Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 3

Zootecnia Tropical, 3(1-2):63-80. 1985

EFECTO DE NITRÓGENO Y FÓSFORO SOBRE EL RENDIMIENTO Y VALOR NUTRITIVO
 DEL PASTO TEJANO (Dichanthilum Stap f) EN SABANAS BAJAS DE PORTUGUESA,
 VENEZUELA

Tejos Rony1, Antonia Muñoz1 y Ronal Sequera2

1Programa Producción Animal.
2
Programa Producción Vegetal.
Universidad Ezequiel Zamora, Guanare Estado Portuguesa, Venezuela.


INTRODUCCIÓN

En los llanos occidentales de Venezuela predomina la sabana de banco-bajío-estero. El reemplazo de especies nativas por introducidas, de mayor potencialidad forrajera, se ha venido realizando paulatinamente durante los últimos años. - En áreas altas y no inundables se han establecido con cierto éxito los pastos barrera (Brachiaria decumbens), estrella (Cynodon nlenfuensis), elefante (Pennisetum purpureun) y pangola (Digitaria decumbens), principalmente. Igualmente en áreas inundables se ha reemplazado parcialmente la vegetación nativa por especies como tanner (Brachiaria radicans) y alemán (Echinochloa polystachya). Pero, en áreas de transición, donde el nivel freático está muy cerca del suelo, e incluso durante algunos dias el agua permanece sobre el suelo, la elección de la especie forrajera ofrece algunas dudas. Sin embargo, durante la última década, en una finca -del Estado Portuguesa se ha establecido con éxito el pasto tejano (Dichanthium annulatus), pero se desconoce su potencialidad forrajera bajo condiciones de sabana baja. De ah! que el objetivo del presente trabajo es evaluar el efecto de tres niveles de nitrógeno y tres de fósforo sobre el rendimiento y valor nutritivo del pasto tejano.

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA 

En general, la aplicación de nitrógeno y fósforo incrementan linealmente la producción de materia seca (MS) del pastizal. En gramíneas introducidas, bajo las condiciones de los llanos occidentales de Venezuela. se han alcanzado promedios de 3,16 a 17,9 toneladas MS/ha/año (13,15). La tasa de crecimiento de gramíneas tropicales varia de 33 a 150 kg MS/ha/día (6,26). 

La densidad de un pastizal es el rendimiento de materia seca por unidad de área, dividida entre la altura promedio del pastizal (8). En gramíneas forrajeras tropicales, los valores de densidad varían entre 56 y 180 kg MS/ha/cm (24,25). 

Un parámetro interesante de evaluar en pastizales es la estimación de la extracción y recuperación de macronutrientes. A1 respecto, para condiciones de Puerto Rico, Vicente Chandler et al. (28) encontraron que en una producción promedio de 24,4 ton MS/ha, en cinco gramíneas tropicales, se extrajeron anualmente 315, 52 y 118 kg de nitrógeno (N), fósforo (P) y calcio (Ca), respectivamente. En pastos nativos, Norman (20) encontró que la recuperación de N fue de` 5 a 6% cuando no se aplicó P, y de 8 a 9% cuando este elemento se aplicó y la recuperación del N disminuyó cuando se aumentó el nivel de aplicación de N. En cambio, en gramíneas introducidas, la recuperación del N fluctuó de 30 a 70% (20,28). 

En gramíneas tropicales, lo más común es encontrar valores de 1,12 a 1,60% de N; de 0,20 a 0,50% de Ca y de 0,10 a 0,30% de P (4,5,11,12,13,14,16), pero durante el periodo seco del trópico, la composición mineral de los forrajes puede descender a 0,62% de N, 0,08% de Ca y 0,06% de P (13,27). A1 respecto, un estudio conducido por Rajwar et al. (22) encontró niveles intermedios a los anteriores, alcanzando 0,50% de N, 0,30 de Ca y 0,22% de P en planta entera de Dichanthium annulatuo. Pero a medida que se acerca la madurez fisiológica, el contenido de proteína, energía y digestibilidad disminuyeron (21,23). Por otra parte, el requerimiento mínimo para bovinos de carne, tanto de Ca como de P, es de 0,18% y puede llegar a 0,60% y a 0,43% de la materia consumida, respectivamente (7,18), y cuando el nivel proteico es inferior a 7% el consumo por el animal disminuye (17). 

Los valores de digestibilidad varían entre especies, estado fisiológico de la planta y época del año y, en gramíneas tropicales, es frecuente encontrar valores que fluctúan de 41 a 77% (2,9,10,16,17,19). 

MATERIALES Y MÉTODOS

Una comunidad muy homogénea de pasto tejano fue establecida hace cinco años sobre un suelo Inceptisol y fue elegido para estudiar el efecto de N (0, 100 y 200 kg/ha) y de P (0, 75 y 150 kg P205/ha) sobre el rendimiento, extracción, recuperación de nutrientes y valor nutritivo del pasto Dichanthium annulatus. La dosis total de urea a distribuir se fraccionó en cuatro partes; en cambio, la totalidad del superfosfato triple se aplicó al inicio del experimento. El ensayo se localizó en un potrero de posición baja de la finca "El Gavilán", en Guanare, Estado Portuguesa, Venezuela y comprendió la temporada 1980-1981. 

Cada una de las 27 parcelas experimentales (9 tratamientos x 3 repeticiones) tenían 2 m x 6 m y cada tres semanas se midieron alturas de pasto y nivel de inundación eventual; el pasto fue cortado cada nueve semanas a una altura de aproximadamente 8 cm del suelo. 

En el laboratorio de bromatología de la UNELLEZ, Guanare, se determinaron los contenidos de N según el método de Kjeldah1, de P por colorimetria y de Ca por absorción atómica, y en el laboratorio de producción animal de la Facultad de Agronomía, UCV, Maracay, se determinó la digestibilidad in vitro del pasto, según método de Tilley y Terry.

Los datos se analizaron en un diseño de bloques al azar con arreglo factorial y la comparación de medias se hizo mediante la prueba de diferencia mínima significativa (DMS). 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

Rendimiento

El rendimiento anual promedio del pasto tejano fluctuó de 10.392 a 13.371 kg MS/ha y no se lograron efectos significativos con la adición de fertilizantes (Cuadro 1), aunque se apreció una tendencia lineal en la medida en que se incrementó la dosis de éstos. E1 rendimiento promedio del pasto tejano prácticamente duplicó al encontrado por Faría y Barreto (13), que trabajaron en cuatro gramíneas tropicales bajo condiciones del Oriente de Venezuela, pero resultó levemente inferior al rendimiento medio del pasto pangola, obtenido por González (15) para la misma región del país.  

CUADRO 1. Efecto del nitrógeno y fósforo sobre el rendimiento del pasto tejano.

Fertilización
kg/ha/áño
Rendimiento kg MS/ha
Corte 1 Corte 2 Corte 3 Corte 4 Anual
N 0 6.073 2.029  1.736 781 10.619a
100 6.092  1.737 2.009  938 10.776
200 6.929 1.519 2.423 1.096  11.967
P205  0 6.498 1.645 1.798  860 10.801
75 6.242 1.621  1.872  953 10.688
150 6.353 2.019 2.498 1.001 11.871a
Promedio  6.364a  1.762b 2.056b  938C 11.120 

Los promedios por corte (P 0,01) y anuales (P 0,05) que tienen igual letra no presentan diferencias significativas entre si.

El rendimiento promedio por corte, en todos los tratamientos, descendió (P < 0,01) en la medida que se realizaron los sucesivos cortes y los valores relativos fueron 57,2%; 15,9%; 18,5% y 8,4% del rendimiento promedio anual para el primero, segundo, tercero y cuarto corte, respectivamente. Es decir, la tasa de crecimiento del pasto tejano disminuyó (P < 0,01) de 101 a 28, a 33 y a 15 kg MS/ha/día, para el intervalo anterior al primero, segundo, tercer y cuarto corte, respectivamente. El promedio general fue de 44 kg MS/ha/día y estuvo entre los rangos señalados en estudios del CIAT (6) y de Teitzel y Midleton (26). 

Desde el inicio del periodo lluvioso hasta el primer corte, existieron adecuadas condiciones climáticas y probablemente una adecuada reserva de carbohidratos no estructurales totales (CNET) que permitieron un rápido y vigoroso crecimiento del pasto tejano. En los dos cortes siguientes, existieron condiciones severas de humedad del suelo. Aproximadamente durante 100 días, el nivel freático se mantuvo entre 10 cm por debajo y 3 cm por encima del nivel del suelo y durante tres semanas el pasto soportó niveles de inundación máxima de 10 a 23 cm que causaron probablemente una detención temporal del desarrollo. Por otro lado, la adición del fertilizante nitrogenado después del primer y segundo corte, probablemente en un alto porcentaje, se lixivió (1). E1 rendimiento del cuarto y último corte de la temporada definitivamente fue el menor (P < 0,01) y la probable explicación debe buscarse en el marcado descenso de la precipitación durante noviembre y diciembre de 1980 que, a su vez, repercutió. según Black (3) en la inmovilización del P en el suelo y además que la relación hoja/tallo disminuyó, debido a la emisión del tallo floral y los CNET existentes se destinaron preferentemente a la formación de semillas.

Altura. 

La altura del pasto al momento del corte fluctuó de 29 a 92 cm y el promedio general fue de 56 cm, y no se apreciaron efectos significativos de niveles de N ni de P sobre la altura en ninguno de los cuatro cortes. Sin embargo, la altura disminuyó 
(P < 0,01) a través del periodo experimental (Figura 1) y las posibles explicaciones encontradas para rendimiento son igualmente válidas para el parámetro altura. 

La altura y el rendimiento mostraron una relación lineal a través del periodo experimental. La ecuación de predicción del rendimiento fue y = 64,317X, donde X representa la altura en cm y el valor del coeficiente de correlación r (0,907**) señaló confiabilidad en la predicción de este parámetro.

Densidad. 

La densidad del pasto tejano fluctuó de 22 a 87 y el promedio general fue de 44 kg MS/ha/cm y no se apreciaron efectos significativos de tratamiento sobre este parámetro. La densidad media del pasto tejano resultó inferior a los valores encontrados por Stobbs (24,25) en los pastos Setaria anceps, Chloris gayana y Digitaria decumbens. La densidad, al igual que el rendimiento y altura, disminuyó (P < 0,01) en la medida que ocurrieron los sucesivos cortes de la temporada, y las explicaciones encontradas para rendimiento son válidas también para densidad. 

El comportamiento de altura y densidad del pasto tejano fue similar a través del periodo experimental y la ecuación de predicción de la densidad fue y = 0,824X, donde X representa la altura en cm y el valor de r (0,855ao) resultó confiable para la predicción de este parámetro.

Extracción. 

La extracción anual de N fluctué de 43,2 a 82,1 kg/ha (Figura 2) y no se lograron efectos significativos de tratamientos, aunque se apreció una marcada tendencia a aumentar desde 46,4 a 58,7 y a 75,3 kg/ha, con niveles de 0, 100 y 200 kg N/ha respectivamente (Cuadro 2). En cambio, la extracción promedio de N por corte descendió (P 0,01) de 31,4 a 13,2; 10,4 y 5,1 kg/ha para el primero, segundo, tercero y cuarto corte, respectivamente. Esta disminución se explica por el descenso del rendimiento por corte a través del periodo experimental, puesto que el contenido de N permaneció más o menos estable a través de los cuatro cortes. La extracción anual de P fluctuó de 14,8 a 34,2 kg/ha y ascendió (P< 0,01) con niveles crecientes de P agregado al pastizal. En cambio, la extracción de P varié de 7,2 a 2,9; 3,7 y 5,8 kg/ha para el primero, segundo, tercero y cuarto corte de la temporada, respectivamente. E1 descenso (P < 0,01) en valores de extracción de P en el segundo y tercer corte se explica tanto por el bajo contenido de P en los tejidos de la planta entera como por el bajo rendimiento en material seca del pasto tejano. La extracción anual de Ca fluctué de 10,8 a 23,0 kg/ha y ascendió (P 40,05) de 11,8 a 14,8 y a 17,5 kg/ha con aplicaciones (*) de 0; 8,25 y 16,50 kg Ca0/ha respectivamente. La extracción de Ca disminuyó (P <0,01) de 5,0 a 4,3; 3,3 y 2,1 kg/ha para el primero, segundo, tercero y cuarto corte, respectivamente. La extracción acumulada promedio en pasto tejano alcanzó a 60,0; 19,7 y 14,7 kg/ha para N, P y Ca, respectivamente, y resultó sensiblemente menor a la extracción encontrada por Vicente-Chandler _et al (28) en cinco gramíneas tropicales altamente fertilizadas. En otras palabras, la relación fue aproximadamente 4;1:1 para la extracción de N, P y Ca en pasto tejano, respectivamente. 

 

CUADRO 2. Extracción y recuperación anual de nitrógeno y fósforo en pasto tejano.

Fertilización
kg/ha/año 
Extracción
kg/ha 
Recuperación %

N

0,00 46,35 a -
100.00 58,67a 12,32
200.00 75,30 a  14,48 

P

0.00 17 ,14b -
32.75 18,83 5,16 
65.50 23,00 a 8,95
Los promedios por elemento que tienen igual letra no presentan diferencias significativas al 1%.

Recuperación.

La recuperación de los fertilizantes agregados al pasto tejano, en general fue baja. Adiciones de 100 0 200 kg N/ha permitieron una recuperación de un 12 0 14% respectivamente. Estos niveles de recuperación resultaron mejores que los encontrados por Norman (20) en pastos nativos, pero resultaron muy inferiores a los valores señalados por este mismo autor para pastos introducidos. La probable explicación se debe, según Bartolomew (1), a que una buena parte del fertilizante nitrogenado adicionado al pastizal, se perdió por lixiviación. Dado que el fertilizante nitrogenado se fracción en cuatro partes y se aplicó después del corte de uniformidad, primero, segundo y tercer corte, probablemente iguales cantidades de N o incluso menores, podrían tener mejor efecto sobre el contenido de N y/o sobre el rendimiento del pasto estudiado, si las aplicaciones se hicieran al final del periodo lluvioso.

Adiciones de 75 o 150 kg P 0 /ha/año permitieron una recuperación del 5 o 9%, respectivamente. Estos valores, aunque bajos, concuerdan con datos presentados por Woodhouse (25) y se explican porque gran parte del P aplicado probablemente fue inmovilizado por aluminio (Al) y hierro (Fe) del suelo (3). 

Contenido de minerales. 

El contenido promedio de N en planta entera del pasto tejano fluctuó de 0,46 a 0,73%. La adición de urea provocó un aumento (P < 0,01) sobre el contenido de N en los tejidos de la planta, pero en cambio la adición de superfosfato triple no tuvo ninguna influencia sobre este parámetro (Cuadro 3). El contenido promedio de N resultó muy similar al señalado por Rajwar et al. (22) en esta misma especie, pero resultó definitivamente inferior al encontrado en otras gramíneas tropicales (4,5,11,12,13,14,16). Si el contenido proteico del pasto tejano es de apenas un 3,6% debería esperarse, según Mínson (17), un bajo consumo. Sin embargo, observaciones visuales fuera del experimento, permiten asegurar que los bovinos consumen la totalidad del forraje ofrecido. Este comportamiento posiblemente se explica por la alta palatabilidad y digestibilidad del pasto estudiado (Cuadro 4). 

El contenido de Ca y P no fue afectado significativamente por las variables estudiadas y fluctuó entre 0,16 a 0,20% y de 0,14 a 0,16%, respectivamente. Estos rangos de Ca y P resultaron inferiores a los señalados por Rajwar et al. (22) en este mismo pasto. Desde el punto de vista nutricional debe concluirse que el contenido promedio de Ca apenas alcanzó el nivel mínimo señalado por el NRC (18) y el CIAT (7) y que el contenido de P durante el periodo lluvioso y de transición de la sabana, está por debajo del requerimiento mínimo para bovinos de carne. 

A través de los sucesivos cortes, se apreciaron cambios en los contenidos de estos tres minerales. El contenido de N fluctuó de 0,48 a 0,76%, el de Ca de 0,08 a 0,25% y el de P de 0,11 a 0,19%. La mayor concentración (P <0,01) de N y Ca se alcanzó en el segundo corte de la temporada y la mayor concentración (P < 0,01) de P se obtuvo en el cuarto corte. Los menores contenidos (P < 0,01) de estos tres elementos se alcanzaron en el primer corte y este hecho se explica, según Gomide y Zometa (14), por el efecto de dilución de estos minerales en una mayor cantidad de materia seca del pasto. 

CUADRO 3. Efecto del nitrógeno y fósforo sobre los contenidos de nitrógeno, fósforo y calcio del pasto tejano.

Fertilización kg/ha/año

Contenido en base seca (%)
N P Ca
N 0 0,48c 0,14a 0,17a 
100 0,59ab 0,16a 0,18a
200 0,67a 0,16a  0,19a
P2O5 0 0,61b 0,14 a  0,16a
75 0,56 0,15a 0,20a
150 0,58b  0,16 a 0,18a
Promedio x 0,58 0,15 0,18

Los promedios de tratamientos para contenidos de N (P < 0,01) y de P y Ca (P < 0,05) que tienen igual letra no presentan diferencias significativas entre si.

                 

CUADRO 4. Efecto del nitrógeno y fósforo sobre la digestibilidad in vitro del pasto tejano. 

Fertilización kg/ha/año

DIVMO %

N 0 67,5 ab
100 67,3ab
200 66,7 
P205 0 65,5c
75 67,4 ab
150 67,6a
Promedió 

67,2

Los promedios con igual letra no presentan diferencias significativas entre si

      
Digestibilidad in-Vitro.

La DIVMO del pasto tejano fluctuó de 65,5 a 67,6%. La adición de urea al pastizal no afectó significativamente el porcentaje de la DIVMO, pero en cambio la adición de superfosfato triple incrementó (P < 0,05) la digestibilidad en este pasto. El valor promedio de DIVMO en este pasto, cortado cada nueve semanas, resultó superior al señalado por Barton et al. (2) y por Newman (19), y coincidió con el rango más alto reportado por Minson (17) para gramíneas cultivadas tropicales. Es decir, la DIVMO del pasto tejano es alta y puede compararse con la que se esperaría en el pasto Digitaria decumbens (17).

CONCLUSIONES

- Adiciones de N y P no afectaron la altura, densidad ni rendimiento del pasto tejano. 

- A través de los sucesivos cortes disminuyó la altura, densidad y rendimiento del pasto. 

- La extracción, de mayor a menor, fue N, P y Ca. - La recuperación del N y P, agregado como fertilizante, fue baja. 

- El contenido de Ca apenas alcanzó el limite inferior del requerimiento animal y los contenidos de N y P fueron inferiores a este requerimiento. En cambio, la digestibilidad del pasto fue alta.

RESUMEN 

Sobre una cantidad homogénea de pasto tejano (Dichantium annulatuo) se estudió el efecto de niveles de N (0, 100 ó 200 kg/ha) y P205 (0, 75 6 150 kg/ha) sobre el rendimiento, extracción y recuperación de nutrientes y valor nutritivo. El ensayo se localizó en una sabana baja de la finca "El Gavilán", Guanare, Venezuela, durante 1980-1981. Los datos se analizaron en un diseño de bloques al azar con arreglo factorial. Las variables N y P no afectaron significativamente el rendimiento, altura y densidad del pasto, y los promedios fueron 11.120 kg MS/ha, 56 cm y 44 kg MS/ha/cm, respectivamente. La extracción de P ascendió (P 0,01) con niveles crecientes de P al pasto y los promedios fueron -60, 20 y 15 kg/ha para N, P y Ca, respectivamente. La recuperación fue baja y fluctuó de 12 a 14% en N y de 5 a 9% en P. La adición de N al pasto aumentó (P <0,01) el contenido de N en planta, y los promedios fueron 0,58; 0,15 y 0,18% de N, P y Ca, respectivamente. La DIVMO aumentó (P < 0,05) de 65,5 a 67,6% con niveles crecientes de P al pastizal. En conclusión, se sugiere suplementar con N, P y Ca a bovinos que pastoreaban esta gramínea.

SUMMARY

The effect of level of nitrogen (0, 100 or 200 kg/ha) and phosphorous (0, 75 or 150 kg P205/ha) on the yield, extraction and recovery of nutrient and nutritive value was studied on Dichantium annulatum. The experiment was carried out in a low land savanna of the farm "El Gavilan", Guanare, Venezuela, during 1980-1981. Date was analyzed in a randomized block design. The variables N and P did not affect significantly the yield, height and density of the grass and the averages were 11,120 kg bM/ha, 56 cm and 44 kg DM/ha/cm, respectively. The P extraction was increased (P < 0.01) with ascending levels of P in the grass and the averages were 60, 20 and 15 kg/ha of N, P and Ca, respectively. The recovery was between 12% and 14% in N and from 5% to 9% in P. The addition of N increased (P < 0,01) the amount of N in the tissues, and the averages wore 0,58%, 0,1556 and 0,18% by N, P and Ca, respectively. The DMDOM increased (P <0,05) from 65,5% to 67,6% with increasing levels of P. The results of this research show that is recommendable to supplement the diets of beef cattle with graze in pasture dominated by Dichantium annulatum with nitrogen, phosphorous and calcium. 

AGRADECIMIENTO 

Al técnico Antonio Pineda de la UNELLEZ, que realizó las determinaciones de N, P y Ca y a la Dra. Ornella de Parra, de la Facultad de Agronomía UCV, por la valiosa colaboración en la determinación de la digestibilidad del pasto. Al estudiante de Zootecnia de la UNELLEZ, Bachiller Frank Cardozo, por la entusiasta colaboración en el procesamiento y análisis estadístico de los datos. Un especial reconocimiento al Dr. Manuel Álvarez, propietario de la finca "El Gavilán", por su valiosa colaboración logística y permanente estimulo durante la fase experimental.

BIBLIOGRAFÍA

1. BARTHOLOMEW, W. V. El nitrógeno del suelo, procesos de abastecimiento y requerimiento de los cultivos Raleigh, North Carolina State University. Boletin Técnico N° 6. 1982. 97 p. 

2. BARTON, F.E. et al. Relation ship of chemical analysis to in vitro digestibility for selected tropical and temperate grasses. Journal of Ani mal Sci. 43(2):504-512. 1976.

3. BLACK, C. A. Relaciones suelo-planta. Buenos Aires, Hemisferio Sur. pp.113-179. 1975. 

4 BLASCO L., M. y N. BOHORQUEZ A. Pastos en el Amazonas. Análisis de algunos componentes químicos Agricultura Trop. (Colombia) 24(3):175-177. 1968. 

5. BRYAN, W.W. Grazing trial on the Wallum of South Eastern Queensland. I.A comparison of four pastures. Austr.J.Exp.Agriculture and Anim.Husb. 8(34):512-520.. 1968. 

6. CENTRO INTERNACIONAL DE AGRICULTURA TROPICAL. Informe Anual del Programa de Pastos Tropicales 1979. Cali, CIAT. 1980. 186 p. 

7. CENTRO INTERNACIONAL DE AGRICULTURA TROPICAL. Programa de Pastos Tropicales. Informe 1980. Cali, CIAT, 1981. pp. 23-28. 

8. CHACON, E. Efecto de las características del pastizal sobre el comportamiento, consumo y producción del ganado a pastoreo. Revisión Científica. Ciencias Veterinarias 5(4):779-797. 1976. 

9. CHICCO, C.F. y M.H. FRENCH. Datos preliminares sobre la digestibilidad de los pastos en Venezuela. En: Jornadas Agronómicas, las., Maracay, Venezuela, 1960. Seminario de Forrajes. Maracay, Consejo de Bienestar Rural. 1961. p. 149. 

10. CHICCO, C. F., T. SHULTZ y J.J. MONTILLA. Nutrición y alimentación. En: Plasse, D y R. Salom, eds. Ganaderia de Carne en Venezuela. Caracas, s. e. 1969. pp. 205-238. 

11. DE ALBA, J. y G.K. DAVIS. Minerales en la nutrición animal. Turrialba 5(4):115. 1975. 

12. DOUGALL, H.W. y A. V. BOGDAN. The chemical composition of the grass of Kenya. The East African Agricultural J. 25:241-244. 1960.

13. FARIA M., J. y L. BARRETO M. Evaluación de cuatro gramíneas forrajeras con tres niveles de fertilización fosfórica en un suelo Ultisol al Sur del Estado Guarico. Maracay, FONAIAP, Serie A 107. 1983. 51 p. 

14. GOMIDE, J.A. y A. T. ZOMETA. Composición mineral de los forrajes cultivados bajo condiciones tropicales. En: McDowell, L. R. y J.H. Conrad, eds. Nutrición Mineral de los Rumiantes en Pastoreo. Belo Horizonte, Brasil, 1976. Memorias. Gainesville, Univesity of Florida, 1978. pp. 39-46. 

15. GONZALEZ R., M. Efecto de la altura de corte y la fertilización nitrogenada sobre el rendimiento y composición química del pasto pangola (Digitaria decuwbens Stent.'). Trabajo de Ascenso. Jusepin, Universidad de Oriente, Escuela de Zootecnia. 1975. 38 p. 

16. McDOWELL, L. R. et al. Tablas de contenido de alimentos de América Latina. Abreviada. Gainesville, Universidad de Florida, 1974. 70 p. 

17. MINSON, D.J. Nutritional differences between tropical and temperates pastures. In; Morley, F.H.M ed., Grazing Animal. Amsterdam, Elsevier Scientific, 1981. pp.143-157. 

18. NATIONAL RE SEARCH COUNCIL. Nutrient requirements of domestic animal. IV.Nutrient requirements of beef cattle. Washington, National Academy of Sciences, 1976. pp. 22-23. 

19. NEWMAN, D.M.R. The chemical composition, digestibility and intake of some native pasture species in Central Australia during winter of Experimental Agriculture and Animal Husbandry 9(4):599-602. 1969. 

20. NORMAN, M.J.T. Response of native pasture to nitrogen and phosphate fertilizer at Katherine, N. T. Australian. J.Exp.Agriculture and Anim.Husb 2(4);27-34. 1962.

21. OYENUGA, U.A. The composition and agriculture value of some grass species in Nigeria. The Empire of J.Exp.Agric. 25(99):237-255. 1957. 

22. RAJWAR, G.S. _et _al. Chemical investigation of some common fodder grasses of Garhwai Bhabar (Garhwai Himalaya). Philippine J.Sci. 109(1-2):37-39. 1980. 

23. SANCHEZ, P. A. Suelos del trópico. Características y Manejo. San José, IICA, 1981. pp. 552-624. 

24. STOBBS, T.H. The effect of plant structure on intake of tropical pastures. I.Variation in the bite size of grazing cattle. Austr.J.Agricultural Res. 24:809-819. 1973. 

25. STOBBS, T.H. The effect of plan structure on the intake of tropical pasture. II.Differences in sward structure, nutritive value, and bite size of animal grazing Setaria anceps and Chloris gayana at various stages of growth. Austr.J.Agric. Res. 24:821-829. 1983. 

26. TEITZEL, J.K. y CH. MIDDLETON. New pastures for the wet tropical coast. Queensland Agric. J. 105(2):98-103. 1979.

27. VELASQUEZ, J. Situacién de la nutrición mineral del ganado en el Estado Monagas. Trabajo de ascenso. Jusepín, Universidad de Oriente, Escuela de Zootecnia, 1978. 59 p. 

28. VICENTE CHAND LE R, J. et al. The intensive management of tropical forages in Puerto Rico. Puerto Rico University. Bulletin 187:37-40. 1964. 

29. WOODHOUSE, W.W. La fertilidad del suelo y la fertilización de los forrajes. In: Hughes, H.D., M. Heath y D. Metcalfe, eds. Forrajes. México, Continental, 1974. pp. 427-438.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 3