Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 45  >  Articulo

Agronomía Trop. 45(1): 35-50. 1995.

ÉPOCA DE FLORACIÓN Y COSECHA DEL AGUACATE EN LA REGIÓN 
NORTE DE VENEZUELA

Luis Avilán1 y Margot Rodríguez2

Trabajo financiado por el Consejo Nacional de Investigaciones 
Científicas y Tecnológicas. CONICIT - PC-131.
1
Investigador V. FONAIAP. Centro Nacional de Investigaciones 
Agropecuarias. Frutales. Apdo. 4653. Maracay 2101. Venezuela.
2 Técnico Asociado a la Investigación. FONAIAP. 
Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. 
Apdo. 4653. Maracay 2101. Venezuela.

RECIBIDO: octubre 10, 1993.



RESUMEN

En la región centro norte de Venezuela se evaluó la ocurrencia de la floración y cosecha de ochenta y siete variedades de aguacate, Persea spp, pertenecientes a los grupos raciales Mexicanos, Antillano y Guatemalteco y sus híbridos interraciales, durante cuatro ciclos consecutivos de producción (1989-1993). La mayor ocurrencia de floración sucedió entre los meses de noviembre y marzo. Entre los materiales de un mismo grupo racial o interracial se presentaron diferencias entre los períodos de ocurrencia y la extensión del proceso. El período de reposo que precede al desarrollo productivo se ubica en los meses de noviembre y febrero, cuando la precipitación es escasa o nula y se presentan las temperaturas mínimas más bajas de año. El ciclo floral se cumple en forma sincronizada, aunque en algunos materiales del grupo interracial Guatemalteco por Antillano se presenta un bajo porcentaje (20%) de traslape o solapamiento en días nublados y lluviosos. Entre los insectos polinizadores, la abeja Apis mellifera fue el más activo. Se constató que los materiales de los grupos Mexicano y Antillano para completar su ciclo de fructificación requieren entre 1 963 y 2 852 grados-día; los Guatemaltecos entre 3 848 y 4 254 grados-días, mientras los híbridos interraciales valores intermedios. Dadas las condiciones climáticas de la región se recomienda, al plantar, intercalar variedades de tipo floral diferentes (`A' y `B'), el empleo de colmenas de abejas durante el período de floración, y buscar alternativas como el uso de reguladores de crecimiento (hormonas) para inducir floraciones en función de la mejor época de cosecha para la comercialización de los frutos.

Palabras Clave: Persea spp., floración, Apis mellifera, cosecha.

INTRODUCCIÓN

El aguacate constituye uno de los frutales más difundidos en Venezuela (AVILAN y CIURANA, 1983; FIGUEROA y HADDAD, 1969) ocupando para 1992 una superficie de 13 398 ha y una producción de 59 860 toneladas (VENEZUELA, 1991). Las buenas perspectivas para su participación en los mercados exteriores e internos (AVILAN et al., 1980; AVILAN et al., 1993), aunado a las adecuadas condiciones edafoclimáticas para su explotación en el país, han incentivado su cultivo en los últimos años; sin embargo, los bajos rendimientos (4937 kg/ha) limitan su rentabilidad (AVILAN y CIURANA, 1983; AVILAN et al., 1980 y AVILAN et al., 1984).

La adecuada selección de las variedades, entre otros factores, es fundamental para mejorar la calidad y los niveles de producción, y dada la particularidad de la biología floral que lo caracteriza, es muy importante el establecimiento de la época de floración de los materiales a plantar (POPENOE 1953, 1974; SMITH et al, 1992).

La flor del aguacatero se caracteriza por presentar una dicogamia sincronizada, diurna y protoginia (BERGH, 1969; BERGH, 1977; LICHOU y VOGEL, 1972) y este aspecto es importante en la selección de los materiales dentro del proceso de planificación de los huertos. BERGH (1969 y 1977) afirma que el ciclo floral se mantiene constante si el ambiente es cálido, soleado y seco, y que cualquier cambio afecta la continuidad, regularidad y secuencia del ciclo floral. SEDGLEY (1977), al someter plantas de la variedad Fuerte a diferentes regímenes de temperatura diurna y nocturna observó: que cuando se sometían a 17 C durante el día y 12 C por la noche, las flores no presentaron el estado "femenino". Las flores de plantas sometidas a 33 C en el día y 28 °C en la noche cumplieron su ciclo normal, pero la duración del período de floración fue menor que el observado en las plantas sometidas a temperaturas más bajas (25 C en el día, 20 C en la noche), donde además hubo ocurrencia de solapamiento o traslape del ciclo floral.

SCHROEDER (1942) y OSUNA et al. (1985) han logrado la germinación in vitro y en condiciones de campo, respectivamente, de granos de polen durante más de 148 días. OSUNA et al. (1985) observaron que en verano los estigmas fueron receptivos en las fases "femenina" y "masculina" de las flores, existiendo una reducción gradual de la receptividad a medida que avanzó la fase "masculina". SEDGLEY (1980) señala que pérdida de receptividad se debe al incremento de la calosa en el estigma y el tejido de la transmisión, 18 horas después de haber abierto las flores por primera vez. La receptividad prolongada durante el invierno podría deberse, en parte, a que las células del estigma y del tejido de transmisión no degeneran si las flores no son polinizadas en las primeras 42 horas después de iniciada la primera apertura (SEDGLEY, 1980).

El desarrollo reproductivo procede después de ocurrir un período de reposo, y la inducción floral en algún momento durante el mismo (DEVENPORT, 1986). A las bajas temperaturas, los días cortos, el estress hídrico, se le atribuye el estímulo floral, pero la magnitud del efecto de cada uno de ellos sobre la floración no está bien dilucidado (BERG, 1969; DEVENPORT, 1986; VILLAUME y MOREAU, 1981).

Los insectos polinizadores juegan un papel importante en la productividad del cultivo y BERG (1977), RUEHLE (1963) y McGREGOR (1976) señalan a la abeja Apis mellifera como el principal agente de esta actividad, la cual disminuye en los días nublados, lluviosos o en ambos (OSUNA et al., 1985).

LUCHESSI et al., (1977), estudiando el desarrollo de los frutos en tres regiones ecológicamente diferentes, constataron que hubo un retardo en el ciclo de frutificación a medida que el clima de la región se tornaba más frío, estableciendo que un determinado cultivar posee prácticamente una misma cantidad grados-día para completar su fructificación que PRALORAN (1970) estima el cero fisiológico para el aguacate en 10 C.

MATERIALES Y MÉTODOS

El estudio se realizó en la colección de aguacates del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias , localizada en la región centro-norte del país (latitud 10 17' N, longitud 67 37' W ) la cual esta caracterizada como Bosque Seco Premontano (AVILAN et al., 1980) que tiene como límites climáticos generales una precipitación promedio entre 850 y 1000 mm anuales, una temperatura media anual entre 24 y 26 C y situada en una elevación de 450 msnm. Los suelos pertenecen al orden Entisol presentando buenas condiciones físicas y una mediana fertilidad natural.

Las observaciones sobre la época de floración y frutificación se realizaron durante cuatro ciclos de producción consecutivos, iniciándose las mismas en junio de 1989. Para ello, la copa de los árboles se dividió en cuatro cuadrantes imaginarios, a los cuales se les asignó un porcentaje máximo de 25% (FOURNIER, 1974). La toma de las observaciones se realizó cada siete días, en 252 árboles representativos de ochenta y siete variedades (3 árboles / variedad) pertenecientes a las razas Mexicana, Guatemalteca, Antillana y en un elevado número de híbridos interraciales (AVILAN et al., 1993) los cuales se presentan en el Cuadro 1 indicando su tipo floral.

Durante la época de floración se realizaron observaciones sobre el ciclo floral y la actividad de los insectos visitantes a través del marcaje de inflorescencias, y durante varios días el seguimiento del comportamiento de las flores cada hora entre las 7 a.m. y las 6 p.m. Para el cálculo de los grados-día durante el ciclo de fructificación para cada variedad, se empleó la metodología descrita en OMETTO (1981), en función de las temperaturas máximas y mínimas mensuales, utilizando como temperatura base 10<F128> É<F255>C (PROLORAN, 1970). Los datos climatológicos fueron suministrados por la estación meteorológica del CENIAP localizada a 100m de la colección.

 

CUADRO 1. Grupo racial, variedades y tipo floral de los aguacateros de la colección bajo estudio.

Grupo Racial

Variedades y Tipo Floral

Mexicanos (1)

Duke (B), Mexicola (B), Puebla (B).

Mex. Guat. (1)

Ryan (B), Ettinger (A), Fuerte (B), Lula (A), Ceniap-13.

Mex. Ant. (1)

Monroe (B).

Guatemaltecos(1 - 2)

Linda (B), Taylor (A), Yon (A), Mac Donal (B), Secundino (A), Araira-Fm (A), Celia (A), Tonnage (A), Vargas (A)

Antillano(1 - 2)

Waldin (A), Lawhon (B), Wilson Popenoe (A), Catalina (A), Catire (B) Simmonds (A), Russell (A), Alcemio (A), Fuchsia (A), Figueroa (A), Araira - 2 (A), Marty (A), Moya (B), Barker (A).

Guat*Ant (1)

Booth - 7 (B), Choquette (A), Cook (B), Collinred (B), Gripina - 5 (B), Senil - 34 (B), Winslowson (B), Booth - 1 (A), Pope (A), Hall (B), Palmira (B), Prince (B), Pozzock (B), Tumaco (A), Booth - 8 (B), Fairchild (B), Nelan (A), Luiz de Queiroz (A), Peruano (A), Pollock (B), River (B), Marcus (B), Schaff (A), Pardillar - 900 (A), Princesa (A).

Guat*Ant (2)

Zulia - 2 (B), Sta. Ana (A), Esparta (B), Lujo (B), Ceniap-1 (B), Sta. Cruz (B), CTB (B), Araira - 1 (A), Ceniap - 11 (B), Adolfo (A), CM - 1 (A), Herrera (B), Guacara Morado (B), El Rincón (B), María (B), Pedro (B), Ortega (A), Ceniap - 5 (B), Toledo (B), Ceniap - 6 (B), Ricardo - 2 (B), Nora (B), Sta. Clara (A), Lozada (A), Calidad (B).


(1) = Variedades introducidas de otros países; (2) Variedades colectadas en el país; Mex = Mexicano; Guat = Guatemalteco; Ant = Antillano.

RESULTADOS Y DISCUSIONES

En el Cuadro 2 se muestra la ocurrencia mensual de las floraciones observadas durante cuatro períodos consecutivos de producción. Las primeras floraciones se sucedieron a partir del mes de julio en los interraciales Guatemalteco por Mexicano y por Antillano colectados en el país. Los materiales del grupo racial Antillano iniciaron la floración a partir de agosto, los del Mexicano durante septiembre y los Guatemaltecos en octubre. Los híbridos Guatemaltecos por Antillano, introducidos de otros países, ini-ciaron su floración durante septiembre, mientras que el híbrido Monroe, representante del grupo interracial Mexicano por Antillano durante noviembre. En junio no hubo floración.

 

Los resultados indican que los materiales de los grupos Mexicano y Antillano, como sus híbridos interraciales con el grupo Guatemalteco, son más precoces en el proceso de floración que los pertenecientes al grupo Guatemalteco y los híbridos resultantes del cruzamiento Mexicano por Antillano.

La duración del período de floración también presenta variación entre los diferentes grupos considerados, siendo el híbrido interracial Mexicano por Antillano al menos extenso con sólo cuatro meses de duración (noviembre-febrero). Los materiales del grupo Mexicano y los híbridos interraciales Guatemalteco por Antillano introducidos presentaron floración hasta marzo, siendo el período de ocurrencia de nueve meses. Los materiales de los grupos Guatemalteco y Antillano, como los híbridos Guatemalteco por Antillano colectados en el país, presentaron floraciones hasta abril. Los períodos de ocurrencia de floración para los precitados fueron de siete, nueve y diez meses, respectivamente.

Independiente del grupo racial o interracial que se trate, la mayor ocurrencia de floración se presentó de noviembre a marzo, representando el 80 % del total de 845 floraciones observadas durante los cuatro ciclos de producción. Vale destacar el bajo número de floraciones totales observadas, en relación al número de árboles (252 árboles) en evaluación, lo cual pone en evidencia la acentuada veceria o alternancia en la producción que caracteriza a este frutal (OSUNA et al., 1985; PRALORAN, 1970 y RUEHLE, 1963).

Lo extenso del período de floración del aguacatero en el medio, si bien permite un incremento de las posibilidades de fructificación de los materiales en presencia de eventualidades adversas del medio ambiente, plantea la posibilidad de que mediante el empleo de reguladores de crecimiento se modifique o ajuste la época de floración, para concentrar el período de cosecha de acuerdo a las exigencias de mercado. FURON (1961) señala el empleo de acetileno, 2-4-D, 2-4-5-T y giberelina para el control de la floración fuera de la época deseada.

Es importante señalar que entre los materiales pertenecientes a un determinado grupo racial o interracial se presentan comportamientos de ocurrencia florales que difieren entre si. En el Cuadro 3 se muestra la época de floración de algunos de los materiales representativos de cada grupo, en el transcurrir de los cuatro períodos de observación. Así por ejemplo, en la `Winslowson', del grupo interracial Guatemalteco por Antillano, sólo ocurrió durante abril, mientras en la `Pollock' este proceso se presentó desde septiembre hasta marzo, es decir, durante siete meses. Ello explica, en parte, la elevada producción que caracteriza a esta última variedad en el medio.

 

Cuadro 3. Ocurrencia floral de algunos mteriales observada durante cuatro ciclos de producción.

 

El 'CENIAP-3', un híbrido interracial Mexicano por Guatemalteco que presenta un período de ocurrencia de floración muy extendido, es un material procedente de una semilla de `TopaTopa', y sus características en general son muy similares a esta última, pero su tipo floral es B. Si bien la calidad de sus frutos es baja, su empleo como patrón o porta injerto intermedio para inducir bajo porte en las copas comerciales y floraciones tempranas es promisorio.

En el Cuadro 4 se muestran las condiciones climáticas del área donde se encuentra ubicada la colección. De acuerdo con DEVENPORT (1986) el desarrollo reproductivo ocurre después de suceder un período de reposo. Bajo las condiciones del estudio, el reposo comienza a partir de noviembre, prolongándose hasta los inicios de marzo, en función al régimen pluviométrico que caracteriza la zona. Durante el período diciembre-febrero se suceden las temperaturas mínimas más bajas durante el año, lo cual, asociado a la escasa o nula precipitación, constituyen los factores señalados en inducir la diferenciación floral del aguacatero (BERGH, 1977; DEVENPORT, 1986; VILLAUME y MOREAU, 1981). El inicio regular de las lluvias, el cual suele ocurrir entre finales de abril y mediados de marzo, actúa como el estímulo para el desarrollo de las inflorescencias, las cuales según DEVENPORT (1986) presentan una duración de 2 a 3.5 meses, desde su diferenciación hasta la antesis.    

CUADRO 4. Características climáticas del Campo Experimental del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Maracay, Edo. Aragua (Lat 10 17' N Long 67 37' W).

 

 

M E S ES

J

J

A

S

O

N

D

E

F

M

A

M


Precipitación
mm

79.1

163.1

201.1

156.7

126.7

85.0

23.1

0

0.2

6.9

73.4

92.8

Temperatura
C media Máxima

31.7

30.7

30.6

31.2

31.6

31.3

31.2

31.6

32.7

33.8

33.5

32.3

Temperatura
C Media Mínima

20.2

19.3

19.5

19.4

19.2

18.9

16.5

15.7

16.3

17.4

20.3

20.8

Temperatura
C Media

25.9

25.0

25.1

25.4

25.4

25.1

23.9

23.6

24.4

25.6

27.0

26.6

Humedad Relativa(%)

75.7

80.2

80.7

79.2

78.0

77.7

75.0

72.0

66.0

66.5

70.2

75.3

Insolación Relativa (%)

39.3

40.5

43.0

43.8

49.8

50.7

59.3

61.1

63.9

60.3

48.0

43.3

Grados/día (GD)

15.9

15.0

15.0

15.3

15.4

15.1

13.8

13.6

14.5

15.6

16.9

16.5

Días

30

31

31

30

31

30

31

31

28

31

30

31

SIGMA GD

478

465

466

459

447

453

429

423

406

483

507

513


Observaciones realizadas sobre el ciclo floral evidenciaron que la sincronía se cumple en la mayoría de las variedades, presentando algunos híbridos interraciales (Guatemalteco por Antillano colectados en el país) traslape o solapamiento en la floración durante los días nublados y lluviosos. Así por ejemplo, en las variedades Figueroa y Alcemio se constató un 20 % de traslape en días muy nublados entre las 11 a.m. y 2 p.m. Esto pone en evidencia que a pesar de este hecho continúa planteado en este medio la necesidad de intercalar variedades del tipo floral `A' y `B', cuyo proceso de floración coincida con el tiempo, para asegurar una elevada fecundación.

Entre los insectos visitantes durante el proceso, la abeja A. mellifera fue la más activa, especialmente durante las últimas horas de la mañana (10 a.m. a 12 m.), disminuyendo su presencia en forma acentuada en días lluviosos y nublados. El empleo de colmenas estrategicamente distribuidas durante el período de floración constituye una alternativa para incrementar la producción hasta un 40%, tal como lo estima McGREGOR (1970).

Los cálculos del número de grados-día acumulados para realizar el ciclo de fructificación (Cuadro 5), indican que los materiales de los grupos Mexicano y Antillano necesitaron entre 1 963 y 2 852 grados-día, mientras los del grupo Guatemalteco entre 3 948 y 4 254. Los híbridos interraciales presentaron valores intermedios. Los resultados concuerdan con los de LUCHESSI et al., (1977) y VALMAYOR (1976) y confirman que un cultivar requiere de una determinada cantidad de grados-día para cumplir su proceso de fructificación. Este hecho permite predecir, de acuerdo con las condiciones climáticas de una región y los meses de ocurrencia de la floración, la época de la cosecha de cada variedad.

CUADRO 5. Época de mayor floración, cosecha de frutos y grados/día (GD) acumulados de algunos materiales de la colección.

Grupo Racial

Materiales

Mes de
Mayor Floración

Mes de
Mayor Cosecha

G D


Mexicano (1)

Duke

Enero

Junio

2810

Mexicola

Abril

Julio-Agosto

1963

Puebla

Marzo

Junio

1981

Mex x Guat (1)

Ryan

Febrero

Julio

2852

Ettinger

Marzo

Oct-Nov

3848

Fuerte

Marzo

Oct

3848

CENIAP-3

Noviembre

Abril

2701

Mex x Ant (1)

Monroe

Febrero

Junio-Julio

2852

Guatemaltecos (1)

Taylor

Marzo

Oct

3848

Yon

Febrero

Sep

3777

McDonald

Febrero

Sep

3777

Tonnage

Febrero

Oct

4254

Antillanos (1-2)

Waldin

Marzo

Junio

1981

Lawhon

Marzo

Agosto

1922

Catalina

Febrero

Julio-Agosto

2852

Catire

Noviembre

Abril

2701

Simmonds

Diciembre

Mayo

2761

Russell

Febrero

Junio-Julio

2852

Guat x Ant (1)

Choquette

Marzo

Oct-Nov

2858

Cook

Mayo

Oct

2858

Gripiña-5

Febrero

Agosto

3318

Winslowson

Abril

Nov

3818

Booth-1

Abril

Oct

3365

Nelan

Marzo

Julio

2446

Pollock

Febrero

Junio

2387

GuatxAnt(2)

Zulia-2

Febrero

Junio

2387

Ortega

Enero

Julio

3275

Sta.Cruz

Enero

Junio

2810

CTB

Marzo

Agosto

2912


(1) = Introducidos de otros países; (2) = Colectados en el país; Mex = Mexicano; Guat = Guatemalteco; Ant = Antillano.

CONCLUSIONES

  1. Independientemente del grupo racial o interracial al que pertenezcan las variedades, la mayor ocurrencia de floración se presenta entre los meses de noviembre a marzo.

  2. Las variedades de los grupos Mexicano y Antillano y sus híbridos interracia7les con el grupo Guatemalteco, son más precoces en el proceso de floración que las pertenecientes al grupo Guatemalteco y los híbridos resultantes de su entrecruzamiento (Mexicano por Antillano).

  3. Entre las variedades pertenecientes a un determinado grupo racial o interracial se presentan comportamientos de ocurrencia floral y extensión de procesos que difieren entre si. Por ello, es necesario establecer la época de floración de cada variedad en particular.

  4. En el período diciembre - febrero, caracterizado por su escasa o nula precipitación y temperaturas mínimas más bajas durante el año, se ubica el período de reposo que precede al desarrollo reproductivo del aguacate en la región del estudio.

  5. Dadas las condiciones climáticas de la región durante el período de floración, el ciclo floral se cumple en forma sincronizada, aunque en algunas variedades del grupo interracial Guatemalteco por Antillano colectado en el país, durante días nublados y lluviosos presenta un bajo porcentaje (20 %) de traslape o solapamiento. Por ello es recomendable el intercalar variedades de los dos tipos florales para asegurar una elevada fructificación.

  6. El extenso período de floración del aguacatero en nuestro medio, si bien permite un incremento de las posibilidades de fructificación de los materiales, establece la necesidad del empleo de sustancias reguladoras de crecimiento, para modificar o ajustar la época de floración a las exigencias del mercado de los frutos.

  7. Entre los insectos polinizadores, la abeja A. mellifera fue la más activa, específicamente entre las 10 a.m. y 12 m. Durante los días nublados y lluviosos su actividad fue escasa.

  8. Se constató que un cultivar, para completar su ciclo de fructificación, requiere de una determinada cantidad de grados-días. Los Mexicanos y Antillanos entre 1 963 y 2 852, los Guatemaltecos entre 3 848 y 4 254 y los híbridos interraciales un valor intermedio.

SUMMARY

In the north-central region of Venezuela, 87 avocado, Persea spp, cultivars were evaluated during four consecutive production cycles (1989-1993) for flowering and fruit production. The varieties belonged to the horticulture groups. Mexican (M), Guatemalan (G), West Indies (A) and their intergroups hybrids. Most of the blooming period ocurred during november to march. Among cultivars of the same groupe and hybrids, there are differences in the blooming periods and their extension. The dormancy period that preceeds flower differentation occurs during november to fabruary. At that time the precipitation is very low or null and the mininum temperatures are the lowest. The dichogamy is sinchronized, but in some hybrids (G x A) the overlap (20 %) is present during cloudy and rainy days. Honey bees were the most active pollinators. It was found that cultivars belonging to the Mexican and West Indies groups demand 1 963 to 2 852 degrres/day and the Guatemalans 3 848-4 454 degrees/day to complete fruit production, while the intergroups hybrids demand intermediate values. Due to climatic conditions of this study area, it is recomended to interplant A and B flowers type varieties, the use of bee hives in the field during bloom period and to look for alternatives as the use of hormone type substances to induce blooming in concordance with market demands.

Key Words: Persea spp., flowering, Apis mellifera, harvesting.

BIBLIOGRAFÍA

AVILAN, L. y J. CIURANA. 1983. El aguacate (Persea americana. Mill) en Venezuela. Situación actual y perpectivas. FRUITS 38 (3): 183-188. 1983.

AVILAN, L., E. ESCALANTE, F. LEAL y M. FIGUEROA. 1980. Areas potenciales para el desarrollo de diferentes especies frutícolas en el país. El Aguacatero. Agronomía Trop. 30(1-6): 105-104.

AVILAN, L., L. MENESES, R. SUCRE y D. SERPA. 1984. Efecto de la propiedades físicas del suelo sobre la distribución radical del aguacate (Persea americana. Mill). FRUITS 39 (7-8): 475-482.

AVILAN, L., M. RODRIGUEZ e I. DORANTES. 1993. Caracterización y evaluación de la colección de aguacate (Persea spp) del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Pittieria (Resúmenes) 21:10.

BERGH, B. 1969. Avocado. In: Outlines of perennial crop breeding in the tropics. Wagemingen. Micellaneous Paper 4. pp 23-51.

BERGH, B. 1977. Avocado. In: Advances in fuits breeding. Edited J. Jamik and J Moore. West Lafayette, Indiana. Purdue University Press. pp 541-567.

DEVENPORT, T. 1986. Avocado flowering. Horticultural Reviews 8:257-289.

FIGUEROA, M. y O. HADDAD. 1969. Comportamiento de variedades de aguacate (Persea americana. Mill) en Venezuela. Proceeding American Society Horticultural Science. Tropical Region 13: 179-197.

FOURNIER, L. Un método cuantitativo para la medición de características fenológicas en árboles. Turrialba 24(4): 422-423.

FURON, V. 1961. L'avocatier en Cote d'Ivoire. FRUITS 16(1): 21-27.

LICHOU, J. et R. VOGEL. 1972. Biologie florale de l'avocatier en Corse. FRUITS 27(10) 705-717.

LUCHESSI, A., H. MONTENEGRO., N. VILLA NOVA e A. FLORENCIO. 1977. Estimativa de graus-dia acumulados no ciclo de fructificacao de cultivares de abacateiros (Persea americana. Miller). Anais Escola Superior de Agricultura `Luiz de Queiroz 24: 317-325. 1977.

McGREGOR, S. 1976. Insect pollination of cultivated crop plants. Washington, United States. Departament of Agriculture. Agriculture Handbook N 496. 93-98 pp.

OMETTO, J. 1981. Bioclimatología vegetal. Sao Paulo. Editorial Agonomica Ceres. 425 p.

OSUNA, T., A. GARCIA VELAZQUEZ y E. PIMIENTA BARRIOS.1985. Expresión de la dicogamia en la variedad Fuerte de aguacate (Persea americana. Mill) en la región de Atlixco. Puebla. Agrociencia 62: 69-77. 1985.

POPENOE, W. Manual of tropical and subtropical fruits. New York. Mac Millan. 474 p. (Reimpresion New York, Hafner. Press 1974).

POPENOE, W. 1953. Fruticultura centroamericana. Ceiba 3(4): 225-338.

PRALORAN, J. 1970. Le climat des aires d' regine des avocatiers. Fruits. 25 (7-8): 543-557.

RUEHLE, G. 1963. The Florida avocado industry. Gainesville. University of Florida. Bulletin 602. 102 p.

SAMSON, J. Fructicultura tropical. Mexico. Editorial Limusa. 396 p.

SCHROEDER, C. 1942. Pollen germination in the avocado. American Society Horticultural Science 41: 181-182.

SEDGLEY, M. 1977. The effect of temperature on floral behavior pollen tube growth and fruit set in the avocado. Journal Horticultural Science. 52: 135-141.

SEDGLEY, M. 1980. Anatomical investigation of abcissed avocado flowers and fruitlests. Annales Botany 46: 771-777. 1980.

SMITH, N., J. WILLIAMS, D. PLUCKNETT and J. TALBOT. 1992. Avocado. In: Tropical forest and their crops. New York. Cornell University Press. pp. 112-150.

VALMAYOR, R. 1976. Cellular development of the avocado from blosson to maturity. The Philippine Agriculturist 50(10): 907-976.

VENEZUELA. 1991. Plan de producción y disponibilidad año 1991. Caracas. Dirección de Planificación Agrícola. Ministerio de Agricultura y Cría. pp. 90.

VUILLAUME, C et B. MOREAU. 1981. Bilan des premieres observations sur la collection dácocatiers de la station de Bassin - Martin a la Reunion. Fruits 36(3): 139-150


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 45  >  Articulo