Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 51  >  Articulo

Agronomía Tropical 51(4): 467-484. 2001

TRABAJO ESPECIAL

EL ESTUDIO DE LA CIENCIA DEL SUELO EN 50 VOLÚMENES DE AGRONOMÍA TROPICAL

Julia Gilabert de Brito*

*Investigadora jubilada. INIA. Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias.
Instituto de Investigaciones en Recursos Agroecológicos.
Apdo. 4653. Maracay 2101, estado Aragua. Venezuela.


RESUMEN

Esta reseña se basó en el resultado de agrupación de los trabajos dentro de algunas de las siguientes grandes categorías temáticas, a saber: I.- Evaluación del estado nutritivo de los suelos venezolanos y su relación con la fertilización y encalado de diferentes cultivos, lo cual representa el 70% de la investigación publicada. II.- Reconocimiento de unidades de suelo, caracterización físico-química y clasificación y génesis del suelo, correspondiendo con el 18% de los artículos y III.- Agroclimatología y zonificaciones agroclimáticas de cultivos, constituyendo con el 12% de lo publicado sobre esta categoría. En términos generales puede decirse que el 25% del total de 1488 artículos, notas técnicas e informaciones varias contenidas en los 49 volúmenes completos y en el primer número del volumen No. 50, de la revista Agronomía Tropical, se corresponden con áreas temáticas de la Disciplina Suelos. La consideración del contenido de los 377 trabajos relacionados con los aspectos de suelos y materias afines, permite señalar que todas las áreas temáticas de está disciplina se hallan presentes en mayor o menor proporción.

INTRODUCCIÓN

Se realiza esta reseña y el análisis de lo publicado sobre la disciplina suelos y materias afines durante los 50 años de existencia de la Revista Agronomía Tropical tomando en cuenta en tres grandes orientaciones, a saber: I.- Evaluación del estado nutritivo de los suelos venezolanos y su relación con la fertilización y encalado de diferentes cultivos. II.- Reconocimiento de unidades de suelo, caracterización físico-química y clasificación y génesis del Suelo. III.- Agroclimatología y zonificaciones agroclimáticas de cultivos.

En cada agrupación temática se expresa su alcance, comentando así los aspectos más resaltantes de los contenidos de los artículos.

I.- Evaluación del estado nutritivo de los suelos venezolanos y su relación con la fertilización y encalado de diferentes cultivos.

Alcance: Este marco de referencia incluye todos los estudios de respuesta a las aplicaciones tanto de fertilizantes como al encalado, conducidos bajo diferentes condiciones experimentales y factores edafoclimáticos. Así mismo se consideran los estudios de selección y calibración de métodos químicos para establecer su capacidad de predecir la disponibilidad de macro y micro nutrimentos para las plantas. Este marco de referencia incluye también los estudios sobre nutrición mineral de plantas, como respuesta a las aplicaciones de elementos nutritivos al suelo y/o como medida de la tolerancia de las variedades e híbridos a condiciones de suelos ácidos y los estudios sobre distribución y caracterización del sistema radical de diferentes cultivos.

Ciertamente los trabajos sobre fertilidad de suelos, fertilización, estudios sobre nutrición mineral de cultivos y de patrones de distribución de raíces en diferentes perfiles de suelos, constituyen las orientaciones que recibieron más atención por parte de los investigadores que publican en esta tradicional revista agrícola venezolana (Cuadro 1).

CUADRO 1. Distribución cronológico del número total de artículos, notas técnicas e informaciones generales en tres grandes categorías temáticas.


Década Fertilidad de Suelos  Génesis y caracterización físico-química Zonificación agroecológica  Total

1951-1959 12 7 ---- 19
1960-1969 11 6 14 31
1970-1979 98 18 22 138
1980-1989 71 9 6 86
1990-1999 69 29 2 100
2000 3 ---- ---- 3

Total

264 (70%) 69 (18,0%) 44 (12,0%) 377

 

La mayor parte de los cultivos que forman parte de la dicta básica del venezolano tales como el arroz, el maíz y la caraota, han sido objeto de investigaciones sobre su comportamiento bajo efecto de la fertilización, encaladado y riego entre otros. Igualmente, se hallan publicados trabajos sobre zonificación de la caraota.

Trescientos ocho resultados de investigaciones en campo o invernadero se relacionaron con el comportamiento de cultivos (Cuadro 2). El grupo de cultivos más estudiado es el de los cereales, pues estos cultivos intervinieron en 86 de esas 308 trabajos. Dentro de este grupo, el maíz intervino en el 20% de esos casos. Esto permite señalar que las investigaciones conducidas durante esos 50 años han atendido preferencialmente a dos cultivos de la dieta básica del venezolano, es decir el maíz y el arroz.

 

CUADRO 2. Artículos de fertilización y encalado, riego y estudio del sistema radical por rubro, publicados en Agronomía Tropical (1951-2000).


Grupos de Rubros No. Casos p/rubro No. Casos p/grupo %

Caña de azúcar 11 11 4,0

Cereales Arroz 07
Maíz 62 86 28,0
Sorgo 16
Trigo 01
....
Estimulantes Cafeto 07 09 3,0
Cacao 02

Frutales Mayores Aguacate 07 46 14,0
Cítricos 16
Durazno 01
Guanábana 02
Guayaba 02
Mango 13
Merey 01
Níspero 03
General 01

 

../...continuación Cuadro 2

 


Grupos de Rubros No. Casos p/rubro No. Casos p/grupo %

Frutales Menores Melón 01 10 3,5
Mora 01
Parcha granadina 01
Parchita 01
Vid 06

Hortalizas Cebolla 02 11 4,0
Pimentón  02
Tomate 07

Leguminosas  Arveja 02 26 8,5
Caraota 10
Fríjol 07
Quinchoncho 01
Soya 06

Mucaseas

....Oleaginosas

07 07 2,0
Ajonjolí 10 30 10,0
Maní 09
Palma aceitera 01

Pastizales 31 31 10,0
....
Raíces Batata 03 12 4,0
Papa 05
Yuca 04

Textiles  Algodón  11 11 3,5
Árboles Forestales Pino Caribe 01 02 0,5
General 01

Varios Bora 01 16 5,0
Cultivos gral. 09
Palma datilera  01
Palma llanera 01
Quinua 01
Plantas silvestres 01
Tabaco 01
Vegetación natural  01

Total 

308 casos 


 

Le siguen en importancia en cuanto a investigaciones publicadas en esta revista, los frutales. Sobre frutales mayores, aguacate, cítricos, durazno, guanábana, guayaba, mango, merey, níspero y frutales en general, se realizaron en 46 investigaciones y sobre los frutales menores tales como rnelón, mora, parcha, parchita maracuya y vid en 10 casos. Así los cultivos frutales llamaron la atención de los investigadores en 18% de los casos que entraron en este análisis.

Sin duda las investigaciones los cultivos frutales se hallan estrechamente relacionados con los estudios sobre la distribución del sistema radical de esos cultivos en función del perfil del suelo y con los estudios de nutrición mineral y calidad de los frutos. Mayoritariamente estos trabajos fueron conducidos por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP).

Treinta y un artículos reseñan el comportamiento de los pastizales, sean naturales o cultivados, en relación con las condiciones de suelo o como respuesta a la fertilización. Este número representa el 10% de los 308 casos que tratan sobre el comportamiento de cultivos.

En la serie histórica analizada, se encuentran también las oleaginosas con 30 casos y las leguminosas con 26 casos: 10 con caraota, 7 con frijol, 6 con soya, 2 con arveja y 1 con quinchoncho. Las hortalizas, en particular la cebolla, el pimentón y el tornate fueron utilizados en 11 ensayos.

En cuanto a investigaciones con árboles forestales, se encuentran publicados sólo 2 artículos, uno sobre arborización de zonas áridas y otro sobre aptitud de tierras para pino caribe en Monagas.

Este análisis evidencia la trayectoria histórica de las orientaciones que se le han ido dando a los estudios de suelos en el país, fundamentalmente por los funcionarios del FONAIAP, hoy INIA. La mayor parte de los trabajos de investigación emprendidos entre 1951 y 1959 enfatizan la utilización de la técnica del análisis foliar para entender el comportamiento y nutrición mineral de los cultivos.

Así, desde 1954 se presentan los resultados sobre la influencia del suelo tanto en la composición química de las plantas como en el rendimiento y aprovechamiento de elementos nutritivos.

Con la comprensión del predominio de suelos ácidos y de baja fertilidad que existen en el país, investigadores como el Dr. Iljin y el Dr. Schultz inician investigaciones y publican sus resultados sobre metodologías de referencia para el análisis foliar en pastizales y sobre la caracterización y efectividad agronómico de fuentes de fertilizantes como la roca fósforica.

Destacan los resultados de los estudios que utilizaron fuentes de fósforo de lenta liberación como la roca fosfórica, para cubrir los requerimientos de este elemento esencial que se halla altamente deficiente en suelos ácidos que sustentan pastizales naturales, cultivos alimenticios y bosques. En artículos publicados posterior a esta década se retoma la utilización de esta fuente de fósforo.

Son descritos los resultados analíticos obtenidos con el objeto de introducir el análisis foliar como un medio de diagnosticar las deficiencias de nitrógeno y potasio en los cultivos de algodón en los estados Cojedes y Portuguesa. Se señalan criterios interpretativos de suficiencia o deficiencia de nitrógeno en plantas. En otros casos, se describen con detalle metodologías para el análisis foliar, señalando que la técnica que proponen es más rápida y precisa que el Kjeldahl, proponiendo trabajar sobre cenizas obtenidas por combustión húmeda.

Es importante señalar que en los trabajos publicados en Agronomía Tropical, relativos a fertilizantes, la mayor parte de los resultados fueron obtenidos bajo las orientaciones del International Soil Testing Project, liderizado por la Universidad de Carolina del Norte. El propósito fundamental de ese proyecto fue el de seleccionar métodos de laboratorio y calibrarlos a nivel de campo con distintos cultivos, para diagnosticar el nivel de fertilidad de los suelos y crear instructivos para la dosificación de abonos y calizas a aplicar en diversas condiciones agroecologicas del país.

Los trabajos de Rafael González Troconis y colaboradores, más tarde los de Isaura López de Rojas, Ricardo Ramírez, Tania Rodríguez Salazar y, en 1999, de Isabel Helena Arrieche, los cuales siguen esas orientaciones y abarcan una amplia gama de cultivos en diversas regiones del país, fueron difundidos a través de esta revista. Son de particular relevancia los trabajos de selección y calibración de análisis de suelos en función de los requerimientos nutricionales de los cultivos, los cuales condujeron al establecimiento de algunos métodos de análisis como Herramientas de diagnóstico para predecir la mayor o menor disponibilidad en el suelo del fósforo, potasio, calcio, magnesio y micronutrimentos para las plantas y consecuentemente la utilización más racional de los fertilizantes, calizas y roca fósforica que se aplican a los cultivos para la obtención de óptimos rendimientos.

Los investigadores que a partir de 1974 comenzaron a publicar los resultados que iban obteniendo fueron preclaros sobre la importancia y transcendencia de esos estudios, los cuales hasta el día de hoy constituyen referenciales para la dosificación de los fertilizantes y el encalado a nivel nacional. Con estas orientaciones se encuentran resultados obtenidos en caña de azúcar en Yaracuy; maíz en Barinas, Portuguesa, Coiedes, Yaracuy, Aragua, Carabobo y Llanos Orientales; con maní en los Llanos de Monagas; con algodon y sorgo en suelos ácidos; tomate en Lara y Zulia, melón en Zulia y pastizales en Guárico.

La relevancia de los trabajos de la investigadora lsaura López de Rojas se fundamenta en que están orientados a resolver las limitantes de acidez que cubren el 32% de las tierras del país, lo cual incide desfavorablemente en el Optimo desarrollo de la mayoría de los cultivos; los estudios responden a un proceso de investigación concebido a largo plazo, en el cual anualmente se van publicando los resultados obtenidos, para finalmente desarrollar criterios de interpretación de análisis de suelos para predecir requerimientos de encalado que integran las características de textura del suelo, pH del suelo, la disponibilidad de calcio como nutrimento, y las exigencias nutricionales de distintos cultivos.

Como parte del mejoramiento de los suelos ácidos del país, se destacan los estudios que utilizaron fuentes de fósforo de lenta liberación como la roca fosforica, para cubrir los requerimientos de ese elemento esencial que se halla altamente deficiente en suelos ácidos que sustentan pastizales naturales, cultivos alimenticios y bosques.

Adicional a este último tipo de estudio, en Agronomía Tropical existe abundante literatura sobre el estudio del sistema radical especialmente en cultivos perennes.

En 1977 el investigador Luis Avilán R., establece corno pauta metodologica el método del monolito, el cual permite evaluar la influencia de la macroposidad, y microporosidad y la densidad del suelo sobre el desarrollo radical de los cultivos.

Igualmente, estudió el sistema radical de diversos cultivos con diferentes técnicas, bajo condiciones de campo y de control. En 1979, basado en los resultados de un ensayo sobre "Efecto del subsolado y bancales en suelos pesados sobre el comportamiento del cambur pigneo gigante", llevado a cabo en el Campo Experirnental Padrón del estado Miranda, Avilán deriva el artículo sobre distribución del sistema radical del cambur pigneo gigante bajo 4 sistemas de manejo de suelos. Así mismo, en 1980 y 1981, utiliza otras técnicas de evaluación del sistema radical de cultivos, utiliza tanto el método del monolito como el método de contaje de raíces, diámetro y número de raíces por cada horizonte de suelos, para el mango y el grapefruit.

Algunos estudios sobre absorción de sustancias nutritivas enfatizan las relaciones entre el contenido de nutrimentos en la concha, pulpa, testa y almendra del mango con la producción. Estudios posteriores conducidos también por el investigador Gastón Laborem, asocian el contenido de nutrimentos con la calidad de frutos.

II.- Reconocimiento de unidades de suelo, caracterización físico-química y clasificación y génesis del suelo.

Alcance: Se incluyen los trabajos de tipificación de los suelos representativos de distintas áreas del país, haciendo énfasis en la caracterización físico-química de los mismos o de alguno de sus componentes. De igual forma, la clasificación de los mismos de acuerdo al sistema de clasificación americano según alguna de sus aproximaciones. Los trabajos más recientes sobre variabilidad dentro de unidades edáficas son contemplados dentro de esta agrupación (Cuadro 1).

En los aspectos de clasificación y génesis del suelo, destacan los siguientes trabajos: En 1960 se publican noticias relativas a la 3ra Reunión Técnica sobre Suelos, incluyendo amplia información sobre los criterios básicos adaptados para iniciar la clasificación de suelos del país en Grandes Grupos, mediante la utilización de la 7ma Aproximación del Sistema de Clasificación de Suelos de los Estados Unidos. En la parte de discusión general sobre NORMAS Y MÉTODOS de trabajo en la clasificación de suelos se enfatiza la necesidad de uniformar los métodos de trabajo y estudiar la conveniencia de acoger como oficial algunos de los sistemas de clasificación existentes.

En estrecha concordancia con lo esbozado en esta reunión técnica el Dr. M. Mariño en 1964, en el trabajo intitulado "Estudio edafológico de algunos grandes grupos de suelos", marca pauta en lo relativo a métodos analíticos de referencia para caracterizar y clasificar suelos según la 7ma Aproximación de la Clasificación Americana, métodos de referencia que se hallan aún vigentes hoy en día. Se describen las determinaciones de: análisis granulométrico y separación de 5 fracciones de arena; pH del suelo tanto en agua como en cloruro de potasio 1N para 3 relaciones suelo-solución: pasta 1:1 y 1:10; determinación de carbono orgánico mediante el método de oxidación húmeda, con la variante colorimétrica; densidad aparente utilizando un método propuesto por el mismo autor empleando el volumenómetro de mercurio de Amsler; conductividad eléctrica del extracto de saturación; capacidad de intercambio catiónico y cationes intercambiables; fósforo por ácido cítrico al 1%; estudio de la fracción arcilla mediante la composición centesimal y las razones moleculares. Así como el procedimiento para la caracterización mineralógica de las arcillas mediante la técnica de difracción de rayos X.

Este trabajo marca pauta en cuanto a las metodologías utilizadas para realizar los análisis físico-químicos y mineralógicos con el objeto de caracterizar y clasificar taxonómicamente perfiles de suelos representativos del país. Es importante destacar, que la adaptación de esos procedimientos analíticos en el Laboratorio de la Sección de Suelos del Centro de Investigaciones Agronómicas (CIA), quedaron establecidos como procedimientos de referencia para ese propósito y se encuentran aún vigentes en el Laboratorio de Suelos del Instituto de Investigaciones en Recursos Agroecológicos del CENIAP. Esos procedimientos de referencia sirvieron para caracterizar más de 1000 perfiles de suelos representativos de todo el país y al mismo tiempo fueron también adaptados en laboratorios de suelos del antiguo Ministerio de Obras Públicas, de las Facultades de Agronomía de distintas universidades y en algunos laboratorios privados.

Este trabajo, publicado en 1962 es el resultado de una investigación que se emprende como respuesta a la situación que se venía observando en estos cultivos comerciales, los cuales presentaban deficiencias de potasio a pesar de ser abundantemente abonados con ese elemento. Se plantea la hipótesis de la retención de potasio por el suelo y su posterior transformación a formas inasimilables por las plantas, en suelos calcáreos de esa Cuenca. Esa investigación integra en un mismo trabajo la comparación de métodos a nivel de laboratorio y analiza críticamente la forma como es aplicado el fertilizante potásico al voleo y en la superficie del suelo. Ciertamente desde ese año se sienta pauta para el estudio de un elemento fertilizante. En trabajos posteriores se retoman estas orientaciones de caracterización del potasio, pero para la amplia gama de suelos ácidos del país.

En 1968 el artículo intitulado "Investigaciones sobre posibles áreas seleníferas en Venezuela" de D. Ortiz, la investigación respondió a inquietudes manifestadas al Ministerio de Agricultura y Cría por los Drs. Kerdel Vegas y,íacinto Convit, del Instituto Nacional de Nutrición, quienes observaron pérdida de pelo en pacientes que ingirieron la semilla de "coco de mono". El trabajo presenta resultados de una selección de métodos a nivel de laboratorio y análisis de plantas silvestres localizadas en áreas de Portuguesa y Lara.

En concordancia con las recomendaciones sugeridas durante la 3ra Reunión Técnica sobre Suelos, y como resultado de la adopción en el país del Sistema de Clasificación de Suelos de la 7ma Aproximación, el investigador Juan A. Comerma sintetiza los resultados de la aplicación de ese sistema en el país. Este sistema evoluciona posteriormente al Soil Taxonomy y, en gran parte de los trabajos sobre suelos publicados en Agronomía Tropical se encuentran enunciados, bien sea en el título o en el texto, los nombres que se corresponden con alguno de los ordenes jerárquicos de esa clasificación de suelos. En este trabajo publicado en 1971, se deja cuenta que ese Sistema de Clasificación de suelos de la 7ma Aproximación se viene aplicando en Venezuela desde el año 1960 e indudablemente ha traido como consecuencia una mejor descripción y caracterización de los suelos venezolanos y el uso de un lenguaje más preciso entre los edafólogos y la correspondencia entre los suelos clasificados por su grado de evolución y las diferentes posiciones que ocupan en el paisaje, tal es el caso de valles aluviales con terrazas y ciertos tipos de vegetación los cuales han resultado satisfactorios.

Del mismo autor e igual año, en el trabajo "Los principales suelos y paisajes del estado Apure", sintetizan descriptiva y cartográficamente los grandes grupos de suelos que predominan en ese estado.

Sin duda que el trabajo sobre "Montaje y Conservación de Micromonolitos", publicado por el investigador Fernando Granados en 1972, sentó pauta en el país y al mismo tiempo constituyó la base metodológica para la creación del Museo de Suelos del CENIAP y de las colecciones de micromonolitos existentes en diversos centros de investigación estatales del INIA y constituyó la base para la creación a nivel nacional de la Red de Centros de Información y Referencia de Suelos (CIRS), que se han ido creando entre los Departamentos de Suelos de distintas universidades: UCV, UCLA, LUZ, UNERG, entre otras.

Doble propósito cumplen los trabajos sobre caracterización de suelos ácidos, los de caracterización propiamente dichos y aquellos que conllevan a desarrollar criterios de interpretación de análisis de suelos para predecir requerimientos de encalado que integran las características de textura del suelo, pH del suelo, la disponibilidad de calcio como nutrimento, y las exigencias nutricionales de distintos cultivos. Específicamente el artículo sobre "Caracterización de suelos ácidos", fundamenta sus resultados en el procesamiento de 808 muestras de suelo pertenecientes a perfiles de suelo representativos del país que cumplen la premisa de tener pH menor de 6,0. La finalidad de esta investigación es evaluar la capacidad de predecir la acidez del suelo, de varios métodos para la determinación de pH y estudiar la variabilidad de algunas propiedades físicas y químicas más relacionadas con la acidez, para poder extrapolar recomendaciones de cal. También analizan la variabilidad del calcio y aluminio intercambiables y de carbono orgánico.

III.- Agroclimatología y zonificaciones agroclimáticas de cultivos.

Alcance: Se consideran dentro de esta agrupación todos los trabajos sobre caracterización de elementos climáticos específicos, así como sus interpretaciones en función de su relación con el comportamiento de los cultivos. Las propuestas sobre zonificación de cultivos y aptitudes de áreas tanto generales como particulares, para cultivos alimentarios o de bosques, sirven de referencia como criterios técnicos para planificar la expansión de las fronteras agrícolas y/o para identificar las limitaciones o potenciales de distintas áreas (Cuadro 1).

Los trabajos sobre clasificaciones interpretativas que incluyen los estudios de aptitud de áreas del país para determinados cultivos y las caracterizaciones y zonificaciones agroclimáticas aparecen reseñadas para cultivos como caraota, cafeto, papa, pino Caribe, palma datilera, cítricos, yuca, trigos precoces, pastizales, entre otros. Dentro de este marco, los trabajos sobre potencialidades y limitaciones de los suelos venezolanos con autoría del Dr. Juan Comerma y José Ramón Paredes y el de los Mesoclimas de Venezuela del Dr. Jesús Sánchez Carrillo, ambos con ámbito nacional, constituyen patrones de referencia para conocer los factores edáficos y climáticos predominantes en diferentes zonas del país.

Con el objetivo de lograr la conservación de suelos y el óptimo aprovechamiento de áreas con limitaciones de aridez, se describen los aspectos fisiográficos y los factores climáticos promedio, así como las propiedades físico-químicas del suelo típico de la Estación Experimental Uribana en las cercanías de Barquisimeto. Se presentan los resultados de la evaluación de 13 especies forestales, algunas de ellas muy resistentes a las condiciones de aridez y con una supervivencia suficientemente buena para servir a los programas de arborización en esas áreas de extrema aridez. Allí se recomiendan las especies: Brasilettia mollis (Birote), Piscidia piscipula y Bombax carabobense.

La caraota, visualizada como alimento básico de la dieta del venezolano, es estudiada en cuanto a su zonificación como a su fertilización. En los trabajos sobre zonificación se indican las mejores áreas para cultivar caraotas en los estados Aragua, Carabobo, Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Monagas, Táchira, Trujillo y Yaracuy. En el primero de ellos, publicado en 1967 por el investigador Simón Ortega, se enmarca esta zonificación dentro del criterio de Zonas de Vida, criterio este que se mantiene para la aplicación de otros estudios de zonificación o para clasificaciones interpretativas de suelos.

El Dr. Sánchez Carrillo desarrolló en 1962 un patrón metodológico que permite delimitar áreas que integran elementos climáticos comunes. Este patrón es expuesto ante la comunidad de especialistas durante el Seminario de Agroclimatología que se celebra en Maracay ese año. Este patrón metodológico es posteriormente también aplicado a la Zona Sur del Lago de Maracaibo y finalmente plasmado cartográficamente a nivel nacional. El artículo titulado "Regiones Mesoclimáticas en el Centro y Oriente de Venezuela" presenta una delimitación espacial de las diferentes regiones climáticas que existen dentro de la zona conocida como llanos de Venezuela; tiene particular interés para fines de planificación agrícola y pecuaria. Se basa en la caracterización del mesoclima utilizando elementos del balance hidrológico, es decir, los valores de precipitación, temperatura del aire, evapotranspiración potencial y real, exceso y déficit de agua, almacenaje y escurrimiento. Define y delimita en el ámbito de los estados Carabobo, Cojedes, Guárico, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre y Yaracuy los tipos de mesoclimas, a saber: árido, semi-árido, sub-húmedo seco; sub-húmedo húmedo, húmedo y super-húmedo. Los límites de las regiones fueron trazados de acuerdo a valores del índice de humedad de Thornthwaite. Este trabajo constituye una importante obra de referencia.

A través del tiempo y bajo distintas autorías, se publican resultados de investigaciones realizadas para estimar la evapotranspiración potencial (ETP) por diferentes rnetodologías, ya que al representar un elemento agroclimático que integra los elementos de temperatura y humedad del aire, entre otros, constituye elemento definitorio del balance climático.

Javier García Benavides, quien centra sus investigaciones en el área agroclimática, publica tres artículos donde desarrolla en forma teórica un esquema metodológico para la zonificación, en los cuales enfatiza los conceptos de regionalización y tres marcos de referencia, a saber: el biofísico; el socio-económico y otro para el establecimiento de áreas prioritarias.

En 1979, Luis Avilán R., publica el trabajo "Los suelos de los Llanos Occidentales de Venezuela clasificados en base a su fertilidad". Constituye una clasificación interpretativa que se fundamenta en la identificación de los factores edafoclimáticos limitantes, que condicionan el comportamiento de los cultivos. Para la aplicación de esta clasificación, se toman los resultados analíticos correspondientes a la caracterización físico-química de perfiles representativos de suelos de un área dada, en este caso los Llanos Occidentales. Este trabajo marcó pauta y posteriormente la misma metodología fue aplicada por otros autores, en diversas regiones del país, más no son publicados en forma de artículos de revista.

Otro trabajo de ámbito nacional, que por su relevancia se ha convertido en material de referencia, el de las "Principales limitaciones Y potencial agrícola de las tierras de Venezuela", la cual se fundamenta en el estudio disponibilidad de tierras agrícolas de Venezuela de COPLANARH que se hizo con motivo de la publicación "La Agricultura Deseable, una Proyección al año 2000", enriqueciéndolo con los resultados de nuevos trabajos realizados hasta 1978. Constituye un estudio clave para su momento, porque lleva implícito un desarrollo rnetodológico, además de conceptualizar los criterios de aridez, relieve excesivo, baja fertilidad y mal drenaje que afectan las tierras en Venezuela. Al mismo tiempo, establece y define las premisas sobre uso potencial de las tierras teniendo en cuenta un cierto nivel de empleo de tecnología. Dentro del trabajo se cuantifican y plasman en mapas a color el 2% de tierras sin limitaciones; 44% con tierras con excesivo relieve; 32% de tierras cuya limitante fundamental para el crecimiento y óptimo rendimiento de cultivos es la baja fertilidad, 18% con limitaciones de drenaje desfavorable y 4% de tierras localizadas en zonas áridas. Este artículo fue preparado por J. Comerma y R. Paredes.

Los investigadores Pedro Brito y Antonio Sánchez establecieron criterios técnicos que dieron lugar en su momento a la expansión de las áreas a sembrarse con pino Caribe, en la región oriental del país, y a estudios de evaluación de tierras para el cultivo del naranjo en los Valles altos de Carabobo, a solicitud de la Dirección de Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura y Cría. Criterios técnicos que se hallan aún vigentes, y cuyos resultados sin duda tuvieron un impacto económico sin precedentes al contribuir a la expansión de más de 600 000 ha de pino, sembrados por CVG-Proforca, sobre los suelos con las mejores aptitudes para permitir el crecimiento y desarrollo de esas plantaciones bajo condiciones óptimas de conservación de la humedad en el suelo. En el caso del naranjo, se determinan como factores limitantes de la productividad de ese rubro la presencia de capas compactadas a una determinada profundidad que limitan el óptimo desarrollo de las plantaciones en los Valles Altos de Carabobo.

El Dr. Ch. Staver publica en 1979 el trabajo intitulado "Unidades ecológicas de la tierra como base para la clasificación agrícola de cuencas montañosas: El río Guanare como caso piloto". Allí define las unidades ecológicas de tierras como herramienta de planificación ecológica para guiar el desarrollo agrícola en cuencas hidrográficas. En el mismo, contempla la posibilidad del uso del café, naranjo y pastos como cultivos conservacionistas, esquema metodológico que además incluye un estudio comparativo entre las tres clasificaciones interpretativas más utilizadas en el país, la de Comerma y Arias, la de Strebin y la propuesta por él.

En los años recientes han sido publicados 16 títulos dentro de las tres agrupaciones temáticas consideradas, trabajos en donde se utilizan y/o validan modelos matemáticos, estadísticos o de simulación. Los modelos de riego, como los que generan índices para los trabajos de zonificación, se fundamentan en el cálculo de balances de agua. Esas investigaciones se corresponden a estudios realizados localmente, como los modelos de riego, así como algunos trabajos de ámbito nacional en donde se comparan modelos para la estimación de la evapotranspiración potencial, con miras a apoyar los estudios prospectivos sobre las necesidades futuras de agua por parte de la agricultura de riego de COPLANARH. En el trabajo de Fernando Delgado, titulado "Planificación de la conservación de suelos en cuencas altas utilizando relaciones erosión-productividad", publicado en 1998, se utiliza y valida el modelo del índice de productividad, desmostrándose la utilidad de la metodología empleada en la selección de alternativas para la planificación conservacionista del uso de la tierra.

Al margen de esta agrupación, en los primeros números de esta revista y para los Aspectos Generales de la Ciencia del Suelo encontramos reseñados, los resultados, resoluciones y programas resumidos de Congresos y Reuniones Técnicas celebrados a nivel nacional e internacional, asumiendo la publicación un rol de difusión de actividades que posteriormente se convierten en responsabilidad de la Sociedad Venezolana de la Ciencia del suelo.

Como autores principales con más de 5 artículos durante los 50 años de vida de esta revista, se identificaron los siguientes investigadores:

  • Avilán R., Luis 38

  • Ramírez, Ricardo 30

  • López de Rojas, Isaura 19

  • García Benavides, Javier 17

  • Comerma, Juan Antonio 14

  • González Troconis, Rafael 12

  • Wagner, Manuel 10

  • Iljin, W. S. 07

  • Tejos, Rony 07

  • Villafane, Roberto 07

  • Burgos, J. J. 06

  • Gilabert de Brito, J. 06

El volumen importante de información sobre suelos que se publicó en Agronomía Tropical (Cuadro 3), y las tendencias detectadas en esta reseña en cuanto a cantidad y calidad de los trabajos publicados en estos 50 años, tienen que ser un factor de estímulo para que los nuevos contingentes de investigadores en suelos y agroclimatología, continúen generando los resultados que conlleven a la máxima producción de alimentos de calidad, y al mismo tiempo aseguren la conservación y sustentabilidad de los recursos naturales renovables de que dispone el país.

 

CUADRO 3. Distribución cronológica del número total de artículos, notas técnicas e informaciones generales sobre los suelos y materias afines, en los 50 volúmenes de la revista Agronomía Tropical. 


Década No. de Registros Específicos No. de Registros Expresión en % del Total 

1951-1959 19 204 1,21
1960-1969 31 242 2,15
1970-1979 138 476 9,21
1980-1989 86 250 5,78
1990-1999 100 307 6,72
2000 3 9 0,20

Total

377 1488 25,3

 

CONCLUSIONES

- Una proporción importante de la producción intelectual de los venezolanos publicados en la revista Agronomía Tropical se corresponden con estudios de suelos y materías afines. Esta proporción es de alrededor del 25%.

- Los trabajos sobre evaluación del estado nutritivo de los suelos y su relación con las respuestas de los cultivos a las aplicaciones de fertilizantes y enmiendas calizas, y los estudios de nutrición mineral y del sistema radicular, fueron objeto de atención preferencial por parte de los investigadores desde el inicio de la publicación.

- Los estudios de fertilidad de suelos y fertilizantes centraron su atención en los cultivos de cereales (arroz, maíz y sorgo) y en los frutales mayores (cítricos, mango, aguacate, entre otros).

- Dentro de la temática sobre evaluación del estado nutritivo de los suelos destacan las investigaciones sobre caracterización de suelos ácidos y determinación de requerimientos de encalado para diferentes cultivos por cuanto a través del tiempo se reseñan, los resultados obtenidos en las diferentes fases que integraron ese proyecto de investigación. Para éste, el conocimiento registrado es ciertamente acumulativo y no ocurrió dispersión hacia otras fuentes bibliográficas distintas a la revista Agronomía Tropical. Así mismo, los trabajos de selección y calibración de métodos analíticos para medir disponibilidad de los nutrimentos fósforo y potasio, fueron estudiados para ámbitos regionales y nacionales.

- Los estudios de vocación de la tierra para distintos cultivos y estudios agroclimáticos asociados, así como las investigaciones sobre zonificación para caraota, cafeto, pino Caribe, entre otros, tienen fundamental importancia pues constituyen elementos de referencia en el país.

- Las tendencias detectadas en esta reseña, en cuanto a cantidad y calidad de los trabajos publicados en estos 50 años, tienen que ser un factor de estímulo para que los nuevos contingentes de investigadores en suelos y agroclimatología generen los resultados que conlleven a la máxima producción de alimentos de calidad, y de esta forma contribuir a la adecuada suplementación de nutrimentos en la dieta de los venezolanos, y asegurar la conservación y sustentabilidad en el tiempo de los recursos naturales renovables, en general, y de cuencas hidrográficas, en particular, de que dispone el país.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 51  >  Articulo