Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 49  >  Articulo

Agronomía Tropical 49(1):69-79. 1999

ENRAIZAMIENTO DE ESTACAS DE ONOTO

Francisco J. San Miguel, Claret Michelangeli de Clavijo,
 Carmen Basso y América Trujillo

1 Trabajo financiado por el Consejo de Desarrollo Científico y
 Humanístico de la Universidad Central de Venezuela.

*
Profesores. Universidad Central de Venezuela (UCV). 
Facultad de Agronomía. Av. Universidad, vía El Limón. 
Maracay 2101 A, estado Aragua. Venezuela.

RECIBIDO: agosto 04, 1998.


RESUMEN

Para estudiar el efecto de los factores tamaño de estaca (10, 20 y 30 cm), dosis de ácido indol butírico (AIB), 1 000, 2 000 y 3 000 ppm y sustrato de enraizamiento (aserrín de coco, arena lavada de río y su mezcla) sobre la propagación en onoto, Bixa orellana, se realizó un experimento bajo cobertizo en la Facultad de Agronomía, Universidad Central de Venezuela. La unidad experimental fue de un pote con cuatro estacas cada uno, utilizándose uno para cada evaluación. A los 27 días después de plantadas (DDP), el tamaño de estaca afectó significativamente todas las variables, excepto el número de brotes, y la interacción sustrato de enraizamiento x AIB afectó el porcentaje de mortalidad. A los 40 DDP hubo efecto del tamaño de estaca en todas las variables, excepto para número de brotes y porcentaje de enraizamiento y de la dosis de AIB para peso seco de raíces, longitud de la raíz más larga y número de raíces. A los 53 DDP, el tamaño de estaca afectó las variables peso seco y número de brotes y raíces, longitud de la raíz más larga y porcentaje de mortalidad, así como lo hizo el sustrato de enraizamiento para longitud de la raíz más larga. La interacción tamaño de estaca x sustrato de enraizamiento fue significativa para el número de raíces. En general, el uso de estacas de 20 cm (factor determinante), tratadas con 2 000 ppm de AIB y plantadas con la mezcla aserrín/arena por un período de 53 días, resultó ser la combinación más adecuada antes del transplante.

Palabras clave: Bixa orellana L.; colorante; ácido indol butírico; sustrato de enraizamiento.

SUMMARY

An experiment was carried out to study the effect of cutting size (10, 20 and 30 cm), concentration of indol buturic acid -IBA- (1 000, 2 000 and 3 000 ppm) and rooting media (coconut fiber, washed river sand and their mixture1:1, v/v) on the propagation of annatto, Bixa orellana L., by cuttings. The trial was performed under shadow at the Agronomy Faculty of Central University of Venezuela. The experimental unit was represented by one pot with four cuttings each for a total of 243 pots. Three set of data (one pot each) were taken at 27 (rooting initiation), 40 (rooting proliferation) and 53 (established root System) days after planting. The evaluated parameters were shoot and root number and dry weight, longest root length, cutting mortality and rooting. Results at day 27 showed a significant effect of cutting size in all variables, except for the number of shoots, and the interaction rooting media x BA concentration affected the percentage of mortality. At day 40, cutting size significantly affected all variables except for the number of shoots and rooting percentage while IBA concentration affected root number and dry weight and the longest root length. At day 53, cutting size significantly affected shoot dry weight and number, the longest root length, root number and mortality; rooting media had an effect on the longest root length and the interaction cutting size x rooting media affected the number of roots. Overall, a cutting size of 20 cm, treated with IBA (2 000 ppm) and planted in the mixture for 53 days, was a suitable way of rooting annatto cuttings. 

Key Words: Bixia orellana L.; coloring; indol butiric acid; rooting media.

INTRODUCCIÓN

El onoto, Bixa orellana L., es una especie perteneciente a la familia Bixaceae, originaria de la Cuenca Amazónica, pero ampliamente cultivada en las regiones tropicales del mundo (Da Silva et al., 1987). Posee un solo género con varias especies, siendo B. orellana la única especie cultivada comercialmente. Las semillas están rodeadas por un arilo, donde se encuentra el colorante en mayor cantidad (Arce, 1990).

En la industria alimentaria se emplea como colorante de productos lácteos (mantequilla, quesos, helados, yogures), en la elaboración de aceites comestibles y margarinas; en panaderías y pastelerías, en la preparación de condimentos, golosinas, enlatados, encurtidos y en dietas para gallinas ponedoras. Adicionalmente, se utiliza en la industria de cosméticos, cerámicas y barnices (Morton, 1960; Barreto, 1974; Guzmán, 1989; Arce, 1990).

El uso de colorantes ha tomado gran importancia a escala mundial, incrementándose la demanda de productos que mejoren y complementen las mezclas de colores para uso industrial y casero. El pigmento carotenoide producido por el onoto tiene la ventaja adicional de no alterar el sabor de los alimentos, pudiendo ser usado en la preparación de productos como yogures y helados.

En los últimos años, la utilización de colorantes artificiales en los alimentos ha sido cuestionada, especialmente por el uso de compuestos derivados del petróleo, que aún cuando posean ventajas en su manipulación, han sido catalogados como agentes cancerígenos (De León, 1968; Da Silva et al., 1987; Rosalen et al., 1991). Asimismo, la FAO creó medidas prohibitivas al uso de colorantes artificiales y vetó su utilización en los Estados Unidos (De León, 1968). El colorante producido por el onoto, es uno de los pocos permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que no es tóxico (Pinheiro et al., 1990).

Contrario a lo que ocurre en otros países, en Venezuela la producción comercial de este cultivo ha sido escasa, teniéndose que recurrir a importaciones crecientes provenientes principalmente de Brasil, Colombia y Perú (Guzmán, 1989). Estudios recientes en esta especie mencionan que el llamado cultivar verde, sembrado en los suelos del estado Portuguesa, presenta rendimientos en peso seco de 1 200 Kg. /ha aproximadamente (Gásperi y Gásperi, 1991).

La planta es de polinización cruzada y como en el país se propaga únicamente por semillas, presenta una alta heterogeneidad en la descendencia, inconveniente que podría ser solventado con la propagación vegetativa, ya que así se podrían obtener y mantener poblaciones clónales con características agronómicas beneficiosas (Ramalho et al., 1987).

El método de propagación vegetativa por medio de estacas de tallo, ha sido mencionado como promisorio en países como Costa Rica y Brasil y el éxito del método ha sido relacionado al tamaño y tipo de estaca, al medio de enraizamiento y al uso de reguladores de crecimiento (Arce, 1984; Rosalen et al., 1991), no encontrándose información al respecto para Venezuela.

Debido a la importancia que esta especie tiene como colorante en el ámbito mundial y a la falta de estudios en el país sobre la propagación vegetativa, se realizó la presente investigación para evaluar el efecto de tres substratos de enraizamiento, tres concentraciones del regulador de crecimiento ácido indol butírico (AIB) y tres tamaños de estacas sobre el enraizamiento de estacas apicales de tallo.

MATERIALES Y MÉTODOS

El material vegetal se tomó de una plantación comercial de tres años de edad, ubicada entre El Sombrero y Calabozo (estado Guárico) a 110 m.s.n.m., y una temperatura promedio de 27,6 ºC. Para ello, se cortaron estacones de unos 50 cm de largo, se transportaron envueltos en papel periódico humedecido, dentro de bolsas plásticas, para evitar su deshidratación. Una vez en el cobertizo, los estacones se cortaron en forma recta y se separaron según el tamaño deseado en 10, 20 y 30 cm de longitud, procediéndose a remover las hojas hasta dejar sólo dos en plena expansión; seguidamente se desinfectaron con una solución de benomilo (benzamidozol, fungicida sistémico) al 0,5% durante 10 min., para prevenir posible ataque de hongos. Las estacas se colocaron a enraizar en maceteros de 19 cm de diámetro y 20 cm de profundidad, constituyendo cada uno de ellos, una unidad experimental. Los maceteros se llenaron con uno de los tres substratos de enraizamiento utilizados: aserrín de coco, arena y la mezcla de ambos en una proporción 1:1 (v/v); siendo previamente desinfectados con abundante agua hirviendo. La parte experimental se realizó en el área de cobertizo del Centro de Investigaciones en Biotecnología Agrícola (CIBA) de la Facultad de Agronomía (UCV), ubicada a 460 m.s.n.m., con una humedad relativa de 70 + 10 % y una temperatura promedio de 27,5 ºC.

Antes de proceder a la plantación, las estacas fueron tratadas con cada una de las concentraciones del regulador de crecimiento AIB (1 000, 2 000 y 3 000 ppm). Para ello, la base de la estaca fue sumergida aproximadamente 5 cm (igual a la profundidad de siembra) durante 3 s en la solución de AIB. Seguidamente, los maceteros fueron colocados bajo propagador de neblina, el cual encendía automáticamente a las 06:00 y se apagaba a las 19:00 h, con ciclos de aspersión intermitentes de aproximadamente 70 s cada 260 s, con un total de 142 aspersiones/día. Durante cada lapso en que el sistema permanecía encendido, arrojaba un promedio de 5,6 l en el área del mesón (11,7 m2) para un gasto total de 795,2 l/día, lo cual permitió mantener una alta humedad, necesaria para evitar la desecación de las estacas.

Los tratamientos estuvieron dispuestos en un diseño en bloques al azar con arreglo factorial 33, evaluándose tres factores: largo de estacas, sustrato de enraizamiento y concentración de AIB, cada uno a tres niveles para un total de 27 tratamientos y tres repeticiones. En el experimento se realizaron tres evaluaciones en el tiempo: iniciación del enraizamiento (a los 27 días después de iniciado el experimento), proliferación de raíces (a los 40 d) y establecimiento del sistema radical adventicio (a los 53 d). Inicialmente cada unidad experimental estuvo constituida por tres maceteros de cuatro estacas cada uno, seleccionando uno de ellos en cada evaluación. El número total de maceteros al inicio del experimento fue 243. Las variables evaluadas fueron: número de estacas muertas y enraizadas, número de brotes y raíces/estaca, longitud de la raíz más larga y peso seco de brotes y raíces en estufa a 72 ºC, durante 72 h, hasta alcanzar peso constante, medido con balanza analítica. Las variables descritas fueron tomadas en las tres evaluaciones hechas durante el período experimental, examinándose en cada caso las estacas existentes en 81 maceteros.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Desarrollo de la parte aérea y radical de las estacas

El análisis de la varianza de los datos al inicio del enraizamiento de las estacas (27 días después de plantadas, DDP), no mostró diferencias significativas para ninguna de las variables estudiadas con relación a los factores sustrato de enraizamiento y concentración de AIB. Sin embargo, para el factor tamaño de estacas todas las variables arrojaron diferencias (P<0,01) excepto para el número de brotes (Cuadro 1); siendo las estacas de 10 cm las que presentaron los valores mayores de peso seco de raíces, número de raíces y longitud de la raíz más larga. A mayor longitud de las estacas el peso seco de los brotes fue mayor. Así, es probable que las estacas más pequeñas posean mayor facilidad de enraizar y las de mayor tamaño de brotar (Cuadro 1).

 

Cuadro 1. Efecto del tamaño de la estaca a los 27, 40 y 53 días de plantadas y de la concentración de AIB a los 40 días de plantadas sobre el enraizamiento del onoto.


Tamaño de la estaca

Peso seco (mg.)

Número

Longitud de la raíz más larga
(cm)



Brotes

Raíces

Brotes

Raíces


27 días


10

9,0b

6,4ª

1,4

4,8ª

1,4a

20

11,5b

2,8b

1,7

1,9b

0,8b

30

17,0a

0,4b

1,7

0,4b

0,2c

40 días


10

16,5b

19,9a

1,3

7,5a

5,4ª

20

29,7ab

7,8a

1,7

3,9b

3,2b

30

38,4a

4,3b

2,1

2,0b

1,7c

53 días


10

57,9ab

39,7a

1,3b

8,7a

10,5

20

49,7b

21,0

1,5b

5,3b

7,8b

30

79,4a

19,6b

2,1a

3,8b

5,2c

40 días


AIB (ppm)

1000

26,1

4,5b

1,7

2,1b

2,2b

2000

28,4

10,7ª

1,7

4,3a

3,6a

3000

33,3

14,9ª

2,0

6,3a

4,2a


En columnas, medias seguidas por la misma letra no son significativas de acuerdo a la prueba de rangos múltiples de Duncan (P<0,05).

 

En la etapa de proliferación de raíces (40 DDP las estacas), el tamaño de estacas afectó en forma significativa las variables peso seco de brotes y raíces, número y longitud de la raíz más larga (Cuadro 1), siendo de nuevo las estacas de 10 cm, las que presentaron el mejor comportamiento para el crecimiento y desarrollo de las raíces y aquellas de 30 cm para el desarrollo de brotes. Para el factor concentración de AIB, solamente las variables relativas a las raíces tales como número, peso seco y longitud de la raíz más larga fueron estadísticamente diferentes (P<0,01 y P<0,05, respectivamente), observándose una tendencia favorable para la concentración de 3 000 ppm. El factor sustrato de enraizamiento no afectó las variables evaluadas (Cuadro 1).

En la evaluación final de las estacas a los 53 DDP, el tamaño afectó significativamente todas las variables estudiadas (Cuadro 1). El mejor desarrollo de los brotes se observó en las estacas de 30 cm, mientras que las raíces se desarrollaron mejor en las de 10 cm (Cuadro 1). Para la variable número de raíces, se detectó efecto significativo de la interacción sustrato x tamaño, encontrándose que cuando la estaca era de 10 cm y se usó como sustrato la arena, el desarrollo radical (expresado como número de raíces) fue mejor (Figura 1). Las estacas de 20 y 30 cm, presentaron un menor número de raíces. Estos resultados concuerdan con lo encontrado por Arce (1984).

 

FIGURA 1. Efecto de la interacción sustrato de enraizamiento x tamaño de estaca sobre el enraizamiento a los 53 días de plantadas en el cultivo del onoto.

FIGURA 1. Efecto de la interacción sustrato de enraizamiento x tamaño de estaca sobre el enraizamiento a los 53 días de plantadas en el cultivo del onoto.

 

Mortalidad de estacas

Al estudiar el efecto de las condiciones experimentales sobre la mortalidad de las estacas en las tres épocas de evaluación (27, 40 y 53 DDP las estacas), se observó que sólo al inicio del enraizamiento (primera evaluación) se encontraron diferencias estadísticas (P<0,01) para el factor tamaño y para la interacción sustrato x concentración de AIB. En efecto, las estacas de menor tamaño presentaron un mayor porcentaje de mortalidad (Cuadro 2); de igual manera con el uso de la concentración más alta de AIB (3 000 ppm) y los substratos aserrín de coco y mezcla aserrín de coco/arena (1:1 v/v), el porcentaje de estacas muertas fue mayor (Figura 2). Los menores porcentajes de mortalidad se observaron con el uso de 2000 ppm de AIB y la mezcla aserrín/arena como sustrato. En este sentido, Arce (1984) en sus investigaciones encontró que el uso de 2 000 ppm de AIB y el sustrato arena fue mejor. La alta mortalidad encontrada en la presente investigación con el uso del aserrín de coco y una concentración de 3 000 ppm de AIB, podría tener su explicación en el hecho de que en los medios con este sustrato hay un menor lavado del regulador AIB, resultando por tanto, más tóxico para las estacas (Figura 2).

 

CUADRO 2. Efecto del tamaño de la estaca sobre la mortalidad a los 27 días de plantadas en el cultivo del onoto.


Tamaño de la Estaca 
(cm)

Estacas Muertas
 (%)


10

13,8a

20

3,7b

30

2,7b


En columnas, medias seguidas por la misma letra no son significativas de acuerdo a la prueba de rangos múltiples de Duncan (P<0,05).

 

En la segunda evaluación, el análisis mostró diferencias estadísticas para el factor tamaño de estacas (P<0,01). Así, las estacas de 10 cm presentaron un mayor porcentaje de mortalidad con respecto a los otros dos tamaños estudiados, encontrándose un comportamiento similar en la tercera evaluación. Esto se asoció con una mayor deshidratación y ataque de microorganismos en tejidos más jóvenes en estacas de 10 cm, comparadas con las de 20 y 30 cm. Así, a partir de los 40 DDP las estacas, su tamaño pareciera decisivo en la muerte de las estacas e independiente del sustrato y/o concentración de AIB usados.

 

FIGURA 2. Efecto de la interacción sustrato de enraizamiento x regulador de crecimiento en el porcentaje de estacas muertas en onoto a los 53 días de plantadas.

FIGURA 2. Efecto de la interacción sustrato de enraizamiento x regulador de crecimiento en el porcentaje de estacas muertas en onoto a los 53 días de plantadas.

 

Enraizamiento

Los análisis estadísticos detectaron diferencias significativas en la primera evaluación y para el factor tamaño de estaca, siendo aquellas de 10 y 20 cm las que presentaron los mayores porcentajes de enraizamiento (Cuadro 3). Considerando ésta la variable más importante en este tipo de estudio, debe destacarse que a pesar que en la primera evaluación (iniciación del enraizamiento), se encontraron diferencias entre tratamientos, el mejor momento para el transplante a campo de las estacas es probablemente alrededor de los 53 DDP, debido a que hay un mayor desarrollo de las estacas determinado por un aumento general del peso seco (aéreo y radical); esto podría aumentar la sobrevivencia al transplante. En este sentido, se observó una tendencia favorable en el porcentaje de enraizamiento en las estacas de 20 cm, con 2 000 ppm de AIB, en el sustrato aserrín de coco.

 

CUADRO 3. Efecto del tamaño de la estaca sobre el enraizamiento a los 27 días de plantadas en el cultivo del onoto.


Tamaño de la Estaca 
(cm)

Estacas Muertas
 (%)


10

37,0a

20

25,9ª

30

8,3b


En columnas, medias seguidas por la misma letra no son significativas de acuerdo a la prueba de rangos múltiples de Duncan (P<0,05).

 

En el presente trabajo se obtuvieron porcentajes de enraizamiento que no superaron a los obtenidos por Arce (1984), quien reportó valores de 94%. Esto probablemente se debió a diferencias en las condiciones experimentales bajo las cuales se llevaron a cabo ambos trabajos, además de las diferencias en el material genético empleado por la alta variabilidad existente.

Al utilizar diferentes dosis de AIB se observó un comportamiento errático. Esto se relacionó con la presencia de altos contenidos de mucílago en la parte cortada de las estacas, lo cual debió comprometer la penetración del regulador. El uso de arena pudo igualmente contribuir a un mayor lavado del AIB, comparado con los otros dos substratos utilizados.

Al comparar el enraizamiento con la mortalidad se observó que las estacas más susceptibles a morirse fueron las que enraizaron mejor y viceversa, no detectándose efecto similar para los otros dos factores, concentración de AIB y/o sustrato de enraizamiento.

BIBLIOGRAFÍA

ARCE P. 1984. Caracterización de 81 plantas de Achiote (Bixa orellana L.) de la colección del CATIE procedentes de Honduras y Guatemala, y su propagación vegetativa por estacas. Turrialba. Tesis para optar al título de Magister Scientiarun. Universidad de Costa Rica, Sistema de estudios de postgrado. 149p.

ARCE P. 1990. Recomendaciones para el cultivo de Achiote (Bixa orellana L.) Turrialba, Costa Rica. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza CATIE. Programa Mejoramiento de Cultivos Tropicales.70 p.

BARRETO M.1974. El cultivo del onoto. Fundación Servicio para el Agricultor. Estación Experimental Cagua. Venezuela.15 p.

Da SILVA, R., P. LELIS y D. Da SILVEIRA. 1987. Informaçoes basicas sobre a cultura e utilizaçao do urucum (Bixa orellana L.). Universidade Federal de Viçosa, Brasil. Informe Técnico Nº 59. 22 p.

De LEON, J. 1968. Fundamentos Botánicos de los Cultivos Tropicales. Perú, Ed. IICA. 487.

GASPERI, M. y R. GASPERI. 1991. Evaluación del rendimiento y algunos de sus componentes en cinco cultivares de onoto (Bixa orellana L.). Agronomía Tropical 4(3-4):191-200.

GUZMAN, P.1989. El cultivo del onoto, explotación comercial. Venezuela, Ed. Epsandade s.r.l. 146 p.

MORTON, J. 1960. Can annatto (Bixa orellana L.) and old source of food color, meet new needs for safe dye?. Proc. Fla. State Hort. Soc. 73:301-309.

PINHEIRO, A., E. ALMEIDA e F. PINHEIRO. 1990. Germinacao da Semente de Urucum (Bixa orellana L.) Var. Fruto Verde Piloso. Revista Ceres 37 (213):363-370.

RAMALHO, R., A. PINHEIRO e G. DINIZ. 1987. Informaçoes básicas sobre a cultura do urucum (Bixa orellana L.). Informe Técnico, Viçosa (59):1-22.

ROSALEN, D., S. SIMAO e H. HAAG. 1991. Consideraçoes sobre a cultura do urucu (Bixa orellana L.). Universidad de Sao Paulo. Piracicaba. sp Brasil. Informativo Técnico Nº 12. 41 p.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 49  >  Articulo