Agronomía Tropical  > Colección  >  Sumario Volumen 41   >  Articulo


Agronomía Tropical. 41(3-4): 179-190.1991


POTENCIAL DE BROTACIÓN Y FERTILIDAD DE TRES CULTIVARES DE VID (Vitis vinifera L.) BAJO CONDICIONES TROPICALES

Dámaso Bautista A.*

*Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado. Escuela de Agronomía.
Postgrado de Horticultura. Apdo. 400. Barquisimeto 3001. Venezuela.

RECIBIDO: septiembre 25, 1990.



RESUMEN

Se determinó la capacidad de brotación y la fertilidad de las yemas, en pulgares con uno y hasta diez nudos, de la vid, Vitil vinifera L. cvs. Italia, Alphonse Lavallée y Villanueva, bajo condiciones de campo durante cuatro ciclos. La brotación de la yema distal de los pulgares alcanzó el 90% o más en los tres cultivares. La brotación promedio de los pulgares fue relativamente similar entre cultivares y presentó una tendencia decreciente de la posición uno hacia la diez, semejando una curva cuadrática negativa. La brotación se polariza en las yemas distales, evidenciándose un efecto de dominancia apio cal. Los pulgares de seis o más nudos presentaron un segundo pico de brotación en las yemas basales, lo que hace presumir que el efecto de dominancia es parcial. Los porcentajes de brotación fértil fueron cuantitativamente inferiores a los de la brotación total. Las diferencias más acentuadas entre la brotación total y fértil se observaron en los pulgares de uno a cuatro nudos, especialmente en 'Italia' y 'Villanueva'. Los coeficientes de fertilidad fueron de 0,76 a 0,97, de 1,27 a 1,81 y de 1,41 a 1,55 en 'Italia', 'Villanueva' y 'A. Lavallée', respectivamente. El número de racimos se incrementó al aumentar los nudos por pulgar.

INTRODUCCIÓN

La vid presenta dos tipos de yemas; la latente o principal, generalmente formada por tres conos vegetativos, de los cuales el del centro es más desarrollado para el momento de la brotación, y la yema pronta o de brotación anticipada, conformada por un solo cono el cual frecuentemente es estéril (21). Las yemas latentes, que son las de mayor importancia vitícola, no presentan características externas que permitan el reconocimiento de su fertilidad. La fertilidad de las yemas depende del cultivar, de su posición en el sarmiento, de las prácticas culturales y las condiciones climáticas prevalecientes durante su formación y desarrollo (1, 2, 6, 7, 8, 12, 13, 18, 26).

En las regiones de clima templado la brotación ocurre progresiva y uniformemente desde las yemas dístales hacia las básales de los pulgares o cargadores (1, 2, 3, 18). Bajo condiciones tropicales, la brotación ocurre sólo en las yemas dístales de los pulgares quedando los restantes inhibidos por efecto de dominancia apical (10, 11, 16, 22, 23). También se ha señalado que la fertilidad de las yemas es menor en el trópico que en la zona de clima templado (9, 27), debido a que el desarrollo vegetativo de la vid es muy acelerado y a expensas de la productividad (20, 25).

En este trabajo se examina la brotación y la fertilidad de las yemas de pulgares, podados a diferentes números de nudos, en tres cultivares de vid durante cuatro ciclos.

MATERIALES Y MÉTODOS

El ensayo se estableció en la Estación Experimental El Tocuyo, de la Universidad Centro-Occidental Lisandro Alvarado, estado Lara, Venezuela (9047'LN; 630 msnm), para determinar, en condiciones de campo, los grados de brotaci6n y fertilidad de yemas y pulgares a las variedades de vid: Italia, Alphonse Lavallée y Villanueva. Se utilizaron plantas con cinco años de edad, separadas a 3 m x 3 m y conducidas en emparrado a 2 m de altura. Las plantas de cada variedad fueron seleccionadas por presentar una apariencia similar en cuanto a desarrollo y vigor.

La poda se hizo dejando pulgares desde uno hasta diez nudos por cada planta, identificándose numéricamente los nudos desde el más basal con el número uno hasta el más distal con el diez. Los sarmientos en exceso o sobrantes se podaron a tres o cuatro nudos, como es la modalidad habitual en el manejo comercial de estas variedades. Por razones prácticas, en este trabajo, el concepto de nudo es equivalente al de yema.

Se utilizaron treinta plantas por variedad. Los pulgares de uno a diez nudos dentro de cada una de las plantes escogidas se hizo al azar, dejándose treinta por cada tipo de pulgar para un total de trescientos por variedad.

La información se recogió sistemáticamente por cada nudo a lo largo de los pulgares, siguiendo en lo posible el método ANTCLIFF et al. (4). El número de brotes y de inflorescencias constituyeron los datos básicos.

Las variables derivadas que se obtuvieron fueron las siguientes:

Brotación Total (BT), la cual se cuantificó en porcentaje, según la fórmula siguiente:

% BF = número de brotes x 100
    número de nudos

La BT se estableció tanto para la yema del nudo apical como para todas las yemas del pulgar. Así, se obtuvo porcentajes de brotación apical y promedio de los pulgares.

Brotación Fértil (BF), la cual se cuantificó de manera similar a la anterior:

% BF = número de brotes fértiles x 100
   número de brotes totales

Se consideró como brote fértil aquel que presentó una o más inflorescencias.

Coeficiente de Fertilidad (CF), determinado según la fórmula siguiente (3):

% CF = número de inflorescencias
          número de brotes

El CF se estableció para la yema del nudo apical, así como para el promedio de cada tipo de pulgar.

El ensayo se prolongó durante cuatro ciclos y los datos obtenidos se sometieron a los análisis de varianza, correlación y regresión.

RESULTADOS

Brotación.

La brotación de las yemas dístales fue de 90% o más para los pulgares de uno a diez nudos, durante los cuatro ciclos en las tres variedades (Cuadro 1). La brotación promedio de los pulgares presentó una tendencia decreciente muy acentuada en los pulgares de uno a cinco nudos, declinando gradualmente en los subsecuentes, de tal manera que se generó una curva cuadrática negativa por cada variedad (Fig. 1). La brotación promedio en las tres variedades presenta un comportamiento parecido por lo que las curvas son relativamente similares; sin embargo, la 'Villanueva' mostró un grado ligeramente mayor de brotación en los pulgares de cinco a diez nudos.

CUADRO 1. Porcentajes de brotación de yemas apicales en pulgares de 1 a 10 nudos para los cvs. A. Lavallée, Italia y Villanueva (Promedio de cuatro ciclos) *.


Nudo apical

A. Lavallée

Cultivares Italia

Villanueva


10

87,9

91,7

96,6

9

89,6

89,2

95,3

8

90,0

87,5

94,0

7

93,3

87,5

95,3

6

91,7

93,3

96,6

5

87,9

89,3

95,3

4

87,9

95,0

97,3

3

93,3

92,5

96,6

2

93,3

94,1

98,0

1

95,4

96,7

98,0


*Cada ciclo estuvo representado por treinta plantas y cada pulgar por treinta repeticiones, por cada cultivar.

 

FIGURA 1. Brotación promedio de pulgares de uno a diez nudos en variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

FIGURA 1. Brotación promedio de pulgares de uno a diez nudos en variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

La brotación se concentra en la parte distal de los pulgares y decrece muy rápidamente hacia la base. Sin embargo, en los. pulgares de seis o más nudos se observa un pequeño repunte de brotación en las yemas intermedias o basales. En la Figura 2, que representa la brotación de los pulgares con 2, 5 y 10 nudos, se visualizan las tendencias antes señaladas.

Fertilidad.

La fertilidad representa la capacidad potencial productiva de la planta en razón de la presencia de primordios florales diferenciados en las yemas latentes (17).

Brotación Fértil (BF): la BF presenta tendencias similares a la brotación total, aun con porcentajes ligeramente inferiores. Estas tendencias se mantienen, tanto para las posiciones apicales como para los promedios de los pulgares en las tres variedades (Cuadro 2). Las medias de brotación fértil de las yemas dístales, durante los cuatro ciclos, fueron de 77,2%; 63,1% y 84,2% para los cvs. A. Lavallée, Italia y Villanueva, respectivamente. La mayor proporción de brotes estériles, sin inflorescencias, se observó en los pulgares de uno a cuatro nudos en las tres variedades (Fig. 3).

Coeficiente de Fertilidad (CF): el CF apical siempre fue mayor que el CF promedio de pulgares con dos o más nudos y diferentes entre las variedades (Fig. 4). El CF fue menor en los nudos básales, se incrementó ligeramente en los intermedios y se estabilizó en los dístales, generando curvas aparentemente asintóticas (Fig. 4). Los CF promedio de los nudos básales (uno al cuatro), durante los cuatro ciclos, fueron 1,41; 0,76 y 1,27 para 'A. Lavallée', 'Italia' y 'Villanueva', respectivamente. Para los dístales (ocho al diez) fueron 1,55; 0,97 y 1,81 en el mismo orden anterior. Los CF de los nudos apicales no presentaron variaciones notorias interciclos dentro de cada variedad.

Racimos por pulgar: el número de racimos se incrementó al aumentar los nudos por pulgar, aparentemente en una relación lineal y característica para cada variedad (Fig. 5). La mayor tasa de incremento la presentó la ‘Villanueva' y la menor la 'A. Lavallée'.

DISCUSIÓN

Después de la poda, la vid comienza a brotar por las yemas dístales de los pulgares. Los porcentajes de brotación de las yemas dístales son similares a los observados en las regiones de clima templado (2, 5, 18). Sin embargo, al desarrollarse la yema apical forma una rama o sarmiento que ejerce cierta regulación sobre el desarrollo de las yemas subsecuentes (14). De acuerdo al número de yemas, la dominancia apical da por resultado diferentes grados de brotación en los pulgares, generándose una curva cuadrática negativa entre la brotación y el número de yemas de los pulgares. En la práctica, las plantas contienen una cierta cantidad de yemas que no manifiestan su potencial vegetativo ni reproductivo. Algunos autores (19, 24) observaron que en los años de inviernos con temperaturas altas se reduce la brotación de yemas, se incrementa la polaridad y los pocos sarmientos formados son excesivamente vigorosos. Igualmente, efectos similares se han observado en climas calientes (6, 11, 23) o en vides cultivadas en invernaderos (15).

FIGURA 2. Promedio de brotación en pulgares de 10, 5, 2 y 1 en las variedades Villanueva, Italia y A. Lavallée (cuatro ciclos).

FIGURA 2. Promedio de brotación en pulgares de 10, 5, 2 y 1 en las variedades Villanueva, Italia y A. Lavallée (cuatro ciclos).

 

CUADRO 2. Porcentajes de brotación fértil de yemas apicales y promedio de pulgares de 1 a 10 nudos en los cvs. A. Lavallée y Villanueva (Promedio de cuatro ciclos)*.

Nudos por pulgar A. Lavallée Cultivares Italia Villanueva
apic. prom. apic. prom. apic. prom.

10

76,0

17,1

68,3

15,3

90,7

24,9
9

85,2

20,5

61,7

15,4

87,3

24,3
8

78,1

20,4

65,0

16,1

84,0

24,8
7

72,9

23,0

64,2

17,2

87,3

25,5
6

77,2

24,4

68,3

19,2

86,9

26,2
5

71,4

24,8

60,0

19,4

88,7

30,5
4

68,5

30,9

61,7

22,1

84,0

34,9
3

76,1

43,4

64,2

29,5

78,7

38,6
2

80,0

62,6

61,7

36,7

81,3

50,3
1

87,0

87,0

55,8

55,8

73,7

73,7

*Cada ciclo estuvo representado por treinta plantas y cada pulgar por treinta repeticiones por cada cultivar.

 

FIGURA 3. Porcentajes promedio de brotación estéril de pulgares de uno a diez yemas en las variedades Villanueva, Italia y A. Lavallée (cinco ciclos).

FIGURA 3. Porcentajes promedio de brotación estéril de pulgares de uno a diez yemas en las variedades Villanueva, Italia y A. Lavallée (cinco ciclos).

 

FIGURA 4. Coeficiente de fertilidad apical y promedio de pulgares de uno a diez nudos en las variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

FIGURA 4. Coeficiente de fertilidad apical y promedio de pulgares de uno a diez nudos en las variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

 

FIGURA 5. Número de racimos en pulgares de uno y hasta diez nudos en las variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

FIGURA 5. Número de racimos en pulgares de uno y hasta diez nudos en las variedades Villanueva, A. Lavallée e Italia (cuatro ciclos).

Los pulgares con seis o más nudos presentaron un repunte de brotación en yemas básales o intermedias, notándose claramente un pequeño segundo pico de brotación. El segundo pico de brotación fue especialmente notorio en los pulgares de ocho a diez nudos, lo que hace presumir que el efecto correlativo de dominancia es parcial y se ejerce sobre las yemas más cercanas al brote apical.

La brotación obtenida se asemeja a numerosas observaciones realizadas que señalan que la proporción de yemas fértiles se incrementa desde la base hacia la parte central del sarmiento y comienza a disminuir hacia la distal (1, 12, 17, 26). En el presente caso las observaciones se hicieron sobre la parte basal y media de los sarmientos.

El cv. A. Lavallée presentó el mayor grado de fertilidad desde las yemas básales hasta las dístales. El cv. Italia es el menos fértil, especialmente en sus primeras cuatro yemas básales. El cv. Villanueva es de fertilidad intermedia en las primeras cuatro yemas y similar a la 'A. Lavallée' en las subsecuentes. Las diferencias observadas en la fertilidad de las yemas pueden atribuirse a características intrínsecas de los cultivares estudiados.

Los coeficientes de fertilidad de yemas observadas a lo largo de los pulgares se consideran similares o ligeramente inferiores a las observadas comúnmente en la zona de clima templado (17, 23, 26). Las diferencias entre CF de las yemas apicales y el CF promedio de los pulgares pueden explicarse por las variaciones de fertilidad observadas, según la posición de la yema en el sarmiento.

El número de racimos se incrementó a tasas características para cada cultivar, al aumentar los nudos por pulgar. El incremento en el número de racimos probablemente fue una respuesta al grado de brotación y al CF de las yemas brotadas.

CONCLUSIONES

- Independientemente del número de nudos en los pulgares, la brotación de la yema distal fue del 90% o más en los tres cultivares durante los cuatro ciclos. El efecto de dominancia apical generó una curva cuadrática negativa característica entre los porcentajes de brotación y el número de yemas por pulgar. La baja brotación de las yemas subsecuentes a la distal se considera como un problema característico de la viticultura tropical.

- La brotación fértil siguió una tendencia similar a la brotación total, pero cuantitativamente inferior en los tres cultivares. La proporción de brotes estériles es relativamente alta en las primeras cuatro yemas básales de los pulgares, especialmente en los cvs. Italia y Villanueva.

- Los coeficientes de fertilidad fueron diferentes entre variedades y variaron según la posición de la yema en el pulgar. Al respecto podrían realizarse los tipos de poda siguiente: cv. Italia de 4 a 7 nudos, dado los bajos coeficientes de fertilidad de las yemas básales; cv. A. Lavallée hasta 5 nudos, por presentar altos coeficientes de fertilidad en las yemas básales; cv. Villanueva a más de 5 nudos por presentar los más altos coeficientes de fertilidad y de brotación en las yemas intermedias y dístales.

SUMMARY

Bud burst and fruitfulness on spurs of one to ten nodes were determined in grapevine cultivars Italia, Alphonse Lavallée and Villanueva, under field conditions throughout four cycles. The distal bud burst reached 90% or more in the three cultivars. The bud burst mean to the spurs was similar for the cultivars and showed a decreasing trend from the node position, one to ten, resembling a negative cuadratic curve. The sprouting was polarized in the distal buds showing a correlative inhibition along the spurs. The spurs with six or more nodes exhibited a second minor peak of sprouting of the basal buds showing that the correlative inhibition is only partial. The number of fruitful shoot, was always lower than the total shoot, specially on spurs of one to four nodes in 'Italia' and 'Villanueva'. The fertility coeficients were of 0.76 to 0.97, of 1.27 to 1.81, and of 1.41 to 155 for 'Italia', 'Villanueva' and 'A. Lavallée', respectively. The number of bunches increased as the number of spur nodes was larger.

BIBLIOGRAFÍA

1. ANTCLIFF, A.J. and W.J. WEBSTER. Studies on the Sultana vine. I. Fruit bud distribution and bud burst. Aust. J. Agric. Res. 6:565-588. 1955.

2. ANTCLIFF, A.J. and W.J. WEBSTER. Studies on the Sultana vine. II. The course of bud burst. Aust. J. Agric. Res. 6:713-714. 1955.

3. ANTCLIFF, A.J. and P. MAY. Dormancy and bud burst in Sultana vines. Vitis 3:1-14. 1961.

4. ANTCLIFF, A.J., P. MAY, W.J. WEBSTER and J. HAWKES. The Merbein Bunch Count, a method for analysis the performance of grapevines. Hort. Science 7:196-197. 1972.

5. BALASUBRAHMANYAN, V.R., R.S. KHANDUYA and S. ABBAS. Effect of thiourea on rest period of grapevine buds. Amer. J. Enol. Vitic. 26: 168-170. 1975.

6. BALDWIN, J.G. The relation between weather and fruitfulness of the Sultana vines. Aust. J. Agric. Res. 15:920-928. 1964.

7. BUTROSE, M.S. Fruitfulness in grapevines; The response of different cultivars to light, temperatura an day lenght. Vitis 9:121-125. 1970.

8. BUTROSE, M.S. Climatic factors and fruitfulness in grapevines. A review. Hort. Abstr. 44:319-326. 1970.

9. BRANAS, J. Culture de la vigne en pays tropicaux et plus specialment dans regions chaudes et humides du globe. Bull. OIV 43(467):5-15. 1970.

10. CORSO , P.F. Improving bud burst in tropical vineyards. Maracaibo, Venezuela. FUSAGRI-CORPOZULIA. 1978. 8 p. (Mimeografiado).

11. HIDALGO, L. El cultivo de la vid en Venezuela. Maracaibo, Venezuela. FUSAGRI-CORPOZULIA. 1974. 61 p. y anexos (Mimeografiado).

12. KHANDUYA, S.D. and V.R. BALASUBRAHMANYAN. Fruitfulness of grapevine buds. Econ. Bot. 25 :280-294. 1971.

13. KHANDUYA, S.D. and S. ABBAS. Estimating fruitfulness of grapevine buds by forced bursting in summer in the tropic of India. Vitis 12:23-25. 1973.

14. LAVEE, S. Usefullness of growth regulators for controlling vine growth and improving grape quality in intensive vineyards. Acta Horticulturae 206:89-108. 1987.

15. LAVEE, S., Y. SHULMAN and G. NIR. The effect of cyanamide on bud break of grapevines. Proc. Inter. Seminar on Dormancy of Grapevines. UC, Davis: 17-29. 1984.

16. LIDER, L.A. Report on study-tour of the grape growing Districts of Venezuela. Comment on vineyard management practicas. Maracaibo, Venezuela. FUSAGRI-CORPOZULIA. 1977: 10 p. (Mimeografiado).

17. MAY, P. and J. ANTCLIFF. The fruitfulness of grape buds. I. Measuring bud fruitfulness on forced singlemade cuttings. Ann. Amel. Plantes 23:1-12. 1973.

18. MAY, P. and K.M. CELLIER. The fruitfulness of grape buds. II. The variability in bud fruitfulness in ten cultivars over seasons. Ann. Amel. Plantes 23:13-26. 1973.

19. ORPFER, C.J. and P.G. GONSSARD. Effect of hot water treatments on buds burst and rooting of grapevine cuttings. Vitis 19:1-3. 1980.

20. PANSIOT, F.P. et J.R. LIBERT. Culture de la vigne en pays tropicux. Bull. OIV 44(485-486):595-661. 1978.

21. PRATT, C. Reproductive anatomy in cultivated grapes. A review. Amer. J. Enol. Vitic. 22:92-109. 1971.

22. RAMSAY, J., E. BRACHO y B. STERGIOS. Efecto del ácido 2-cloroetil-fosfónico (Etefon) sobre la brotación de yemas y la productividad de la vid variedad Italia. Maracaibo, Venezuela. FUSAGRI-CORPOZULIA. 1976. 12 p. (Mimeografiado).

23. SHALITIN, G. New approaches to grape-growing in the tropics. Grapevine training and pruming studies in Kenya. Min. Agric. Kenya. 1973. 28 p. (Mimeografiado).

24. SHULMAN, Y., G. NIM, L. FANBERSTEIN and S. LAVEE. The effect of cyanamide on the release from dormancy of grapevine buds. Scientia Hortic.19:97-104. 1983.

25. VEGAS, J. et., J. BRANAS. Culture de la vigne en pays tropicaux.. Bull. OIV 44(487):755-789. 1971.

26. VLACHOS, M. Contribución al estudio de la fertilidad de las yemas de la vid. España. Inst. Invest. Agron. Cuaderno 312. 1961. 19 p. y anexos.

27. WINKLER, AJ., J.A. COOK W., M. KLIEWER and L.A. LIDER. General Viticultura. Berkely. Univ. California Press. 710 p. 1974.


^

Agronomía Tropical  > Colección  >  Sumario Volumen 41 Articulo