Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 11

Zootecnia Tropical, 11(1):27-47. 1993

ESTADO MINERAL DE SUELOS, PASTOS Y GANADO DE CARNE EN EL
SURESTE DE VENEZUELA SÍNDROME PARAPLÉJICO: UNA REVISIÓN 

L. X. Rojas1; L. R. McDowell1; F. G. Martin2 y N. S. Wilkinson1

1Departamento de Zootecnia. Universidad de Florida. 
Gainesville, FI. 32611-0910. USA. 
2Departamento de Estadística. 410 Rolfs Hall, Universidad de Florida. 
Gainesville, FI. 32611-0560. USA. 
Esta investigación fue financiada parcialmente por el 
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, 
bajo la donación CSRC No. 86-CRSR-22843, 
administrada por el Consejo Caribbean Basin Advisory Group (CBÁG). 


INTRODUCCIÓN 

El síndrome parapléjico bovino, (SPB) es una enfermedad relativamente nueva que afecta al ganado en/algunas regiones de los llanos venezolanos. Entre los estados en los cuales se han reportado problemas con respecto al SPB se encuentran Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Guárico, Cojedes y Apure (21). Generalmente, dichos estados se caracterizan por tener suelos ácidos y pastos naturales, los cuales son mayormente de la especie Trachypogon. Usualmente los animales no reciben ningún tipo de suplementación energética o proteica (heno o ensilaje), pastos mejorados o suplementos minerales (8). En la finca donde se llevó a cabo esta investigación, hubo hasta un 15% de mortalidad por el SPB antes de reemplazar los pastos naturales por pastos mejorados y de implantar un régimen de suplementación mineral ad libitum. 

Según se informa, los animales afectados por el SPB fueron hembras, generalmente de las razas cebú x criollo (grados de cruzamiento variados), usualmente con una alta demanda fisiológica (crecimiento, lactancia, preñez) con elevados requerimientos nutricionales. La enfermedad ocurre durante el comienzo de la temporada lluviosa (21). Los primeros síntomas del SPB son agitación o excitación, incoordinación o dificultad en caminar, "postura anormal" cuando el animal se para con los miembros abiertos y la base de la cola se encuentra un poco elevada. El animal se cae por la parálisis de sus miembros posteriores, pero mantiene el apetito, mastica, traga, bebe, tiene respiración normal y tanto su ritmo cardíaco como su defecación también permanecen normales. La muerte ocurre alrededor de las 72 a 96 horas después de la caída (9). Sin embargo, se ha informado (21) que si al animal se le administra una solución intravenosa de dextrosa, la cual contenga calcio, fósforo y magnesio entre y tres y seis horas después de la caída, puede que se recupere, lo cual asemeja a la pronta recuperación de las vacas lecheras de alta producción que padecen de "fiebre de la leche" (milk fever) o "ketosis" después de la inyección intravenosa de gluconato de calcio. Después de este lapso de tiempo no se ha descubierto nada que salve al animal. La etiología del SPB todavía se desconoce. Además de la "fiebre de la leche" y la "ketosis", es necesario mencionar las similitudes entre esta enfermedad y otras presentes en otros países. El "calambre", enfermedad reportada en Colombia, es muy parecido al SPB. Otras enfermedades reportadas como similares incluyen "Lamsiekte" en el África del Sur, "síndrome de vaca caída" en Australia, "enfermedad del lomo arqueado" en Texas y "enfermedad de la mano dura" en Brasil (20). 

La causa del SPB aún no ha sido completamente identificada; sin embargo, han habido muchas sugerencias. La más estudiada es la teoría de la alta deficiencia de fósforo en las regiones donde se presenta el SPB (21), pero otras incluyen la hipoglucemia, el botulismo, la rabia y las hemoparasitosis (20). 

Los objetivos de esta investigación fueron estudiar y/o sugerir las causas posibles del SPB derivadas del análisis químico de los suelos y los forrajes, y proveer una base para investigaciones minerales y programas de suplementación adicionales relacionados con el SPB.

MATERIALES Y MÉTODOS 

Muestras de suelo y forraje fueron recolectadas de la finca "Hato La Puerta", situada en los llanos al sureste de Venezuela en el estado Bolívar. Esta finca tuvo muchos problemas con el SPB hace pocos años, pero después de la implantación de un programa adecuado de manejo, la mortalidad por el SPB fue disminuida. La finca mide aproximadamente 25000 ha y tenía al momento cerca de 4000 cabezas de ganado. Sin embargo, no toda la finca era utilizada para la producción de ganado. La carga animal estimada para las áreas en pastoreo fue de 0,5 ha por animal adulto. 

Las muestras de suelo y de forraje fueron recolectadas cuatro veces en el año (dos veces en cada una de las temporadas lluviosa y seca) de dos tipos de pastos, uno con suelo fertilizado (150 a 200 kg/ha de fórmula completa 15-15-15 nitrógeno, fósforo y potasio) y pastos mejorados (Digitaria decumbens, Panicum maximum, Brachiaria humidicola) y el otro con suelo sin fertilizar y pastos naturales (género Trachypogon). Dentro de cada tipo de pasto, cinco áreas fueron elegidas. 

Cinco muestras de suelo compuestas de cada área en cada tipo de pasto fueron recolectadas para un total de 48 a 50 muestras por colección. Cada una de las muestras de suelo compuestas fue una mezcla de tres a cinco sub muestras. La profundidad del suelo para el muestreo fue de aproximadamente 15 a 20 cm. Simultáneamente, las muestras de forraje compuestas fueron recolectadas con el suelo exactamente en el mismo lugar. Las muestras de cada una de las especies dominantes de forraje fueron recolectadas por separado cuando fue posible. El procedimiento para muestreo de suelo ha sido descrito por Sánchez (25). Las muestras de forraje fueron recolectadas y preparadas para análisis, de acuerdo con las técnicas usadas por Fick et al (3). 

Los análisis de concentración mineral en los suelos fueron realizados siguiendo el método descrito por Mitchell y Rhue (16), y Rhue y Kidder (24), usando el extractor Mehlich I. El calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, hierro, zinc, cobre y manganeso extraíbles del suelo fueron determinados en una máquina de plasma de argón inductivamente acoplado (7). La materia orgánica fue determinada por el método de calor de dilución de Walkley-Black (24). El pH fue determinado usando una relación 1 :2 (v/v) suelo: agua (24). La concentración de selenio en el suelo y el forraje fue determinada, usando el procedimiento fluorométrico modificado de Whetter y Ullrey (30).

Las muestras de forraje fueron analizadas para determinar la proteína cruda, la digestibilidad in vitro de materia orgánica, el calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, hierro, zinc, cobre, manganeso, cobalto, molibdeno y selenio, La proteína cruda fue determinada por conversión de nitrógeno, el cual fue medido con el equipo Technicon Autoanalyzer II, siguiendo el método descrito por Gallagher et al (5) y Technicon Industrial Systems (26). La digestibilidad in vitro de materia orgánica fue determinada de acuerdo con la modificación hecha por Moore y Mott (17) de la técnica de dos etapas de Tilley y Terry (27). El calcio, magnesio, potasio, sodio, hierro, zinc, cobre y manganeso fueron determinados con un espectrofotómetro de absorción atómica de llama (22), El fósforo fue analizado por un método colorimétrico descrito por Harris y Popat (6). El cobalto y el molibdeno fueron determinados con un espectrofotómetro de absorción atómica con horno de grafito (23). 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

Los resultados de pH, materia orgánica, aluminio y las concentraciones de macro y micro minerales del suelo, según afectadas por el fertilizante, el lugar y la temporada son presentados en los Cuadros 1 y 2. Los resultados de la proteína cruda, la digestibilidad in vitro de materia orgánica, y las concentraciones de macro y micro minerales del forraje según afectados por la temporada y el fertilizante son presentados en los Cuadros 3 y 4. 

Las concentraciones de proteína cruda del forraje fueron generalmente deficientes, con 87% de las muestras por debajo del requerimiento reportado de 7% (13). 

Las concentraciones de potasio en los suelos y los pastos sin fertilización estuvieron altamente deficientes, con cerca del 100% por debajo del nivel crítico de 37 ppm para el suelo (24) y 0,80% para el forraje (13). Una deficiencia de potasio trae como consecuencia un crecimiento retardado, debilidad muscular, desórdenes nerviosos, rigidez y enflaquecimiento (14). 

Las concentraciones de fósforo en los suelos y los pastos sin fertilizar también fueron altamente deficientes, con todas las muestras por debajo del nivel crítico de 17 ppm para el suelo (24) y de la concentración crítica de 0,25% para el forraje (14). Los signos de deficiencia de fósforo en el rumiante nunca han incluido aquellos signos asociados con el SPB. Sin embargo, en los perros, una deficiencia severa de fósforo puede causar degeneración muscular (4). 

Cuadro 1. pH, materia orgánica, aluminio y concentraciones se suelos, según afectadas por fertilizantes, lugar y temporada (Base seca).

 

...Continuación Cuadro 1

 

Cuadro 2. Concentraciones micro minerales se suelos, según afectadas por temporada y fertilizante (base seca).

 

... Continuación Cuadro 2.

 

Cuadro 3. Proteína cruda, DIVMO y concentraciones macro minerales de forraje, según afectadas por temporada y fertilizante (Base seca).

 

... Continuación Cuadro 3.

 

Cuadro 4. Concentraciones micro minerales de forraje, según afectadas por temporada y fertilizante (base seca).

 

... Continuación Cuadro 4.

En los pastos sin fertilizar, todas las muestras estuvieron por debajo del nivel crítico de 0,30% para el calcio (14). Los signos de deficiencia o trastorno del metabolismo del calcio incluyen convulsiones (tetania) como resultado de una deficiencia severa (12). Todas las muestras estuvieron por debajo del nivel crítico de 0,20% establecido para el magnesio (14, 28). Una deficiencia de magnesio hipomagnesemia (tetania de los pastos) en el ganado de carne es causado por el consumo de forrajes bajos en magnesio y una habilidad reducida de movilizar el magnesio del hueso (28). 

Tal como el calcio y el magnesio, todas las muestras de los pastos sin fertilizar analizadas para sodio, estuvieron por debajo del nivel crítico de 0,08% (19). Sin embargo, ya que la sal común es usualmente suministrada a todos los animales, este nivel inadecuado del sodio en el forraje no es considerado una limitante. 

Entre los micro minerales, las concentraciones de selenio fueron las más limitantes, ya que todas las muestras de suelo estuvieron por debajo del nivel crítico de 0,5 ppm (2). Las concentraciones de selenio también estuvieron altamente deficientes en los pastos, con la gran mayoría de las muestras considerablemente por debajo del requerimiento de 0,20 ppm (18). La deficiencia de selenio es la causante de la enfermedad del músculo blanco (distrofia muscular nutricional). Aunque este signo ha sido asociado al SPB, involucra los músculos un tejido definitivamente afectado por el SPB y en un futuro puede tener una relación importante. 

El manganeso extraíble del suelo también estuvo altamente deficiente, con la mayoría de las muestras de suelo por debajo del nivel crítico de 5 ppm (24). Sin embargo, las concentraciones de manganeso en el forraje, en general, no fueron tan deficientes, con sólo 16% de las muestras por debajo del nivel crítico de 40 ppm (13). La deficiencia de manganeso es ja causa de los signos clínicos tales como deformaciones de hueso, ataxia y deterioro del sistema nervioso central (14) . 

El cobre extraíble del suelo estuvo ligeramente deficiente, con aproximadamente 54% de las muestras de suelo de tanto los suelos fertilizados como los no fertilizados por debajo del nivel crítico de 0,3 ppm (24). Sin embargo, las concentraciones de cobre en el forraje estuvieron altamente deficientes, con casi todas las muestras por debajo de la concentración crítica de 8 ppm (18). El ganado deficiente en cobre puede morir repentinamente cuando es manejado, y las evaluaciones postmortem pueden revelar pequeñas lesiones del corazón (14). Demielinización del sistema nervioso central o ataxia neonatal, es un desorden nervioso de los ovinos y los caprinos, caracterizado por incoordinación en sus movimientos y alta mortalidad (11). 

Las concentraciones de cobalto en el forraje también estaban algo deficiente, con un poco más de la mitad de las muestras por deb9jo de la concentración crítica de 0,10 ppm (13). En una deficiencia de cobalto habría una producción insuficiente de vitamina B12 y la conversión de propionato a succinato no ocurriría eficientemente (14). Muchas veces, una deficiencia de cobalto asemeja aquélla de una deficiencia de energía y proteína, con los animales bajo una condición de desgaste físico (11 ), pero esto no es un signo clínico de SPB. 

En otros estudios que han sido conducidos para la evaluación del SPB, se han observado resultados similares. En un estudio de forrajes por McDowell et al (15) en una región del estado Guárico, donde se había presentado el SPB, se determinó que 100% de las muestras estaban deficientes en calcio, potasio, fósforo, sodio, cobre y zinc. Otros minerales que se encontraron deficientes fueron magnesio y selenio, mientras que las concentraciones de hierro y manganeso fueron adecuadas. Los resultados de dicha investigación son presentados en el Cuadro 5. 

Marín et al (10) también compusieron un estudio de las fincas pilotos antes de la aplicación de fertilizante. Los resultados son presentados en el Cuadro 6. Estos valores son muy similares a los de McDowell eral (15) y también indican altas deficiencias de fósforo, calcio, potasio, cobre y zinc. 

RESUMEN 

Un estudio fue conducido para determinar el estado nutricional mineral y la respuesta a la fertilización de los pastos, y la suplementación mineral ad libitum del ganado de carne en una finca situada en el sureste de Venezuela. Esta finca tuvo la enfermedad de SPB.

Cuadro 5. Concentraciones minerales de forrajes recolectados en el estado Guárico. a,b

Sin embargo, después de la implantación de un programa adecuado de manejo (fertilización y siembra de pasto, suplementación mineral, etc.), la mortalidad por el SPB fue reducida. El ganado era raza cebú x criollo con grados de cruzamientos variados y recibieron una suplementación mineral completa ad libitum por todo el año (aproximadamente 50 g/d). Muestras de suelo y de forraje fueron tomadas cuatro veces durante el año (dos veces en cada una de las temporadas lluviosa y seca) de dos tipos de pastos, con suelos fertilizados y pastos mejorados (Digitaria decumbens, Panicum maximum, Brachiaria humidicola) o con suelos sin fertilizar 

Cuadro 6. Concentraciones minerales de pastos nativos de fincas piloto en Venezuela. a,b

Mineral Nivel Crítico c Promedio Desviación Standard
Calcio (%) <0.30 0.14 + 0.04
Magnesio (%) <0.20 0.16 + 0.06
Potasio (%) <0.80 0.49 + 0.18
Fósforo (%) <0.25 0.03 + 0.01
Cobre (ppm) <8 0.7 + 0.4
Hierro (ppm) <50 519 + 367
Manganeso (ppm) <40 206 + 91
Zinc (ppm) <30 15 + 5
a =Adaptado de Marín et al. (10).
b =n=264.
c =Las referencias usadas para los niveles críticos son las mismas que en los cuadro anteriores.

 y pastos naturales (género Trachypogon) .Al observar los datos de las muestras analizadas por nuestro grupo y por otros estudios, muchos de los nutrientes deficientes pueden, bien sea parcial o totalmente, estar envueltos en el SPB. Sin embargo, es importante mencionar que algunos de estos minerales nunca habían sido considerados anteriormente como parte de esta enfermedad. El magnesio, con sus signos de deficiencia como tetania de los pastos o hipocalcemia, puede tener una cercana asociación. Además, ha sido sugerido que la deficiencia de magnesio es una de las causas de una enfermedad en los llanos de Colombia ("calambre"), la cual tiene características similares a las del SPB. El manganeso y el cobre también deben ser tomados en consideración, dado a su importancia en el sistema nervioso central. El selenio también está presente en concentraciones deficientes, y con otras enfermedades musculares como signos de su deficiencia también puede estar involucrado con el SPB. Es importante mencionar que el uso de pastos mejorados, la fertilización de suelos y el proveer mezclas completas de minerales ad libitum, aparentemente han solucionado la mortalidad asociada con el SPB y han mejorado la prode SPB, es necesario diseñar experimentos en las áreas afectadas y añadir los nutrientes que se sospechen deficientes. La suplementación mineral ad libitum para el ganado con mezclas de alta calidad, aparentemente ha resulto el problema. Por esta razón, es recomendado por los autores que, a no ser que los dueños tengan los recursos para llevar a cabo sus propias investigaciones, la utilización de los suplementos minerales completos suministrados ad libitum es la solución actual. Más aún, la implantación de un programa de fertilización y el sembrar y establecer especies forrajeras mejoradas (mayor calidad) en las áreas afectadas también es necesario, ya que la proteína cruda y la energía también pueden ser una limitación para los animales que consumen pastos naturales. El manejo incrementado a través del uso de suplementos minerales, pastos mejorados y fertilización de suelos puede ser costoso. No obstante, es la única forma de establecer una operación que dé ganancias e incremente la producción en estas regiones afectadas por el SPB, y mientras se pueda aumentar el costo, también se espera una ganancia más alta. 

SUMMARY 

A study was conducted to determine the mineral nutritional status and the response to pasture fertilization and free-choice mineral supplementation for beef cattle on a farm located in southeastern Venezuela. This farm had the disease condition of bovine paraplegic syndrome (BPS). However, after the implementation of an adequate management program (fertilized and improved forages, mineral supplementation, etc.), mortality from BPS was reduced. Cattle were Zebu x Criollo with variable degrees of cross-breeding and received a free-choice complete, mineral supplement throughout the year (approximately 50 g/d). Soil and forage samples were taken four times during the year (twice during both the wet and dry seasons) from either fertilized and improved pastures (Digitaria decumbens, Panicum maximum, Brachiaria humidicola) or unfertilized and natural pastures (Trachypogon spp.). On the basis of samples analyzed by our group and from other studies, many of the deficient nutrients could, either partially or totally, be involved in BPS. However, it is important to mention that some of these minerals have never before been considered to be a part of this condition by Venezuela researchers. Magnesium, with its deficiency signs of grass tetany (convulsions), could have a close association. Furthermore, magnesium has been suggested as a possible causes of a disease in the llanos of Colombia ("calambre") which has some similar characteristics to BPS. Manganese and copper should also be looked at due to their importance to the central nervous system. Selenium is also highly, and with other muscular diseases as signs of deficiency, it could also be involved with the syndrome. It is important to mention that the use of improved pastures, soil fertilization, and providing freechoice complete mineral mixtures apparently has solved the death lo associated with BPS and has improved productivity. However, in order to find the actual etiology of BPS, it is necessary to design experiments in affected areas and add the suspected deficient nutrients. Free-choice mineral supplementation of cattle with highquality supplements has apparently solved the problem. Therefore, it si recommended by the authors that, unless ranchers have the resources to carry out their own investigations, using complete free-choice mineral supplements is the solution atthe presenttime. Furthermore, the implementation of a fertilization program and the planting of improved (higher quality) forage species in the affected areas is also necessary si nce crude protei n and energy can also be a limitation for animals consuming natural pastures. Increased management through use of mineral supplements, improved pastures and forage fertilization can be expensive. Nevertheless, it is the only way to establish a profitable operation and increase productivity in these BPS regions, and while one may be increasing the cost, one is also expecting a higher profit.

BIBLIOGRAFÍA 

1. BRELAND, H. L. Memorandum to Florida extension specialist and county extension directors. IFAS. Soil Science Lab., Univ. of Florida, Gainesville. 1976. 

2. CARY, E. E.; G. A. WIELCZOREK y W. H. ALLAWAY. Reactions of selenite Se added to soils that produce low-Se forages. Soil Sci. Soc. Am. Proc. 31: 21-26. 1967. 

3. FICK, K. R.; L. R. McDOWELL; P. H. MILES; N. S. WILKINSON; J. D. FUNK y J. H. CONRAD. Methods of mineral analysis for plant and animal tissues (2nd. Ed.). Dept. Anim. Sci., Univ. of Florida, Gainesville. 1979. 

4. FULLER, T. J.; W. W. NICHOLS; B. J. BRENNER y J. C. PETERSON. Reversible depression in myocardial performance ini dogs with experimental phosphorus deficiency. J. Clin. Inves. 62: 1194-1200. 1978. 

5. GALLAGHER, R. N.; C. O. WELDON y J. G. FUTRAL. An aluminum block digester for plant and soil analysis. Soil Sci. Soc. Am. Proc. 39: 803-806. 1975. 

6. HARRIS, W. P. y P. POPAT. Determiniation of the phosphorus content of lipids. J. Am. oil Chem. Soc. 31: 124-127. 1954. 

7. JARREL-ASH DIVISiON. Jarrel-Ash ICAP-9000 plasma spectrometer operator's manual. Jarrel-Ash Division, Fisher Scientific Co., Franklin, Massachusetts. 1982. 

8. MARÍN, C. A. El síndrome parapléjico. Venezuela Bovina 1: 7 11. 1985. 

9. MARÍN, C. A.; C. MARÍN Jr. y N. M. López. Síndrome parapléjico del ganado bovino en Venezuela: localización, estudio biopatológico y tratamiento integral. FoNAIAP Divulga 26: 22-26. 1987. 

10. MARÍN, C.; N. DE LÓPEZ; C. MARÍN Jr.; A. SÁNCHEZ; A. SANDOVAL; E. CAPO, L. P. DE ALVAREZ; M. R. DE ROLO; B. MUJICA yX. VIÑA. Evaluación de la nutrición mineral de la red trófica suelo-planta-animal en áreas afectadas por el síndrome parapléjico bovino. 38 Conv. Anual Asov. Maracay, Ven. p. 51 (Resumen). 1988.

11. McDOWELL, L. A. Nutrition of grazing ruminants in warm climates. Academic Press. San Diego, Cal., USA. 1985. 

12. McDOWELL, L. A. Minerals in animal and human nutrition. Academic Press. San Diego, Cal., USA. 1992. 

13. McDOWELL, L. A. y J. H. CONRAD. Trace mineral nutrition in Latin America. World Anim. Aev. 24: 24-33. 1977. 

14. McDOWELL, L. A.; J. H. CONRAD; G. L. ELLIS y J. K. LOOSLI. Minerals for grazing ruminants in tropical regions. Univ. of Florida. Gainesville, USA. 1983. 

15. McDOWELL, L. A.; D. E. MORILLO;J. FARIAM.; F. G. MARTÍN; J. H. CONRAD y N. WILKINSON. Mineral status of beef cattle in specific regions of the Venezuela llanos. Herbivore Nutr. Res. p. 209.1987. 

16. MITCHELL, A. Jr. y A. D. AHUE. Procedures used bythe University of Florida soil testing and analytical research laboratory. Soil Sci. Res. Aep. 79-1: 51.1979. 

17. MOORE, J. E. y G. O. MOTT. Aecovery of residual organic matter from an in vitro digestion in forages. J. Dairy Sci. 57: 1258-1259.1974. 

18. NATIONAL RESEARCH COUNCIL (NAC). Nutrient requirements of domestic animals. Nutrient requirements of beef cattle (Sixth Aevised Ed.). National Academy of Sciences National Aesearch Council. Washington, D. C., USA. 1984. 

19. NATIONAL RESEARCH COUNCIL (NAC). Nutrient requirements of domestic animals. Nutrient requirements of dairy cattle (Sixt,h Aevised Ed.). National Aesearch Council. National Academy Press. Washington, D. C., USA. 1989. 

20. LlNARES, T. Aspectos de la salud animal en el programa del síndrome parapléjico y mejoramiento integral de la ganadería de carne (SPB-MIG). Venezuela Bovina, Año 5. No. 17: 53-54. 1991. 

21. LÓPEZ, N. M. DE. Contribución al estudio ultraestructural e histoquímico del músculo esquelético en el bovino normal y afectado por el síndrome parapléjico. Tesis de Grado. Univ. Central de Venezuela. 1990. 

22. PERKIN-ELMER CORP. Analytical methods for atomic absorption spectrophotometry. Perkin-Elmer, Norwalk, Connecticut. 1980.

23. PERKIN-ELMER CORP. Analytical methods for furnace atomic absorption spectrometry. Perkin-Elmer, Norwalk, Connecticut. 1984. 

24. RHUE, R. D. y G. KIDDER. Analytical procedures used by the IFAS extension soil laboratory and the interpretation of results. Soil Sci. Dept., Univ. of Florida, Gainesville. USA. 1983. 

25. SÁNCHEZ, P. A. Properties and management of soils in the tropics. John Wiley and Sons. New York, USA. 1976.

26. TECHNICON INDUSTRIAL SYSTEMS. Individual/simultaneous determination of crude protein, phosphorus and/or calcium in feeds. Industrial Method No. 605-77a. Tarrytown, New York. USA. 1978.

27. TILLEY, J. M. A. y R. A. TERRY. A two-stage technique for the in vitro digestion of forage crops. J. Brit. Grass. Soc. 18: 104111. 1963.

28. UNDERWOOD, E. J. The mineral nutrition of livestock (2nd. Ed.). Commonwealth Agricultural Bureau, London. 1981.

29. VIETS, F. G. y W. L. LlNDSAY. Testing soils for zinc, copper, manganese and iron. En: L. M. Walsh and J. Deaton (Eds.). Soil T esting and Plant Analysis. p. 153-172. Soil Sci. Soc. Amer., Madison, Wisconsin. 1973.

30. WHETTER, P. A. y D. E. ULLREY.lmproved fluorimetric method for determining selenium. J. Assoc. Anal. Chem. 61: 927930. 1978.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 11