Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 18

Zootecnia Trop., 18(3):323-335. 2000

INFLUENCIA DEL NIVEL DE CAMA DE POLLOS EN LA RACIÓN SOBRE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA DIGESTIÓN RUMINAL Y LA GANANCIA DE PESO DE TOROS EN CEBA

Nuvia Gerig, Héctor Rodríguez, Jorge Combellas y Leopoldo Gabaldón  

Universidad Central de Venezuela, Facultad de Agronomía,
 Apartado 4579, Maracay, Estado Aragua, Venezuela

Recibido: 06/11/00     Aceptado: 08/12/00



 RESUMEN

Se realizaron dos experimentos con la finalidad de evaluar la influencia de del nivel de cama de pollos en un concentrado ofrecido a voluntad sobre el consumo y la función ruminal de bovinos adultos (Experimento 1) y sobre las ganancias de peso de toros de ceba en pastoreo restringido de estrella (Experimento 2). En el primer ensayo se utilizaron 4 vacas secas con cánulas ruminales en un diseño en Cuadrado latino 4x4 a fin de evaluar 4 niveles de cama de pollos (40, 50, 60 y 70 %) en sustitución de germen de maíz extraído en un concentrado ofrecido a voluntad más un pastoreo restringido durante 3 horas en pasto estrella. Al elevar la cama de pollos de 40 a 70 %, el consumo de concentrado disminuyó de 10,64 a 6,31 kg/día (P<0,01), mientras que la degradabilidad in situ, tanto del pasto como del concentrado aumentó. El segundo experimento se realizó con 2 grupos de 16 toros en ceba, los cuales recibieron raciones similares, con 40 y 60 % de cama de pollos en el concentrado. Las ganancias de peso disminuyeron en 80 días de 1,24 a 1,04 kg/día (P<0,01), los rendimientos de la canal de 57,2 a 55,2 % (P<0,01) y los consumos promedios de los grupos fueron de 10,69 y 7,86 kg/día. Estos resultados demuestran que se pueden obtener altas ganancias de peso con raciones de elevados contenidos de cama de pollos y contribuyen a la toma de decisiones sobre la escogencia del nivel más rentable de este ingrediente en la dieta.  

Palabras Clave: Cama de pollos, Consumo, Ganancias de peso, Toros, Función ruminal.

INTRODUCCIÓN

                 La cama de pollos es un subproducto de la industria avícola ampliamente utilizado en la alimentación de rumiantes. Es un material con un alto contenido de nitrógeno, presente en gran parte en forma de ácido úrico, el cual es transformada en proteína microbiana por la microflora ruminal  (Garmendia y Berrizbeitia, 1999). El proceso de síntesis de proteína requiere de la presencia adicional de esqueletos carbohidratados, los cuales son limitados en este recurso alimenticio, para hacer un uso adecuado del nitrógeno disponible. La adición de fuentes energéticas, tales como harina de maíz y pulpa de cítricas, a suplementos con altos niveles de cama de pollos, ha resultado en incrementos en el consumo de bovinos (Brosch et al., 1993,  Nouel y Combellas, 1999). 

                En Venezuela se ha desarrollado en años recientes un sistema mixto de producción de aves y bovinos, en el cual animales provenientes de rebaños de carne y doble propósito son levantados y cebados en fincas avícolas. Los animales pastorean durante pocas horas diarias potreros de gramíneas cultivadas o nativas, o son confinados en corrales donde se ofrece alguna fuente fibrosa de calidad intermedia. En ambos casos se ofrece a voluntad una mezcla con un  porcentaje alto, pero muy variable, de cama de pollos y no hay información que permita al productor establecer un nivel racional de este ingrediente en la dieta. El presente trabajo tuvo por objetivo evaluar la incidencia del nivel de cama de pollos en un concentrado ofrecido a voluntad sobre el consumo y la función ruminal de bovinos adultos y sobre las ganancias de peso de toros de ceba en pastoreo restringido de estrella. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

                Se realizaron dos experimentos, el primero de ellos con vacas secas adultas provistas de cánulas ruminales para evaluar la influencia de cuatro niveles de cama de pollos en el concentrado sobre su consumo, el pH ruminal, las concentraciones de nitrógeno amoniacal y la degradación in situ de los componentes de la dieta. El segundo experimento se realizó con dos niveles de cama de pollos escogidos en función de los resultados anteriores y se ofrecieron a toros de ceba. En ambos ensayos la cama de pollos procedía del mismo galpón en el cual  se  habían  levantado  seis camadas de pollos.   La cama  se  almacenó en un pilón bajo techo y se tamizó a través de una malla de 2 cm2 para separar restos metálicos.

 Experimento 1 

                El experimento se realizó entre Marzo y Mayo del año 2000 en el Instituto de Producción Animal, Maracay, con cuatro vacas de 522 kg de peso promedio, confinadas en corrales individuales semitechados de 4 m x 8 m durante todo el día, excepto entre las 07:00 y las 10:00 h en que pastorearon juntas en dos potreros de 0,25 ha sembrados de pasto estrella (Cynodon nlemfuensis). Se utilizó un diseño en Cuadrado latino 4x4 con períodos de 14 días para comparar 4 tratamientos (V40, V50, V60 y V70), los cuales consistieron en 4 niveles de cama de pollos, de 40, 50, 60 y 70 %, en sustitución de germen de maíz extraído (Cuadro 1) en concentrados ofrecidos a voluntad en comederos ubicados en los corrales. Los concentrados se ofrecían una vez al día a las 10:30 h, después de retornar los animales del pastoreo, y se permitía un rechazo de 1 kg/día. Las mezclas se prepararon semanalmente y se almacenaron en sacos con capacidad de 30 a 40 kg.             

Cuadro 1. Formulación de los concentrados de los experimentos 1 y 2.  

x

Tratamientos

V40

V50

V60

V70

Experimento 1

x x x x

Cama de pollos

40

50

60

70

Germen de maíz

55

45

35

25

Melaza

4

4

4

4

Sal

1

1

1

1

Experimento 2 T40   T60  
Cama de pollos 40   60  
Germen de maíz 27,5   17,5  
Mezcla T* 27,5   17,5  
Melaza 5   5  
* Mezcla T: 20 % harina de maíz, 33.4 % germen de maíz extraído, 18 % cascarilla de arroz, 10 % afrecho de trigo, 10 % harina de ajonjolí, 5 % melaza, 2.5 % carbonato de calcio y 0.5 % mezcla mineral

      Los consumos diarios de concentrado se determinaron por diferencia entre el día 7 y el 12 de cada período. El día 13 se tomaron muestras de líquido ruminal inmediatamente antes de salir a pastorear, antes de ofrecer los concentrados y a 1:00, 2:30, 4:30 y 6:30 h después de ofrecer los mismos. Las muestras fueron filtradas a través de un liencillo se midiéndose el pH, aproximadamente 30 ml se acidificaron con 8 gotas de ácido sulfúrico al 97 % y se guardaron congeladas para el análisis de nitrógeno amoniacal en la fase de destilación del método de Kjeldahl (Preston, 1995). La desaparición de la MS (DMS) de los concentrados experimentales y del pasto estrella se estimó mediante la técnica de la bolsa de nylon (Ørskov et al., 1980), colocándose dos bolsas con 5 g de muestras de los alimentos en cada animal durante 48 h, a partir del día 13 de cada período. 

      El pasto presente se estimó en dos ocasiones, al inicio y al final del ensayo, lanzando 5 cuadros de 0,5 m2 en cada potrero y tomando muestras a nivel del suelo. Las muestras se pesaron, se secaron a 100 °C, se molieron a través de una criba de 1 mm y se enviaron al laboratorio de Nutrición Animal de la Facultad de Agronomía para realizar los análisis de laboratorio. Se tomó una muestra adicional (pasto seleccionado) al inicio del experimento, intentando simular el material aprehendido por del animal, la cual se secó a 65 °C y se molió a través de una criba de 3 mm para determinar la DMS antes descrita. Se realizaron los siguientes análisis químicos en las muestras de concentrado y pasto: materia seca, proteína cruda y ceniza (AOAC, 1984), fibra detergente neutra (FND, Goering y Van Soest, 1970), calcio (Fisk et al., 1979 ) y fósforo (Harris y Popat, 1954). 

     Se realizó un análisis de varianza para determinar la influencia del nivel de cama de pollos sobre el consumo de concentrado, la concentración de nitrógeno amoniacal y el pH del líquido ruminal y la DMS del pasto y los concentrados. Las medias se compararon mediante la prueba de rango múltiple de Duncan (Steel y Torrie, 1980). 

Experimento 2 

                El experimento se realizó entre Mayo y Junio del año 2000, en la finca avícola La Antonia, ubicada cerca de Güigüe, estado Carabobo. La finca dispone de un corral semitechado de 2400 m2 dividido por la mitad, con 60 m lineales de comedero, una manga de trabajo y 5 ha de pasto estrella con riego, divididos en 4 potreros de tamaño similar. 

                Se utilizó una Prueba “t” de Student (Steel y Torrie, 1980) para comparar dos tratamientos (T40 y T60), consistentes en dos concentrados con 40 y 60 % de cama de pollos (Cuadro 1).  Se utilizaron 32 toros enteros con genotipo indefinido, pero con predominancia de Bos indicus en el fenotipo, adquiridos en el estado Apure, con 389 kg de peso inicial promedio. Los animales (después de desparasitados) se balancearon por pesos para ser asignados a los tratamientos. Se ofreció una dieta pre-experimental durante dos semanas con 30 % de cama de pollos en el concentrado ofrecido a voluntad y pastoreo restringido. El pastoreo durante el ensayo se realizó entre las 08:00 y las 12:00 h y los concentrados se ofrecieron en grupos a voluntad en los corrales durante el resto del día, pesando diariamente el ofrecido y el rechazado por el grupo. Los toros se pesaron al inicio del ensayo y luego cada cuatro semanas hasta finalizar el mismo a los 80 días. Al finalizar el experimento, los animales fueron beneficiados en el matadero de Los Teques y las canales pesadas para determinar el rendimiento en canal. Se tomaron 6 muestras en cada potrero en dos ocasiones antes de entrar los animales a ellos. Las muestras se congelaron y se trasladaron al laboratorio de Nutrición de la Facultad de Agronomía, donde fueron secadas a 65 °C y molidas a través de una criba de 1 mm para su posterior análisis. Muestras de cama de pollos, los concentrados y los pastos fueron sometidas a los análisis químicos descritos en el Experimento 1. Las medias de las ganancias de peso, los pesos de las canales y los rendimientos en canal se compararon mediante la Prueba de “t” antes mencionada.      

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Composición química del pasto y los concentrados

                Los valores de proteína cruda, calcio y fósforo del pasto utilizado en ambos ensayos, tanto en las muestras cortadas a nivel del suelo como en las recolectadas imitando la selección del animal  (Cuadro 2), indican que su calidad es intermedia en comparación con los valores revisados por Minson (1990) en pastos tropicales cultivados. Los valores de proteína cruda son bajos para satisfacer los requerimientos de un animal tanto en crecimiento como en ceba (NRC, 1996), pero en las raciones utilizadas, los altos contenidos proteicos de los concentrados y sus elevados consumos compensaban esas deficiencias.  

La biomasa de pasto presente en el Experimento 1 fue de 4520 kg/ha en los dos muestreos realizados y no hubo restricción para su consumo durante las 3 horas en que los animales lo pastorearon, pues la oferta permaneció elevada durante el ensayo. En cambio, la biomasa ofrecida en el Experimento 2 fue de 1558 kg/ha, valores inferiores a los 2000 kg/ha, por debajo del cual generalmente el consumo es restringido (Minson, 1990). Sin embargo, las deficiencias estas restricciones también pudieron ser compensadas por la oferta a voluntad del concentrado.   

Cuadro 2. Composición química (%) del pasto, los concentrados y sus ingredientes en los Experimentos 1 y 2.

  PC   FDN   Ceniza   Ca P
Experimento 1
Pasto presente 5,8 80,0 10,2   0,38 0,44
Pasto seleccionado 8,2   76,9 10,7 0,48 0,40
Cama de pollos 24,0 52,4 30,0 3,23 2,19
ConcentradoV40 24,9   49,8 11,7 1,42 1,11
ConcentradoV50 24,6 50,7 13,3 1,45 1,17
ConcentradoV60 25,9 49,3 17,6 1,78 1,37
ConcentradoV70   23,5 47,8 20,7 2,30 1,59
Experimento 2  
Pasto presente 9,5 77,3  7,4 0,30 0,30  
Cama de pollos   25,1   43,0   26,4 3,15 2,11
Concentrado T40 19,4 38,4 12,7 1,37 1,11
Concentrado T60   19,7 43,4   16,6 2,08 1,44  

Los contenidos de proteína cruda y fibra fueron similares entre los concentrados comparados dentro de cada ensayo, a consecuencia de la similitud de estos valores entre los componentes principales utilizados. En cambio, los porcentajes calcio y fósforo aumentaron en los concentrados con mayores niveles de cama de pollos. Pero en todos los casos, estos valores son elevados en comparación con las concentraciones requeridas en las dietas de estos animales (NRC, 1996). La DMS de los concentrados fue alta en todos los casos, variando entre 77 y 82 % (Cuadro 3) y sin diferencias significativas entre tratamientos.   

Cuadro 3. Experimento 1. Consumo de concentrado (C), desaparición de MS (DMS) y concentración de nitrógeno amoniacal y pH en el líquido ruminal en los cuatro tratamientos.

      Tratamientos1      
  V40 V50 V60 V70 EE2
Consumo de C
(kg/día) 10,64a 9,86ab 8,96  b 6,31c 0,24**
(kg/100 kg PV) 2,04a 1,89 a 1,72a   1,21 b 0,09**
DMS (%)  
Concentrado  77,3 79,7 80,6 82,1 2,39  
Pasto 64,2 b   67,1ab 69,7 ab 72,1  a   0,98**  
N amoniacal (mg/l)
10:00 h 179 151 159 152 11,9
11:30 h 269 256 258 170 43,2
13:00 h 258 186 279 206 31,8
15:00 h 265 208 250 179 30,3
17:00 h 220 a 179 ab 194 ab 129 b 18,5*
07:30 h   274 a 181 ab 173 ab 140 b 29,7*
pH
10:00 h   6,7 6,7 6,8 6,9 0,07  
11:30 h 6,3 d 6,5 cd 6,6 bc    6,8 a 0,04**
13:00 h 6,1 b 6,5  a 6,4 ab 6,7a 0,06**
15:00 h 5,8 c 6,2 b 6,3 ab 6,6 a 0,07**
17:00 h 5,7 d 6,0 cd 6,2 bc 6,5 a 0,06**
07:30 h 6,6 6,7 6,8 7,0 0,08

Valores con distinta letra en la misma fila son diferentes (*P<0,05; **P<0,01)
1 V40, V50, V60 y V70: concentrados con 40, 50, 60 y 70 % de cama de pollos
2  EE: error estándar de la media

Variables de la digestión ruminal y consumo 

                La  DMS del pasto introducido en las bolsas de nylon aumentó con el nivel de cama de pollos en el concentrado (Cuadro 3), observándose una disminución de 8 unidades porcentuales entre los tratamientos V70 y V40. La caída en la DMS pudo estar asociada a una disminución en el pH a medida que aumenta el porcentaje de germen de maíz en los concentrados, alcanzándose cinco horas después de ofrecer el Concentrado V40 valores de pH inferiores a 6. Mould et al. (1983) observaron que a estos valores de pH las poblaciones de bacterias celulolíticas son afectadas y la digestibilidad de los alimentos fibrosos disminuye. Los concentrados utilizados también tenían un alto nivel de fibra y ello podría explicar la pequeña disminución observada en la DMS con los incrementos de germen de maíz en ellos, que si bien no fue significativa presentó una tendencia continua en ese sentido. 

                Las concentraciones  de nitrógeno amoniacal en el líquido ruminal estuvieron en todos los tratamientos y horas de medición en un rango que varió entre 129 y 254 mg/l  (Cuadro 3), valores a los cuales no son restrictivos para la síntesis de proteína microbiana, la utilización del alimento y el consumo (Leng, 1990). Los valores presentaron una tendencia a aumentar con el nivel de germen de maíz, alcanzándose diferencias estadísticas entre V40 y V70 a las 17:00 y 07:30 h, siendo superiores los valores en V40 e intermedios en V50 y V60. Esta tendencia también fue observada por Nouel y Combellas (1999) y pueden explicarse por los mayores consumos de concentrado y los consecuentes superiores consumos de nitrógeno degradable en estas raciones, a pesar de disminuir el porcentaje de cama de pollos en ellas. 

                Los consumos de concentrado del Experimento 1 disminuyeron al aumentar los porcentajes de cama de pollos (Cuadro 3). Las diferencias no fueron significativas entre V40 y V50, pero los consumos se reducen al aumentar el porcentaje de cama a 60 % (V60) y disminuyen apreciablemente con 70 % (V70). Los mayores consumos de los concentrados con menos cama de pollos no están asociados a una mayor utilización de la ración, pues tal como se señaló anteriormente, estas fueron las raciones con menores valores de DMS. Tampoco están relacionados con las concentraciones de N amoniacal pues estos estuvieron a niveles a los cuales la función ruminal y el consumo no son restringidos. Posiblemente otras variables no evaluadas, tales como una mayor síntesis de proteínas a nivel ruminal, ocasionada por una más alta disponibilidad compuestos carbohidratados en las dietas con menos cama, y un consecuente mejor balance de nutrientes a nivel del metabolismo del animal, podrían explicar las diferencias observadas en los consumos. Las ingestiones de concentrado del Experimento 2 (Cuadro 4) fueron las medias de los grupos de animales y no pueden ser comparados estadísticamente, pero la tendencia a disminuir con el aumento en el porcentaje de cama de pollos fue similar a la observada en el Experimento 1. Los consumos expresados como porcentaje del peso vivo fueron ligeramente mayores a los obtenidos en el ensayo anterior y ello puede ser consecuencia de la mayor restricción de pasto ya señalada y a los mayores requerimientos de estos animales.   

Cuadro 4. Experimento 2. Peso, ganancias de peso y rendimiento en canal en los dos tratamientos  
  Tratamiento1    
  T40   T60 EE2  
Peso inicial   (kg)   386 391 7,6
Ganancia de peso (kg/día)   1,24 1,04 0,051**
Peso de la canal   (kg)   277 262 6,5*
Rendimiento en canal   (%) 57,5 55,2 0,68**
Consumo de C    (kg/día) 10,69 7,86  
(kg/100 kg PV) 2,45 1,82  
 *P<0.05, **P<0.01
1 T40 y T60: concentrados con 40 y 60 % de cama de pollos
2 EE: error estándar de la diferencia  

Ganancias de peso y rendimientos de la canal

                Las ganancias de peso en ambos tratamientos, con 40 y 60 % de cama de pollos en el concentrado, fueron bastante altas y superiores a 1 kg/día (Cuadro 4). Sin embargo, los toros en T40 ganaron 200 g/día más que aquellos en T60. Estas mayores ganancias estuvieron asociadas a los consumos superiores en el primer tratamiento antes señalados y a la mejor calidad del concentrado. Con respecto a esta última, Rodríguez y Tamasaukas (1998) observaron que al aumentar la cama de pollos en sustitución de harina de maíz y harina de ajonjolí en un suplemento suministrado a un nivel fijo de 4 kg/día, las ganancias de peso disminuían. Sin embargo, las ganancias de peso obtenidas por estos autores fueron más bajas, de 0,45 a 0,52 kg/día en los tratamientos con niveles similares de cama de pollos en el concentrado a los usados en el Experimento 2, y pueden ser explicadas por los inferiores consumos de concentrado, las inferiores concentraciones energéticas de los concentrados y por la utilización de un forraje de corte en confinamiento, lo cual limita la calidad del material seleccionado por el animal. En otra experiencia similar realizada en el país por Ordóñez y Santandreu (1993), se obtuvieron ganancias de 820 kg/día con pastoreo restringido, pero los consumos de concentrado fueron también inferiores a los observados en el Experimento 2. 

                Los rendimientos en canal fueron superiores en el tratamiento T40 (Cuadro 4), asociados a un mayor peso de las canales, pues ambos grupos se sacrificaron con un período igual de engorde. Los resultados de este experimento indican que es posible obtener altas ganancias de peso con toros de ceba recibiendo concentrados con 60 % de cama de pollos y pastoreo restringido de una gramínea cultivada. Las ganancias de peso aumentan al disminuir el porcentaje de cama (P<0,01), pero los consumos de concentrado aumentan y los rendimientos en canal son similares. Por ello, en términos económicos podría ser más beneficioso llegar a niveles de 60 % de cama de pollos en el concentrado, dependiendo de la relación entre el precio del producto y el de los ingredientes utilizados en el concentrado.

CONCLUSIONES

                De este trabajo se pueden derivar varias conclusiones:  

  • El consumo total de concentrado disminuye al aumentar por encima de 50 % el nivel de cama de pollos en sustitución de germen de maíz extraído, a pesar de que la DMS de los componentes fibrosos mejora, posiblemente a consecuencia de niveles de pH en el líquido ruminal más adecuados para la actividad microbiana. Los niveles de nitrógeno amoniacal en el líquido ruminal disminuyen con el nivel de cama de pollos en el concentrado y están entre 130 y 270 mg/l en concentrados con 40 a 70 % de este ingrediente.    

  • Las ganancias de peso disminuyen al aumentar de 40 a 60 % el porcentaje de cama de pollos en un  concentrado ofrecido a voluntad a toros en ceba con pastoreo restringido de estrella, siendo cercanas a 1 kg/día en la ración con 60 % de cama.

INFLUENCE OF RATION POULTRY LITTER LEVEL ON SOME CHARACTERISTICS OF RUMEN FUNCTION AND LIVE WEIGHT GAIN OF FATTENING BULLS

 SUMMARY

 Two experiments were carried out to evaluate the influence of poultry litter level in a concentrate offered ad libitum on the intake and rumen function of adult cattle (Experiment 1) and live weight gain of fattening bulls on restricted grazing of star grass (Experiment 2). Four rumen fistulated dry cows were used in the first trial, with a Latin square 4x4 design to compare four levels of poultry litter (40, 50, 60 and 70 %) in substitution of extracted maize germ in a concentrate offered ad libitum and restricted grazing of star grass. Increasing poultry litter from 40 to 70 % decreased concentrate consumption from 10.64 to 6.31 kg/day (P<0.01), whilst forage and concentrate DM disappearance in situ increased. Two groups of 16 fattening bulls were used in the second experiment, assigned treatments similar to those of the first trial, but with 40 and 60 % poultry litter in concentrate. Live weight gains in 80 days decreased from 1.24 to 1.04 kg/day (P<0.01), carcass yields from 57.2 to 55.2 % (P<0.01) and group average intakes from 10.69 to 7.86 kg/day. These results indicate that high live weight gains can be obtained with high poultry litter in the ration and contribute to decision making on the most profitable proportion of this ingredient in diet.

Key Words: Poultry litter, Intake, Live weight gain, Bulls, Rumen function.  

BIBLIOGRAFÍA  

AOAC. 1984. Official Methods of Analysis (14th ed.). Association of Official Agricultural Chemists, Washington. 

Brosch, A., Z. Holzer, D. Levy y Y. Aharoni. 1993. The effect of maize grain supplementation of diets based on wheat straw and poultry litter on their utilisation by beef cattle. Animal Feed Science and Technology, 40:165-175. 

Fisk, K., L. McDowell, P. Milles, N. Wilkinson, F. Funk, J. Conrad y R. Valdivia. 1979. Análisis por espectrofotometría de absorción atómica. En: Métodos de Análisis de Minerales para Tejidos de Plantas y Animales. 2ª. Ed. Latin American Mineral Research program, University of Florida, pp.701-702. 

Garmendia, J. y H. Berrizbeitia. 1999. Uso de las excretas de aves en la alimentación bovina. 1. Valor nutritivo y tratamientos para mejorarlo. En: N. Peña, D. Plasse, R. Romero y J. DeVenanzi (Eds.). XV Cursillo sobre Bovinos de Carne. Universidad Central de Venezuela, Facultad de Ciencias Veterinarias. Maracay, Venezuela. pp.1-25. 

Goering, H.K. y P.J. Van Soest. 1970. Forage Fiber Analysis. Agricultural Research Service, USDA, Agricultural Handbook, No. 21. 

Harris, W. y P. Popat. 1954. Determination of phosphorus content of lipids. J. Am. Oil Chem. Soc., 32:124-127. 

Leng, R.A. 1990. Factors affecting the utilisation of ”poor-quality” by ruminants, particularly under tropical conditions. Nutrition Research Review, 3:277-303. 

Mould, F., E.R. Ørskov y S.O. Mann.1983. Associative effects of mixed feeds. 1. Effect of type and level of supplement and the influence of rumen fluid pH on cellulolysis in vivo and dry matter digestion of various roughages. Animal Feed Science and Technology, 10:15-30. 

Minson, D. J. 1990. Forage in Ruminant Nutrition. Academic Press, San Diego. 

Nouel, G. y J. Combellas. 1999. Influence of maize meal or citrus pulp as supplements to diets based in poultry litter and restricted grazing of low quality pastures on liveweight gain of growing cattle. Livestock Res. Rural Development 11(1) (http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd11/1/nou111.htm). 

NRC. 1996. The Nutrient Requirements of Beef Cattle. National Research Council, National Academy of Science, Washington, D.C.

Ordoñez, J. y J. Santandreu. 1993. La ceba de toros a pastoreo restringido suplementado. Venezuela Bovina, 24:12-16.

Ørskov, E. R., F.D. de Hovell y F. Mould. 1980. The use of the nylon bag technique for the evaluation of feedstuffs. Tropical Animal Production, 5:195-213 .

Preston, T.  1995.  Tropical Animal Feeding.  Animal Production and Health Paper Nº 126. FAO, Roma.

Rodríguez, I. y Tamasaukas, R. 1998. Evaluación de la yacija de pollos como recurso alternativo en bovinos en Venezuela. Revista Científica (LUZ), 8(Supl.1): 45-49.

Steel, R.G.D. y J.H. Torrie. 1980. Principles and Procedures of Statistics. McGrow-Hill, Nueva York.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 18