioné en el párrafo anterior. En el Trópico y principalmente en los países en vías de desarrollo, estamos aún a tiempo de no transgredir las leyes de la naturaleza.

Es evidente la gran diferencia existente entre los países desarrollados y los mal llamados países del tercer mundo (subdesarrollados); pero hoy día con la situación de las vacas locas, pienso que la misma se ha convertido en nuestra ventajosa aliada. A excepción de los Estados Unidos, en todos los países donde se ha presentado la enfermedad de la EEB, tienen muchas decenas de años alimentando sus rebaños con despostes; mientras que por ejemplo acá en Venezuela este tipo de alimentación tiene aproximadamente entre 20 y 30 años, tiempo en el cual se importaron grandes cantidades de vacas y toros Holstein para el desarrollo de la ganadería lechera en el país.

No obstante, en el trópico Americano y Australiano, por tradición la ganadería predominante fue y en muchos casos aún sigue siendo la de tipo extensivo, por lo que no se usaba, ni se usa o utiliza muy poco alimento concentrado cuyo aporte proteico es a base de despostes y de harinas de origen animal. En el caso de los Estados Unidos, debido a su gran producción de cereales, los rebaños bovinos en su mayoría son alimentados a base de éstos.

A excepción de las aves frugívoras, la mayoría de éstas se alimentan de insectos, peces o carroñas, lo que significa que al igual que los cerdos son animales omnívoros, por lo que su cuerpo está adaptado para la utilización de fuentes proteicas de origen animal. Viéndolo desde este punto de vista, podría explicarse el hecho de que esta enfermedad no se ha presentado en estas especies animales, aún cuando se están alimentando con las mismas materias primas que a los de los bovinos que han presentado la Encefalopatía Espongiforme Bovina.

Es muy probable y necesariamente debe ser comprobado e investigado, principalmente por los investigadores en genética y biólogos moleculares, que el prión causante de esta patología fue formándose en Europa con el correr del tiempo, debido al cambio en la dieta a la cual fueron sometidos año tras año los diferentes rebaños bovinos; por lo que no es descartable que dicho prión se esté incubando en todos los rebaños de rumiantes en el mundo, debido al tipo de alimentación que se está usando (harinas de sangre, hueso, vísceras, pescado, entre otros) para hacer más eficiente al rumen.

De ser cierta esta hipótesis, a nivel tropical y en los Estados Unidos estamos a tiempo para detener al prión e invertir su proceso de formación. Por esta razón, es que los pastos y forrajes tomarán una mayor importancia para rescatar a los bovinos, principalmente, ya que es a este nivel donde se han detectado los casos.

Estoy totalmente de acuerdo como investigador que soy, que hay que ir hacia la productividad elevada de los alimentos para poder satisfacer los requerimientos de la creciente demanda poblacional, pero los esfuerzos deben estar dirigidos a mejorar los rendimientos y nutrimentos de los pastizales y de las materias primas vegetales destinados a la alimentación de animales herbívoros, sin descuidar los principios básicos de la naturaleza.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 19