Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 45  >  Articulo

Agronomía Trop. 45(4):595-608. 1995.

RELACIÓN DE LA GERMINACIÓN PREMATURA DEL MAÍZ
 CON EL ENCALADO Y EL MOLIBDENO DE LA SEMILLA

Ricardo Ramírez1  

Trabajo subvencionado por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).
1
Investigador V, jubilado. FONAIAP. Centro Nacional de 
Investigaciones Agropecuarias. Apdo. 4653. Maracay 2101. Venezuela.

RECIBIDO: noviembre 15, 1994.


RESUMEN

La germinación prematura (GP) de la semilla de maíz, Zea mays, en la mazorca, antes de la madurez fisiológica, es un fenómeno que tiene lugar con frecuencia en las regiones de San Francisco y La Paragua en el estado Bolívar, donde los suelos se caracterizan por ser pobres y ácidos. Para tratar de resolver el problema se trabajó con dos experimentos de encalado usando cal en dosis de 0, 1.5 y 2.0 t/ha, con el híbrido Tocorón, y otros dos experimentos usando los híbridos Obregón y PB-8 y las variedades Venezuela y Simeto, cuyas semillas se enriquecieron con Mo por medio de aspersiones a sus progenitores al momento de producir la semilla. Esta semilla se sembró en un suelo encalado con 2.0 t/ha y en un suelo sin encalar. Los resultados de los experimentos de encalado mostraron una reducción de la germinación de los granos hasta de un 47%. En los experimentos de semilla enriquecida no se encontró efecto del nivel de Mo sobre la GP, aun cuando los valores promedio de Mo en la semilla variaron entre 0.52 y 0.88 mg/g. Estos niveles son considerados altos, en cambio en el experimento con el suelo encalado se observó una disminución considerable de la GP con respecto al suelo no encalado.

Palabras Claves: Maíz; Zea mays; encalado; enmiendas calizas; germinación; recubrimiento de la semilla; molibdeno; suelo ácido; desarro-llo embrionario; precocidad; oligoelemento; semillas; Bolívar.

INTRODUCCIÓN

La producción de maíz en Venezuela está localizada, principalmente, al norte del río Orinoco. Aproximadamente a 250 km al sur de Ciudad Bolívar se siembran alrededor de 20 a 30 000 ha de maíz en la región conocida como San Francisco de La Paragua. Los rendimientos promedios de la zona son relativamente altos, 3 a 4 t/ha comparados con el promedio del resto del país, aproximadamente 2.8 t/ha. La razón parece estar en la buena distribución de las lluvias y a la ausencia de deficiencia de oxígeno en el suelo debido al buen drenaje.

Los suelos de esta región son en general pobres; en un muestreo de 50 localidades se encontraron valores de pH entre 4.1 y 6.0; niveles bajos de fósforo disponible, menores de 10 ppm; potasio entre bajo y medio; materia orgánica entre 2.0 y 5.0% y Zn por debajo de 2 ppm.(Ricardo Ramírez, información no publicada.)

Por otra parte, es frecuente encontrar en la zona el problema de la germinación prematura de los granos de maíz (GP), fenómeno que se evidencia al entrar el grano al estado de masa. La incidencia de la GP se caracteriza por su erraticidad en el tiempo y el espacio, así como por su intensidad. Ha sido atribuida a una predisposición genética de los embriones de ciertas variedades, pero que puede ser modificada o condicionada por algunos factores ambientales como la humedad (MARQUEZ y ORTIZ, 1984; ROUTCHENKO y SOYER, 1971).

El ácido 3-metil-oxil-acético en un inhibidor de la germinación de la semilla, la falta de una alta actividad del Fe y Mn hace que los elevados contenidos de heteroauxinas en el grano de maíz, en el estado de leche, no sean oxidados al pasar el grano al estado de masa (ROUTCHENKO y SOYER, 1992), lo que podría dar origen a la GP.

La GP también ha sido asociada a problemas de nutrición como es el imbalance entre el Fe y Mn (FLORES et al., 1987; ROUTCHENKO y SOYER, 1992), o a la concentración de Mo en el grano. TANNER (1978) señaló que cuando el contenido de Mo en el grano de maíz es mayor de 0.05 mg/kg no se presenta el problema de la GP.

WEIR y HUDSON (1966) demostraron que la concentración de Mo en la semilla juega un papel importante para evitar deficiencias de este nutrimento en la planta. Los signos de deficiencia de este elemento en las plántulas de maíz fueron visibles cuando el Mo en la semilla fue menor de 0.02 mg/kg; en cambio, cuando el Mo aumentó a 0.08 mg/kg no se manifestaron las deficiencias.

La acumulación de nitratos en la planta puede ser una de las causas para activar los mecanismos de la GP de los granos inmaduros del maíz , debido a una reducción de la actividad de la nitrato reductasa, como consecuencia de la deficiencia de Mo, elemento indispensable en el proceso de reducción de los nitratos (MENGEL y KIRKBY, 1982).

Una manera eficiente de incrementar el contenido de Mo en la semillas de maíz es mediante la aspersión foliar con soluciones de este elemento nutritivo. Se ha encontrado que aspersiones tardías con Mo, en plantas de aproximadamente 0.80 m de altura, son eficientes, llegando a incrementarse hasta nueve veces el Mo en la semilla, dependiendo de la cantidad aplicada (WIER et al., 1976). Resultados parecidos fueron encontrados en maní (BOSWELL et al., 1967) y en soya (GURLEY y GIDDENS, 1969).

El objetivo de este trabajo fue estudiar el efecto del encalado y el enriquecimiento de la semilla del maíz con Mo sobre la incidencia de la GP del grano en la mazorca, en experimentos de campo.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se diseñaron dos tipos de experimentos, uno de encalado, en el cual se usaron las dosis de 0 (T), 1.5 y 0.3 t/ha de dolomita las cuales se incorporaron al suelo con dos pases de rastra, 15 días antes de la siembra. La dosis de fertilización fue la misma utilizada por el agricultor, 200 kg/ha de la fórmula 12-24-12, aplicada al voleo e incorporada con rastra antes de la siembra, más 300 kg/ha de urea 20 días después de la siembra. Esta combinación resultó en una dosis de N 140 kg/ha, P2O5 48 kg/ha, y K2O 24 kg/ha.

La siembra se hizo con el híbrido Tocorón al inicio de la temporada de lluvias del año 1989 en dos localidades: en el fundo Las Charas (E1), municipio Barceloneta, La Paragua y en el fundo Los Mangos (E2), municipio San Francisco, ambos en el estado Bolívar. Los tratamientos se distribuyeron en un diseño de bloques al azar con cuatro repeticiones.

El segundo tipo de experimento fue diseñado para estudiar el efecto de la semilla enriquecida con Mo sobre la GP, con los híbridos Obregón y PB-8, la variedad Arichuna y el sintético Simeto. Los progenitores de estos materiales se sembraron, bajo riego, en el mes de noviembre de 1988, en la época de sequía, en un suelo calcáreo en el Campo Experimental del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias, en Maracay. Cuando los maices alcanzaron 1 m de altura se aplicó Mo en dosis de 0 (T0), 50, 100 y 150 g/ha, mediante aspersión foliar, usando como fuente el molibdato de amonio en agua 150 l/ha, en parcelas de 500 m2 . De esta forma se obtuvo la semilla enriquecida con Mo.

Dos ensayos con semilla enriquecida fueron instalados en una lote de la finca Las Charas, ubicada en La Paragua, municipio Barceloneta, estado Bolívar, al inicio de la temporada de lluvias, en el año 1989. En el primero (S1) el suelo fue encalado con dolomita 2 t/ha incorporada 15 días antes de la siembra con un pase de rastra. El segundo (S2) se sembró en suelo sin encalar.

La fertilización para ambos suelos se hizo con 400 kg/ha de la fórmula 12-24-12; Zn 15 kg/ha y Cu 7 kg/ha, ambos en forma de sulfato. La fertilización con Cu y Zn fue hecha con la intención de evitar que una posible deficiencia de estos micronutrimentos influenciará en la aparición de la GP enmascarando la respuesta de la semilla al Mo. Todo el fertilizante se incorporó con rastra antes de la siembra. Cuando el maíz cumplió 25 días de sembrado se aplicó nitrógeno 92 kg/ha en forma de urea, en banda y tapado con un pequeño aporque manual. Los tratamientos se formaron con los cuatro cultivares señalados y cuatro concentraciones de Mo en la semilla, basadas en el análisis previo de las mismas. El diseño experimental usado fue el de bloques al azar con cuatro repeticiones.

En todos los experimentos se tomaron muestras de suelos a 25 cm de profundidad, antes del encalado y la fertilización. El pH de los suelos fue determinado en agua, en una relación 1:1; el contenido del fósforo se estableció por el método de Bray 1; el K por acetato de amonio; el Ca y Mg se obtuvo con KCl y se tituló con hidroxido de sodio; el contenido de materia orgánica se determinó siguiendo la metodología de Walkley y Black y el Mo por colorimetría, siguiendo el método del tiosanato, modificado.(Trino Romero. Laboratorio de Suelos. Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Comunicación personal.)

Cuando el cultivo alcanzó la madurez fisiológica, lo cual se conoció por la aparición de la lámina negra en la base de la semilla, se procedió a cosechar.

Fueron cosechados tres hilos centrales de cada parcela, eliminando 1 m en cada extremo. Se contaron las plantas y las mazorcas cosechadas, luego las mazorcas con granos germinados (MG). Se consideró MG aquella con uno o más granos visiblemente germinados. También fueron contabilizadas las mazorcas deformes (MD), es decir aquellas con puntas sin grano y deformes, o con hileras de grano incompletas; igualmente las mazorcas con granos faltantes heterogeneamente distribuidos.

En cada parcela se tomaron 20 mazorcas al azar y se sacaron dos hileras completas de granos para contar los granos totales y los germinados (GG), considerando en esta categoría aquellas semillas donde el embrión emergió rompiendo la cutícula de la semilla. La longitud del coleoptilo varió desde pocos milímetros hasta uno o más centímetros.

RESULTADOS

El análisis de suelo de la parcela, donde se instalaron los experimentos de encalado (E1) y de semilla enriquecida (S1 y S2), revela que el mismo es de textura arcillosa, ácido con pH 4.6; bajo en contenido de P, Zn, Cu, y Mo. El suelo donde se desarrolló el experimento de encalado (E2) tiene una textura franco arcillo arenoso, con bajo contenido de P, K, Zn, Cu y Mo y con pH ácido de 4.5 (Cuadro 1).

 

CUADRO 1. Análisis de los suelos de la parcela 1, correspondiente a los experimentos de encalado (E1) y semilla enriquecida (S1) y (S2) y de la parcela 2, correspondiente al experimento encalado (E2).


Parcela 1

Parcela 2


Arena %

36.6

60.0

Limo %

17.0

10.0

Arcilla %

46.6

30.0

Textura

A

FAa

P mg/kg

10.0

6.0

K mg/kg

92.0

48.0

Ca mg/kg

155.0

140.0

Zn mg/kg

1.2

3.3

Cu mg/kg

1.5

0.5

Mo mg/kg

0.02

0.02

M.O. %

3.30

2.16

pH

4.6

4.5


 

La germinación de la semilla en la mazorca, antes de la madurez, fue evidente a simple vista en algunos casos y la longitud del coleoptilo y de la radícula varió (Figura 1).

 

FIGURA 1. En la parte superior se muestran mazorcas enteras con granos germinados antes de la maduración. En la parte inferior se muestran cortes transversales de mazorcas con embriones en germinación prematura.

FIGURA 1. En la parte superior se muestran mazorcas enteras con granos germinados antes de la maduración. En la parte inferior se muestran cortes transversales de mazorcas con embriones en germinación prematura.

 

El porcentaje de mazorcas con granos germinados en E1 se incrementó en forma significativa en más del 100%, pasando de 7.18% (T) a 26.50% con la aplicación de dolomita 3.0 t/ha (Cuadro 2). En cambio, el porcentaje de GG decreció con el nivel de encalado de 51.13% (T) a 24.70% con 1.5 t/ha, y a 8.48% con 3.0 t/ha. Este último valor es 6.03 veces menor que el encontrado en el suelo sin encalar. No se encontraron diferencias en los porcentajes de MD, los cuales variaron entre 20.43% en T, y 35.5% con la dosis de 3.0 t/ha.

El porcentaje de MG en E2 varió entre 4.4 y 10.64% y el porcentaje de GG bajó de 3.31% (T) a sólo 0.25 ó 0.26% en los tratamientos de encalado; en ambos casos las pruebas de medias no mostraron diferencias significativas. En cambio, el encalado redujo el porcentaje de MD de 20.29 a 0.97%, lo cual es aproximadamente el 50% (Cuadro 2).

El comportamiento de las variables estudiadas fue diferente en ambos experimentos, siendo mayor la incidencia de MG, MD y GG en E1 que en E2.

En E1 la concentración de Mo en la semilla sana varió entre 0.43 y 0.50 mg/kg, y en la germinada entre 0.50 y 0.53 mg/kg (Cuadro 3). En E2 la variación del Mo en la semilla sana estuvo entre 0.33 y 0.57 mg/kg; sólo en este caso se encontró una tendencia al incremento del Mo en la semilla por efecto del encalado. En la semilla germinada la variación de Mo encontrada fue entre 0.40 y 0.47 mg/kg.

La concentración de Mo en la semilla obtenida con la aspersión de diferentes concentraciones de Mo varió con el cultivar y con las dosis usadas, desde 0.46 hasta 1.01 mg/kg (Cuadro 4). El nivel más bajo de Mo en la semilla cosechada, promediando los valores de los cuatro cultivares, correspondió a T0, con 0.52 mg/kg. Cuando las plantas se asperjaron con 50 g de Mo/ha la concentración promedio de Mo en la semilla subió a 0.69 mg, con 100 g/ha a 0.83 mg y con 150 g/ha a un nivel máximo de 0.88 mg/kg.

 

CUADRO 2. Porcentaje de germinación prematura de la semilla de maíz y de mazorcas deformes en los experimentos de encalado.


Tratamientos

% Mazorcas Germinadas

% Granos Germinados

% Mazorcas Deformes


Experimento 1

Testigo

7.18 b

51.13 a

20.43

1.5 t cal

15.47 a

24.70 ab

23.76

3.0 t cal

26.50 a

8.48 b

35.53

Experimento 2

Testigo

9.97

3.31

20.29 a

1.5 cal

10.69

0.25

9.97 b

3.0 t cal

4.40

0.26

11.54 ab

ns

ns


Valores seguidos por la misma letra son iguales de acuerdo con Duncan para P<0.05.
 

 

CUADRO 3. Contenido de molibdeno en mg/kg en la semilla de maíz cosechado en los experimentos de encalado.


Cal t/ha

Experimento 1

Experimento 2


Semilla Sana

Semilla Germinada

Semilla Sana

Semilla Germinada


0.0

0.50

0.53

0.33

0.47

1.5

0.43

0.50

0.43

0.40

3.0

0.47

0.50

0.57

0.45


 

 

 

 

CUADRO 4. Valores promedio de molibdeno en mg/kg en la semilla usada en el experimento de semilla enriquecida.


Cultivar

Aplicación de molibdeno en g/ha


0

50

100

150


H. Obregón

0.49

0.64

0.71

0.87

Venezuela

0.51

0.65

0.80

0.87

Simeto

0.46

0.64

0.86

0.75

H. PB-8

0.60

0.84

0.95

1.01

Promedio

0.52

0.69

0.83

0.88


 

Las tendencias de acumulación de Mo en la semilla para cada cultivar parecen indicar que el límite máximo de aplicación para lograr la mayor concentración de Mo en la semilla está alrededor de 100 a 150 mg/ha. Los valores promedio para cada cultivar muestran que, aparentemente, el híbrido PB-8 tiene mayor capacidad para acumular Mo en la semilla que los otros tres cultivares (Cuadro 4).

La prueba de F en el análisis de la varianza de los datos obtenidos en el experimento con semilla enriquecida, en el suelo encalado, mostró diferencias significativas (P<<0.001), entre los cultivares cuando se consideraron los parámetros MG, GG y MD (Cuadro 5). Cuando se consideró la variable Mo en la semilla sólo se encontró significación (P<<0.078) para GG. No se encontraron diferencias para la interacción cultivares-Mo semilla. En cambio, el efecto de las repeticiones fue significativo para MG, GG y MD; este comportamiento muestra que hubo una alta variación espacial en el experimento.

CUADRO 5. Análisis de la varianza de los datos del experimento de semilla enriquecida con molibdeno.


Suelo Encalado

Parámetros Calculados


Mazorcas Germinadas

Granos Germinados

Mazorcas Deformes


F

P < F

F

P < F

F

P < F


Cultiv.

7.77**

0.001

0.14**

0.001

6.94**

0.001

Molib.

1.21

0.316

2.43*

0.078

0.80

0.501

Cul x Mo

1.58

0.152

1.29

0.271

0.90

0.532

Repet.

4.61**

0.006

2.70*

0.057

2.63*

0.062

Suelo sin Encalar

Cultiv.

1.37

0.265

3.34*

0.028

1.31

0.275

Molib.

0.72

0.547

1.00

0.401

0.37

0.773

Cul x Mo

1.51

0.176

0.64

0.756

1.07

0.401

Repet.

7.53**

0.001

9.04**

0.001

1.48

0.233


 

El porcentaje de MG varió entre 40.22% para el PB-8 y 69.51% para el Obregón (Cuadro 6). El valor más alto de GG, 36.81, correspondió al Obregón y el menor, 14.74%, al PB-8. Este último cultivar mostró una mayor tolerancia a la GP que los otros tres probados.

La menor incidencia de MD se registró en el PB-8 con 21.44 y en la variedad Venezuela con 28.53%; estos valores fueron significativamente inferiores a los encontrados en el Obregón, 39.27% y en Simeto, 41.62%.

 

CUADRO 6. Prueba de medias calculadas (Duncan P<<0.05) para los datos obtenidos en los experimentos de semilla enriquecida.


Cultivares

Maz. Germinada

Sem. Germinada

Maz. Deforme


Suelo Encalado

H. Obregón

69.51 a

36.81 a

39.27 a

Venezuela

64.75 a

27.68 a

28.53 b

Simeto

57.28 a

34.13 a

41.62 a

H. PB-8

40.22 b

14.72 b

21.44 b

Mo. Semilla

0.88 mg/kg

63.37

31.41 a

35.93

0.83 mg/kg

58.67

26.92 a

28.38

0.69 mg/kg

58.62

33.22 a

32.61

0.52 mg/kg

51.09

20.91 b

33.95

Suelo sin Encalar

H. Obregón

93.25

64.90 a

36.73

Venezuela

97.11

55.63 b

42.08

Simeto

96.00

64.90 a

32.65

H. PB-8

89.03

52.05 b

33.33

Mo. Semilla

0.88 mg/kg

91.73

55.76

38.95

0.83 mg/kg

97.24

65.99

34.01

0.69 mg/kg

90.90

64.71

36.78

0.52 mg/kg

96.04

57.58

35.26


El contenido de Mo en la semilla no mostró efecto sobre las MG y MD, pero se observó una disminución significativa de los GG cuando el contenido promedio de Mo en la semilla fue el más bajo, 0.52 mg/kg.

En el experimento sin encalar el análisis de la varianza no mostró diferencias significativas, excepto para GG entre cultivares, para un valor de P<<0.028; en cambio, el efecto de las repeticiones fue significativo cuando se evaluó MG y GG (Cuadro 5).

En el suelo sin encalar sólo se encontraron diferencias en las pruebas de medias para GG; el PB-8 y la variedad Venezuela mostraron los porcentajes más bajos, 52.05 y 55.63%, respectivamente; en cambio, en Simeto y Obregón los porcentajes de germinación llegaron a 64.90%.

DISCUSIÓN

En los dos experimentos de encalado se encontró diferencia en el comportamiento de la GG en el tratamiento testigo. En E1 el porcentaje de GG fue de 51.13%; en cambio, en E2 con el mismo tratamiento, sólo llegó a 3.31%, aun cuando el criterio para escoger los lotes experimentales se basó en la contínua aparición de la GP en los años anteriores. En ambos experimentos la eficiencia del encalado para disminuir o eliminar la GP es muy evidente (Cuadro 2).

Es notoria la discrepancia entre los porcentajes de MG y GG, especialmente en el E1; esto se debe a que la apreciación de la germinación de los granos en la mazorca es posible sólo cuando la radícula o parte de la plúmula sobresalen por encima de los granos; la germinación del grano, fuera de la mazorca, fue posible determinarla cuando el embrión rompió el tegumento externo de la semilla, esto no se puede apreciar en la mazorca completa, por consiguiente, la MG no resulta un buen estimador del fenómeno estudiado y puede conducir a conclusiones erróneas.

La incidencia de MD fue mayor en E1 que en E2 (Cuadro 2), en ambos casos la práctica del encalado no mostró eficiencia para mejorar este aspecto. Las posibles causas de estas malformaciones podrían ser tres: deficiencia de potasio que da origen a mazorcas con puntas desprovistas de grano y de una consistencia floja; deficiencia de fósforo, que ocasiona mazorcas pequeñas con hileras incompletas en uno de sus lados y un torcimiento de la misma; y deficiencia de boro que produce mazorcas con granos faltantes irregularmente distribuidos. Las dos primeras causas podrían ser descartadas debido a que se aplicó K y P al suelo.

La concentración de Mo en la semilla cosechada en los experimentos E1 y E2 fue parecida (Cuadro 3), no fue posible distinguir diferencias en concentración de Mo entre los granos germinados y no germinados. Los valores de Mo encontrados variaron entre 0.33 y 0.53 mg/kg. Según TANER (1978) la GP no ocurre cuando la concentración de Mo en la semilla es de 0.05 mg/kg, el comportamiento de la GP en nuestros experimentos contradice lo encontrado por éste autor.

La aplicación de Mo foliar, en el proceso de obtención de semilla enriquecida con este nutrimento, incrementó la concentración en la semilla en forma consistente a medida que se elevaron las dosis usadas, sin embargo, no se encontró ningún efecto sobre la disminución. TANER (1978) atribuye la GP a una deficiencia de Mo y la corrigió aplicando Mo antes de la siembra. El requerimiento de Mo en la semilla está alrededor 0.1 mg/kg (MARQUEZ ORTIZ y ORTIZ, 1984) para lograr una germinación normal de la misma. Por su parte, WEIR y HUDSON (1966), no encontraron síntomas de deficiencias de Mo en las plántulas de maíz provenientes de semillas con 0.08 o más mg/kg de Mo, en cambio las deficiencias fueron fuertes cuando el nivel de Mo en la semilla fue menor que 0.02 mg/kg. En nuestro trabajo los niveles de Mo en la semilla estaban muy por encima de lo indicado en la literatura como adecuados, por lo que no era de esperar la ocurrencia de la GP, atribuida a la deficiencia de Mo, sin embargo, ésta se presentó independientemente del nivel de concentración de Mo (Cuadro 7).

La respuesta significativa en la disminución del porcentaje de GG encontrada con el PB-8, en suelo no encalado y encalado, conduce a considerar que el problema puede estar, en cierto modo, ligado a un aspecto genético, criterio que ha sido sugerido por otros autores (MARQUEZ ORTIZ y ORTIZ, 1984; MENGEL y KIRKBY, 1982).

El efecto de encalar el suelo ácido sobre la disminución de las MG y GG fue evidente (Cuadro 7), independientemente de los cultivares considerados o de los niveles de Mo en la semilla usada. En el suelo no encalado el porcentaje de MG varió entre 89.03 y 97.24%, en cambio, en el encalado estos valores variaron entre 40.2 y 69.51%, lo que en promedio significa una reducción de cerca del 30%. En el caso de GG, en el experimento sin encalar se encontraron valores entre 52.05 y 65.99% mientras que en el encalado estos valores variaron entre 14.36 y 36.81%, lo que significa una disminución de la GP del grano, en promedio, de aproximadamente 47.00%.

De los resultados obtenidos se concluye que la práctica del encalado es la solución más viable al problema de la GP del maíz; sin embargo, es necesario obtener más información sobre las dosis de cal a usar y el nivel de pH en el cual se evita completamente el problema. Por otra parte, el mejoramiento genético pareciera ser otra vía de solución, en vista de la mejor tolerancia mostrada por el PB-8, aunque estos resultados solo son de un año.

SUMMARY

Premature germination (PG) of maize seeds in the cob, before maturity, is a common problem in the acid soils of La Paragua and San Francisco in the Bolívar State. To solve the problem two experiments were stablished, using Tocorón hibrid seeds, with 0.1.5 and 3.0 t/ha of lime. In another two experiments four maize cultivars: H. Obregon, H PB-8, Simeto and var. Venezuela were seeded in one experiment where 3.0 t/ha of lime was applied to the soil, the other experiment was not lime. The seeds were enrriched with four Mo concentrations by foliar aplications to the progenitors of the four cultivars during the seed production process. PG decreased in 47% by liming the soil. Mo content in the seed did not have effect on PG although Mo content in the seeds was high 0.52 to 0.88 mg/kg, however the percentage of PG in the experiment with lime application was about half of that found in the experiment with out liming.

Key Words: Maize; Zea mays; lime; germination; seed recovering; molybdenum; acid soils; embrionic development; precocity; oligoelement; Bolívar.

BIBLIOGRAFÍA

BOSWEL, F.C., O.E. ANDERSON and L.F. WELCH. 1967. Molybdenum studies with peanuts in Georgia. Univ. of Georgia, Coll. Agric. Exp. Sta. Research Bull. 9. 22 p.

FLORES, E.L., L.J. CAJUSTE, A.T. SANTOS, D.M.J. ORTEGA, e G.S. INFANTE. 1987. Efecto del Fe, Mn y Zn en un suelo encalado y sin encalar donde el maíz presenta la germinación prematura del grano. Suelos Ecuatoriales 27:165-169.

GURLEY, W.H. and J. GIDDENS. 1969. Factors afecting uptake, yield response and carryover of molybdenum in soybean seed. Agron. J. 61: 7-9.

MARQUEZ ORTIZ, J. de J. y J. ORTIZ C. 1984. Germinación prematura del maíz Zea mays L., en la zona centro de Puebla. Revista Chapingo 9:79-86.

MENGEL, K. and E.A. KIRKBY. 1982. Principles of plant nutrition 3th edition. International Potash Institu. Bern, Switzerland. 655p.

ROUTCHENKO W. and J.P. SOYER. 1971. Sur les causes de la germination sur plante des grains inmatures de mains. Resultants préliminaires. Ann. Agron. 22:241-255.

ROUTCHENKO W. and J.P. SOYER. 1992. Causes de la germination sur plante de grain inmatures de mais. Ann. Agron. 24:455-459.

TANNER, P. D. 1978. A relationschip between premature sprouting on the cob and the molybdenum and nitrogen status of maize grain. Plant and Soil 49:427-432.

WEIR, R.G. and A. HUDSON. 1966. Molybdenum deficiency en maize in relation to seed reserves. Aut. J. Exp. Agr. Anm. Husb. 6:35-41.

WEIR, R.G., R.K. NAGEL, J.B. NOOMAN and A.G.W. TOWNER 1976. The effect of foliar and soil aplied molydenum treatments on the molybdenum concentration of maize grain. Aut. J. Exp. Agr. Anm. Husb. 16:761-764


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 45  >  Articulo