Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 35 Articulo


Agronomía Tropical. 35(1-3): 111-115.1985

ETIOLOGIA DE LA MANCHA PARDA DE LOS CITRICOS EN VENEZUELA

Nancy Contreras de Velázquez* y Amado Rondón**

* FONAIAP. ESTACIÓN Experimental Barinas. Apdo., 178. Barinas, 
Venezuela, ** FONAIAP. Centro Nacional de Investigaciones
 agropecuarias.  Apdo. 4653. Maracay, 2101. Venezuela.

RECIBIDO: marzo 21.1980.


INTRODUCCION

Los cítricos representan un renglón de gran importancia económica en la producción frutícola nacional, en efecto, según estimaciones de la Oficina de Planificación del Sector Agrícola del Ministerio de Agricultura y Cría, para 1983 habia solamente en naranjas 32 001 hectáreas con producción de 1 829 710 toneladas métricas, observándose que durante ese período no se importó ningún tipo de cítricas para consumo fresco (7).  

 Para satisfacer las metas establecidas en los planes de desarrollo nacional, tendentes a incrementar la producción y productividad citrícolas, en especial de naranjas, deben estudiarse todos los factores que afectan la producción. Entre ellos, los problemas fitosanitarios son importantes en el proceso productivo por las pérdidas significativas que ocasionan. Es así como en la última década los patrones tradicionales de cítricos han sido reemplazados por su susceptibilidad a enfermedades vírales y fungosas. El limón rugoso, la mandarina Cleopatra y el limón volkameriano han sido recomendados como patrones tolerantes al virus de la tristeza (13).

El presente trabajo tiene como objetivos estudiar la etiología de la mancha foliar sobre esos patrones en condiciones de semillero, de vivero y de campo, así como determinar si esta anomalía es el resultado de un sinergismo entre hongos de los géneros Alternaria y Colletotrichum, estableciendo cuál actúa como inóculo primario.

REVISION DE LITERATURA

A nivel mundial existe información relacionada con manchas foliares en cítricos causada por Alternaria sp y Colletotrichum sp, o por una mezcla de ambos, observándose en ciertos cases controversia entre los autores sobre el verdadero agente primario de la enfermedad.

Alternaria citri Ellis y Pierce, o formas íntimamente relacionadas, han sido halladas en Argentina, Australia, California, Cuba, China, Egipto, España, Grecia, India, Italia, Japón, Marruecos, Palestina, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Rusia y Texas, sobre limón rugoso, Lima Rangpur y mandarina Kusaie (l, 6).

La antracnosis ocasionada por Colletotrichum gloeosporioides Penz., ha sido observada ocasionalmente en Texas (6) sobre mandarina Kusaie, limón rugoso y en mandarina Cleopatra donde el patógeno es predominante. Igualmente, se ha encontrado el hongo sobre cítricos en Australia, California y Florida, estimándose que es una enfermedad de menor importancia, excepto, bajo condiciones favorables al patógeno (3). En España C. gloeosporioides ataca principalmente árboles con carencias nutricionales (8).

En California y Florida se informó sobre la asociación A. citri y C. gloeosporioides, siendo este último predominante pero considerado como agente secundario (4, 5, 12). En Venezuela, han sido observados esos dos hongos en el follaje de naranjo agrio (Citrus aurantium l.), limón rugoso y limón cravo, ocasionando caída prematura del follaje (9,10, 11).

MATERIALES Y METODOS

En el huerto de cítricos del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias, Maracay, Edo. Aragua, durante el mes de octubre de 1981 se tomaron muestras foliares de limón rugoso (Citrus jambhiri Lush), exhibiendo manchas marrones con halo amarillento. Se examinó la mancha típica al estereoscopio, encontrándose dos clases de fructificaciones: a) pústulas levantadas oscuras o pálidas con tendencia a agrietarse por rompimiento de la epidermis y b) penachos o ramificaciones oscuras. Con ayuda del microscopio compuesto se observó en correspondencia a ]as estructuras anteriores: a) mesas de esporas en acérvulos del hongo Colletotrichum y b) conidióforos portando conidias del hongo Alternaria.

El aislamiento de los hongos se realizó en cámara estéril con flujo laminar marca Microflow, seleccionando bajo lupa binocular secciones muy pequeñas del tejido enfermo y sembrando la porción deseada con ayuda de aguja de disección, previamente flameada, en media de cultivo agar­papa­dextrosa (PDA) e incubando las cajas en condiciones de laboratorio a 27°C y en estufa a 21°C. Los hongos aislados se purificaron hacienda repiques sucesivos de trocitos jóvenes de micelio en places Petri y en tublos inclinados y/o usando la técnica del cultivo monospórico o de punta de hifa.

Las pruebas de patogenicidad se hicieron con plántulas sanas de limón rugoso (Citrus jambhiri Lush), limón criollo (Citrus aurantifolia Swingle), limón volkameriana (Citrus volkameriana), mandarina cleopatra (Citrus reshni), Citrange torcer y Citrange carrizo (ambos Poncirus trifoliata x Citrus sinensis). Este material se inoculó con cultivos puros que tenían seis días creciendo en PDA. El inóculo se preparó removiendo suavemente con bisturí flameado la superficie del media cubierta por el hongo usando 200 cc de agua estéril para la suspensión, la cual se filtró a través de dos gases estériles.

Para calcular la concentración de conidias por centímetro cúbico se usó la camara de contaje de Levi, siendo la misma para los hongos en estudio de aproximadamente 13 x 104 conidias/cc; en todos los cases se dejaron testigos.

Se asperjó con una bomba vilbis suspensiones de Alternaria, Colletotrichum y Alternaria + Colletotrichum sobre plantas con hojas sin heridas y previamente heridas las plantas se cubrieron durante 48 horas con balsas de polietileno a manera de cámara húmeda y luego de destapadas se mantuvieron bajo condiciones de invernadero. Las observaciones se hicieron diariamente.

RESULTADOS

La enfermedad se caracteriza sobre las hojas por presentar éstas manchas circulares con bordes irregulares, color marrón claro en el centro, márgenes oscuros y halo amarillento, consecuentemente caída permutare y, por ende, debilitamiento de la planta (Fig. 1).

Los patógenos involucrados en "la mancha parda de los cítricos" presentaron las características siguientes: el aislamiento de Alternaria sp, con micelio grisáceo (Fig. 2), presentó al microscopio conidias de color marrón a verde oliva, obclavadas, principalmente 1­4 septas transversales por 1­2 septas longitudinales. El tamaño de las esporas típicas estuvo comprendido entre 17,0 y 37,8 (27,7 ,u) de longitud incluyendo el pica; 7,0­15,4 (9,6 ,u) de ancho; 4,2­9,8 (7,4,u) de longitud del pica o ápice y 1,4­4,2 (3,1 ,u) de ancho en la cicatriz apical de la espora, cuyo pica es subhialino. Los conidióforos simples o ramificados, septados, con la cicatriz de espora terminal o a veces lateral. Las características mencionadas son similares a la descripción taxonómica de Alternaria citri Ellis y Pierce (1, 3, 4, 12, 14).

El aislamiento de Colletotrichum sp microscópicamente presentó crecimiento micelias gris claro a blanco en el margen de avance, esporas abundantes, anaranjadas o color salmón, en mesas (Fig. 3); microscópicamente las conidias son hialinas, una célula, con una o dos gotas de aceite en su interior, oval u oblonga, 9,418,8 x 2,4­4,7,u. Acérvulos localizados en ambas caras de las hojas, 90­275 ,~ de diámetro, superficiales, dispuestos irregularmente o en las líneas concéntricas, setas presentes en tejidos maduros y ausentes en tejido joven. Las características antes señaladas coinciden con las descritas por ROLFS (2) y otros autores (3, 14) para Colletotrichum gloeosporioides Penz.

Las pruebas de patogenicidad se realizaron sobre 10 plántulas de coda una de las siguientes especies: limón rugoso, limón criollo, mandarina Cleopatra, limón volkameriana, Citrange troyer y Citrange carrizo. A los 13 días de inoculado en el tejido foliar se observaron los primeros síntomas en plántulas de limón rugoso que habían sido asperjadas con Alternaria y/o con una mezcla de Alternaria +Colletotrichum. A los 30 días, la sintomatología era bastante marcada, la mancha estaba presente en la mayoría de las hojas y la incidencia por hoja fue de 1­4 manchas de forma oval y tamaño variable desde 2 mm hasta más de 2 cm. Las restantes especies no exhibieron sintamos de la enfermedad. Los reaislamientos en plantas de limón rugoso con síntomas de la enfermedad permitieron obtener los hongos Alternaria y Colletotrichum inoculados al comienzo.

 

 

Fig 1 Hojas de limón rugoso, obsérveseLas manchas marrones, bordes irregular v halo amarillento
Fig 1 Hojas de limón rugoso, obsérveseLas manchas marrones, bordes irregular v halo amarillento

 

 

Fig. 2. Aislamiento puro de Alternaria en media de cultivo artificial
Fig. 2. Aislamiento puro de Alternaria en media de cultivo artificial
 
Fig. 3. Aisiamiento puro de Colletotrichum en medio de cultivo artificial PDA.
Fig. 3. Aisiamiento puro de Colletotrichum en medio de cultivo artificial PDA.
 

DISCUSION Y CONCLUSION

Los estudios taxonómicos del hongo, mostraron que el Alternaria aislado, inoculado y reaislado era similar al Alternaria citri Ellis y Pierce, detectado sobre cítricos en California (1). El hongo Colletotrichum, encontrado en asociación con Alternaria, presentó características similares al Colletotrichum gloeosporioides Penz, descrito por ROLFS, en Florida (2).

Las pruebas de patogenicidad realizadas sobre limón rugoso, con los dos hongos aislados, permitió establecer el sinergismo entre ambos, determinándose que el agente primario de la enfermedad es A. citri, lo cual había sido observado en Florida (12). Así mismo, se evidenció que el hongo Colletotrichum actúa como organismo secundario por cuanto interviene indirectamente en el proceso infectivo, es decir, se comporta como un hongo saprofitico, lo cual coincide con lo reseñado por otros autores (6, 9, 12).

Se concluye que A. citri es el inóculo primario para que se manifieste la sintomatologia inicial de la mancha parda de los cítricos, siendo el hongo Colletotrichum el agente secundario, el cual interviene en la magnificación de la lesión y de hecho complete el proceso patológico.

RESUMEN

Con la finalidad de estudiar la etiología de la mancha parda de los cítricos, se recolectaron muestras de hojas de limón rugoso (Citrus Jambhiri Lush) ubicado en el huerto de cítricos del CENIAP, Maracay, Edo. Aragua. La sintomatología observada consistía en manchas marrones, circulares, con bordes irregulares, provistas de un halo amarillento. En el laboratorio se aislaron e identificaron los hongos Alternaria citri Ellis y Pierce y Colletotrichum glocosporioides Penz. Las pruebas de patogenicidad demostraron que A. citri era el patógeno principal, ya que fue capaz de infectar por sí solo el tejido inoculado; en cambio, el hongo Colletotrichum actúa como organismo secundario e interviene en la magnificación de la sintomatología de la enfermedad. Se dan detalles de las pruebas realizadas sobre diferentes hospedantes, así como las características presentadas por los hongos mencionados.

SUMMARY

Leaf samples of 'rugose lemon' (Citrus jambhiri Lush) were collected from citrus orchard at Centro de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP), Maracay, Edo. Aragua, Venezuela, in order to study the etiology of brown spot disease of citrus. The symptoms observed were round brown spots with irregular margin and yellowish halo. Alternaria citri Ellis and Pierce and Colletotrichum gloeosporioides Penz. were isolated from the lesions. Pathogenicity tests proved that A. citri was the main pathogen and that C. gloeosporioides contributed to increase to symptoms. Characteristics of the two fungi and details about tests on different host are given.

BIBLIOGRAFIA

BLISS, D.E. y H.S. FAWCETT. The morphology and taxonomy of Alternaria citri. Mycology 36(5):469 502. 1944.

BURGER, O.F. Variations in Colletotrichum gloesporioides. J. Agr. Res. 20:723­736. 1921.

COOK, A.A. Diseases of tropical and subtropical fruits and nuts. New York. Hafner Press. p. 118­120. 1975.

FAWCETT, H.S. Citrus disease and their control. 2a. ed. New York. Mc Graw­Hill BookCompany. Inc. 656 p. 1936.

FISHER, F.E. Control of anthracnose on rough lemon seedlings. Plant Dis. Reptr. 41:77­78.1957.

HEINIS, J.L. Leaf spot on Rangpur lime and its control. Plant Dis. Reptr. 46(3):200­201.1962.

MINISTERIO DE AGRICULTURA Y CRIA. Anuario Estadístico  Agropecuario.Caracas,Venezuela.p.131.1982­83.

REBOUR, H. Los Agrios. Manual Práctico de Citricultura. 2a. ed. Madrid. Mundi Prensa. 266 p. 1969.

RONDON, A. Mancha parda de los cítricos. In: Reunión latinoamericana de Filotecnia. Resúmenes de los Trabajos Científicos. Maracay, Venezuela. p. 41.1967.

RONDON, A. Enfermedades de las cítricas. Trabajos presentados en el IV Seminario Nacional de Fitopatología. Barquisimeto, Venezuela. Sociedad Venezolana de Fitopatología. Vol. 2. pp. 3­7.1975.

RONDON, A. y M. FIGUEROA. Enfermedades de las cítricas en Venezuela. Maracay, Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias, Instituto de Investigaciones Agronómicas. Serie B N° 3­02.1982. 44 p.

RUEHLE, G.D. A strain of Alternaria citri Ellis and Pierce, causing a leaf spot of rough lemon in Florida. Phytopathology 27:863­865.1937.

WALLACE, J.M. Virus and viruslike diseases. In. The citrus industry. Walter Reuther, E. Clair Calavan y Gleen Carman edit. Revised Edition Berkeley, California. University of California. p. 152­153 1973.

WEBER, G.F. Bacterial and fungal diseases of plants in the tropic. Gainesville. Univ. of Florida PNSS. P. 152­153. 1973.


^

Agronomía Tropical  > Colección  >  Sumario Volumen 35  >  Articulo