Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 4

Zootecnia Trop., 4(1 y 2): 3-18. 1986

FERTILIDAD RESULTANTE DE LA OVULACIÓN SINCRONIZADA CON PROSTAGLANDINA F2∞ (PGF2∞) Y HORMONA LIBERADORA DE GONADOTROPINA (GnRH) EN BOVINOS 

T. Rodríguez Hernández1 .M.J. Fields2 .A.C. Warnick2 y W.W. Thatcher2

1Universidad de Oriente. Escuela de Zootecnia. Jusepín. Venezuela.
2Universidad de Florida. Gainesville. U.S.A.


INTRODUCCIÓN 

La sincronización del estro tiene usos prácticos importantes en la explotación pecuaria, como una ayuda en la implementación exitosa de programas de inseminación artificial. Previos esfuerzos para controlar el ciclo reproductivo del bovino han sido hechos usando progesterona sintética, pero aún cuando la sincronización ha sido exitosa, la fertilidad es baja. 

Desde hace relativamente pocos años, la prostaglandina F2 (PGF2) y la hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH) han sido usadas en la sincronización del estro y en la ovulación del bovino (3,9,14). 

La PGF causa la regresión del cuerpo lúteo y el estro es alcanzado generalmente a las 72 horas, luego del tratamiento con la hormona (10). Sin embargo, debido a la gran variabilidad de tiempo en la descarga preovulativa inducida de LH, la GnRH podría tener mucha aplicación, ya que dicho compuesto induce la descarga de FSH y LH y, además, controla el tiempo de ovulación luego de la administración de PGF (7,15). 

Trabajos realizados con PGF2 en bovinos, indican que la fertilidad de los animales sincronizados es similar a la de los no tratados (5,10). 

El estudio se realizó en ganado de carne y los objetivos fueron: 1) evaluar PGF2 en la sincronización del estro y la fertilidad diestro sincronizado; 2) determinar la efectividad de una combinación de PGF2: y GnRH en la sincronización del ciclo estral y en la subsiguiente fertilidad, posterior a la I.A., a un tiempo determinado. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

El ensayo se realizó con 188 novillos de 1, 2 y 3 años con pesos promedios de 261, 320 y 420 Kg., respectivamente, y 25 vacas con peso promedio de 519 Kg. Los animales eran de diferentes razas y cruces, y estaban distribuidos en tres lugares diferentes: Brooksville, Gainesville, y Hague, en Florida, Estados Unidos de Norteamérica (Cuadro 1). 

Los animales de Brooksville estuvieron en potreros de bahía (Paspalu notatum) y fueron suplementados con 0,54 Kg./animal/día de concentrado comercial. Las novillas de Gainesville pastorearon ryegrass (Lolium multiflorum) y trébol blanco (Melilotus alba), y recibieron 1,34 Kg./animal/día de un suplemento que consistió de 0,868 Kg. de energía neta estimada y 0,129 Kg. de proteína digestible. Las vacas y novillas de Hague estuvieron sobre bahía y trébol blanco y fueron suplementadas con 3,6 Kg./animal/día de pulpa de cítricos y melaza ad libitum. 

La PGF2 fue obtenida de los Laboratorios Upjhon, Kalamazoo, Michigan, EE.UU.. Treinta miligramos (30 Mg.) de dicha hormona fueron pesados y diluidos en 5 ml de agua estéril destilada (dosis/animal). La solución se preparó antes de su uso. La GnRH fue suplida por los Laboratorios Abbot, Chicago, Illinois, EE.UU., y fue también preparada, al momento de ser usada, en una solución de 100 microgramos en 2 ml de NaCl estéril al 0,9% (dosis/animal) .

Cuadro 1. Diseño experimental para analizar la fertilidad luego de la administración de PGF2 + GnRN en tres localidades.

Observaciones visuales, para detectar estro evidente, fueron hechas en todas las localidades, al menos dos veces diariamente (7:30 AM y 6:30 PM), durante un período de 25 días antes de la aplicación de PGF2 y GnRH. Además, en Hague y Gainesville, se usaron parches detectores de estro de la Kamer Inc., Steamboat Spring, Colorado, EE.UU. También en Hague, se usaron toros a los cuales se les adaptaron bloqueadores del pene de la American Breeders Service, Madison, Wisconsin, EE.UU.. 

El primer día de observación del estro fue designado día cero (0) ya medida que los animales fueron exhibiendo estro, se asignaron al azar, en forma consecutiva a cada uno de los tres tratamientos (Cuadro 1). 

Los animales de los tratamientos II y III, al momento de la aplicación de PGF2 fueron palpados rectálmente  para determinar presencia de cuerpo lúteo. Además, los animales del tratamiento II fueron palpados entre los días 5 y 12, luego del tratamiento con GnRH, para determinar si un nuevo cuerpo lúteo estaba presente, indicando ello una ovulación inducida de GnRH. Solamente aquellos animales que mostraron estro durante un período de siete días, luego de la PGF2 se consideraron como respuestas al tratamiento III y fueron posteriormente inseminados. 

La determinación de la preñez se hizo rectálmente entre 30 y 60 días post-inseminación. Los datos fueron analizados por la técnica del Chi-cuadrado. 

RESULTADOS Y DlSCUSIÓN 

Sincronización del estro. En el tratamiento III no se encontró relación alguna entre el día del ciclo estral, cuando se inyectó la PGF y la aparición del estro luego  de la inyección. Así, por ejemplo, el estro apareció 60 horas posterior a la inyección de PGF2 en animales  tratados entre los días 7 y 23 del ciclo estral (Cuadro 2). La mayoría de los animales que respondieron positivamente al tratamiento con PGF2 fueron observados en estro al tercero (42% de los animales) y cuarto día (57% de los animales), luego de la inyección de PGF2 lo cual es similar a resultados previamente reportados por otros autores ( 10,12,13). 

Cuadro 2. Día del ciclo estructural al inyectarse PGF2 y subsecuentes estros preñeces en el grupo III.

El intervalo entre la manifestación del estro y la inyección de PGF2 fue de 70 + 23: 74 + 14, y 110 + 4,4 horas para Brooksville, Gainesville y Hague, respectivamente (Cuadro 3). El mayor valor encontrado en Hague pudo ser debido a que la mayoría de los animales (68%) eran Brahmán y además estaban en lactación. 

El porcentaje de animales que fueron observados en estro, dentro de un periodo de siete días en las tres localidades, fue de 73,6%. Este resultado es superior a 59% y 64% de sincronización observado por Donaldson y Hansel (2) y Lauderdale at al. (11), respectivamente. El alto porcentaje de sincronización con PGF2 puede ser 2a: atribuido al hecho de que las observaciones del estro se llevaron a cabo durante 25 días antes de la administración de la hormona, y sólo aquellos animales que presentaron ciclicidad sexual fueron inyectados, luego de siete días, al menos, de haber mostrado estro. 

La no manifestación del estro en 19 animales (26,4%) del tratamiento III puede ser relacionado con diferentes factores: nutrición, stress, uso de novillas que estaban alcanzando la pubertad (muy jóvenes), lugar y raza. Además, existe la posibilidad de que algunos animales pudieron haber ovulado sin presentar signos de estro. Hansen y Cupps (4) sugieren que los animales tratados con PGF2 muestran una tendencia hacia la ovulación silente. 

No se encontró ninguna relación entre el día del ciclo al inyectarse PGF2 y GnRH, y la aparición del siguiente estro en el tratamiento II. Veintisiete de 65 animales (41%) mostraron estro dentro de un periodo de siete días post PGF2 .El intervalo desde la inyección de PGF2  hasta la aparición del estro en el tratamiento II fue de 58 + 29 y 61 + 24 horas para Brooksville y Gainesville, respectivamente (Cuadro 4). Solamente un animal mostró estro durante siete días, en Hague. Estos resultados sugieren que los 100 microgramos de GnRH aplicados en 48 horas luego de la PGF2 posiblemente causaron una supresión del estro. Peck et al. (15) administraron 5 ó 10 microgramos de LHRF y encontraron un 80% de los animales en estro entre 17 y 21 días más tarde. Ellos concluyeron que la ovulación fue inducida y que el estro no se manifestó al momento de dicha ovulación.

 Fertilidad. En el tratamiento III no se encontró ninguna relación entre el día del ciclo cuando la PGF2 fue aplicada y la tasa de preñez (Cuadro 2). 

Cuadro 3. Relación entre estro, fertilidad y estructura ovárica antes y después de PGF2 y GnRH en los grupos II y III.

 

Cuadro 4. día del ciclo estructural al inyectarse PGF2  subsecuentes estros y preñeces luego de PGF2 GnRH en el grupo II.

En los tratamientos I, II y III se encontró que el número y porcentaje de animales preñados de aquellos asignados al experimento, luego de 30 a 60 días de inseminación, fue de 27 y 36; 14 y 22, y 17 y 24, respectivamente (Cuadro 5). Estas diferencias entre tratamientos no fueron significativas. Sin embargo, el tratamiento I superó (P < 0,05) a los tratamientos II y III. Entre el II y el III no se encontraron diferencias. 

Igualmente no se observaron diferencias en porcentajes de preñez entre tratamientos, basados en el número de animales inseminados (Cuadro 6). Los resultados de tasa de preñez en las tres localidades, basados en el número de animales inseminados en cada una de ellas, mostraron diferencias significativas (P < 0,01). También hubo diferencias (P < 0,05) entre Brooksville, Gainesville y Hague; en cambio no hubo diferencia entre Gainesville y Hague. 

Las comparaciones entre localidades, basadas en el número de animales asignados, mostraron diferencias (P < 0,05). No se observó diferencia entre Brooksville vs. Gainesville y Hague. Aunque sí entre Gainesville y Hague (P< 0,05). 

Entre los factores que posiblemente influenciaron negativamente los valores de fertilidad en las localidades, pueden señalarse: inadecuada nutrición en Brooksville y el uso de animales en lactación (Brahmán) en Hague. El supuesto efecto negativo de la nutrición se basa en la pérdida de peso observada en algunos animales, lo cual pudo haber tenido una influencia negativa sobre la fertilidad (16).

Cuadro 5. Fertilidad luego de la PGF2 + GnRH de los animales asignados al experimento en la tres localidades.

 

Cuadro 6. Fertilidad luego de la PGF2 y de la PGF2+ GnRH de los animales inseminados en las tres localidades.

El promedio de pérdida de peso observada en Brooksville durante el experimento fue de 63,73 y 24,43 Kg. en novillas de 2 y 3 años, respectivamente, Por el contrario, en la misma localidad, novillas de un año mostraron una ganancia en peso de 25,80 Kg. durante el mismo periodo experimental, y una tasa de concepción más alta, basada en el número de animales inseminados aunque no se observó ninguna diferencia estadística de preñez en las diferentes edades. Solamente 20 de 87 animales, o sea 23%, resultaron preñadas en Brooksville. En contraste, las novillas de Gainesville, con mejor porcentaje de preñez, tuvieron una ganancia de peso de 33,13; 33,40, y 39,39 Kg. para 1, 2 y 3 años, respectivamente. Los datos de peso no estuvieron disponibles en Hague durante el experimento. La baja fertilidad puede ser atribuida a un nivel de nutrición deficiente, lo cual pudo haber sido adecuado para la ciclicidad sexual, pero inadecuado para el mantenimiento y crecimiento del embrión. 

Los resultados encontrados indican que el porcentaje de preñez de los animales asignados al experimento; resultó interior en los dos grupos de animales tratados, en comparación con el grupo de animales tratados en comparación con el grupo control (Cuadros 5 y 6). Sin embargo, cuando la tasa de concepción se basó en el número de animales inseminados, los tratados con PGF2 en Gainesville, tuvieron una tasa de concepción (50%) comparable al grupo control (48%). Hansel (3) reportó 41 y 53% de preñez, respectivamente, en animales tratados con PGF2 e inseminados 20= entre 72 y 80 horas luego del celo evidente. 

El menor porcentaje de preñez en los animales del tratamiento II, probablemente fue el resultado de haber inyectado la GnRH demasiado temprano. La GnRH inyectada 48 horas post PGF2 dio como respuesta hipotética, que sólo un 10% de los animales, tomando como base los porcentajes de sincronización del tratamiento III, aparecieron en un estro antes del tratamiento con GnRH (Cuadro 2). Si dicha hormona (GnRH) hubiera sido aplicada 60 horas luego de la PGF2 posiblemente un 30$ de los animales hubieran estado en celo, tal como ocurrió en el tratamiento III (Cuadro 2), lo cual concuerda con los resultados encontrados por Hansel (3), siendo éste posiblemente el tiempo más adecuado para la aplicación de GnRH, Kalra et al. (8) administraron la GnRH a 12, 24, 36, 48 y 60 horas después de la PGF2  y encontraron, luego de la aplicación de GnRH, que 10 niveles más altos de progesterona se obtuvieron cuando el intervalo entre PGF2 y GnRH era más corto. Es posible que la alteración de los niveles de esteroides haya causado la disminución de la fertilidad de los animales en el tratamiento II. 

Otra posible causa de la baja fertilidad en el tratamiento 11, pudo haber sido el momento durante el cual los animales se inseminaron, luego de la inyección de GnRH. Los animales del tratamiento II fueron inseminados 15 horas posterior a la inyección de GnRH, o sea, 63 horas luego de la administración de PGF2 .La sincronización de la descarga preovulatoria de LH, con el empleo de GnRH, puede haber reducido la amplia variabilidad en el tiempo de ovulación, luego de la inyección de PGF2 (1,17). 

Como era de esperarse, ninguno de los siete animales que presentaron cuerpo lúteo, luego de la inyección de GnRH resultaron preñados (Cuadro 3). Esto sugiere que la ovulación no ocurrió en dicho animales. Kaltenbach et al. (6) reportaron que la GnRH en novillas estimula la descarga de FSH y LH, y la ovulación ocurría siempre que un cuerpo lúteo funcional no estuviera presente. 

El hecho de que ninguno de los animales de Hague concibiera, indica que hubo una respuesta negativa en dichos animales (Brahmán) a la PGF2: Esto sugiere que existe una posible relación entre el estro tardío luego de la PGF2 lo cual pudo ser causado por la lactación y la fertilidad. Sólo seis animales de los once tratados en Hague, fueron detectados en estro e inseminados. 

Los resultados del presente experimento parecen indicar que la inseminación a la primera manifestación del estro evidente, tuvo un efecto negativo sobre la fertilidad, lo cual en cierta forma coincide con lo obtenido por Laster et al, (9).

RESUMEN 

Ciento ochenta y ocho novillas y 25 vacas fueron asignadas, al azar, a cada uno de tres tratamientos en tres lugares diferentes (Florida, EEUU), Los tratamientos fueron: I (Control), la inseminación sé hizo al ser observados los animales en estro evidente durante un período de 21 a 25 días; II, 30 mg de PGF2 aplicada entre el día 7 al 22 del ciclo estral, además de 100 microgramos de GnRH inyectada 48 horas luego de la PGF2 la inseminación artificial se realizó 15 horas post GnRH; III, 30 Mg. de PGF2 similar al tratamiento II, la inseminación artificial se hizo al momento de ser observados los animales en estro evidente, luego de la inyección de la hormona. El porcentaje de sincronización del estro, dentro de un periodo de siete días, para III fue de 73,6. El promedio de perdición del celo en el tratamiento III fue de 77 + 28 horas. Preñez basada en el número de animales asignados a cada tratamiento fue: 36, 22 y 24% para I, II y III, respectivamente. Preñez basada en el número de animales inseminados fue: 38, 22 y 32% para I, II y III, respectivamente. 

SUMMARY 

One hundred eighty eight heiters and 25 cows at three locations were randomly assigned upon detection ot estrus to three treatments: I (Control), A.I. upon detection ot standing estrus. II, 30 mg ot PGF2 and 100 Mg.of GnRH 48 hr l8ter followed by A.I. 63 hr post PGF2 III. 30 mg of PGF2 and A.I. 85 in treatment II. PGF2 (III) resulted in 73.6% ot the treated animals in standing estrus within seven days of tre8tment. The occurrence ot estrus post PGF2 was 77+28 hr for treatment III. Pregnancy based on the number ot animals assigned tor treatments I, II,and III was 36, 22 and 24% respectively. Pregnancy based on the number ot animals inseminated was 38, 22 and 32% tor treatments I. II and III, respectively.

BIBLIOGRAFÍA 

1. CHENAULT, J.R, Transitory changes in plasma progestins, estradiol and LH approaching ovulation and after protaglandins F injection in the bovine. Master's Thesis, University of Florida, Gainesville. 1973. 

2. DONALDSON, L,E. y W. HANSEL. Normal fertility obtained with synchronization of oestrus, Cattle 1 :31-36, 1973. 

3, HANSEL, W. New concepts in estrus cycle regulation for artificial breeding, Proc, of the N.A,A.B, 1973:51. 1973. 

4. HANSEN, S.D, y P,T. CUPPS. Prostaglandins F2 and estrus synchronization. J,Anim,Sci, 38:1335. 1974, (Abstr, ) 

5. INSKEEP, E,K, Potential uses of prostaglandins in control of reproductive cycles of domestic animals. J,Anim,Sci, 36:1149-1157. 1973, 

6. KALTENBACH, C.C T.G, DUNN, T,E. KISER, L,R, CORAH y A,M, AKBAR. GnRH indused release of FSH and LH heifers. J.Anim, Sci. 37:317, 1973, (Abstr.) 

7. KALTENBACH, C.C., T.G. DUNN, T.E, KISER, L.R, CORAH y G,O, NISWENDER, Release of FSH and LH in beef heifers by synthetic gonadotrothin releasing hormone, J, Anim. Sci, 38:357-362, 1974. 

8. KALPA, P.S., W.W, THATCHER, M,M. CASEY y C.J. WILCOX, Effect of GnRH in PGF in pretreated heifers. J,Anim,Sci, 39:214, 1974 (Abstr,) 

9. LASTER, D.D., H.R. GLIMP y K.E. GREGORY, Age and weight at puberty and conception in different breeds and breedcrosses of beef heifers, J.Anim, Sci. 34:1031-1036. 1972,

10. LAUDERDALE, J.W. Effects of PGF2 on pregnancy and estrous cycle of cattle. J. Anim. Sci. 35:246. 1972. (Abstr.) 

11. LAUDERDALE, J.W., B.E. SEGUIN, J.N. STELLFLUS, J.R. CHENAULT, W.N. THATCHER, C.K. VICENT y A.F. LOYANCANO. Fertility of cattle following PGF2 injection. J. Anim. Sci. 38:964-970. 1974. 

12. LOUIS, T.M., J.N. STELLFLUG, B.G. SEGUIN y H.D. HAFS. Disappearence of insected PGF2  in heifers. J. Anim. Sci. 37:319. 1973. (Abstr.) 

13. LOUIS, T.M., H.D. HAFS y B.E. SEGUIN. Progesterone LH-estrus and ovulation after prostAglandins F2 in heifers. Proc. Soc. Exp. Biol. Med. 143:152-156. 1973. 

14. LOUIS, T.M., H.D. MAFS y D.A. MORROW. Estrus and ovulation after uterine PGF2 in cows. J. Anim. Sci. 35:247. 1972. (Abstr.) 

15. PECK, C.C., J.R. REEL, W.C. DERMODY y R.W. COPPOCK. Release of luteinizing hormone (LH) in the heifers during luteal phase by intravenous and intrauterine synthetic luteinizing hormone releasing factor (LHF). J.Anim.Sci. 37:300. 1973. (Abstr.) 

16. SCHILLING, D.E. y N.C. ENGLAND. Some factors affecting reproduction in beef cattle. J. Anim. Sci. 27:1363-1367. 1968. 

17. STELLFLUG, J.N., T.M. LOUIS, B.E. SEGUIN y H.D. HAFS. Luteolysis after 30 or 60 Mg. PGF2 in heifers. J. Anim. Sci. 37:330. 1973. (Abstr.)


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 4