Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 5

Vol. 5(1 y 2):27-39 Zootecnia Trop., 1987

EVALUACIÓN DE TRES FUENTES FOSFÓRICAS EN LA SUPLEMENTACIÓN DE OVINOS

Martínez de Acurero1 M., E. Capo1, I. de Saume2, C.F. Chicco3, S. 
Godoy de León1 y H. Quintana1 

1Instituto de Investigaciones Zootécnicas. CENIAP-FONAlAP .
2Ministerio de Agricultura y Cría. Laboratorio Nacional Plaguicidas.
3Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Central de Venezuela.
Maracay, Venezuela. 
Recibido: 06-01-87


INTRODUCCIÓN 

En Venezuela. la harina de huesos constituye la principal fuente de fósforo y calcio en la alimentación animal; sin embargo. la producción actual no satisface la demanda interna. por lo cual es necesario la importación de fuentes fosfóricas para cubrir el déficit. 

En algunas regiones del país. se consiguen yacimientos minerales muy abundantes de roca fosfática. denominada "fosforita". con un contenido de 70% de fosfato tricálcico; 4.7% de sulfato de calcio y 2.37% de fluor. Esta fuente fosfórica se ha comenzado a incluir como componente mineral en raciones y suplementos para animales. Sin embargo. su alto contenido de flúor. plantea limitaciones en su utilización. pudiendo usarse solamente por períodos cortos en la alimentación de rumiantes y debiendo intercalarse con fosfatos de bajo contenido de flúor a fin de evitar la fluorosis. 

En relación con la utilización del fósforo de origen vegetal en la alimentación de ovinos. se puede afirmar que ha sido objeto de muchas interrogantes durante varios años. Mediante el uso de fósforo radiactivo en estudios de nutrición, Lofgreen y Kleiber (12) aplicando técnicas de isótopos, demostraron el 94% del fósforo contenido en el heno de alfalfa era utilizado por las ovejas, con un alto índice de disponibilidad biológica. Asimismo, se ha comprobado que las hojas de alfalfa de buena calidad tienen muy poco o nada de fósforo fítico. El fósforo fítico, tal como se encuentra en las plantas, tiene una disponibilidad biológica menor que la mayoría del fósforo de origen inorgánico. 

Si bien se han realizado numerosos trabajos de evaluación de diferentes suplementos inorgánicos de fósforo en aves (10,3,4) y en porcinos (9,6,15), muy pocos han sido ejecutados en rumiantes. 

El propósito del presente trabajo fue determinar el grado de disponibilidad del fósforo de diferentes fuentes fosfáticas, mediante estudios de absorción in vivo y de solubilidad en diferentes solventes. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se utilizaron 16 corderos West African con un peso corporal promedio de 25,0 kg; mantenidos en jaulas metabólicas de hierro, con suministro de agua a voluntad y alimentados con dietas semipurificadas, cuya composición se presenta en el Cuadro 1. La ración testigo (basal) contenía 13, 3% de proteína cruda; 0,23% de calcio y 0,03% de fósforo. Se utilizó carbonato de calcio para elevar el contenido de este elemento al nivel deseado. Luego de un período de 7 días de adaptación, los animales fueron asignados al azar a los siguientes tratamientos: 1) Basal; 2) Basal + fosfato dicálcico con 0,25% de p y 0,30 de Ca; 3) Basal + fosfato defluorinado con 0,25% de p y 0,30% de Ca; y 4) Basal + roca fosfática de Riecito con 0,25% de p y 0,30% de Ca. Todos los suplementos aportaron el 88% de fósforo total de las raciones. El contenido de fósforo, calcio y flúor de los fosfatos estudiados se indica en el Cuadro 2. Muestras de heces y orina fueron recogidas y pesadas durante un lapso de 7 días para la determinación de la absorción aparente, verdadera y la retención neta del fósforo. El primero de estos parámetros se calculó sustrayendo al fósforo total ingerido la excreción de este elemento en las heces. La retención neta se obtuvo por diferencia entre el fósforo total ingerido y el fósforo fecal y urinario excretado. La absorción verdadera se obtuvo como resultado de restarle al fósforo total ingerido, el fósforo fecal corregido por la excreción matabólica fecal. La excreción fecal de fósforo de los animales alimentados con la ración basal, representó la excreción metabólica fecal. El fósforo presente en las dietas, yen la excreción fecal y urinaria se determinó por colorimetría según el método de Fiske y Subarow (8). Muestras de sangre fueron tomadas al inicio de la prueba y 3 horas después del suministro de alimento, durante un período de 5 días, con el objeto de determinar el nivel de fósforo en el plasma. 

Cuadro 1. Composición porcentual de las raciones experimentales

 

Cuadro 2. Contenido de fósforo, calcio y flúor de diferentes fosfatos*

Fuentes 

Composición, % 

Fósforo 

Calcio 

Fluor **

Fosfato defluorinado 

16,7 

31,0 

0,18

Fosfato dicálcico 

18,1 

20,0 

0,18

Fosforita RC***  

11,4 

32,4 

2,37 

* Según análisis de laboratorio.
** Estimaciones de diferentes fuentes.
*** Roca fosfática natural.

Adicionalmente, se determinó la solubilidad de los fosfatos en ácido cítrico al 2%, ácido clorhídrico al 0,4% yen agua. La solubilidad en ácido cítrico al 2% se obtuvo adicionando 100 ml de la solución ácida a 1 gramo de fosfato, agitando durante 30 minutos para luego filtrar. De allí, se tomaron alícuotas del sobrenadante para la determinación del fósforo. Un procedimiento similar se hizo para determinar la solubilidad del fósforo en ácido clorhídrico al 0,4% en la cual 100 ml del ácido fue adicionado a 0,5 gramos de la fuente de fósforo agitándose durante 1 hora. Posteriormente, se filtró y del sobrenadante se determinó la solubilidad del fósforo. La solubilidad en agua fue determinada según el procedimiento del método volumétrico con molybdato, descrito por la A.O.A.C. (2). 

Se realizaron análisis estadísticos de los resultados de cada una de las variables en estudio, utilizando el análisis de varianza apropiado para un diseño completamente aleatorizado, determinándose las diferencias entre las medias de los tratamientos mediante el método de Rango Múltiple de Duncan, tal como lo describen Steel y Torrie (16). Asimismo, los datos obtenidos fueron sometidos al análisis de correlación. 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los valores correspondientes a la absorción aparente, verdadera ya la retención neta, se presentan en el Cuadro 3, donde puede observarse que la absorción aparente fue significativamente superior (P<0,01) en los fosfatos defluorinado y dicálcico que en la fosforita (45,8 y 44,4 vs. 37,2%, respectivamente). Estos resultados están acordes con los valores sobre absorción aparente reportados por Chicco y col. (7). 

Dada la baja excreción de fósforo en la orina en todos los tratamientos, la retención neta de este elemento fue similar a la absorción aparente (43,7; 42,2 y 33,2% para los fosfatos defluorinado, dicálcico y la fosforita, respectivamente), obteniéndose una correlación negativa entre la excreción de fósforo en la orina y la retención neta (r = -0,70; p < 0,01); observaciones similares habían sido reportadas previamente por Amerman y col. (1), en ganado de carne y ovinos, quienes encontraron valores de excreción de fósforo en la orina muy bajos, sugiriendo obviar los mismos estudios de esta naturaleza. 

Cuadro 3. Absorción aparente, verdadera y retención neta de fósforo de tres fuentes fosfóricasa

Fuente 

Absorción aparente 

Absorción verdadera 

Retención neta 

Fosfato defluorinado 

45,8b 

51,6b 

43,7b 

Fosfato dicálcico 

44,4b 

51,5b 

42,2b 

Fosforita 

37,2c 

49,2c 

33,2c 

a Cada valor representa el promedio de 4 animales. b Promedios en la misma columna con diferentes letras son significativamente diferentes (P(0,01).

La excreción metabólica fecal de fósforo obtenida en el presente ensayo fue de 0,13 g/día, lo que produjo valores de absorción verdadera de 51,6; 51,5 y 49,2% significativamente superiores (P<0,01) para los fosfatos defluorinado y dicálcico. 

En este sentido, pueden citarse los trabajos de Lofgreen (13), quien realizó una técnica de dilución de radioisótopos para eliminar la interferencia del fosfato endógeno y poder determinar la digestibilidad verdadera de varios suplementos de fósforo inorgánico y de fitatos de calcio. Como resultados de esos estudios, determinó que si se asigna un valor de 100% al fosfato dicálcico, las disponibilidades biológicas relativas de la harina de huesos sería de 92%; el fosfato suelto de 28% y el fitato de calcio 66%. Igualmente, se comprobó que los valores de disponibilidad biológica de fosfatos inorgánicos obtenidos en rumiantes son similares a los valores determinados en animales monogástricos. 

El bajo nivel de disponibilidad biológica del fósforo contenido en la fosforita, obtenido en este ensayo, concuerda con resultados experimentales reportados anteriormente. Se ha evidenciado en las evaluaciones del fósforo presente en las rocas fosfáticas naturales que la disponibilidad biológica disminuye cuando se pasa de la forma orto, a meta ya pirofosfato. Trabajos realizados previamente corroboran tales resultados. En tal sentido, Chicco y col. (7) al determinar la disponibilidad biológica relativa de tres diferentes formas cristalinas de fosfatos de calcio y sodio utilizando las técnicas "in vivo e in vitro", asignándole un valor de 100% al ortofosato cálcico, mostraron que el metafosfato cálcico obtuvo un 70% y el pirofosfato cálcico mostró una disponibilidad reducida, con un 54% de valor in vivo. Los datos de la digestión de celulosa "in vitro" siguen el mismo orden de disponibilidad que los encontrados en las determinaciones "in vivo", pero con valores absolutos algo diferentes. 

Los valores correspondientes a los niveles de fósforo inorgánico plasmático, en ayunas fueron 4,36; 3,75; 3,97 y 2,79 Mg./100 ml para el fosfato defluorinado, fosfato dicálcico, fosforita y ración basal respectivamente. Tres horas después de ingerir las raciones, los valores obtenidos fueron 5,13; 4,00; 4,00 y 3,89 Mg./100 ml, en el mismo orden indicado. Si bien estos resultados no revelaron diferencias significativas entre los tratamientos, fueron ligeramente superiores en aquellos animales cuyo suplemento fue el fosfato defluorinado. 

En experimentos realizados con anterioridad se señalan evidencias similares a las obtenidas en el presente ensayo. Así se observa en el reporte de Long y col. (14), quienes demostraron que el fosfato suelto no promueve el crecimiento de animales previamente alimentados con dietas bajas en fósforo, pero incrementa el nivel de este elemento en el plasma. Wise, Wentworth y Smith (17) evaluando distintas fuentes de fósforo inorgánico en terneras, mediante los parámetros de crecimiento del cuerpo, crecimiento de huesos, cenizas de huesos, fósforo en el suero sanguíneo y niveles de fosfatasas en la sangre, lograron determinar que el fósforo del suero sanguíneo fue lo más sensitivo y real para medir la disponibilidad biológica. Los resultados evidenciaron que el fosfato dicálcico produjo un mayor nivel de fósforo en el plasma, seguido en sentido decreciente por el fosfato defluorinado, fosfato de roca bajo en fluor y fosfato suelto. En estudios posteriores, Arrington y col. (5), confirmaron esos resultados evaluando el incremento en los niveles de fósforo en el plasma como medida de la disponibilidad biológica. 

Los resultados de la solubilidad del fósforo en ácido cítrico, ácido clorhídrico y en agua se presenta en el Cuadro 4. El fosfato dicálcico resultó soluble en ácido cítrico, ácido clorhídrico yagua. El fosfato defluorinado resultó soluble en ácido cítrico y en ácido clorhídrico, mientras que la fosforita resultó con valores bajos en ácido cítrico, ácido clorhídrico e insoluble en agua. Estos resultados están acordes con aquellos reportados por Chicco y col. (7) sobre utilización de diferentes formas de fosfatos (orto, meta y pirofosfatos) por ovinos. Los fosfatos que obtuvieron los mayores valores de disponibilidad biológica in vivo e in vitro fueron altamente solubles en ácidos clorhídrico; ácido cítrico y citrato de amonio neutral. El pirofosfato de sodio fue altamente soluble en agua, seguido por el metafosfato de sodio y el ortofosfato de calcio. El metafosfato de calcio, intermedio en disponibilidad, fue altamente soluble en ácido cítrico y citrato de amonio neutral, pero menos soluble en ácido clorhídrico yagua. El pirofosfato de calcio fue menos disponible in vivo de ninguna disponibilidad para los microorganismos ruminales. Asimismo, la solubilidad en ácido cítrico, citrato de amonio neutral yagua fue menor que en .ácido clorhídrico donde obtuvo la mayor solubilidad. De acuerdo con estos resultados se ha evidenciado que la solubilidad de un fosfato inorgánico en varios solventes puede ser considerada como una metodología a utilizar para determinar la disponibilidad biológica de dicho fosfato.

Cuadro 4. Solubilidad de fósforo de tres fuentes fosfóricas

Fuente 

Porcentaje de fósforo soluble  

Ácido Cítrico 2%

Ácido clorhídrico 0,4%

Agua

Fosfato dicálcico

5,23

6,67

2,34

Fosfato defluorinado 

4,49

6,64

--

Fosforita 

1,29

4,83 

--

CONCLUSIONES 

Los resultados obtenidos en el presente trabajo permiten concluir que para el nivel de consumo de fósforo (2 gr.) las mejores respuestas estuvieron dadas por los fosfatos defluorinado y dicálcico. El bajo rendimiento de la fosforita puede ser atribuido al alto contenido de fluor (2,37%) de esta fuente, indicando el efecto negativo que tienen los procesos inapropiados en la manufacturación y las altas temperaturas, en la disponibilidad biológica de los fosfatos de calcio; en este sentido, se han reportado limitaciones en el uso de suplementos de fósforo con alto contenido de fluor. El uso de rocas fosfatadas produce resultados satisfactorios cuando el nivel de fluor no sobrepasa el 1% de la ración. Parece conveniente continuar estudiando alternativas que hagan factible el uso de la fosforita en nutrición animal, por la abundancia de los yacimientos del país y el elevado costo en el mercado internacional de las principales fuentes fosfóricas.

RESUMEN 

Dieciséis corderos de 25 kg de peso corporal promedio, fueron distribuidos en 4 grupos para evaluar tres fuentes fosfóricas: fosfato defluorinado, fosfato dicálcico y la fosforita de Riecito; el cuarto grupo se asignó a una dieta basal semipurificada que contenía 0,03% de fósforo. Los suplementos aportaron el 88% del fósforo total de las raciones. Los corderos fueron alimentados individualmente durante 2 semanas, con período de recolección de 7 días. Se tomaron muestras de sangre en ayunas y 3 horas después de ingerir el alimento. La absorción aparente fue significativamente superior (P<0,01) para los fosfatos defluorinado y dicálcico y menor para la fosforita (45,8; 44,4 y 37,2% respectivamente). En el mismo orden la absorción verdadera fue 51,6; 51,5 y 49,2 y la retención neta fue 43,7; 42,2 y 33,2%. El nivel de fósforo en la sangre en ayunas y 3 horas después de ingerir las raciones fue 4,36 y 5,13; 3,75 y 4,00; 3,97 y 4,00 y 2,79 y 3,89 Mg./100 ml para el fosfato defluorinado, fosfato dicálcico, fosforita y ración basal respectivamente. El análisis de correlación simple lineal indica que la absorción aparente estuvo correlacionada con la retención neta del fósforo (r = 0,98; P<0,01). Estos resultados indican que para el nivel de consumo de fósforo (2 gr.) se obtuvieron mejores respuestas con los fosfatos defluorinado y dicálcico. 

SUMMARY

Sixteen lambs with twenty five kg average liveweight were used to evaluate three phosphoric sources: defluorinated phosphate, dicalcium phosphate and Riecito rock phosphate, also called "phosphorite". A fourth control group was assigned to a semipurified basal diet with 0,03% of phosphorus. Concentrate supplements given to experimental lambs supplied 88% of total phosphorus in the ration. Lambs were fed individually for two weeks. Samples recolection period was seven days. Blood samples were taken before feed and three hours after feeding. Phosphorus apparent absorption was significant superior (P 0,01) with defluorinated and dicalcium phosphate and lower with phosphorite (45,8; 44,4 and 37,2 respectively). In this same order, phosphorus true absorption was 51,6; 51,5 and 49,2 and phosphorus net retention was 43,7; 42,2 and 33,2%. Phosphorus blood level at fast and three hours after feeding was 4,36 and 5,13; 3,75 and 4,00; 3,97 and 4,00 and 2,79 and 3,89 Mg./100 ml for defluorinated phosphate, dicalcium phosphate, phosphorite and basal diet, respectively. Simple correlation analysis indicated phosphorus apparent absorption correlationed with phosphorus net retention (r = 0,98; P < 0,01). Best results were obtained with defluorinated and dicalcium phosphates at a level intake of 2 gr phosphorus daily. 

BIBLIOGRAFÍA 

1. AMMERMAN, C.B., R.M. FORBES, U.S. GARRIGUS, A.L. NEWMAN, H.W. NORTON y E.E. HATFIELD. Ruminant utilization of inorganic phosphates. J. Animal Sci. 16:796810. 1957. 

2. A.O.A.C. Official methods of Analysis (10th Ed.) Association o Agricultural Chemists, Washington D.C. 257 p. 1965. 

3. ARMAS, A.E. y C.F. CHICCO. Evaluación de fosfatos para pollos. Agron. Trop. 20:457-462. 1971. 

4. ARMAS, A.E., A. de BERTI y C.F. CHICCO. Uso de roca fosfática no defluorinada en la alimentación de pollos de engorde. Agron. Trop. 27:331-337. 1977. 

5. ARRINGTON, L.R., C.B. AMMERMAN, D. YAP, R.L. SHIRLEY y G.K. DAVIS. Measure of phosphorus availability for calves. J. Anim. Sci. 21:487-493. 1962. 

6. CHAPMAN, H.K. Jr., J. KASTELIC, G.C. ASHTOW y D.V. CATRON. A comparison of phosphorus from different sources for growing and finishing swine. J. Animal Sci. 14:1073-1085. 1955.

7. CHICCO, C.F., C.B. AMMERMAN, J.E. MOORE, P.A. VAN VALLEGHE y R.L. SHILEY. Utilization of inorganic ortho, meta and pyrophosphates by lambs and by cellulolytic rumen microorganisms in vitro. J. Animal Sci. 20:355-363. 1965. 

8. FISKE, C.H. y Y. SUBAROW. The colorimetric determination of phosphorus. J. Biol. Chem. 66:375-383. 1925. 

9. GOBBLE, J.L., R.C. MILLER y W. SERRITT. Soft phosphate with colloidal clay in rations for growing and fattening pigs. Penn Agr. Sta. Progress Rept. 121127. 1954. 

10. GRAU, C.R. y P.A. AEWIGART. Phosphatic clay as a phosphorus source for chicks. Poultry Sci. 32:500-501. 1953. 

11. HALPIN, J.G. y A.R. LAMB. The effect of ground phosphate rock on the growth of chicks and in egg production. Poultry Sci. 11:513-519. 1932. 

12. LOFGREEN, G.P. y M. KLEIBER. Further studies on the availability of phosphorus in alfalfa hay. J. Anim. Sci. 13:258-264. 1954. 

13. LOFGREEN, G.P. The availability of the phosphorus in dicalcium phosphate, bone meal, soft phosphate and calcium phytate for mature wethers. J. Nutr. 70:58-62. 1960. 

14. LONG, T.A., A.D. TILLMAN, A.B. NELSON, B. DAVIS y W.D. GALLUP. Dicalcium phosphate and soft phosphate with clay as sources of phosphate for beef heifers. J. Anim. Sci. 15:1112-1118. 1956. 

15. PEREZ ALEMAN, S. y L. ALVARADO. Utilización de una roca fosfocálcica nacional en la alimentación de cerdos en crecimiento. Rev. Ciencias Veterinarias. Vol. 3:784-789. 1974. 

16. STEEL, R.G. y J.H. TORRIE. Principles and procedures of statistic. New York, McGraw-Hill Book Company Inc. 386 p. 1960.

17. WISE, M.B., R.A. WENTWORTH y S.E. SMITH. Availability of the phophorus in varius sources for calves. J. Anim. Sci. 20:329-335. 1961.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 5