Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 9

Vol. 9(2): 195-205 Zootecnia Trop., 1991

TOLERANCIA A LA SALINIDAD DEL CAMARÓN DE RÍO Atya scabra (Leach. 1815)

Julio C. Rodríguez1, Ángel E. Marcano2 ,Luis A. Marcano3  

1 Instituto Limnológico, Sección de Conservación y Explotación de Recursos.
Universidad de Oriente. Caicara del Orinoco, Estado Bolívar. Venezuela.
2C. D. Pedro Arnal. Centro de Ciencias. Cumaná, Estado Sucre. Venezuela.
3 FONAIAP- Departamento de Pesca Demersal. Cumaná, Estado Sucre, Venezuela.
Recibido: 14-06-1989


INTRODUCCIÓN 

De acuerdo con lo reportado por Chase y Hobbs (1 ), el camarón de río, Atya scabra Leach, 1815), comúnmente conocido como camacuto, tiene una distribución comprendida desde México hasta Brasil, incluyendo las islas caribeñas (Cuba, Jamaica, Puerto Rico, Dominicana y Trinidad) y parte de la India Occidental (Fig. 1). 

Esta especie tiene su hábitat en aguas ribereñas turbulentas de 0-1 m de profundidad, con fondos rocosos y pedregosos. Algas filamentosas microscópicas (Lingbya sp. y Oscillatoria sp.) estructuran la vegetación, observándose además ramas de árboles, hojas secas y semillas de plantas (3). 

En Venezuela, específicamente en el río Manzanares, Estado Sucre, A. scabra fue reportado por Davant (4) y estudiado por Castro (2). Ellos constituyen los únicos trabajos sobre esta especie realizados en el país. Sin embargo, a nivel mundial se han hecho estudios ecológicos, entre ellos los publicados por Villalobos (10), Darnell (3), Chase y Hobbs (1), Hunte (6). Este último reporta trabajos relacionados con la tolerancia de A. scabra a variaciones de temperatura. 

Figura 1. Distribución de A. scabra a nivel mundial.

Figura 1. Distribución de A. scabra a nivel mundial.

No se han efectuado trabajos sobre efectos de la salinidad en esta especie; por lo tanto, los objetivos de este bioensayo fue conocer la tolerancia a la salinidad del camacuto, determinar la concentración letal (96 hCL50) de los camarones durante un período de 96 horas, así como la tasa de supervivencia. 

MATERIALES Y MÉTODOS

Los ejemplares recolectados fueron capturados en el sector del río Manzanares, conocido con el nombre de "Los Ipures". Los muestreos fueron realizados de varios modos: usando una red de 0,5 pulgadas de malla, a pulmón libre hasta un metro de profundidad, en donde los camarones fueron capturados a mano. Cuando se usa la red, ésta se coloca a nivel de la corriente, de tal manera que al remover las piedras en el fondo del río, los camarones son arrastrados hacia la red. Se tomó nota de la temperatura in situ, siendo ésta de 25°C, utilizándose un termómetro con precisión de 1°centígrado. 

A medida que se capturaron los camarones, fueron colocados en un saco sumergido en el agua de río, a nivel de la corriente. El saco se sujeta en el fondo con piedras, para evitar que la corriente lo arrastre. Este método permite a los camarones mantenerse en su ambiente hasta su traslado a un envase que contiene agua de río y una bomba aireadora, para ser llevados al laboratorio del FONAIAP en Cumaná. Cabe destacar que durante el trayecto, el envase con los camarones fue colocado en una bolsa con hielo, manteniendo así la temperatura. 

En el laboratorio los camarones se aclimataron, por una semana, en un acuario que contenía agua de chorro previamente filtrada, con temperatura entre 21 ,5 y 22°C. 

Para la determinación de la tolerancia de los camarones a las diferentes salinidades, se hicieron dos réplicas para las pruebas de 12 salinidades distintas (luego de obtener promedios), con rango de 5 hasta 35% en fracaso de vidrio con cuatro litros de capacidad máxima, usando el mismo número similar de controles (agua dulce) por réplica.

Las diluciones necesarias (5%, 10%,15%,20%,21%,22%, 23%, 24%, 25%, 30%, 35%) se determinaron mediante la fórmula: 

V1 x G1 = V2 x G2 

en donde: 

V1 = volumen total de la dilución a preparar 
G1 = concentración total de la dilución a preparar 
G2 = concentración total de agua salada 
V2 = volumen de agua salada necesaria para la dilución total 

Para conocer el volumen de agua dulce necesaria para la dilución total, se restó el volumen total de la dilución menos el volumen de agua salada a utilizar. Posteriormente, las diluciones salinas totales se vertieron en los frascos respectivos, y en cada uno de ellos se colocaron cinco ejemplares de camarones. 

En cada frasco se mantuvo una relación aproximada de 2 g/l de solución (8). Los camarones tenían longitud y peso promedio de 6,6 cm y 7 g, respectivamente. No se le suministraron alimentos durante el bioensayo, para así mantener la buena calidad del agua. 

Desde el inicio de la prueba se observó el comportamiento de los camarones, así como las características del agua. Como señal de muerte se consideró el cese total de cualquier movimiento del animal. El tiempo de resistencia fue controlado desde el momento del bioensayo, en un principio, cada 30 minutos, luego cada hora y después cada 2 horas consecutivamente hasta finalizar el cuarto día (96 horas), según metodología indicada por Sprague (8). 

Por los datos obtenidos se determinó la concentración para el 50% de mortalidad de los individuos (CL50). Para ello se relacionaron a través de un análisis de regresión (9) el porcentaje de mortalidad vs. las salinidades a que fueron sometidos los camarones. 

RESULTADOS 

Comportamiento de los camarones 

Al transferir los camarones desde su acuario de aclimatación a las más altas salinidades de prueba, quedan como inmóviles dando la apariencia de estar muertos; pero a los pocos minutos están activos. Sus apéndices abdominales muestran movimientos lentos y rápidos, nadando de un lado a otro en el frasco. Después se observan inactivos, reposando en el fondo muy tranquilos y juntos uno sobre otros. En pocos minutos dan la impresión de no tener fuerzas; intentan nadar pero les resulta imposible, quedando en posición ventral sobre el fondo del frasco. El movimiento de sus apéndices se hacen más lentos y más tarde los camarones llegan a la muerte (observación realizada a partir de la salinidad de 22%). 

Atya scabra no tuvo problemas con los fuertes cambios osmáticos a las salinidades entre 5 y 21%. Solamente al principio se observaron intranquilos, pero en el transcurso del tiempo permanecieron en actividad normal. 

Los camarones que se colocaron a salinidades más altas (22 a 35%) cambiaron su color marrón verdoso a rojizo" lo que indica estado de estrés. Esto se observó a medida que transcurrió el tiempo del bioensayo.

Mortalidad 

En el Cuadro 1 se presentan los números acumulativos de la mortalidad de ejemplares de Atya scabra a las distintas salinidades durante las 96 horas de estudio. 

En el Gráfico 1 sé observa un incremento de la mortalidad con la salinidad. Los mayores índices de mortalidad se registran a las concentraciones de 22 hasta 35%, mientras que los menores índices se observaron a las salinidades de 20 y 21 %. No se observó mortalidad alguna en las salinidades de 5, 10 y 15% ni en los frascos controles. El valor CL50 estimado se obtuvo a la salinidad de 22%. 

Supervivencia 

El tiempo y la tasa de supervivencia de los camarones experimentados varían según las salinidades de aclimatación, tal como lo demuestran los histogramas del Gráfico 2. Los camarones que fueron colocados a las salinidades 5, 10 y 15% observaron una supervivencia de 100% hasta las 96 horas del bioensayo. A salinidades de 20 a 23% los camarones logran adaptarse a dichas salinidades después de las 24 horas de iniciado el experimento; mientras que a las salinidades extremas (24 a 35%) no se observó sobre vivencia alguna después de las 24 horas.

Cuadro 1. Números acumulados de la mortalidad del camarón de río, Atya scabra.

 

Gráfico 1. Determinación del LC50  para los camarones tratados a diferentes concentraciones salinas, durante 96 horas.

Gráfico 1. Determinación del LC50  para los camarones tratados a diferentes concentraciones salinas, durante 96 horas.

 

Gráfico 2. Tiempo de sobre vivencia de los camarones en las diferentes concentraciones salinas experimentadas.

Gráfico 2. Tiempo de sobre vivencia de los camarones en las diferentes concentraciones salinas experimentadas.

DISCUSIÓN

Atya scabra es una especie típica de agua dulce que invade el hábitat marino o tiene la probabilidad de tener fase larval marina (1). Esto indica que esta especie podría entrar en estuarios y tolerar rangos de salinidades determinados. Según los resultados obtenidos, A. scabra tolera rangos de salinidades comprendidas entre 5 a 15%, sin causar ningún grado de mortalidad. Hunte (6); Hobbs y Hart (5) dicen que esta especie es, exclusivamente, un crustáceo decápodo de agua dulce y parcialmente de agua salobre, ya que migra hacia zonas estuarinas a desovar pasando, al menos, una parte de su vida (primera y segunda muda después de la incubación) y luego retornar al río cuando alcanza su etapa juvenil. De acuerdo con esto, podemos indicar que A. scabra cumple una etapa de su ciclo de vida en aguas estuarinas con rangos de salinidad de 5a 15%.  

A las salinidades extremas (24 a 35%) posiblemente los camarones tienen problemas de mantener su gradiente osmótico entre el fluido celular, fluido de la cavidad corporal y el medio ambiente; de tal manera que los cambios en las salinidades tienden a variar el gradiente osmótico en forma temporal o permanente. Si el gradiente sobrepasa e' potencial regulatorio del organismo, el proceso de osmorregulación se rompe y el organismo muere. Kinne (7) afirma que en hábitat con variaciones de salinidad, como es el caso de los estuarios, el equilibrio osmótico máximo entre los organismos y el ambiente no puede ser mantenido, por lo que cambios en la osmoconcentración del fluido de la cavidad corporal y, especialmente el fluido celular, están fuera de fase con las fluctuaciones salinas. 

El valor de CL50 indica que Atya scabra puede poseer un sistema de osmorregulación que le permite comportarse hiperosmótlcamehte o hiposmóticamente, según el medio donde se encuentra. 

CONCLUSIONES 

1. El camarón de río (Atya scabra) tolera rangos de salinidades entre 5 y 15% sin causa algún de mortalidad. 

2. La concentración media letal durante 96 horas(96hCL50) para Atya scabra se obtuvo a la salinidad de 22%, lo que indica que a salinidades mayores superaría su capacidad osmorreguladora, causando problemas de adaptabilidad y altos índices de mortalidad. 

RESUMEN 

Para determinar la tolerancia a la salinidad y la concentración media letal (CL50) y la tasa de mortalidad de Atya scabra, se prepararon dos réplicas de 12 salinidades, desde 5 hasta 35% (para luego obtener promedios) y se vertieron en envases con capacidad de 41itros (se incluyen dos envases con agua dulce como control), colocándose en éstos cinco ejemplares de camarones y observándose las reacciones de él los por 96 horas. Los resultados obtenidos indican que A. scabra tolera rangos de salinidades desde 5 hasta 15% (sobre vivencia del 100%), mientras que a 20 hasta 23% hubo un incremento relativo de la mortalidad, pero que después de las 24 horas se observó una adaptabilidad a estas concentraciones salinas. La LC50 fue alcanzada a la salinidad de 22%, no presentándose sobre vivencia alguna a salinidades mayores. Se concluye que A. scabra es un camarón de agua dulce y parcialmente de agua salobre, capaz de tolerar salinidades de 5 hasta 15% sin tener, aparentemente, problemas en su capacidad osmorregulatoria. 

SUMMARY 

To determine the salinity tolerance and the half lethal salinity (LC50) of Atya scabra were perfomed using twelve salinities ranging from 5 to 35% and two replicates with freshwater as controls for each salinity. It was translated in a container of 4 liter capacity. Five shrimps were placed in each container and observed througout by 96 hour. The results indicated that A. scabra tolerates well salinities up to 50% (100% survival). While from 20 to 23% there was a relative increase in mortality, however, after 24 hour, the shrimps appeared to have acclimated. The half lethal concentration (LC50) ocurred at 22%. AII shrimps incubated at salinities higher than 22% died. lt was concluded that A. scabra is an organism that can live in freshwater as well a in brackish waters with salinities up to 15% without showing failures in its osmoregulatory capacity.

BIBLIOGRAFÍA

1. CHASE, A. and H. HOBBS, Jr. The freshwater and terrestrial decapod crustaeaus of the West Indies, with special reference to Dominica. United States National Museum Bulletin, 292: 258 p. 1969.

2. CASTRO, R. Algunos aspectos de la biología de Atya scabra (Leach, 1815). Tesis M.Sc. Ciencias Marinas. Instituto Oceanográfico, Universidad de Oriente. 46 p. 1973.

3. DARNELL, M. Analysis of a population of the tropfcal fresh water shrimp Atya scabra (Leach). American Midland Naturalist, 55 (1): 131-138.1956.

4. DAVANT, P. Clave para la identificación de los camarones marinos y de río con importancia económica en el Oriente de Venezuela. Cumaná, Ven. Instituto Oceanográfico, Universidad de Oriente (Cuadernos Oceanográficos) 59-113 p. 1963.

5. HOBBS, H. and C. W. HART, Jr. The shrimp genus Atya scabra (Decapoda: Atydae). Smithsonian contributions to zoology, number 364. 1982.

6. HUNTE. W. The distribution of fresh water shrimps (Atydae) and Palaemonidae) in Jamaica. Zoological Journal of the Linnean Society of London, 64 (2) : 135-150. 1978.

7. KINNE, O. Mechanism of ion and osmoregulation, in O. Kinne (Ed.), Marine Ecology, Vol. I. Physiological mechanisms, Part I. Wiley-London. 159-347 p. 1975.

8. SPRAGUE, J. B. The ABC's of pollutant bioassay using fish, biological methods for the assesments of water quality, ASTM STP. American Society for testing and materials, 6-30 p. 1973.

9. SOKAL, R. y J. ROHLF. Bioestadística. Ed. Aeverté, España. 362 p. 1980.

10. VILLALOBOS, A. Estudio morfológico de Atya scabra (crust. decapoda). Tesis. Universidad Nacional Autónoma de México. México, O. F. 70 p. 1945.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 9