Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 4

Zootecnia Trop., 4(1 y 2): 89-100. 1986

NOTA TÉCNICA

NIVELES CRECIENTES DE GRASA EN LA ALIMENTACIÓN DE CORDEROS 

Miriam Martínez de Acurero1, Juan E. Rodriguez1, Israel Garcia2 y Héctor Quintana1

1Instituto de Investigaciones Zootécnicas, CENIAP-FONAIAP.
Apdo. 4653 Maracay, Venezuela.

2Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCOLA)
 Barquisimeto, Venezuela.


INTRODUCCIÓN 

La producción de carne ovina en Venezuela, ha estado tradicionalmente dirigida hacia la obtención de animales adultos para consumo de poblaciones marginales. En los últimos años, se ha observado un incremento en la demanda de animales jóvenes en los mayores centros poblados del país. Actualmente, la población ovina en las zonas de mayor producción, está integrada mayoritariamente por animales de razas tropicales de pelo, como también de la raza denominada Criolla y de los productos de los cruzamientos entre estas razas. El sistema de explotación es extensivo, basado fundamentalmente en el pastoreo de gramíneas y otras especies vegetales autóctonas. 

Los trabajos experimentales realizados en Venezuela, han evidenciado que los corderos de las razas de pelo producen rendimientos cárnicos menores que aquellos de las razas europeas (16), que no tienen aptitudes para lograr un crecimiento rápido (5) y que si bien mejoran los rendimientos cárnicos en los cruzamientos obtenidos con la raza Criolla, tales rendimientos no son lo suficientemente amplios para considerar dichas razas como mejoradoras (17). 

Se plantea, por lo tanto, la necesidad de mejorar genéticamente los rebaños y los actuales sistemas de explotación, principalmente los métodos de alimentación, de tal manera que permitan producir animales acordes a la demanda futura. 

En este sentido, existen amplias evidencias científicas de que corderos alimentados abundantemente con raciones con altos contenidos energéticos, presentan un aceleramiento en el crecimiento y el engorde, en especial cuando se trata de corderos provenientes de partos dobles (18).

De tal manera que un sistema de suplementación alimenticia a base de raciones con altos niveles energéticos, manteniendo los corderos estabulados, podría contribuir a la obtención de mayores incrementos de peso corporal que permitan producir animales jóvenes para beneficio, adaptados a las exigencias del mercado consumidor.

El presente trabajo fue planificado con la finalidad de evaluar el efecto del incremento del valor energético de la ración sobre el desarrollo de corderos alimentados con forrajes. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Veinticuatro animales (12 hembras y 12 machos), de la raza West African, de 75 días de edad y con un peso promedio inicial de 15 Kg., fueron divididos en tres grupos de ocho animales de ambos sexo, según un diseño de bloques al azar completo y sometidos a los siguientes tratamientos: S1 -pasto picado a voluntad más un suplemento que contenía 73% de Nutrientes Digestibles Totales (NDT) (testigo) ; S2- pasto picado a voluntad más un suplemento que contenía 78% de NDT, y S3- pasto picado a voluntad más un suplemento que contenía 83% de NDT. Todos los suplementos eran isoprotéicos (21% de proteína cruda), agregándose 5% y 10% de grasa animal estabilizada en los tratamientos S2 y S3 ,para cubrir los niveles energéticos estimados. La composición de los mismos se presenta en el Cuadro 1. El pasto de corte utilizado fue el millo forrajero (Sorghum vulgare), el cual contenía 6,1% de proteína cruda en base seca. Los animales recibieron diariamente 0,4 Kg. de suplemento.

Cuadro 1. Composición porcentual de los suplementos.

La duración del experimento fue de 60 días y los animales fueron estabulados en corrales techados. Se llevaron registros diarios de consumo de alimento y semanales de peso. Dieciocho horas previas a cada pesaje, se suspendía el suministro de alimento. 

A las raciones con 5% y 10% de grasa, se les añadió un antioxidante (BHT) para evitar la descomposición de la misma. El análisis del forraje se realizó según los métodos de la A.O.A.C. (1). 

Los resultados fueron sometidos a análisis estadísticos, utilizándose el análisis de varianza apropiado para un diseño de bloques al azar, determinándose las diferencias entre las medias de los tratamientos mediante el método de amplitudes de Duncan, tal como lo describen Steel y Torrie (21). 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

El consumo de forraje y concentrado se presenta en el Cuadro 2. Las diferencias entre las medias de los tratamientos resultaron significativas (P 0,05) observándose un mayor consumo en ambas variables en los animales sometidos a los tratamientos S1 y S2. El efecto de la 1 2 depresión en el consumo en los animales del tratamiento S3 fue del 18% para el forraje y 12% para el concentrado. 3 Reportes de diferentes investigadores señalan las ventajas de la alta eficiencia de utilización de la energía resultante de la grasa absorbida para cubrir los requerimientos metabólicos de mantenimiento y ganancia de tejidos corporales (4,24) ; pero también se ha observado una reducción en el consumo de alimento, en corderos alimentados con niveles de grasa superiores al 6%. Estos investigadores reportaron que ovejos alimentados con 649 diarios de aceite de maíz, consumieron solamente el 70% del alimento ingerido por el grupo testigo. Asimismo, Erwin et al (8), Ward et al. (23) y Dyer et al. (7), observaron una reducción significativa en la digestibilidad de la materia seca y de la fibra cruda, cuando el nivel de grasa añadido fue superior al 8%. 

Cuadro 2 Efecto de los tratamientos sobre el desarrollo de los animales.

Se ha establecido que las grasas son parcialmente hidrolizadas y subsecuentemente hidrogenadas en el rumen (9,22). Otros reportes indican que el proceso de biohidrogenación en el rumen reduce los ácidos grasos poliinsaturados a ácidos saturados y mono-insaturados (11,13). 

Bajo este concepto, el bajo consumo de forraje y alimento, por parte de los animales que consumieron la ración de 10% de grasa, puede explicarse por el hecho de que a este nivel de grasa, disminuye la velocidad de tránsito de la digesta, debido a que los ácidos grasos saturados de cadena larga (palmítico y esteárico), adormecen la actividad de la fibra lisa del tracto digestivo. Igualmente, ocurre una disminución de la actividad celulolítica, retrasando la reducción del tamaño de las partículas de la digesta en su paso del rumen al abomaso. Consecuentemente, parte del amoniaco no es utilizado por los microorganismos para el proceso de aminación y pasa, como tal, al hígado donde se convierte en urea. 

Las ganancias de peso se indican en el Cuadro 2, observándose que los animales sometidos al tratamiento S2 ,presentaron incrementos de peso significativamente superiores (P<0,05), en relación con los obtenidos por aquellos en los tratamientos S1 y S3. En el primer caso, estas diferencias confirman los resultados de Loosly y McDonald (12), Chicco et al. (6) y Shultz et al. (19,20) quienes evidenciaron las favorables ventajas de la adición de carbohidratos de fácil disponibilidad, para promover ganancias de peso. Este efecto no se hizo presente en el grupo de corderos alimentados con la ración que contenía 10% de grasa, cuyas ganancias diarias de peso fueron menores que las obtenidas por los animales alimentados con la ración de 5% de grasa. En este sentido, los trabajos de Brooks et al. (4) y Brethour et al. (3), han señalado reducciones significativas de ganancias de peso corporal, con niveles de incorporación de grasa, superiores al 6% en raciones para ovinos.

Los incrementos de peso diario obtenidos por los animales de los tratamientos S1 y S2, fueron superiores a los reportados en el país por Bodisco et al. (2) de 77,6 g/día y por Goicochea et al. (10) de 104 g/día, pero interiores a los indicados por Perozo y Morillo (1), Perozo y González (14) y Chacón et al. (5), con 129, 137 y 150 g/día, respectivamente, en corderos de razas tropicales de pelo, Criollos enteros o castrados, y para los cruces de esas mismas razas, Estos valores pueden servir de referencia al evaluar las posibilidades actuales para la producción de corderos en el país. 

La conversión alimenticia fue de 3,63; 3,12 y 3,70 Kg. de suplemento consumido por kilogramo de peso ganado para los animales de S1, S2 y S3 , respectivamente. Las diferencias para este parámetro no fueron significativas, aunque se observó cierta superioridad en los animales que consumieron la ración con 5% de grasa. 

En ninguna de las variables estudiadas se encontraron diferencias significativas debido al sexo, pero los valores fueron ligeramente superiores en los machos. 

CONCLUSIONES 

Bajo las condiciones del presente trabajo, el incremento del valor energético en raciones para corderos, evidenció las favorables ventajas de la adición de carbohidratos de fácil disponibilidad para promover ganancias de peso, cuando el nivel de la fuente energética (grasa animal) fue del 5%. Cuando el contenido de grasa se elevó al 10%, se observó una reducción en el consumo de forraje y concentrado y, consecuentemente, una disminución en la ganancia de peso. Este efecto depresivo fue posiblemente debido a la acción de los ácidos grasos saturados sobre la fibra lisa del tracto digestivo, que redujo la velocidad de tránsito de la digesta y la actividad celulolítica en el rumen.

RESUMEN 

Para evaluar el efecto del incremento energético de una ración control, sobre el desarrollo de corderos alimentados con forrajes, se utilizaron 24 animales (12 hembras y 12 machos) de la raza West African de 75 días de edad y 15,00 Kg. de peso promedio inicial, divididos en tres grupos de ocho animales de ambos sexos cada uno. El ensayo abarcó un periodo de 60 días. A todos los animales se les suministró pasto picado ad libitum y 400 g de suplemento concentrado/día. Los suplementos contenían niveles crecientes de energía en los porcentajes siguientes: S1: 73%: S2: 76%, y S3: 63% de Nutrientes Digestibles Totales (NDT). Los corderos fueron asignados al azar a cada nivel de suplementación energética, según un diseño de bloques al azar completo. Los grupos S2 y S3 contenían niveles de 5% y 10% de grasa animal, respectivamente, en el suplemento. Todos los suplementos eran isoprotéicos (21% de proteína cruda). Se llevaron registros diarios de consumo y semanales de ganancia de peso. Los resultados obtenidos indicaron ganancias de peso de 112,3: 130,7 y 95,7 g/animal/día, para los tratamientos S1, S2 y S3, respectivamente, con diferencias significativas (P<0,05) entre tratamientos. No se observaron diferencies entre sexo para este variable. El consumo del suplemento concentrado, resultó afectado significativamente (P<0,05) entre los tratamientos, sugiriendo que la adición de un 10% de grasa en el grupo S3, constituyó un factor limitante para la utilización del alimento. 

SUMMARY

To evaluate the ettect ot ration energy increment on animal pertormance. 24 lambs (12 temale and 12 male) were assigned to 3 levels ot energy (73.78 and 83% ot Total Digestible Nutrient). during a 60 days period. All lambs were ted green torages ad libitum plus 400 g ot supplement conteining the level ot energy essigned at random according to a complete block design. The supplement contained the same amount of crude protein (21%). Five and ten percent of tallow were added to S2 and S3. respectively. to obtain the required level of energy. Daily weight gain was 112.3; 130.7 and 95.7 g/animal/day. for the three treatments. respectively. There were not statistical differences in this parameter fue to sex. In the same order. daily feed consumption of supplements was 408. 408 and 361 g of dry matter. being significantly lower (P<0.05) for the S3 treatment. These differences were probably due to the high level of tallow added. 

BIBLIOGRAFÍA 

1. A.O.A.C. Official Methods of Analysis. 10th ed.. Association of Official Agricultural Chemists. Washington D.C. 1965. 

2. BODISCO. V.. C.M. DUQUE y A. VALLE. Comportamiento productivo de ovinos tropicales en el período 1968-1972. Agronomía Trop. 23:517-540. 1973. 

3. BRETHOUR. J.R.. R.J. SIRNY y A.D. TILLMAN. Further studies concerning the effects of fats in sheep rations. J.Anim.Sci. 17: 171-179. 1958. 

4. BROOKS. C.C., G.B. GARNER. C.W. GEHRKE. M.E. HUHRER y W.H. PFANDER. The effect of added fat on the digestion of cellulose and protein by ovine rumen microorganisms. J. Anim. Sci. 13:758-764. 1954. 

5. CHACON. E.. C.F. CHICCO. T. SHULTZ. C. RIOS. P. COLVEE y V. BODISCO. Engorde comparativo y valores hemáticos de corderos de tres razas ovinas tropicales y algunos de sus cruces. Agronomía Trop. 20:163-172. 1970.

6. CHICCO. C.F., A.A. CARNEVALI. T.A. SHULTZ, ELENA SHULTZ y C.B. AMMERMAN. Yuca y melaza en la utilización de la urea en cordero. ALPA, N° 6:7-17. 1971. 

7. DYER, I.A.. M.E. ENSMINGER y R.I. BLUE. Effect of fat, oxytetracycline and stilbestrol on performance and hepatic stores of carotene and vitamin A in steers. J.Anim.Sci. 16(4) :828-832. 1957. 

8. ERWIN. E.S., I.A. DYER y M.E. ENSMINGER. Effects chlortetracycline inedible animal fat, stilbestrol and high and low quality roughages on performance of yearling steers. III. Digestibility of dry matter, crude fiber crude protein and ether extract. J.Anim.Sci. 15(3):717-726. 1956. 

9. GARTON, G.A. Physiology of digestion in the ruminant. Butterworth, Washington, p. 390 (Tomado de: Devier, C.V. y V.H. Pfauder. J.Anim.Sci. 38(3): 669-675). 1965. 

10. GOICOCHEA LLAQUE, J., C. GONZÁLEZ STAGNARO, F. PEROZO GORY y E. RINCÓN URDANETA. Peso al nacimiento y crecimiento en corderos West African. V Seminario Nacional de Ovinos y Caprinos, Cumana, Febrero 1979. (Conferencia mimeografiada). 

11. JOHNSON, P.R. y K.E. McCLURE. High fat rations for ruminants. I. The addition of satured and unsatured fats to high roughage and high concentrate rations. J.Anim.Sci. 34(3):501-509. 1972. 

12. LOOSLY, J.K. e I.W. McDONALD. El nitrógeno no proteico en la nutrición de los rumiantes. F.A.O. Estudios Agropecuarios N° 75. Roma. pp. 37-40. 1969. 

13. NATIONAL ACADEMY OF SCIENCES. Fat content and composition of animal products. Washington, D.C. 245 p. 1976.

14. PEROZO GORY. G. y C. GONZÁLEZ A. Tres sistemas de alimentación en el engorde de ovinos. V Seminario Nacional de Ovinos y Caprinos. Cumaná. Febrero 1979. (Conferencia mimeografiada) 

15. PEROZO GORY. F. y N. MORIlLO. Tres niveles de suplementación en el engorde de ovinos. V Seminario Nacional de Ovinos y Caprinos, Cumaná. Febrero 1979. (Conferencia mimeografiada). 

16. REVERÓN. A.E. Temas Ovinos y Caprinos. Editorial Espasande. Maracay. Venezuela. 358 p. 1984. 

17. REVERÓN. A.E. y J.E. RODRÍGUEZ. Antecedentes y perspectivas de la explotación ovina en Venezuela. Maracay. Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Instituto de Investigaciones Zootécnicas. Serie D N° 1-02. 1982. 36 p. 

18. ROSS, C.V.. M.l. KARR y R.l. PAVEY. Creep feeding studies with lambs. Univ. of Missouri. Agric. Exp.Sta. Bulletin 772. 14 p. 1961. 

19. SHUlTZ. T.A.. C.F. CHICCO. A.A. CARNEVAlI y E. CAPO. Pulpa cítrica y urea para engorde de novillos implantados con ácido resorcilico. AlPA. Mem. NQ 6:19-28. 1971. 

20. SHUlTZ. ElENA. C.F. CHICCO. l.E. CAÑAS Y T. A.SHUlTZ. Urea y biuret y su combinación como suplementos de nitrógeno para ovinos. Agronomía Trop. 24:493-504. 1974.

21. STEEl. R.G. y J.H. TORRIE. PrincipIes and proce. dures of statistics. The Graw-Hill Book Co. Inc.. N.Y. U.S.A. 386 p. 1960.

22. TOVE. S.B. y R.D. MOCHRIE. Effect of dietary and injected fat on the fatty acid composition of bovine depot fat and milk fat. J.Dairy Sci. 46(7): 686-689. 1963.

23. WARD. J.K., C.W. TEFT. R.J. SIRNY. H.N. EDWARDS y A.D. TILLMAN. Further studies concerning the effect of alfalfa ash upon the utilization of low-quality roughages by ruminant animals. J.Anim. Sci. 16(3):633-641. 1957.

24. WILEY. N.B., J.K. RIGGS. R.W. COLLY. O.D. BUTHER y R. REISER. The influence of fat and energy in the ration upon feedlot performance and carcass composition of fattan in steers. J. Anim. Sci. 11 :705-712. 1952.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 4