Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 2

Zootecnia Tropical, 2(1 y 2):39-49.  1984

DURACIÓN, FRECUENCIA E INCIDENCIA NATURAL DEL ESTRO
EN OVEJAS WEST AFRICAN EN LA MESA DE GUANIPA

L. Navarro y A. Torres


Estación Experimental de Guanipa, FONAIAP-Región Nor-Oriental, 
El Tigre, Venezuela.


INTRODUCCIÓN

Uno de los factores que limitan la productividad de las explotaciones ovinas, es la influencia que el clima ejerce sobre la reproducción en esta especie, lo cual repercute en una marcada estacionalidad de la actividad sexual de la oveja, que se restringe a la estación de otoño. Este fenómeno es común en los países ubicados geográficamente al Norte y al Sur de los trópicos de Cáncer y Capricornio respectivamente, y se pierde paulatinamente a medida que nos acercamos al Ecuador (12).

En las regiones con estaciones climáticas bien demarcadas, la incidencia del estro está asociada con la disminución del día-luz, que naturalmente se registra al pasar de la estación de verano al otoño (10). Este factor ha sido señalado como el de mayor importancia en la regulación de la reproducción ovina, seguido por otros factores como temperatura, humedad y régimen alimenticio (6,7).

Este problema de la estacionalidad reproductiva, que confrontan los criadores de ovinos en muchas áreas, ha conducido a la realización de numerosos estudios, no solo para conocer la manera como influye la duración del día-luz y la temperatura en la actividad sexual de esta especie, sino también para lograr una tecnología que permitiera obviar este fenómeno. El control de la luz ambiental ha permitido el apareamiento de ovejas fuera de la estación reproductiva normal (2,3,14), pero su aplicación es poco práctica y antieconómica. Una de las técnicas más efectivas hasta el presente y que se aplica en muchos de los países donde la actividad sexual está condicionada por el clima, es el uso de hormonas, lo cual ha permitido la sincronización del estro fuera de la estación reproductiva natural.

El propósito del presente trabajo fue en primer término determinar la duración, frecuencia y la incidencia natural del estro durante el año, en ovejas de la raza West African, y en segundo termino, conocer si existe alguna tendencia a la estacionalidad sexual de esta oveja, en las condiciones de la Mesa de Guanipa.

MATERIALES Y MÉTODOS

El ensayo se realizó durante el periodo comprendido entre enero de 1979 a diciembre de 1980, en la Estación Experimental de Guanipa, Tigre, Estado Anzoátegui, ubicada a 300 m.s.n.m., con una temperatura media anual de 26,7°C, máxima de 33,8°C registrada en abril y mínima de 20,1°C registrada en enero. La precipitación promedio observada durante los dos años fue de 1.340,45 mn. (promedio 10 años = 978,1 mm), de los cuales 1.133,9 mm (85,4%) cayo entre mayo y septiembre. La humedad relativa promedio fue de 78,5% con extremos de 73 y 82%. La insolación promedio anual fue de 7,07 h con máxima de 8,7 h en el mes de febrero y mínima de 4,8 h en el mes de junio. Durante la estación lluviosa (mayo-septiembre), la insolación promedio fue de 6,19 h mientras que en el resto del año el promedio observado fue de 7,68 h. Se utilizaron ovejas de 3 a 4 años de edad de la raza West Afrícan, con peso superior a 32 kg, y en numero que varió de 56 animales en el periodo enero-marzo a 67 durante el resto del año. Los animales fueron mantenidos a corral abierto y sometidos a un régimen alimenticio consistente en heno del pasto Digitaria swazilandensis , más el suministro de 200 g/cabeza/día de un concentrado elaborado a base de: harina y cáscara de maní, sorgo y melaza, en las proporciones de 20, 30, 40 y 10% respectivamente, y sales minerales ad libitum.

Se utilizo el sistema de monta-controlada, con machos vasectonizados, impregnados de pintura en la región pectoral (oxido rojo + grasa). Para la anotación de la hora de inicio del celo se tomo como criterio la aceptación del macho (primera monta). Una vez detectado el celo, la oveja era separada del grupo y rotada entre dos corrales pequeños con machos diferentes. Esta práctica se aplico con el objeto de evitar falta de interés del macho por otras hembras, en el grupo grande, y al mismo tiempo para hacer anotaciones mas exactas sobre la hora de culminación del celo.

Las observaciones se realizaron continuamente, entre las 6 a.m. y 7 p.m. lo cual permitió chequear la hora de inicio y/o culminación de la totalidad de los celos registrados.

La frecuencia de la ocurrencia del estro, fue determinada en base al período de tiempo transcurrido entre uno y los ciclos subsiguientes. Para el cálculo del porcentaje mensual de incidencia del estro se tomo el numero de ovejas montadas en relacion al número de ovejas sometidas al macho.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En un total de 256 observaciones en las cuales se pudo chequear la hora de inicio y culminación del celo, realizadas mayormente entre el período enero-junio, se encontró que la duración media del estro fue de 30 ± 10,1 h con mínima de 10 y máxima de 53. El 69,1% de los celos tuvieron una duración entre el lapso de 15 a 30 horas. En un trabajo realizado en el Estado Zulia en ovejas de la misma raza se reporto una duración de 27,9 ± 2,6 h (5). Estudios similares llevados a cabo en otros países, sobre diferentes razas, reportan una duración media muy próxima a la observada en el presente trabajo. Así tenemos que en 1.235 períodos de celo, observados en ovejas Hampshire y encastadas con Rambouillet, la duracián del período estral fue de 29,33 h (3) y en ovejas Rambouillet y encastadas con Columbia, Dorset y Hampshire la duracion fue de 30 h (13). Sin embargo, existen razas ovinas que exhiben un estro prolongado, como es el caso de la Finnish Landrace, en la que la duración media del estro es de 51,45 h (8).

En 880 observaciones realizadas entre el lapso de 6 a.m. a 7 p.m. en las cuales se chequeo la hora de inicio se encontró que 78,3% de las ovejas entraron en celo en horas de la mañana y 21,7% en horas de la tarde.

La frecuencia de la ocurrencia del astro se estudio en 357 observaciones, encontrándose que la longitud media del ciclo estral de la razas West African en las condiciones de la Mesa de Guanipa fue de 17,5 ± 1,6 días, con mínima de 14 días y máxima de 25 días. Este valor coincide con el reportado por GONZALEZ (5) y similar a los informes de investigadores de otros países para las razas Merino (11) con una duración de 17,3 días y Rambouillet con 17,5 días (1). En otro trabajo donde se estudio la longitud del ciclo estral, en ovejas tratadas con estradiol (4), se encontró una duración media de 17 días en el grupo no tratado.

En la Figura 1, se presenta la distribución mensual de la incidencia media del estro observada, en ovejas de la raza West African, en la Mesa de Guanipa durante el período 1979-1980. La incidencia del estro es expresada en términos del porcentaje de ovejas que manifestaron estro, del total de ovejas expuestas al macho. Este porcentaje de incidencia del estro vario de 94%, registrado en los meses de enero y marzo a 79'/, en el mes de mayo con un promedio anual de 87,25%. El promedio mensual de estros por oveja durante el período de estudio fue de 1.6%. Estas observaciones indican que, en las condiciones de la Mesa de Guanipa, las ovejas están sexualmente activas durante todo el año, lo cual es contrario a las observaciones de GONZALEZ (.5) quien, en las condiciones del Estado Zulia, encontró dos períodos de estacionalidad sexual para ovejas de la misma raza: uno que corresponde al lapso abril-junio y otro a septiembre-noviembre.

A objeto de determinar si en las condiciones en las que se realizo el presente estudio, existe alguna influencia del clima sobre la incidencia mensual del estro, se analizaron los valores de este factor, en relación a los de la precipitación, temperatura o insolación.

Fig. 1 Distribución mensual de la incidencia del celo en ovejas West African durante los años 1979-1980

Figura 2. Interrelación entre la exhibición del estro y la precipitación.

Fig. 1 Distribución mensual de la incidencia del celo en ovejas West African durante los años 1979-1980

Figura 2. Interrelación entre la exhibición del estro y la precipitación.

 

En al figura 2, se presenta la curva de la precipitación media mensual y la del porcentaje de incidencia del estro, entre cuyos valores no existe correlación.  Durante la estación lluviosa (mayo-setiembre), el valor promedio de la incidencia del estro fue de 87%, siendo la precipitación acumulada para ese período de 1.133,9 mm, mientras que para la estación seca (octubre-abril), el promedio de incidencia fue de 87,42% para una precipitación acumulada de 206,5 mm.

Figura 3. Curvas de la incidencia mensual del estro (5), insolación (h) y temperatura media en el Tigre, estado Anzoátegui.

Figura 3. Curvas de la incidencia mensual del estro (5), insolación (h) y temperatura media en el Tigre, estado Anzoátegui.

En la figura 3, muestra la curva del porcentaje de incidencia del estro, la insolación (horas), y la temperatura media (°C). No se encontró correlación entre la incidencia del estro y la insolación, a pesar de que a partir del mes de mayo, cuando comienza la estación lluviosa, hay una reducción en las horas de insolación, por efecto de la nubosidad predominante durante esa época.

En el Cuadro 1 se indica el porcentaje de la incidencia del estro en relación con algunos de los factores considerados.

Cuadro 1. Relación entre incidencia del estro y algunos factores climáticos

Estación Climática

Período

Incidencia del estro %

Precipitación acumulada
 mm

Promedio insolación
h

Temperatura media  °C

Lluviosa

May-Sep

87,0

1.133,9

6,19

26,74

Seca

Oct-Abr

87,4

206,5

7,68

26,74

PROMEDIO ANUAL

87,2

1.340,4

7,07

26,74

La curva de la temperatura media es casi constante durante todo el año, por lo tanto no se aprecia ningún efecto de este factor sobre la incidencia del estro. El período de la temperatura media es igual en ambas estaciones climáticas.

CONCLUSIONES

En la oveja West African los valores de los parámetros duración del estro y la longitud del ciclo estral registrados en las condiciones tropicales de La Mesa de Guanipa, están enmarcados entre los observados para otras razas en otros países del mundo.  Por otra parte,  se concluye que las ovejas están activas sexualmente durante todo el año, lo cual es una gran ventaja para la explotación ovina en nuestras condiciones, pudiéndose programar la reproducción de acuerdo a las necesidades del mercado y a las condiciones de mejor disponibilidad de alimento dentro la finca.

RESUMEN

Para conocer la actividad sexual de ovejas de la raza West African, en las condiciones de la Mesa de Guanipa, El Tigre, Estado Anzoátegui, fueron sometidas a observación diaria entre 6 a.m. y 7 p.m. un grupo de ovejas en número que varió entre 56 y 67, mantenidas a corral abierto y en contacto continuo con machos vasectomizados impregnados con pintura en la región pectoral. El estudio se realizó entre enero de 1979 y diciembre de 1980 en una área ubicada a 300 m.s.n.m., con las siguientes características climáticas: precipitación anual 1.310,45 mm de los cuales 1.133,9 mm cayeron entre mayo-septiembre, considerada como estación lluviosa; temperatura media anual 26,7°C, con máxima de 33,8°C, registrada en abril y mínima de 20,1°C, en enero; insolación media anual 7,07 h con medidas de 6,19 h y 7,68 h para la estación lluviosa y seca (oct-abr.) respectivamente. La duración del estro observada fue de 30 ± 10,1 h con mínima de 10 y máxima de 53 h y estando el 69,1% entre el lapso de duración de 15 a 30 horas. El 78,3% de las ovejas entraron en celo en horas de la mañana. La longitud del ciclo estral fue de 17,5 ± 1,6 días con rango de 14 a 25 días. El porcentaje promedio de la incidencia de celo fue de 87,25%, con extremos de 94% y 79%. El promedio mensual de celos/oveja fue de 1,6. Estos valores indican que las ovejas están sexualmente activas durante todo el año. En consecuencia la época de monta para las explotaciones ovinas de la zona pueden planificarse a conveniencia del productor. No se observo correlación entre el porcentaje mensual de incidencia de celo con la precipitación, insolación y temperatura.

SUMMARY

To find out about sexual activity of byast African sheep in the Mesa de Guanipa, Fl Tigre, Fstado Anzoátegui, a group from 56 to 67 ewes were kept in an open corral, with vasectomized rans painted on the brísket, and daily observations were carried out hetween 6 a.m. ant 7 p.m. 11ze study rns conducted between January 1, 1979 and December 30, 1980, in an area located at 300 m.a.s.l. with tt-e Following climatic conditions: annual precipitation 1,340.45 mm of which 1,133.9 mn fell between May and September, considered as the rainy season; annul. mean mean temperature 26.7°C, with maximum of 33.8°C and minimin of 20.1°C; annual mean insolation 7.07 h with means of 6.19 h and 7.68 h for the rainy a dry season respectively. The mean duration of estrus was 30 ± 10.1 h with minirman of 10 h and mximum of 53 h being 69.1% between 15 and 30 hours. Atonal of 78.3% of ewes came into heat during the morning. Length of estrus cycle was 17.5 ± 1.6 days, with a rank of 14 to 25 days. The mean percentage of estrus incidence during the study period was 87.25, the lowest occurring in May (79Y) and the highest in January and March (94%). Ewes stowed a monthly mean of estrus of 1.6. These results indicate that ewes in the Mesa de Guanipa are sexually active' thoughout the year, and that breeding season can be planned at any time, according to marked and producers convenience. No correlation was foond between estrus incidence and precipitation, bright sunshine and temperature.

BIBLIOGRAFÍA

1. DE ALBA, J. Reproducción y genética animal. Turrialba, Costa Rica. Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas. 399 p. 1964. I

2. DUCKER, M.J. y BOWMAN, J.C. Photoperiodism in the ewe. An attempt to induce sheep of three breeds to lamb every eight months by artificial daylength changes in a non-light proofed building. Anim. Prod. 14: 323-334. 197,2.

3. FRASER, A.F. y LAING, A.H. Oestrus induction in ewes with standard treatments of reduced natural light. Vet. Rec. 84: 427-430. 1969.

4. GINTHER, O.J. Length of estrus cycle in sheep treated with estradiol. Am. J. Vet. Res. 31: 973-975. 1970.

5. GONZALEZ, C. Trabajos sobre reproducción y crecimiento en ovinos y caprinos. VI Seminario Nacional de Ovinos y Caprinos. San Cristóbal, Venezuela. 1980.

6. GORDON, I. The use of progesterone and serum gonadotrophin (PMS) in the control of fertility in sheep. Ii. Studies in the extraseasonal production of lambs. J. Agric. Scl. 50: 152-196. 1958.

7. HULET, C.V., PRICE, C.A. y FOOTE, W.C. Effects of variation of light, month of year and nutrient intake on reproductive phenomena in ewes during the breeding season. J. Anim. Sci. 27: 689-690. 1968.

8. LAND, R.B. A relationship between the duration of oestrus, ovulation rate and litter size of sheep. J. Repr. Fort. 23: 49-53. 1970.

9. McK EN ZIE, F.F. and TERRIL, C.E. Estrus, ovulation and related phenomena In the ewe. MI s. Agr. Exp. St a. Res. Bull. N° 264. 88 p. 1937.

10. SMITH, I.D. The effect of constant long daily photoperiod upon the owtset of puberty In ewes. J. Agric. Sci. 69: 43-45. 1967.

11. TH WAITE S, C.J. Exogenous progesterone and oestrus cycle lenght In the ewe. J. Agric. Sci. Comb. 77: 147-149. 1971.

12. TURNER, H.N. Some aspects of sheep breeding In the tropics. Aust. J. Agric. Res. 22: 31-37. 1970.

13. WIGGINS, E.L., MILLER, W.W. y BARKER, H.B. Age at puberty in fall born ewe lambs. J. Anim. Scl. 30: 974-977. 1970.

14. WILLIAMS, H.L. y LAING, J.A. The fertility housed sheep with special reference to photostimulation. Anim. Breed. Abstr. 39: 722.1971.


^

Zootecnia Tropical > Sumario de la Colección > Volumen 2