Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 7

Zootecnia Tropical, 7(1-2):93-117. 1989

ESTUDIO DE LAS ANORMALIDADES ESPERMÁTICAS DE
LOS VERRACOS EN RELACIÓN CON RAZA Y ÉPOCA 

Gloria L. de serrano1, Armando Fuentes1,  Alberto Valle2 y Carmen Regueiro1 

 1FONAIAP-CENIAP. Instituto de Investigaciones Zootécnicas. 
Apdo. 4653. Maracay 2101. Venezuela. 
2 FONAIAP-CENIAP. Instituto de Investigaciones Veterinarias.
 Apdo. 70. Maracay 2102. Venezuela.



INTRODUCCIÓN

Las perturbaciones del desarrollo de los nemaspermos pueden originar anormalidades morfológicas en el testículo en cualquier fase del proceso espermiocitogénico y espermiocitogénico (9). El acrosoma hinchado, las cabezas estrechas, piriformes, deformes y globosas; la microcefalia y la macrocefalia, son consideradas primarias o testiculares y están relacionadas con los cambios cualitativos y cuantitativos del material nuclear y de los órganos de origen citoplasmático.  

Estas anormalidades expresan el grado y amplitud del proceso patológico germinativo, que reducen tanto en calidad como en cantidad el potencial espermiogenético. Las anormalidades secundarias, que se desarrollan después de la formación del nemaspermo, tales como cabeza desprendida, cola doblada, gota citoplasmática distal, etc., se encuentran, sobre todo, en los casos de perturbaciones bioquímicas del plasma seminal, causadas frecuentemente por procesos inflamatorios del testículo y de las glándulas sexuales accesorias y por la acción de algunos factores físicos, como el aumento o disminución de la temperatura en el testículo y por manipulaciones del semen durante su procesamiento. 

La intensa actividad sexual produce un aumento de las formas anormales (gota citoplasmática, cola fracturada, etc.). Por el contrario, en animales con abstinencia sexual se encuentran espermatozoides con acrosoma hinchado, cabeza deforme, etc. (13). 

Se ha demostrado que el medio ambiente influye sobre la fertilidad del semen y varía este efecto, de acuerdo con la acción del factor nocivo (temperaturas altas de 33,4 a 37,7°C o extremadamente bajas, produciendo un aumento de las formas anormales de la cabeza, acrosoma, cuello y pieza intermedia, gota citoplasmática proximal y cola enrollada en espiral, manifestándose en porcentajes más elevados entre los 20 y 45 días, debido a la duración del ciclo espermatogénico y al tiempo del transporte epididimario (10, 11, 17). 

En relación con la influencia de las estaciones del año sobre la morfología espermática, ella ha sido demostrada en diversos trabajos publicados en países de clima templado, pudiendo citarse entre ellos los obtenidos en Polonia, Checoslovaquia y Suecia, que señalan un mayor porcentaje de anormalidades en verano y otoño, asimismo, uno menor en invierno y primavera (4, 8, 18).

En referencia con el porcentaje de morfoanomalías admitidas en el eyaculado normal del verraco, varían de un 7 a 30%, dándose una cifra media del 17%, siendo la anormalidad más frecuente la gota citoplasmática en diferentes estados de migración. La inserción abaxial de la pieza intermedia a la cabeza de espermatozoide es común en un semen normal de verraco y, generalmente, no está asociada a la infertilidad, pudiendo ser hereditaria (1, 5, 6, 15) . 

El objetivo de este trabajo es conocer los diferentes tipos de anormalidades espermáticas del verraco y la influencia de los factores ambientales (época y temperatura) sobre las mismas, en diferentes razas explotadas en granjas del estado Aragua. 

MATERIALES Y MÉTODOS

El trabajo se realizó en cuatro granjas del estado Aragua durante 1985. Se utilizaron 345 eyaculados de verraco de las razas Yorkshire, Landrace, Duroc, Poland Manchado y Hampshire. Para la toma de las muestras fue utilizada la técnica de la mano desnuda. Una vez que el verraco efectúa la monta sobre una hembra en celo, se procede a la recolección del semen, utilizando un envase plástico al cual se le coloca una gasa estéril con una banda de goma para sujetarla (3), lo que permite separar la fracción sólida de la líquida. Esta última es analizada macro y microscópicamente y en ella se determina el porcentaje de espermatozoides anormales, para lo cual se realiza un frotis con semen fresco previamente identificado, el que se deja secar al aire, para luego ser guardado en caja porta láminas y transportado al Laboratorio de Fisilogía de la Reproducción del Instituto de Investigaciones zootécnicas (IIZ), donde se procede al estudio microscópico, utilizando un microscopio PZO (polaco) de luz y contraste de fase con objetivo 40X. Los frotis que presentan características dudosas son coloreados, utilizando la técnica de K arras modificada por Nivar, para efectuar un estudio morfológico más detallado. 

Fueron examinados microscópicamente 38398 espermatozoides, clasificándose las anormalidades en cinco tipos: cabeza, acrosoma , cuello y pieza intermedia, cola y gota citoplasmática. Se tomó en cuenta la raza, la época y la temperatura. Se realizó un análisis estadístico de variancia y prueba de medias para cada una de las variables estudiadas. 

Los meses fueron clasificados en verano o época seca (noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo y abril); invierno o época lluviosa (mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre). Temperaturas altas (febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio) y temperaturas bajas (noviembre, diciembre, enero, agosto, septiembre y octubre). 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

De los 38398 espermatozoides de verracos examinados microscópicamente, el 16,2% presentaron anormalidades. Este resultado es similar a los de otras investigaciones realizadas (5, 11, 13, 14) que establecieron que en el semen del verraco se considera normal un 7 a 30% de morfoanomalías. En el Cuadro 1 se señala el número de muestras examinadas, el número y porcentaje de los espermatozoides normales y anormales, en base a las diferentes razas estudiadas . 

En el Cuadro 2 se indican para todas las razas, los porcentajes promedios de cada anormalidad, con respecto a las localizadas en las diferentes partes estructurales del espermatozoide, siendo estos valores mayores en las razas Yorkshire 39,8% y Landrace 34,6%. Las morfoanomalías más frecuentes fueron ubicadas en cuello y pieza intermedia 30,3%; gota citoplasmática 23, % y cola 22,9%. Es importante señalar que las dos razas antes mencionadas son las más utilizadas en la región. 

Las 870 anormalidades localizadas en la cabeza, se clasificaron en desprendida 29,08%, elongada 20,38%, corta 15,6%, macrocefalia 6,9%, globosa 4,0%, deforme 3,3%, lanza 0,7% y ancha 0,3%. De las 609 anormalidades encontradas en el acrosoma, el 63,4% correspondía a hinchado, el 31,7% desarrollo incompleto, 2,3% granular, 1,8% plano y 0,5% en punta. 

Las 1880 anormalidades del cuello y pieza intermedia, fueron clasificados en inserción abaxial 95,2%, cuello doble 2,1%, cuello fracturado 1,8%, pieza intermedia escotada 0,5%, doblada 0,3% y gruesa 0,1 por ciento. 

En la cola fueron observadas 1421 anormalidades, de las cuales el 63.3% correspondió a cola doblada; enrollada o "efecto Dag" 27,8%; doblada con gota citoplasmática 5,1%, forma de "U" 1,7%; enrollada en la cabeza 1,6%; fracturada 0,2%; flexulosa 0,1% y gruesa 0,1 por ciento.

Cuadro 1. Porcentaje de espermatozoides normales y anormales por raza.

 

Cuadro 2. Anomalías de los espermatozoides en verracos de diferentes razas.

En Venezuela no existe ninguna información sobre estudios de las morfoanomalías presentes en los espermatozoides de verraco. Por lo tanto, este trabajo es comparado con las investigaciones realizadas por diversos autores de otras latitudes (1, 5, 6, 8, 13, 14, 17) los cuales indican que el aumento de las anormalidades por encima de los rangos normales establecidos para la especie, pueden interferir sobre la fertilidad de los verracos, reflejándose en una disminución de la eficiencia reproductiva de las hembras. También señalan que no todas las atipias ocasionan cuadros de infertilidad, tales como las inserciones abaxiales (14, 16) y que puede encontrarse en animales normales, pudiendo ser hereditaria (18). En este trabajo, entre las anormalidades del cuello y pieza intermedia, la inserción abaxial fue la mayor (95,2%). 

Se realizó análisis de variancia ajustado al número de observaciones, encontrándose diferencias significativas para raza (P<0,05), tipo (P<0,01) y la interacción raza por tipo (P<0,05) entre épocas. En relación con las épocas, se presentó un mayor número de anormalidades durante el invierno (3531%) y menor en verano (2677%). Las razas Yorkshire y Landrace presentaron el más alto nivel de anormalidades (P< 0,05) en comparación a las otras razas estudiadas. Igualmente, en relación con el tipo de anormalidad con respecto al total, el mayor valor fue para cuello y pieza intermedia (P<0,01) (Cuadros 3 y 4). 

Con referencia a los Cuadros 5 y 6, se observan diferencias significativas (P< 0,05) entre razas y entre temperaturas, con un mayor número de anormalidades para temperaturas bajas y para las razas Yorkshire y Landrace, y para tipo cuello y pieza intermedia, encontrándose el mismo efecto ocurrido en invierno.

Cuadro 3. Número total de anormalidades espermáticas en verracos según raza y época de colección.

 

Cuadro 4. Número total de anormalidades espermáticas en verracos según tipo y época de recolección.

 

Cuadro 5. Número total de anormalidades espermáticas en verracos según raza y temperatura.

 

Cuadro 6. Número total de anormalidades espermáticas en verracos según temperatura y tipo.

En relación con el estudio de los parámetros promedios ajustados y expresados en porcentaje, en los diferentes tipos de anormalidades, se pudo constatar que los mayores porcentajes fueron para cuello y pieza intermedia (9,8%); gota citoplasmática (8,4%) y cola (7,7%) (Cuadros 7 y 8) con igual manifestación durante el verano e invierno y para las temperaturas altas y bajas, con diferencias significativas (P< O,O5) (Cuadros 7 y 8). 

En cuanto a las razas, los valores porcentuales promedio, para cada una de ellas según la época y las temperaturas, fueron mayores para las razas Landrace (40,3%) y Poland Manchado (38,2%), con variaciones entre épocas, manteniéndose altas durante el verano y disminuyendo en invierno. Mientras que las razas Yorkshire y Hampshire, presentaron una relación inversa con diferencia significativa entre ellas (Cuadro 9). 

Tomando en cuenta las temperaturas altas, los mayores porcentajes se presentaron en las razas Landrace (17,7%), Yorkshire (15,6%) y Hampshire (13,8%), mientras que para las temperaturas bajas, los mayores valores fueron para Poland Manchado (25,2%) y Landrace (22,6%), encontrándose diferencia significativa (Cuadro 10).

Cuadro 7. Valores porcentuales promedio ajustados de los distintos tipos de anormalidades en verracos, de acuerdo con la época de recolección.

 

Cuadro 8. Valores porcentuales promedio ajustados de los distintos tipos de anormalidades en verracos, de acuerdo con la temperatura ambiente en los meses de recolección.

 

Cuadro 9. Valores porcentuales promedio ajustados del total de anormalidades espermáticas en verracos, de acuerdo con la raza y época.

 

Cuadro 10. Valores porcentuales promedio ajustados del total de anormalidades espermáticas en verracos, de acuerdo con la raza y temperatura.

La distribución mensual de las anormalidades muestra dos picos máximos, uno entre final y principio de año y otro en el tercer trimestre, con una mínima en el mes de marzo, pudiendo explicarse que la acción de las altas temperaturas durante los meses de febrero, marzo y abril, tienen un efecto nocivo sobre la morfología espermática, manifestándose en el eyaculado semanas después de la exposición, tomando en cuenta la duración del ciclo espermático y el tiempo de transporte epididimario (Gráfico 1).

Gráfico 1. Distribución del porcentaje del total de anormalidades espermáticas de los verracos durante los meses del año.

Gráfico 1. Distribución del porcentaje del total de anormalidades espermáticas de los verracos durante los meses del año.

Existe una extensa bibliografía que investiga las morfoanomalías presentes en las diferentes partes estructurales de los espermatozoides del semen de verraco. Todas ellas están referidas a países de clima templado, no así a los del trópico, por lo que este trabajo constituye el primer aporte al estudio sistemático de las anormalidades, tipo, influencia de los factores ambientales que se realiza en diferentes razas a nivel de granjas porcinas en Venezuela. El conocimiento de todos estos aspectos, nos permitirá establecer patrones de prevalencia a nivel de las diferentes regiones de explotación porcina y nos dará pautas para establecer los correctivos necesarios en cada una de ellas. 

Es satisfactorio señalar que el porcentaje promedio de morfoanomalías encontradas (16,1%) está dentro de los valores normales señalados para la especie, que varían del 7 al 30%, lo cual ha quedado demostrado en este trabajo. 

Se puede concluir que durante el invierno se observa una mayor proporción de anormalidades para raza y tipo, unido al efecto nocivo de las altas temperaturas del verano anterior, que se manifiesta especialmente en las anormalidades de la cabeza del espermatozoide. El mismo efecto se refleja en las bajas temperaturas, siendo la más frecuente el tipo de cuello y pieza intermedia. Estos resultados difieren de los señalados por diversos autores de países de clima templado, demostrándose que en Venezuela el comportamiento de las diferentes razas en relación con los parámetros estudiados, es distinta.

RESUMEN

Con la finalidad de estudiar las anormalidades espermáticas y las variaciones raciales y estacionales en los verracos, se analizaron 345 enyaculados de las razas Yorkshire (Y), Landrace (L), Hampshire (H), Poland (p) y Duroc (D), durante 1985 en cuatro granjas del estado Aragua. Basándose en las observaciones de 38.394 espermatozoides, clasificándose las anormalidades en cinco tipos: de cabeza (1), acrosoma (2), cuello y pieza intermedia (3), cola (4) y gota citoplasmática (5). Se tomaron en cuenta las épocas (verano e invierno) y temperaturas (altas y bajas). El análisis de variancia mostró diferencias significativas entre razas y en la interacción raza por tipo (P<0,05) y altamente significativa entre tipos (P<0,01). El efecto de la temperatura fue significativo (P<0,05) para todas las variables independientes. Hubo diferencias entre épocas para Y (P<0,01) y entre tipo para Y y D (p < 0,05). Así mismo, se observaron diferencias entre temperatura para L y D (P<0,01) y (P<:0,05), mientras que entre tipo fueron significativas para Y y L (P<0,05). La distribución porcentual mensual para todas las razas, muestra dos picos máximos, uno entre final y principio de año y otro en el tercer trimestre, siendo significativamente mayor (P<0,05) para L y menor para H. La distribución para cada una de las anormalidades muestra valores mayores para 1 (enero), para 2 (agosto y septiembre), para 3 (mayo y junio), para 4 (marzo) y para 5 (enero, febrero, abril), manteniéndose baja en los demás meses. Se puede concluir que durante el invierno se observa una mayor proporción de anormalidades para raza y tipo, posiblemente debido al efecto nocivo de las altas temperaturas del verano anterior, especialmente para las anormalidades tipo 1. El mismo efecto se refleja en las bajas temperaturas, siendo la más frecuente la anormalidad de cuello y pieza intermedia.

SUMMARY 

In order to study spermatic abnormalities and breed and seasonal variations in boarsl 377 eyaculations were analyzed. Breeds of boars used were Yorkshire (Y), Landrace (L), Hampshire (H), Poland (p) and Duroc (D) from four farms .located in Aragua state, Venezuela. A total number of 38.394 sperms were analyzed. Abnormalities were classified in the following way: (1) abnormal heads; (2) acrosomes; (3) neck and mid piece defects; (4) bent and coiled tails and (5) distal cytoplasmic droplets. Data were analyzed according to season (dry and rainy periods) and environment temperature (high and low). Analysis of variance adjusted to observations number showed significant differences for breeds and for interactions between breed and type (P< 0105) and highly significant between types (P<0IO1). Significant differences were also found between environments temperatures for all of independent variables (P<0IO5)1 for seasonal periods in Y (P<0IO1) and between types in Yand D (P<OI05) Similarlyl significant differences were found between environment temperatures in L and D (p < 0101) and in Y (P<0IO5); types were significant in Y and L (p 0105). Monthly perccnt dl.stribution for all breeds showed two max.i.,num increases: the first one between end and begining of the year and the second during the third quarter of the year with geatest significances for L and least for H (P<0IO5). Abnormalities monthly distribution indicated highest for 1 (january); for 2 (august and september); for 3 (may and june); for 4 (march) and for 5 (january, february and april). All these values decreased during the remaining of the year. Results obtained under conditions of this study indicated greatest abnormalities number during the rainy season for breed and type, possibly due to detrimental effects of high environment temperatures during previous dry season, especially for heads abnormalities. The same detrimental effect was observed in neck and midpiece defects, probably due to lower environ ment temperatures during rainy season. 

BIBLIOGRAFÍA

1 .BACH, S.; P. NEUNDORF; K. H. STEMLER; K. MOURE; H. VECKERT. Degree and evaluation of the proportion of abnormal spermatozoa in boar semen. Animal Breeding Abstract 50 (11): 751. (6371 Abstr.). 1982.

2. CAMERON, R.D.; A.W. BLACKSHAW. The effect of elevated ambient temperature on spermatogenesis in the boar. J. Reprod. Fertil. 59 (1): 73-179. 1980.

3.  FUENTES, A.; G. LAGO DE SERRANO. Inseminación artificial porcina. II Ciclo de Conferencias sobre Reproducción Porcina. UCV -FCV. 22-24 abril. 1987.

4. GAMCIK, P. A study oí .some characters of .eyaculates of boars of different breeds in the course of a year. Anim. Breed. Abstr. 50 (4): 261 (2097 Abstr.). 1982.

5. GIBSON D., Ch. Clinical evaluation of the boar for breeding soundness physical examination and semen morphology. Continuing Education Article N° 7, S 244. Vol. N° 5. 1983.

6.  HANCOK, citado por G. THIL'ANDER y col. Abaxial implantation of the middle piece in spermatozoa and spermatids. En: related sterile boars. Acta Vet. Scand. 26: 513-520. 1957.

7. HURTGEN, J.; B. CRABO y A. D. LEMAN. Fertility examination of boars. Proc. Annua. Meet. Soc. Therio. 11-17. 1977

8. KNOLL, P. y L. KASTYAK.  Seasonal changes in the qualitative and quantitative characters of boars semen and its fertilizing ability. Animal Breeding Abstracts 50 (3): 192. (1509 Abstr.). 1982.

9. KNUDSEN, O. Studie of spermatocytogenesis in the bull. Internal Jour of Fert. 33 (4): 389. 1958.

10. LARSEN, R.E.; R.E. SHOPE; A.D. LEMAN; H.J. KURTZ. Semen changes in boars after experimental with  infection pseudo rabies virus. Am. Jour. Vet. Res. 41 (5): 733-739. 1980.

11. MALGREN, L. y K.  LARSON. Semen guality and fertility after heat stress in boars. Acta Veterinaria Scandinava 25 (3): 425-435. 1984.

12. NECOECHEA, R. R.; A. PIAJOAN. Diagnóstico de las enfermedades del cerdo. Ed. Diana S.A. México. p. 827-857. 1987.

13. PEREZ y PEREZ, F. Reproducción animal, inseminación artificial y transplante de embriones. Capítulo II. Inseminación Artificial de 105 Suinos. Editorial Científico Médica. España. p. 447-495. 1985.

14. RILLO, M. S. Reproducción e inseminación artificial porcina. Editorial Aedos, la. ed. Barcelona, España. p. 34-114. 1982.

15. ROBERTS, S. J. Reproducción artificial en obstetricia veterinaria y enfermedades genitales. Inseminación artificial en el porcino. Edwards Borthers Inc., Ithaca, N. Y. p. 983-988. 1971.

16. SINGLETON, W. L.; D. R. SHELBY. Variation among boars in semen characteristics and fertility. Jour. Anim. Sci. 34: 762-766. 1974.

17. SLAWETA, R. Morphological anormalities in the spermatozoa of polish white lopeared and polish large white boars at different seasons of the year. Anim. Breed. Abstr. 54 (5): 3148. 1986.

18. SWIERSTRA, E. E. The effect of low ambient temepratures on sperm production, epididymal sperm reserves and semen characteristics of boars. Biol. Reprod. 2: 23-28. 1976.

19. THILANDER, G. ; SEHERGREN and L. PLOEN. Abaxial implantation of the middle sperrnatids piece in spermatozoa and in related sterile boars. Acta Vet. Scand. 26: 513-520. 1985.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 7