Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 19

Zootecnia Tropical, 19(1): 31-42. 2001

Efecto de la suplementación sobre el crecimiento
de becerros mestizos en la época seca

Mirian Martínez de Acurero1, Jorge Bravo1, María Betancourt de Flores1 y Vinicio Morán2


1
INIA - Centro de Investigaciones Agropecuarias del Estado Zulia, Maracaibo.
2
Productor - Asociación de Ganaderos de Urdaneta (AGADU), estado Zulia.
Recibido: 09/11/00
Aceptado: 05/03/01


RESUMEN

Para determinar el efecto de tres niveles de suplementación con concentrado sobre la ganancia de peso, 30 becerros mestizos de las razas Holstein x Pardo Suizo x Brahman, alimentados con una dieta basal de pasto Guinea (Panicum maximum Jacq), fueron asignados a tres tratamientos experimentales: T1 (Control): amamantamiento restringido más 0.5 kg de un alimento concentrado comercial; T2: 0.5 kg de un alimento concentrado experimental por cada 100 kg de peso vivo; T3: 1.0 kg de un alimento concentrado experimental por cada 100 kg de peso vivo. Los datos fueron analizados para un diseño completamente aleatorizado usando la edad y peso inicial como covariables. Los valores de ganancia diaria de peso para los animales del grupo 3 fueron significativamente (P<0.05) superiores que los obtenidos por T2 y T1 (680.35 s 579.46 y 558.92 g/dia/animal); sin embargo, el análisis económico indica que la relación Beneficio/Costo fue superior en el tratamiento T2. De los resultados obtenidos se puede concluir, que la suplementación con concentrado mejora la ganancia de peso en animales en crecimiento cuando se usa al nivel del 0,5 %, permitiendo eliminar el consumo de leche a partir de los 3 meses.

Palabras clave: Becerros mestizos lecheros, nivel de suplementación, tasa de crecimiento, análisis económico.

INTRODUCCIÓN

Los pastos en las regiones tropicales y subtropicales crecen rápidamente durante los periodos de lluvia y altas temperaturas; por lo tanto, las plantas contienen niveles elevados de pared celular. El follaje es joven y verde (alto contenido de nitrógeno, carbohidratos solubles y alta digestibilidad) sólo durante periodos muy cortos. El valor nutritivo de las pastos disminuye con la madurez y, durante las épocas secas, el alimento disponible es bajo en digestibilidad y nitrógeno. El factor principal que limita la productividad a partir de estos pastos es el hecho de que los animales pierden peso durante la sequía debido al desequilibrio nutricional en los alimentos disponibles (Preston y Leng, 1990).

Se ha señalado la importancia económica del doble propósito, al ser más eficiente como proceso biológico y productivo que los sistemas especializados, y se reporta que el objetivo principal de estos sistemas no es alcanzar altas tasas de

producción sobre la base de los recursos disponibles y que a la vez justifique la inversión y su posterior mantenimiento, también es necesario mencionar que estos

sistemas producen una mayor estabilidad económica, ya que son mucho más flexibles ante los cambios de precios que pudieran ocurrir en sus productos, debido a su elasticidad de manejo y reducción de riesgos (Velasco, 1998).

En los sistemas bovinos de doble propósito de Venezuela, poca atención se le presta al desarrollo de los becerros (Bodisco y Rodríguez, 1985). No obstante, la inclusión del crecimiento en los registros de producción tiene la ventaja de ayudar al productor a identificar fallas en el manejo y la alimentación de los animales jóvenes, permitiendo un seguimiento hasta el momento del servicio (hembras) o del mercado (machos) (Alvarez et al., 1999).

En la zona donde se realizó el presente trabajo se observa que las explotaciones lecheras usan como sistemas de crianza de terneros el suministro de considerable cantidad de leche durante un largo período (6 a 8 meses), determinado por el sistema tradicional de ordeño "vaca-becerro". Esta alimentación es de un alto valor biológico para el becerro, pero económicamente desventajosa para el productor, ya que viene a ser competitiva para con el hombre.

El amamantamiento restringido es una estrategia que conjuga el amamantamiento del ternero con el ordeño de la vaca, teniendo acceso los terneros a sus madres por un leve período de tiempo (30 minutos) inmediatamente después que se ordeñan, permaneciendo separados vacas y terneros el resto del tiempo. Esta práctica parece ser una opción más propicia ya que incrementa la productividad tanto de la madre como del ternero (Ugarte y Preston, 1972).

La suplementación con concentrado se presenta como una alternativa para mejorar los niveles nutricionales, las tasas de crecimiento y el comportamiento productivo de becerros. Muchas investigaciones han demostrado que para obtener un crecimiento óptimo en el período de sequía es esencial la suplementación con concentrado (Belloso, 1986; Kumar et al., 1981; Raja et al., 1981).

El objetivo de esta investigación fue determinar el efecto de tres niveles de suplementación con concentrado sobre el crecimiento de becerros mestizos y evaluar económicamente estos niveles, para recomendar prácticas aconsejables a nivel de fincas del Estado Zulia.

MATERIALES Y MÉTODOS

El presente trabajo se realizó en la finca "El Progreso", situada en el Km. 46 de la carretera Maracaibo - Machiques, Municipio La Cañada de Urdaneta del Estado Zulia, durante los meses de febrero a mayo del presente año. La finca se ubica en una zona de bosque seco tropical con régimen de lluvia que varia de 680 a 1.100 mm. anuales, con una distribución bimodal de dos períodos lluviosos (abril a junio y septiembre a noviembre) y dos secos (diciembre a marzo y julio a agosto) y una temperatura media anual de 29,8º C. Los suelos de la finca son de relieve plano, textura media (franco-arenosa), escaso contenido de materia orgánica y nutrientes, pH entre 5 y 6, profundos y bien drenados (COPLANARH, 1975).

Se utilizaron treinta animales mestizos Holstein x Pardo Suizo x Brahman (15 hembras y 15 machos), con un peso promedio inicial de 85,7 kgs. y edades entre los 3 y 6 meses, los cuales se dividieron en tres grupos experimentales de 10 animales cada uno, uniformes en cuanto a edad y peso para ser asignados a los siguientes tratamientos: T1: pastoreo + amamantamiento restringido + 0,5 kg de un alimento concentrado comercial por animal por día (control); T2: pastoreo + 0,5 kg de un alimento concentrado experimental por cada 100 kg de peso vivo, y T3: pastoreo + 1,0 kg de un alimento concentrado experimental por cada 100 kg de peso vivo.

Las madres eran ordeñadas manualmente dos veces al día con apoyo del becerro. A los animales del T1 se les permitió amamantar un cuarto de ubre y posteriormente en la tarde, eran separados y confinados en corrales donde recibían el alimento concentrado comercial. Los del T2 y T3 permanecieron separados de sus madres las cuales eran ordeñadas a fondo. En la tarde se ubicaban en corrales de 10 animales cada uno donde recibieron el alimento concentrado experimental. Todos los becerros pastoreaban durante el día en potreros de pasto guinea (Panicum maximum Jacq), bajo condición de secano.

El alimento experimental se preparaba semanalmente de manera artesanal en la finca y contenía 26% de harina de soya, 31% de afrecho de trigo, 31% de harina de maíz, 10% de melaza y 2% de minerales. Las dietas se suministraron diariamente a las 4:00 pm durante 112 días, con un período previo de adaptación de 15 días.

Los animales fueron identificados individualmente con aretes y con mecatillos de colores por grupo y fueron pesados cada 14 días registrándose el consumo de alimento para cada grupo en el mismo intervalo. Se realizó una pesada mensual de la producción de cada vaca y se tomó el 25% para el cálculo del consumo de leche de los becerros del T1.

Los valores de materia seca (MS), proteína cruda (PC), extracto etéreo (EE), fibra cruda (FC), cenizas (CEN) y extracto libre de nitrógeno (ELN) de los concentrados y del forraje verde, se obtuvieron según los métodos de análisis establecidos por la AOAC (1984). La fibra detergente neutra (FDN) por el método de Van Soest y Wine (1967) y los nutrientes digestibles totales (NDT) por el método de Jurgens (1974).

Los resultados obtenidos fueron analizados por el procedimiento GLM del programa SAS (1995) para un diseño completamente aleatorizado, usándose la edad y el peso inicial de los animales como covariables y determinándose las diferencias entre las medias de los tratamientos mediante el método de amplitud múltiple de Duncan.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En el Cuadro 1 se presenta la composición química de los distintos insumos alimenticios utilizados. En el mismo se observa que el pasto guinea consumido es de mediana calidad, ya que el contenido de proteína cruda lo ubica en el nivel crítico de 7 % considerado por Minson y Milford (1967) por debajo del cual se afecta severamente la digestibilidad y el consumo de materia seca. Los valores obtenidos son superiores a los reportados por Osuna et al. (1991) en la misma especie durante la época seca, quienes reportan concentraciones de PC y NDT de 3,9 y 33,1 %, respectivamente). En cuanto a los suplementos, las mayores variaciones se observan en el nivel de PC y EE ( 16,69; 23,40; 2,78 y 0,98 %) para el alimento comercial y experimental, respectivamente, diferencia debida al uso de la harina de soya.

 

Cuadro 1. Composición química (% MS) del pasto y suplementos utilizados en animales en crecimiento


Componente

MS

CEN

PC

EE

FC

ELN

NDT

FND


Pasto Guinea

94,20

14,82

7,32

1,81

34,00

41,95

66,45

67,42

Alimento comercial

90,61

9,04

16,69

2,78

8,32

63,17

72,95

-

Alimento experimental

90,24

11,98

23,40

0,98

8,56

55,08

69,46

-

En el Cuadro 2 se presentan los promedios de peso inicial, ganancia total y ganancia diaria de peso. Aunque el análisis de varianza para la ganancia diaria de peso, no reveló diferencias entre los tratamientos T1 y T2, los valores de este parámetro para ambos tratamientos fueron significativamente inferiores (P<0,05) cuando se compararon con el obtenido por los animales del T3 (558,92 y 579,46 vs 680,35 g/anim./dia, respectivamente). Estas diferencias parecen ser una consecuencia del mayor aporte proteico del alimento experimental (83,45 y 117 vs 234 g/anim./día, para los tratamientos T1, T2 y T3, respectivamente), corroborando lo obtenido por Annison y Lewis (1962), Heinrichs et al. (1987) y Plaza y Hernández (1994), quienes indican que la inclusión de una pequeña cantidad de energía disponible y proteína de buena calidad a través del alimento concentrado, favorece la multiplicación y el mantenimiento de un sistema microbial ruminal más eficiente y un mejor comportamiento en su crecimiento. Iguales resultados fueron obtenidos por Labbé et al. (1985), mientras que Suárez y Benezra (1995) estudiando tres modalidades de cría de becerros doble propósito (0, 1 y 2 amamantamientos/anim./día), establecieron que el crecimiento de los becerros fue estadísticamente proporcional al número de amamantamientos.

Con respecto a la ganancia total de peso a los 112 días, los valores obtenidos fueron de 62,6; 64,9 y 76,2 kg/animal, para los tratamientos T1, T2 y T3, respectivamente. La comparación de la media entre grupos, no mostró significancia estadística entre T1 y T2; sin embargo, T3 incrementó su peso en 13,6 kg/animal más que T1 y 11,3 kg/animal más que T2, siendo estas diferencias significativa (P<0,05). Los resultados sugieren que el reemplazo de la alimentación tradicional (Control) por una suplementación con alimento balanceado equivalente al 0,5 y 1% del peso vivo sin amamantamiento resulta en un aumento de la tasa de crecimiento, siendo esta significativamente superior (P<0,05) con el 1%. Similarmente, Benítez (1979) reporta que terneros que recibieron un nivel más bajo de alimento concentrado fueron los que menos peso ganaron. Por su parte, Belloso (1986) y Alfani et al. (1996) encontraron diferencias significativas para las ganancias de peso en la medida que se incrementó el nivel de suplementación con concentrado. El efecto del sexo resultó significativo (P< 0,05) a favor de los machos, resultados que concuerdan con los reportados por Labbé et al. (1975) en un experimento con becerros hasta los 240 días de edad.

El consumo de alimento concentrado presentado en el Cuadro 2 revela que fue superior ( P< 0,05 ) en los animales de los tratamientos T2 y T3, ya que estuvo limitado a 0,5 kg. por animal por día en el tratamiento T1. Estos resultados señalan que la alimentación a base de forraje y leche, sin la cantidad adecuada de proteína por consumo de concentrado restringe la ganancia de peso vivo. Según Smith y Muir (1977), una carencia grave y contínua de proteína en animales en crecimiento, afecta la retención de nitrógeno y por lo tanto, el crecimiento animal. Por otro lado, la diferencia entre sexo debida al consumo no fue significativa, coincidiendo con Labbé et al. (1979) quienes midieron el consumo semanal de concentrado en hembras y machos, concluyendo que no hubo diferencias significativas para la variable estudiada.

Cuadro 2. Comportamiento productivo de los becerros sometidos a tres niveles de suplementación


Variable

TRATAMIENTOS

Leche + 0,5 kg alim. concentrado comercial

0,5% concentrado experimental

1 % concentrado experimental


Peso promedio inicial (kg) 85,80 ± 9,97 85,60 ± 9,02 85,60 ± 8,35
Peso promedio final (kg) 148,43 ± 19,27 150,50 ± 22,38 161,80 ± 14,09
Ganancia Total (kg) 62,60 ± 10,06 b* 64,90 ± 15,64 b 76,20 ± 11,17 a
Ganancia diaria (g) 558,92 ± 89,82 b 579,46 ± 139,12 b 680,35 ± 118,18 a
Consumo Alimento (kg)

56,00

62,26

134,71

Consumo Leche (l)

250,88

-

-


* Valores con letras distintas en la misma fila difieren estadísticamente (P<0,05)

La suplementación con concentrado a becerros en crecimiento aumenta sus tasas de ganancia en peso. Sin embargo, forzar a estos animales a un rápido crecimiento a través de grandes cantidades de concentrado en la ración, no es, con frecuencia, una práctica económica. Existe entonces, la necesidad de determinar el nivel al cual la suplementación con concentrado reporta los mayores beneficios económicos, tomando en cuenta la relación beneficio/costo.

En el Cuadro 3 se observa la comparación económica entre los diferentes tratamientos. El precio del alimento concentrado comercial fue de 150 Bs/kg; el del alimento experimental 132,55 Bs/kg, el de la leche fue de 220 Bs/litro, mientras que el de la carne en pie fue de 600 Bs/kg. El costo de alimentación fue más elevado en el T1, bajando en el T2 para aumentar ligeramente en el T3 (1.015,87; 127,15 y 234,32 Bs/anim.), indicando que el consumo de leche es más determinante (P<0,05) en los costos de alimentación que los niveles de suplementación. Estos valores coinciden con los reportados por Gutiérrez y Millán (1985) quien al comparar los efectos de dos niveles de suplementación con concentrado ( 1 y 1,5 kg/anim./día) y dos edades de destete (45 y 75 días) sobre el crecimiento de becerros, obtuvo un menor costo por kilogramo de ganancia de peso para el grupo 2, el cual representó el nivel alto de suplementación. Contrariamente, Ahuja et al. (1971), reportan que la mayor ganancia se obtuvo en los tratamientos con los niveles más bajos de suplementación.

Los valores de la relación beneficio/costo fueron de 0,59; 4,71 y 2,56, para los tratamientos T1,T2 y T3, respectivamente, indicando un retorno económico superior en los animales sometidos al tratamiento T2.

 

Cuadro 3. Comparación económica de tres niveles de suplementación en becerros


Variable

T1

T2

T3


Ganancia de peso total (kg)

62,63

64,90 76,20
Precio de carne en pie (Bs/kg)

600,00

600,00 600,00
Beneficio

37.578,00

38.940,00 45.720,00
Costo total alimentación (Bs)

63.593,60

8.252,56

17.855,81
Relación B/C

0,59

4,71

2,56

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Los resultados de este estudio llevan a la conclusión de que la suplementación con alimento concentrado mejora la ganancia de peso de los animales en la etapa de crecimiento, cuando su alimentación está basada en pastos tropicales con una disponibilidad restringida. El máximo incremento en la productividad, expresada como crecimiento, se observó cuando se compararon las ganancias en peso de animales de T1 con T3, cuyas ganancias superaron los 600 g/día. Sin embargo, el análisis económico indica que la relación Beneficio/Costo fue significativamente superior cuando la suplementación con concentrado fue de 0,5 kg por cada 100 kg de peso vivo; por lo que, los ganaderos de esta zona deberían modificar el manejo tradicional de los becerros, por un destete a los 3 meses de edad con la suplementación antes señalada.

 

SUPPLEMENTATION EFFECT ON GROWING OF CROSSBREED CALVES IN THE DRY SEASON

SUMMARY

In order to determine the effect of three levels of concentrate on the verage daily weight gain, 30 Holstein x Pardo Suizo x Brahman calves, were fed with a basal diet of pasto guinea (Panicum maximum Jacq) , were assigned to three treatments: T1 (Control): restricted suckling plus 0.5 kg of commercial supplement; T2: 0.5 kg of experimental supplement/100 kg of live weight; T3:1.0 kg of experimental supplement/100 kg of live weight. Data were analyzed using a complete randomized design with age and initial weight used as covariables. Values of daily weight gain for animals of T3 were significantly higher (P<0.05) than those of T2 and T1 (680.35 vs 579.46 and 558.92 g/d/a); however, the economical analysis indicate that Benefit/Cost relation was higher in T2 animals. The results show that supplementation with 0,5% concentrate produce weight gain, eliminate the milk consumption to 3 months of age and it has lower costs.

Key words: Crossbred dairy calves, supplementation, growth rate, economical analysis

BIBLIOGRAFÍA

Ahuja, L. D., M. C Prajapati, R. D. Bhardwaj, K. K. Vyas and Lamba, T. R. 1971. Growth of Tharpakar heifers under different intensities of grazing stress on Lasiurus sindicus pasture-dryland range. Indian J. Anim. Sci. 41(9): 806-807.

Alfani, G., M. Ventura, D. Esparza, D. Dean, y A. del Villar. 1996. Evaluación de diferentes sistemas de alimentación en becerros mestizos lecheros. Rev. Fac. Agron. (LUZ), 13:115-134.

Alvarez, R., L. Vaccaro, O. Verde, L. Ríos y H. Mejías. 1999. Estimación de pesos de becerros de doble propósito a partir de mediciones corporales. Revista científica, FCV-LUZ/ Vol. 9(6):502-507.

Annison , E.F. and D. Lewis, 1962. Metabolism in the rumen. Methuen and Co., London.

Association of Official Analytical Chemists (AOAC). 1984. Official Methods of Analysis (14th ed.). Association of Official Analytical Chemists. Arlington. Va. 1141 pp.

Belloso, A. 1986. Efectos de cinco niveles de suplementación en el crecimiento de terneros. Tesis de Grado. Universidad Rafael Urdaneta. Maracaibo, Venezuela. 70 pp.

Benítez, D. 1979. Factores que afectan el comportamiento de terneros en pastoreo. Resumen Tesis. Cand. Dr. Iscan. La Habana. 30 pp.

Kumar, N., U. B. Singh and D. N. Verma. 1981. Effect of different levels of dietary protein and energy on growth de male buffalo calves. Indian J. Anim. Sci. 51(5):513-597.

Labbé, S., E. Rincón, O. Abreu, y T. Perozo. 1975. Tres niveles de leche en la alimentación de becerros criollos limoneros. Agronomía Tropical, 25(3): 191-199.

Labbé, S., O. Abreu y R. Rincón. 1979. Sustituto de leche en la alimentación de becerros. ALPA. Memorias. R-1.

Labbé, S., O. Abreu, R. Rincón y R. Urdaneta. 1985. Manejo y alimentación de los animales de reemplazo en las explotaciones lecheras. Fonaiap- Divulga. 2(17):14-18.

Minson, D. J. y R. Milford. 1967. The voluntary intake and digestibility of diets containing different proportion of legume and mature pangola grass (Digitaria decumbens). Aust. J. Exp. Agric. Anim. Husb. (7): 546- 551.

National Research Council (NRC). 1988. Nutrient requirements of dairy cattle. 6th Ed. National Academy of Science. Washington, D.C., s/p

Osuna, D., M. Urdaneta, A. Casanova, M. Ventura, C. González y E. Rincón. 1991. Evaluación del pasto guinea (Panicum maximum Jacq), bajo diferentes niveles de carga animal y de suplementación alimenticia. Revista de Agronomía (LUZ): 8:49-59.

Plaza, J. y J. Hernández. 1994. Efecto del sistema de alimentación en el comportamiento de los terneros. Rev. Cubana Cienc. Agríc., 28: 175-193.

Preston, T. y R. Leng. 1990. Ajustando los sistemas de producción pecuaria a los recursos disponibles: Aspectos básicos y aplicados del nuevo enfoque sobre la nutrición de rumiantes en el trópico. 2ª Ed. Cali, Colombia, pp: 207.

Raja, R. H., R. Moss, R. Murray y R. Leng. 1981. Crecimiento y metabolismo de la glucosa en becerros pastoreando pastos tropicales. I. Efecto de la suplementación con maíz o harina de algodón. Produccción Animal Tropical. 6:117-128.

SAS Institute. 1995. User's guide, Versión 6, Fourth Edition. SAS Inst., Inc., Cary, NC.

Smith, G. and L. A. Muir. 1977. The nutrients. En: Church, D.C (Ed.). Livestock feeds and feeding. O & B Books, Corvallis, Oregon., pp 12-26.

Suárez, R. y M. A. Benezra. 1995. Evaluación de tres modalidades de cría de becerros doble propósito. Memorias XIV Reunión ALPA- 19º Congreso AAPA. Argentina, pp. 419-420.

Ugarte, J. and T. R. Preston. 1972. Rearing dairy calves by restricted suckling once or twice daily on milk production and calf growth. Revista Cubana Ciencia Agrícola, 6: 173-182.

Van Soest, P. J. and R. H. Wine. 1967. Use detergents in the analysis of fibrous feed. IV: Determination of plant cell wall constituents. J. Assoc. Off. Anal. Chem, 50:50-55.

Velasco, J. 1998. Evaluación económica y financiera de un sistema doble propósito vaca-maute en el Municipio Rosario de Perijá. Trabajo de ascenso LUZ- FCV, Maracaibo, Venezuela. 52 pp.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 19