Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 33 Articulo

Agronomía Tropical. 33(1-6): 383-424. 1983

SISTEMAS DE PRODUCCION DEL AGUACATERO
 (Persea spp) CON CULTIVOS  ASOCIADOS
 EN LA REGION CENTRAL DE VENEZUELA

Luis Avilán*, Maria Luisa Garcia** y Edmundo Sue***

* FONAIAP. Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias.
 Aptdo. 4653. Maracay. 2101. Venezuela.
** Funcionaria del FONAIAP para el momento de la elaboración
 de este trabajo. Actualmente en Curso de Postgrado.
*** Empresa privada.

Recibido: Abril 04, 1984.


INTRODUCCION

El aguacatero constituye una de las especies frutícolas de mayor difusión en Venezuela, alcanzando para el año de 1982 una superficie de cosecha de 10 569 ha (70), estando gran parte de la misma conformada por árboles utilizados como sombra en las plantaciones de cacao y café (38) y/o formando pequeños huertos familiares, asociados en la mayoría de los casos a otros cultivos de ciclo corto. EL sistema de cultivo no asociado o de plantaciones comerciales está ubicado hacia las regiones Central y Centro Occidental del país (65).

A pesar de que gran parte de la producción frutícola proviene de los pequeños huertos, el sistema de producción bajo el cual se realiza su explotación ha sido motive de escasos estudios. Como señala JOLLY (3), la investigación en los trópicos se ha concentrado principalmente en el mejoramiento de las prácticas culturales de un determinado cultivo y se ha descuidado el desarrollo de sistemas de agricultura diversificada.

En el presente trabajo se hace una evaluación preliminar de algunos sistemas de producción diversificada, que utilizan los pequeños agricultores en la Región Central del país, denominados algunos de ellos como "conucos laguneros" (22), donde el aguacatero, frutal de amplias perspectivas (7), constituye el cultivo principal.

REVISION DE LITERATURA

EL cultivo múltiple ó diversificado representa, en esencia, una filosofía del máximo rendimiento por unidad de terreno mediante la producción de varias cosechas dentro de un año del calendario o de otro período de tiempo importante, con mínimo deterioro del suelo (11). En relación al "conuco", EDER y AVILAN (22) señalan que es un sistema tradicional para la subsistencia y semi-comercio de forma y tamaño muy variados, dedicados a un policultivo de mucha complejidad, tanto horizontal como vertical. La diversidad de hierbas cultivables, de arbustos, plantas rastreras y árboles que componen estas siembras heterogéneas garantizan una surtida provisión de cosechas anuales, más una producción permanente de otros. En relación a su origen, añaden que el mismo es indígena y se presume que fue introducido a esta región entre los tres y cuatro mil años atrás.

Las plantas de una misma o de diferentes especies, cuando crecen juntas, compiten o interfieren unas con otras por espacio para su follaje y por espacio radical (61). Se define la interferencia de las plantas como la respuesta de una planta individual o de una especie a su media ambiente modificado por la presencia de otra planta individual u otra especie. La interferencia no competitiva ocurre cuando distintas plantas comparten un factor de crecimiento (luz, agua, nutrimentos) el cual está presente en cantidad suficiente como para no ser limitante, no afectándose así los rendimientos. La interferencia competitiva ocurre cuando dos o más factores de crecimiento son limitantes y por lo tanto la planta o especie mejor equipada para utilizar estos factores aumenta su rendimiento a expenses de otra, la cual sufre una disminución en sus rendimientos (63).

La competencia por luz sobre el suelo no es siempre grave una vez que las hojas de muchas plantas pueden sintetizar carbohidratos bajo sombra moderada (36). En relación al trópico, SANCHEZ (63) señala que la experiencia agronómica indica que el agua y los nutrimentos son generalmente más limitantes que la radiación solar.

Con respecto al espacio radical, HARDY (29) lo define como el volumen de suelo que posee características convenientes para el desarrollo y funcionamiento del sistema radical de las plantas' éste está limitado lateralmente por la distancia entre plantas y verticalmente por los impedimentos del suelo.

En la competencia por el espacio radical intervienen a su vez la competencia por los elementos nutritivos, así como por el agua en los períodos de sequía, pudiendo también actuar los compuestos excretados por las raíces de algunas plantas, los cuales inhiben el desarrollo de las raíces de otras especies en sus proximidades (61).

NELLIAT et al. (52), al estudiar la distribución del sistema radical de un sistema múltiple de cultivos (cocotero, canela y piña) observaron que los mismos ocupaban diferentes volúmenes de suelo.

KOLESNIKOV (35) señala que el sistema radical de algunos frutales evita la zona ocupada por las raíces de árboles vecinos de cultivares de la misma especie y usualmente sus raíces profundizan más, sin embargo, ellas libremente se entrecruzan con las raíces de diferentes especies.

BHAT y LEELA (14) y ATKINSON et al. (1), en plantas perennes, han observado que la densidad de siembra influye marcadamente sobre el total de raíces por unidad de volumen de suelo, así mismo en la proporción de raíces finas y gruesas, lo cual sugiere una gran utilización del espacio aprovechable en las plantaciones de alto densidad.

De lo anterior se comprenderá que es de vital importancia hallar la combinación correcta de los cultivos y plantarlos de tal manera y en el espacio de tiempo, que la combinación resultante haga uso máximo de los elementos disponibles. La asociación del aguacatero como cultivo principal con otros como el ocumo (Xanthosoma sagitifolium Schott), la lechosa (Carica papaya L.) y el frijol (Vigna unguiculata L.) constituye algunas de las asociaciones tradicionales, cuyo sistema operativo en general se encuentra muy bien adaptada a las condiciones ecológicas y socio-económicas de la región (64).

Las exigencias edafoclimaticas de cada uno de los cultivos antes mencionados se describen a continuación

Aguacatero (Persea spp)

Son conocidas desde el punto de vista hortícola tres 'razas' con distintas exigencias .climáticas en relación al factor térmico (58, 72). La Persea americana var. americana denominada "raza" antillana originaria de las Indias Occidentales, natural de tierras bajas de Centro y Sur América, con altitudes inferiores a los 800 m.s.n.m. Son exigentes en calor y humedad. La Persea nubigena var. guatemalensis denominada "raza" guatemalteca, originaria de tierras altos de América Central y Sur de México, con altitudes' de 800 a 2 400 m.s.n.m. Puede ser cultivada donde las temperaturas medias se muestren inferiores a los 4-5 °C. La Persea americana var. drymifolia "raza" Mexicana, originaria de tierras altos de México, Ecuador, Perú, Chile, con altitudes de 2 400 y 2 800 m.s.n.m., muy resistente al frío. Todas ellas exigen un clima húmedo o semi-húmedo.

En relación a las exigencias edáficas, todas exigen suelos bien drenados con una profundidad mínima de 1 m (30). En suelos mal drenados presentan un ciclo de vida corto, siendo muy susceptibles a la pudrición radical, causada por micro-organismos, principalmente Phytophthora cinnamomi Rands (31), y la baja suplencia de oxígeno afecta además su capacidad de absorción de nutrimentos (37).

AVILAN et al.(2, 3), al estudiar la distribución del sistema radical de varias cultivares en suelos de origen aluvial, estableció que el mismo es muy superficial, teniendo la secuencia textural en el perfil del suelo marcada influencia en su distribución. La mayor concentración de raíces fue localizada en el radio media de las copas de los árboles. En relación a las exigencias nutricionales, el nitrógeno y el potasio tienen relevancia (4, 45).

Los rendimientos promedios del aguacatero, en Venezuela, son bajos, 3,7 t/ha a 4,3 t/ha (70), señalándose entre los factores que inciden en esta situación, las enfermedades provocadas por Botryodiplodia theobromae Pat, que cause la muerte regresiva de las ramas, Oidium sp causante de la oidiosis o ceniza y, la de mayor importancia, la pudrición de las raicillas que tiene como agente causal la Phythophthora cinnamomi Rands (38, 60, 65).

Ocumo (Xanthomonas sagitifolium Schott)

Es una especie de cultivo tradicional en Venezuela, cuyos órganos tuberosos subterráneos son altamente apetecibles (10). Su origen es estrictamente americano y es considerado como uno de los más antiguos tubérculos conocidos (57), el cual, junta con el ñame (Discorea alata), constituyeron uno de los primeros sistemas agrícolas (391.

Para óptimos rendimientos el ocumo exige de condiciones húmedas y calientes, con temperaturas medias entre los 13 y 29 °C (34). La planta tolera muy bien el ser cultivada bajo sombra moderada (47). En relación a la precipitación, la planta responde positivamente donde hay abundante precipitación, sin embargo, puede soportar períodos de sequía (50). Una precipitación entre 1 400 y 2 000 mm de promedio anual es satisfactoria (34).

El ocumo crece en una amplia variedad de suelos, excepto en los arcillosos, compactados o duros, o puramente arenosos, siendo los profundos, bien drenados, factibles y preferiblemente con un pH entre 5,5 y 6,5, donde se obtienen los mayores rendimientos. EL ocumo no resiste el encharcamiento y la mesa de agua debe estar a más de 45 cm de profundidad (66). Una producción de 1 500 kg de tubérculos por hectárea extrae de los elementos nitrógeno, fósforo, potasio, magnesia y calcio, las cantidades de 125, 15, 156, 48 y 25 kg, respectivamente (71). En relación a plagas y enfermedades, MONTALDO (50) indica que el ocumo es poco afectado por las mismas.

Lechosa (Carica papaya L.)

Su cultivo es muy difundido en el país por ser uno de los pocos frutales que produce durante todo el año y por adaptarse a diferentes climas y suelos (55). Es una planta de origen tropical, localizándose sus plantaciones comerciales en tierras situadas a pocos metros del nivel del mar, hasta los 150 m a 200 m de altitud, o mayores.

La temperatura óptima para la lechosa es aquella que está alrededor de los 25 ~ como media anual, considerándose como limitantes térmicos extremos las temperaturas medias anuales de 21 y 33 °C (46). Es exigente en humedad' una precipitación entre 1 800 y 2 000 mm en el año es la mas adecuada teniendo los períodos de fuertes lluvias una acción aceleradora del crecimiento, con producción de frutos mayores (46).

Los suelos compactados y muy arcillosos no son adecuados para su cultivo, la planta muy exigente en relación al drenaje de los suelos. Estudios sobre su sistema radical (32, 68) indican que el mismo es muy superficial. Las cantidades de los elementos extraídos por una población de 1 650 plantas/ha, incluyendo sus frutos, fue de 110, 10, 103, 40 y 17 kg de

Los elementos nitrógeno, fósforo, potasio calcio y magnesia, respectivamente (18).

Las enfermedades causadas por los virus constituyen el factor limitante del cultivo (40), lo cual ha traído como consecuencia que este cultivo permanente haya pasado a ser un cultivo anual en nuestras condiciones (38).

Frijol (Vigna unguiculata L.)

Es una planta originaria de Africa Central que se adapta bien al clima cálido, niveles de altitud de 0 a 1 500 m.s.n.m.' no es muy exigente en cuanto a suelo pero crece mejor en aquellos sueltos y bien drenados (19). EL cultivo tolera un poco la sequía si ésta es moderada, pero si alcanza cierta intensidad el desarrollo de las plantas se detiene y no fructifica (16). Esta especie presenta una rusticidad que permite sembrarla con cierto éxito en áreas donde la caraota (Phaseolus vulgaris L.) daría bajos rendimientos 2 ) .

Trabajos sobre mejoramiento varietal se han venido realizando en el país desde el año 1946, siendo el Apure un nuevo cultivar que se caracteriza por una cosecha uniforme, ciclo de 85 días y rendimientos promedios de 1 400 kg/ha (54). En relación a las exigencias minerales del frijol, BERTRAN (13) encuentra una gran semejanza con la caraota, señalando que una cosecha de 1 000 kg de grano extrae 60 kg de nitrógeno, 23 kg de fósforo y 50 kg de potasa. EL frijol se caracteriza por sufrir pocos ataques de enfermedades y plagas, factores que constituyen para otras leguminosas de grano comestible las mayores limitantes para la obtención de altos rendimientos.

MATERIALES Y METODOS

EL presente trabajo esta basado en observaciones de campo realizadas en huertos y conucos laguneros ubicados en la zona sur-este del lago de Valencia, localizado en la Región Central del país, y una revisión bibliográfica de las informaciones existentes en relación a las exigencias y comportamiento de los cultivos considerados en las asociaciones.

Características generales de la zona.

La zona está caracterizada como Bosque seco premontano (23), con una precipitación promedio entre 850 mm y 1 000 mm anuales, una temperatura media anual entre los 24 y 25 °C, situada en una elevación entre los 400 y 500 m.s.n.m. En relación al patrón de lluvias, las máximas se presentan entre los mesas de julio, agosto y septiembre, cuando cae el 47% de la precipitación total anual. Los meses de menor precipitación son enero, febrero y marzo, con un 2% de la precipitación anual' febrero es el mes de menor precipitación relativa 0,4% (48)..

En relación a la insolación, la media diaria para todo el año es de 7,6 horas de sol, siendo la diferencia entre el día más corto y el más largo de 2,8 horas de sol. La radiación media diaria para todo el ano es de 438 cal/m2 (48).

En relación a los suelos STREBIN y PEREZ (67) indican que la mayoría de los mismos en función a su capacidad de uso están clasificados dentro de la subclase IIS, caracterizados por ser de formación aluvial reciente y lacustrino, adaptándose a una gran variedad de cultivos.

Observaciones de campo.

En relación al aguacatero, fueron realizadas mediciones de altura y radio de la copa de las plantas, a diferentes edades, para coda uno de los diversos cultivares plantados en la región, así como también se obtuvo información sobre cultivos asociados y manejo de los mismos. En lo relativa a plagas y enfermedades se estableció su presencia.

Estimaciones realizadas.

En base a las determinaciones antes señaladas y considerando como área efectiva de explotación 9 000 m2, estimándose que un 10% del área total (1 ha) se destine, entre otros uses, para vías de penetración, se estableció el área cubierta por el aguacatero a los 2, 4 y 6 años de edad, la variación del área libre de terreno dedicada a los cultivos asociados, así como su modificación en función a la edad de la plantación.

Las exigencias minerales de las asociaciones estudiadas se establecieron partiendo de las informaciones existentes para coda cultivo en particular, tomando en consideración los rendimientos promedios (kg/ha), densidad de población y extracción de nutrientes por una cosecha de ocumo (71), de lechosa (18, 44, 46) y de frijol (28, 54).

En el caso del aguacatero, se emplearon las cantidades de elementos inmovilizados por una planta a los 6 años de edad, incluyendo su cosecha, determinados por MARCHAL y BERTIN (45). Para las edades de las plantas de 2 y 4 años, se estimaron las exigencias tomando como base el plan de fertilización empleado por los autores antes citados y los coeficientes de aprovechamiento de los elementos contenidos en los fertilizantes solubles en agua, 70% para el nitrógeno, 20% para el fósforo y 50% para el potasio (42).

Los parámetros económicos Ingreso Neto en Efectivo (INE), Eficiencia de la Producción (EF) y Productividad de la tierra fueron estimados tomando como base los costos de producción por hectárea, establecido por ECARRI et al. (21) ajustándolos a las condiciones locales. EL Valor Bruto de la Producción (VBP) se determinó en base a los precios promedio recibidos por el agricultor para el año 1978 (70) y los rendimientos promedios (kg/ha) de los cultivos considerados.

RESULTADOS Y DISCUSION

Desarrollo del Aguacatero.

Los cultivares de aguacatero más comúnmente empleados en la zona, aparte de los "criollos", son el 'Pollock' y el 'Choquette', cuyes características de crecimiento y conformación de la cope, tomando como modelo los establecidos por MONTENEGRO (51), se describen a continuación.

EL 'Pollock' de la "raza" antillana, del grupo floral B, se caracteriza por presentar un crecimiento media, una copa circular y ramas distribuidas irregularmente. EL 'Choquette', producto de un cruzamiento de guatemalteca con antillana (62) pertenece al grupo floral A, tiene un crecimiento rápido, una copa semi-elíptica y de ramificación verticilada, presentando, en relación a la 'Pollock', una apariencia general más vigorosa. En relación a la época de cosecha, la 'Pollock' lo hace de abril a julio y la 'Choquette' de julio a septiembre (26).

Las observaciones realizadas en relación a la altura y radio de la copa que presentan ambos cultivares a los 2, 4 y 6 años de edad, se muestran en el Cuadro 1 y Figura 1, así como también el área cubierta y libre por unidad de superficie cultivada (1 ha), que se establece empleando una combinación de 50% de coda una de ellas, en un sistema de producción tradicional (7m x 7m), de 204 plantas/ha y en un sistema de alto densidad (8m x 4m), de 312 plantas/ha.

En las plantaciones de la región es común observar una mezcla de cultivares, incluyendo el material "criollo" caracterizado por pertenecer a la "raza" antillana y muy variadas conformaciones de la copa de los árboles. Este hecho explicaría los buenos rendimientos observados en los planteles, con predominancia de árboles de los cultivares 'Pollock' y 'Choquette' a pesar que de acuerdo con FIGUEROA (25) las mismas no presentan coincidencia en su período de floración.

Se observe en el Cuadro 1 y la Figura 1 que en la medida que se incrementa la edad de las plantas, paulatinamente el área del suelo cubierta y la superficie lateral de las plantas también se incrementa, mientras que el área libre del suelo se reduce en la misma proporción, lo cual se acentúa en el sistema de alto densidad. Ello conlleva, en relación al establecimiento de asociaciones con otros cultivos durante estas primeras fases del aguacatero, que las posibilidades de su empleo en relación al tiempo, sea más restringida para el sistema de alto densidad.

Tomando en consideración las exigencias de capital y técnicas que requieren los sistemas de alto densidad, cuyas ventajas económicas en relación al sistema tradicional han sido ampliamente establecidas para el aguacatero, en particular (9), así como para otras especies frutícolas (5, 6), en el presente trabajo se hace sólo referencia al sistema tradicional y sus asociaciones más comunes en la zona.

CUADRO 1. CARACTERISTICAS (ALTURA Y RADIO DE COPA) DE ACUERDO AL CULTIVO Y EDAD DE LAS PLANTAS AREA DE SUELO CUBIERTA Y LIBRE SUPERFICIE LATERAL O DE PRODUCCION POR PLANTA, BAJO lOS SISTEMAS DE PRODUCCION TRADICIONAL Y ALTA DENSIDAD.(1)


   

Caract. Planta

Area de suelo (m2)

Superficie lateral(m2)(4)

Sistema

Cultivar

Edad (años)

Altura m

radio m

Por planta

Cubierto

libre

Planta

Sistema


 

Choquette

2

2,00

1,50

7,06

-

-

19

-

 

Pollock

2

1,80

1,50

7,06

-

-

17

-

Tradicional (2)

         

1 440

7 560

 

3 672

Alta Densidad (3)

         

2 202

6 797

 

5 616

 

Choquette

4

5,00

2,20

15,20

   

69

 
 

Pollock

4

3,00

1,60

8,04

   

30

 

Tradicional

         

2 645

6 355

 

10 098

Alta Densidad

         

3 625

5 375

 

15 444

 

Choquette

6

7,00

2,50

19,63

   

110

 
 

Pollock

6

4,50

2,40

18,09

   

68

 

Tradicional

       

4 527

4 473

   

18 156

Alta Densidad

       

5 884

3 115

   

27 768


(1) Plantación conformada por 50% de coda cultivar.
(2) Tradicional (7m x 7m) 204 planta/ha.
(3) Alta Densidad (8m x 4m) 312 PL/ha.
(4) Superficie lateral o de producción, empleando figura geométrica del cilindro (8).

 

Figura 1. Area cubierta y libre de terreno en función del crecimiento del aguacatero, entre los 2 y 6 años de edad.

Figura 1. Area cubierta y libre de terreno en función del crecimiento del aguacatero, entre los 2 y 6 años de edad.

 

De acuerdo a las observaciones y análisis realizadas, en el sistema tradicional de plantación puede establecerse que no se presentan o son de muy baja magnitud los problemas de interferencia entre los árboles de aguacatero y las plantas de las asociaciones consideradas durante el período comprendido entre la implantación del huerto y los 6 años de edad, en virtud del número promedio de horas diarias para todo el año de 7,6 horas de sol que presenta la región.

En relación a la interferencia de luz, a pesar de que el crecimiento en altura de los arboles se acentúa a partir de los 4 años de edad (Cuadro 1) y sus volúmenes de copa difieren entre los cultivares empleados, la densidad foliar alcanzada interfiere muy parcialmente en la incidencia de la luz, hacia el área no plantada de aguacatero. Por ello, los rendimientos de los cultivares asociados pueden estimarse, para coda uno de ellos en particular, como similares a los obtenidos cuando son cultivados solos.

Debe añadirse, en relación al ocumo, que esta planta como las otras Aroides toleran el ser cultivada bajo sombra moderada (47) lo cual la convierte en una alternativa viable a partir de los 6 años de la plantación.

En relación al espacio radical del aguacatero, estudios sobre la distribución de las raíces realizados en suelos aluviales (2, 3), en árboles de 7 y más años de edad, indican que la mayor concentración de las raíces se sitúa a nivel media de la copa de los árboles, estando el sistema circunscrito al nivel de la proyección de la misma, lo cual sugiere la no existencia de interferencia, a nivel del suelo, del aguacatero con las plantas de los cultivos asociados.

Exigencias Minerales del aguacatero y las asociaciones.

La expresión exigencias minerales se refiere a las cantidades de macro y microelementos que un cultivo retire del suelo, del abono o del aire atmosférico, como es el del nitrógeno fijado (43). En el Cuadro 2 se presentan las exigencias de los elementos nitrógeno, fósforo y potasio de los diferentes cultivos, por planta y en lo relativa a las variaciones de población de las mismas, en función el área libre aprovechable a través del tiempo de la asociación.

De acuerdo a las exigencias por planta de las diferentes especies consideradas, se destaca que en general los elementos nitrógeno y potasio son requeridos en elevada proporción con respecto a las exigencias que tienen del elemento fósforo. La relación promedio de N, P, K, hacienda al nitrógeno igual a la unidad (N=1), fue de 1' 0,11' 1,19, respectivamente.

Tomando como base las exigencias minerales o de nutrimentos de coda especie se establecieron las de las asociaciones consideradas, así como sus variaciones en función del tiempo de la plantación, las cuales se presentan en el Cuadro 3. La asociación aguacatero-frijol constituye la de mayor exigencia, seguida en orden decreciente por la aguacatero-frijol-ocumo aguacatero-ocumo y aguacatero-lechosa-ocumo, estableciendo como criterio de comparación la suma total de las exigencias de coda uno de los elementos durante los 6 años considerados.

 

CUADRO 2. EXTRACCION DE NUTRIMENTO POR PLANTAS Y POR CULTIVO, EN FUNCION DEL ESPACIO lIBRE Y EL NUMERO DE PLANTAS CONSIDERADAS EN CADA ASOCIACION.


Cultivo g/planta kg/ha
N P K N P K

Aguacate 2 años (b)

384

48

339

78

10

69

Aguacate 2 años 4 (b)

957

119

1 134

195

24

231

Aguacate 2 años 6 (a)

1 622

179

1 779

330

36

362

Ocumo (c)

8,75

1,05

10,92)

132(d)

16

165

       

111(e)

13

139

       

78(f)

9

98

Lechosa (g)

62,78

5,87

65,53

53(h)

5

55

       

44(i)

4

46

       

31(j)

3

32

Frijol (k)

0,804

0,14

0,80

169

29

168

       

144

24

141

       

129

22

128


a) Determinado por MARCHAL y BERTIN (45).
b) Estimado en base al programa de fertilización de MARCHAL y BERTIN (45).
c) Rendimiento promedio de 15 000 kg/ha (VICENTE-CHANDLER et al., 71).
d) Población de 15 108 plantas.
e) Población de 12 710 plantas.
f) Población de 9 054 plantas.
g) Determinado por CUNHA (18).
h) Población de 839 plantas
i) Población de 706 plantas
j) Población de 503 plantas
k) Determinado por HAAG et al., (28).

 

Es importante destacar, en relación a el frijol, que la elevada extracción de nutrimentos por este cultivo está asociada al sistema de cosecha empleado, el cual consiste en arrancar toda la planta. En caso de extraerse únicamente las vainas y granos, una producción media de 500 kg/ha exportaría solamente la cantidad de 14,3 kg de nitrógeno, 1,6 kg de fósforo y 10,2 kg de potasio (28). A semejanza del frijol, en el ocumo, la parte aérea de la planta se caracteriza por elevados contenidos de nitrógeno y potasio. VICENTE-CHANDLER et al. (71) determinaron que de los 10 600 kg/ha de materia seca producida, 1 300 kg/ha corresponden a los residuos de cosecha (peciolos, hojas y raíces) los cuales contienen un promedio de 25 kg de nitrógeno, 2,5 kg de fósforo y 35 kg de potasio. En relación al aguacatero, la proporción de elementos inmovilizados es macho mayor que lo exportado por las cosechas (45).

Si la fertilidad natural disminuye rápidamente en los suelos bajo explotación semipermanente, como lo ha demostrado NYE y GREENLAND citados por FASSBENDER (24), en las asociaciones estudiadas esta situación es macho más aguda. La manera de contrarrestar las pérdidas de fertilidad seria empleando fertilizantes e incorporando los restos vegetales de los cultivos empleados en las asociaciones. Debe tenerse presente que las pérdidas de nutrientes en los suelos, no solamente corresponde a la extracción que hacen los cultivos, sine que es consecuencia también del agua de percolación y la erosión de los suelos. OCHOA (53), en relación a las pérdidas de los elementos por drenaje, estima para el nitrógeno 300 kg, para el fósforo 8 kg y para el potasio 80 kg por hectárea/año.

Presencia de plagas y enfermedades.

En la asociación de cultivos uno de los factores a tomar en consideración al momento de su establecimiento, lo constituyen las plagas y enfermedades. La introducción de un cultivo cuyos enemigos naturales lo sean también del cultivo principal, en este caso el aguacatero, puede traer consecuencias impredecibles.

Las plagas y enfermedades señaladas para los diferentes cultivos considerados en este trabajo, aguacatero (15, 20, 56), ocumo (20, 50), lechosa (55, 59) y frijol (17, 20) indican la ausencia de la posibilidad antes comentada, a excepción de Phytophthora cinnamomi Rands, agente causal de la pudrición de las raicillas en el aguacatero y que de acuerdo a ZENTMYER (73) puede estar presente en la lechosa.

Tomando en cuenta que esta enfermedad constituye un factor limitante del cultivo en el país y en el mundo, se enumeran a continuación algunos cultivos de importancia económica, señalados por ZENTMYER (73), hospederos de este hongo' lechosa (Carica papaya L.), naranjo agrio (Citrus aurantium L.), tomate (Lycopersicon sculentum Mill), tabaco (Nicotiana tabacum. L), parchita (Pasiflora edulis Sins), durazno (Prunus persica (L) Batsch), tartago (Ricinus communis L.), uva (Vitis vinifera L.) y piña (Ananas comosus (L) Merr), los cuales no deberían emplearse en las asociaciones a objeto de evitar posibles daños importantes en la plantación del aguacate al actuar como potenciales focos de infestación.

Rendimiento del Aguacatero, cultivos asociados y valor de la producción.

Rendimiento del Aguacatero.

La producción de frutos se inicia regularmente a partir del tercer año de plantación, la cual se va incrementando paulatinamente hasta alcanzar su más alto nivel alrededor de los 8 años de edad (27). A partir de esta edad, independientemente de la localidad y cultivar empleado, los volúmenes de producción se mantienen en un nivel semejante o decaen acentuadamente como consecuencia de las enfermedades (9). Como señala MALO (41), las plantas después de los 5 años son más susceptibles a los ataques de Phytophthora cinnamomi Rands, factor limitante de los rendimientos que ocasiona considerables pérdidas de plantas en el país (38, 60, 65).

En consecuencia, debe considerarse en la estimación de los rendimientos, además de una disminución de la cosecha por efecto de la vecería o alternancia en la producción, una merma de la misma por la muerte de plantas. La primera puede representar un 10% y la segunda un 2% anual (69). Tomando como premisa ambas consideraciones y una producción por árbol de 25, 50, 100 y 150 frutos del tercer al sexto año, respectivamente, se establecieron los índices económicos para el cultivo para los años antes citados los cuales se presentan en el Cuadro 4.

EL ingreso neto en efectivo (INE), la eficiencia de la producción (EF) y la productividad de la tierra (PT) son negativos en los dos primeros años, pero a partir del tercero se incrementa paulatinamente hasta alcanzar sus mayores niveles en el sexto año. EL capital invertido en la fundación y los costos de mantenimiento de los primeros dos años son recuperados en el cuarto año del cultivo, dejando todavía un aceptable margen de ganancia.

CUADRO 4. ANALISIS ECONOMICO RESPECTIVO EN FORMA AISLADA Y EN ASOCIACION.

Asociaciones.

En el Cuadro 5 se presentan los ciclos de producción, área y rendimiento promedio por planta así como también las poblaciones y rendimientos por área libre de terreno cultivado de cada asociación a través del tiempo, en relación a la edad del aguacatero. En el Cuadro 4 los índices económicos (INE, EP, PT) para cada cultivo en particular y en las asociaciones consideradas.

Aguacatero-Ocumo.

EL ocumo ocupa un área de 0,5 m2 por planta y un rendimiento de 0,75 kg/planta, lo cual, en relación al precio que recibe el agricultor (3 Bs/kg) producen elevados índices de ingreso neto en efectivo, eficiencia de la producción y productividad de la tierra, lo cual disminuye paulatinamente en función de la reducción del área cultivada.

Cuando el ocumo está asociado con el aguacatero, en los dos primeros años los índices mencionados sufren una disminución debido fundamentalmente a los costos de producción del aguacatero, pero posteriormente se incrementan a partir del tercer año cuando se inicia la producción de este último.

Entre todas las asociaciones estudiadas, ésta es donde el índice productividad de la tierra alcanza su mayor valor (7, 11 Bs/ha), superando incluso a los obtenidos cuando se consideran en forma aislada los cultivos que conforman las asociaciones.

CUADRO 5. CICLO DE PRODUCCION, DISTANCIA ENTRE PLANTAS USUALMENTE EMPLEADAS, AREA POR PLANTA, NUMERO DE PLANTA, RENDIMIENTO POR AREA LIBRE SEMBRADA EN FUNCION A LA EDAD DEL AGUACATERO.


Cultivo

Ciclo de producción

Distancia entre

Area / planta m2

Edad del Aguacatero

Número de Plantas por Superficie libre

Rend. Planta

Rend/Area

   

Planta -

Hilera

         

Ocumo

300 días

0,5

1,00

0,5

1 a 2

15 120

0,75

11 340

         

3 a 4

12 710

9 532

 
         

5 a 6

8 946

6 709

 

Lechosa

360 días

3

3

9,0

1 a 2

840

36 (1)

30 240

         

3 a 4

706

25 416

 
         

5 a 6

497

17 892

 

Frijol

80-85

0,08

0,60

0,048

1 a 2

157 500

0,00672 (2)

1 000

         

3 a 4

132 395

890

 
         

5 a 6

93 187

626

 

(1) Peso promedio por unidad 2,5 a 3,5 kg (49). Peso empleado para los cálculos 3 kg/unidad.
(2) Rendimiento por ha 1 400 kg (54).

Aguacatero-Frijol.

El frijol ocupa un área de 0,048 m2 por planta y un rendimiento promedio por planta de 0,00672 g. En relación al precio que recibe el agricultor (2,54 Bs/kg) el ingreso neto en efectivo es negativo o muy bajo la eficiencia de la producción y la productividad de la tierra fueron los valores más bajos obtenidos en los cultivos considerados, a excepción de los dos primeros años en el aguacatero.

En asociación con el aguacatero presenta en los dos primeros años saldos negativos en cuanto a ingreso neto en efectivo y los valores de eficiencia en la producción y productividad de la tierra son muy bajos, como consecuencia de lo antes señalado. Cuando se encuentra asociado como cultivo alterno con ocumo (aguacatero-frijol-ocumo) se obtienen mejores índices económicos gracias a este último.

Debe destacarse, en relación al cultivo del frijol, que el conuquero dispone gran parte del producto obtenido de la cosecha para uso familiar, este hecho de carácter socio-económico explica en parte la razón de su común empleo en la zona, a pesar del bajo beneficio que produce cuando se analiza solamente desde el punto de vista económico.

Aguacatero-Lechosa.

Aunque la vida comercial de la lechosa puede ser de dos años o más, pero en virtud de la alto incidencia de enfermedades virosas que la afectan (40) fue considerada por los productores como una planta de cultivo anual y su explotación, en asociación con el aguacatero, la realizan en forma alternada con otros, como es el caso aguacatero-lechosa-ocumo.

La lechosa ocupa un área de 9 m2 por planta y un rendimiento promedio de 36 kg/planta, lo cual a los precios que recibe el agricultor (Bs. 79/100 unidades), le proporcionan ingresos netos en efectivo relativamente bajos, cuando se comparan con los obtenidos con el ocumo. Los índices eficiencia de la producción y productividad de la tierra son bajos, incidiendo sobre los beneficios que puedan lograrse como alternativa de cultivo de asociación. Este hecho se evidencia en la alternancia de los índices antes señalados en la asociación aguacatero-ocumo-lechosa, cuando este último participa en la rotación de los cultivos.

Sin embargo, vale la pena destacar que el costo de la mano de obra de este cultivo representa cerca del 80% de los costos de producción, factor que incide substancialmente en los índices económicos considerados y por ende en su evaluación como cultivo de asociaciones, pero en la explotación de los pequeños huertos y/o conucos laguneros se utiliza fundamentalmente la mano de obra familiar no asalariada, de allí la razón de su empleo generalizado por parte de los agricultores ya que aparentemente le reporta buenas ganancias.

Uso de la mano de obra.

En el Cuadro 6 se presentan en forma detallada para coda cultivo en particular, y a través del área libre de terreno que permite el aguacatero en su desarrollo, el número de jornales de mano de obra requerida en coda caso.

Al respecto, resalta el elevado número de jornales que el cultivo de la lechosa exige, en comparación al resto de los considerados, incluyendo el aguacatero, en este caso el principal.

Si bien el número de jornales para los cultivos ocumo, lechosa y frijol decrece en función de tiempo, por la disminución del área libre de terreno que deja el aguacatero en su crecimiento a través de los años, este último incrementa sus exigencias de mano de obra por efecto del incremento de los volúmenes de cosecha a partir del tercer año de su plantación.

Aunque la exigencia de mano de obra de una asociación de cualquiera de los cultivos estudiados con el aguacatero no es la sumatoria de las exigencias que coda cultivo tiene en particular, sin embargo, esta información constituye una orientación bastante definida de las exigencias si se considera que muchas deben realizarse en forma simultánea para los distintos cultivos por ejemplo, limpieza del terreno, riego, control de enfermedades y plagas, etc.

En el Cuadro 7 se muestra la participación relativa, en porcentaje, de la mano de obra en comparación a los costos totales de coda cultivo.

Puede apreciarse que en el caso de la lechosa ésta representa el 89,43% de los costos totales.

CONCLUSIONES

1. La asociación de cultivos de ciclo corto, en los primeros años de una plantación de aguacatero, permite al agricultor la obtención de ingresos económicos adicionales y mejorar substancialmente los índices de aprovechamiento de los recursos tierra y mano de obra.

2. El sistema de asociaciones de cultivo se caracteriza por una elevada demanda y extracción de nutrimentos, la cual debe ser contrarrestada por la incorporación de los residuos de cosecha de los cultivos de ciclo corto y la aplicación de fertilizantes, con la finalidad de asegurar la obtención de elevados niveles de producción y mantener un adecuado nivel de fertilidad en los suelos.

CUADRO 7. PARTICIPACION RELATIVA (%) DE lOS DIFERENTES FACTORES QUE COMPONEN EL COSTO DE PRODUCCION DE LOS CULTIVOS CONSIDERADOS EN LA ASOCIACION. AGUACATERO (1 ha), RESTO DE LOS CULTIVOS (7 560 m2).


 

CULTIVOS

Factores de Costo

Aguacatero

Ocumo

Lechosa

Frijol

 

Fundación

3er. año

     

Alquiler de maquinaria (Preparación suelo, limpia)

6,24

4,67

8,78

1,82

10,34

Semilla y/o Plantas

63,66

-

22,39

4,50

8,64

Abono

6,23

12,09

14,52

1,92

15,28

Pesticidas

1,56

3,59

2,19

2,33

4,63

Artículos cosecha (Sacos, huacales)

-

14,36

14,58

-

1,39

Mano de Obra (Total)

22,31

65,29

37,54

89,43

59,72

Mantenimiento del cultivo

22,31

35,07

26,67

45,98

37,50

Cosecha

-

30,22

10,87

43,45

22,22


3. En la selección de los cultivos que van a conformar la asociación debe tenerse especial cuidado de no incluirse aquellos cuyos enemigos naturales lo sean también del cultivo principal, en este caso el aguacatero, a objeto de evitar futuros problemas.

4. EL sistema se caracteriza por una gran demanda de mano de obra, constituyéndose este factor en el parámetro indicativo de la extensión o superficie en que puede ser explotado.

5. La adopción y/o generación de tecnologías y pequeños equipos agrícolas, que permitan mejorar la eficiencia de la mano de obra constituyen quizás uno de los aspectos de mayor relevancia a objeto de maximizar los beneficios económicos que presenta este sistema de producción.

RESUMEN

EL sistema de producción del aguacatero (Persea spp), en asociación con cultivos de ciclo corto (ocumo, frijol y lechosa), está ampliamente difundido en la región Central de Venezuela, donde su producción conforma gran parte de la cosecha nacional, sin embargo, son muy pocos los estudios que se han realizado sobre este sistema. Los resultados preliminares obtenidos en este trabajo indican que el mismo se caracteriza por permitirle al agricultor la obtención de ingresos económicos adicionales y el mejoramiento de los índices de aprovechamiento de los recursos tierra y mano de obra. Presenta además elevadas demandas de nutrimentos minerales, mano de obra y exige una cuidadosa selección de los cultivos a asociar, a fin de evitar la introducción de plagas y enfermedades que puedan afectar al cultivo principal. De los estudiados, la asociación aguacatero-ocumo presento las mejores perspectivas.

SUMMARY

Association of avocado (Persea spp) with short cycle crops as cocoyam, beans and papaya are very common in the central region of Venezuela nevertheless there are few studies relate d to these associations. In this paper, it was found that the grower get better incomes, besides a better utilization of the hand labor and land use. There is a largo demand of fertilizers and hand labor. A carefully selection of the crops to be used is needed to avoid posts and diseases that could damage the main crop, that is the avocado. The association avocado cocoyam gave the best of results.

BIBLIOGRAFIA

  1. ATKINSON, D., D. NAYLOR and G. COLDORICK. The effect of tree spacing on the apple root system. Horticultural Research 16: 89-105. 1976.

     

  2. AVILAN, L., L. MENESES, R. SUCRE y M. FIGUEROA. Efecto de las propiedades físicas de un suelo del orden Entisol sobre la distribución radical del aguacate (Persea americana Mill) Agron. Trop. 29 (2): 115-126. 1979.

     

  3. AVILAN, L., L. MENESES, R. SUCRE y M. FIGUEROA. Distribución del sistema radical del aguacate (Persea americana Mill) en suelos de origen aluvial de la Región Central del país. Agron. Trop. 33 (1-6): 1983.

     

  4. AVILAN, L., A. CHIRINOS y M. FIGUEROA. Exportación de nutrientes por una cosecha de aguacate (Persea americana Mill). Agron. Trop. 28 (5): 449-462. 1978.

     

  5. AVILAN, L., F. LEAL, M. GARCIA, J. CIURANA Y P. RODRIGUEZ. Observaciones sobre los sistemas de plantación de las naranjas dulces (Citrus sinensis L.) en Venezuela. Agron. Trop. 33 (1-6). 1983.

     

  6. AVILAN, L., M. FIGUEROA Y G. LABOREM. Consideraciones acerca de los sistemas de plantación en mango. (Mangifera indica L.) Fruits 36 (3): 171-179. 1981.

     

  7. AVILAN, L. Y J. CIURANA. El aguacate (Persea americana Mill) en Venezuela. Situación actual y perspectivas. Fruits 38 (3): 183-188. 1983.

     

  8. AVILAN, L. Indice de fructificación en frutales perennes. Agron. Trop. 30 (1 al 6) 147-158. 1980.

     

  9. AVILAN, L. Y J. CIURANA. Sistemas de plantación de altos densidades en aguacate. Agron. Trop. 32 (1-6): 195-209. 1982.

     

  10. BARRIOS, J., L. SCHULTZ Y T. PERDOMO. El ocumo y el tare en la economía venezolana. In' 9na. Jornadas Agronómicas, Maracay, 1977. Compendio de trabajos, Maracay, Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos. 1977. p. 54.

     

  11. BEETS, W. Multiple cropping. World Crops and livestod 29 (1): 25-27. 1977.

     

  12. BENACCHIO, S. Algunas exigencias agroecológicas en 58 especies de cultivo con potencial de producción en el trópico americano. Un compendia, Maracay, Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias. 1982. 202 p.

     

  13. BERTRAN, C. Nutrición de las plantas y fertilización en Venezuela, Caracas, S.C.P.A. Misión de los Andes, sf. 133 p.

     

  14. BHAT, K. and M. LEELA. The effect of density of planting on the distribution of Arecanut roots. Trop. Agric. (Trinidad) 46 (1): 55-61. 1969.

     

  15. BOSCAN de MARTINEZ, N. Plagas de aguacate. Maracay, Centro nacional de Investigaciones Agropecuarias. 1980. 5 p. (Mimeografiado).

     

  16. CARDONA, C., B. HERRERA y C. JIMENEZ. La caraota y otras leguminosas de grano en Venezuela. Caracas, Consejo de Bienestar Rural. 1967. 266 p.

     

  17. Control de plagas en caraotas y frijoles. Noticias Agrícolas (Cagua) 6 (9): 34-35. 1971.

     

  18. CUNHA, R. Adubacao do mamoeiro. In 1er. Simposio Brasileiro sobre a Cultura Mamoeiro, Jaboticabal, Brasil. Anais Jaboti cabal, Brasil, Facultad de Ciencias Agrarias e Veterinarias. 1980. p. 121-126.

     

  19. CROWDER, L. Gramíneas y leguminosas forrajeras en Colombia. Bogotá, Ministerio de Agricultura de Colombia, D.I.A. Boletín Técnico No. 8. 1960. 111 p.

     

  20. DIAZ POLANCO, C. y G. SALAS de DIAZ. Lista de patógenos de las plantas cultivadas en Venezuela. Araure, Centro de Investigaciones Región Centro Occidental, 1980, 62 p.

     

  21. ECARRI, L., E. SEGOVIA, D. SEGNINI y M. GAMBOA. Costos de Producción de Frutales y Hortalizas. Caracas, Ministerio de Agricultura y Cría. Dirección General Sectorial Desarrollo Agrícola. Programa Hortícola. 1982. 33 p.

     

  22. EDER, H. y J. AVILAN. Los sistemas agrícolas de la Cuenca del lago de Valencia. Estudio preliminar. Caracas, Instituto de Geografía y Desarrollo Regional. Universidad Central de Venezuela, 1975. 154 p.

     

  23. EWEL, J. y A. MADRIZ. Zonas de vida de Venezuela. Memoria explicativa sobre el mapa ecológico. Caracas, Ministerio de Agricultura y Cría. 1968. 264 p.

     

  24. FASSBENDER, H. Química de suelos, con énfasis en los suelos de América latina. Turrialba, Costa Rica, IICA. 1975. 398 p.

     

  25. FIGUEROA, M. Cultive aguacates. FONAIAP Divulga (Caracas) 1 (6). 21-24. 1982.

     

  26. FIGUEROA, M. Comportamiento de variedades y clones de aguacate en el Campo experimental del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias In. 9a. Jornadas Agronómicas, Maracay, 1977. Compendios de trabajos. Maracay, Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos 1977. p 140.

     

  27. GAILLARD et al. Etudes sur les frutiers tropicaux. Fruits 33 (9): 543-665. 1978.

     

  28. HAAG, H., E. MALAVOLTA, H. GARGANTINI e H. GARCIA. Absorcado de nutrientes pela cultura do feijoeiro, Bragantia 26 (No. Unico): 381-392. 1967.

     

  29. HARDY, F. Root room. Trop. Agric. (Trinidad) 51 (2): 272-278. 1974.

     

  30. HODGSON, R. The California abocado industry. Berkeley, California Agricultural. EEtension Service. Circular 43. 1947. 93 p.

     

  31. HUBERTY, M. and A. PILLSBURY.Solid-liquidgaseosus relationships of soil on which avocado trees have declined. Proc. Amer. Soc. Hort. Sci. 52: 39-45. 1934.

     

  32. INFORZATO, R. e A. MENDES de CARVALHO. Estudio do sistema radicular do mamosiro (Carica papaya L.) em solo Podzolizado variacao Marilia. Bragantia 26 (II): 155-159. 1967.

     

  33. JOLLY, A. MiEed forming in the tropics. Turrialba 8 (2). 52-54. 1958.

     

  34. KAY, D. E. Root Crops. London, England. Tropical Products Institute. Crop and Product Digest No. 2. 1973. 245 p.

     

  35. KOLESNIKOV, V. The root system of fruit plant. Moscow, MIR, 1971. 269 p. 36. KRAMER, P. Relaciones hídri~ as de suelo y plantass una síntesis moderna. MéEico, EduteE. 1974, 538 p.

     

  36. LABANAUSKA, C., H. STOLZY, G. ZETMYER and T. ESLUSLKIEWCZ. Influence of soll origin an soil water on the acumulation of nutrients in avocado seedlings (Persea americana Mill). Plant and Soil 29 (3): 391-406. 1968.

     

  37. LEAL, F. La fruticultura en Venezuela durante el período 1961-1970. Rev. Fac. Agron. (Maracay) 9 (3): 97-107. 1972.

     

  38. LEON, J. Origen, evolución y dispersión temprana de las raíces y tubérculos Ins 4to. Simposio Sociedad Internacional de Raíces Comestibles Tropicales, Call, 1976. Resúmenes de trabajo. Bogotá. Sociedad Internacional de Raíces Comestibles Tropicales CIAT. 1977. p 9.

     

  39. LOPEZ, O. Identificación de la virosis de la lechosa (Carica papaya. L) en Venezuela. Rev. Fac. Agron.(Maracay) 6 (5): 5-36. 1972.

     

  40. MALO, S. Manual del cultivo del Aguacate, EOBA, Revista de Agricultura, Monografía 1. Las Palmas de Gran Canarias. 1978.p 7-18.

     

  41. MALAVOLTA, E. Manual de química agrícola. Adubos y adubacao. Sao Paulo. Agronómica Ceres. 1967. 666 p.

     

  42. MALAVOLTA, E. Manual de química agrícola. Natricao de plantas e fertilidade do solo. Sao Paulo, Agronómica Ceres. 1976. 528 p.

     

  43. MANICA, I. Fruticultura tropical, 3s Mamao. Sao Paulo, Agronómica Ceres, 1982. 255 p.

     

  44. MARCHAL, J. et Y. BERTIN. Contenu en élements mineraue des organes de l'avocatier 'Lula' et relations avec la fumure. Fruits 35 (3): 139-149. 1980.

     

  45. MEDINA, J. et al. Mamaos da culture ao processamento e comercializacao. Sao Paulo, Instituto de Tecnología de Alimentos. Serie Frutas Tropicais 7. 1980. 244 p.

     

  46. MESSIAEN, Ch. Le potager Tropical. 3 Culturas speciales Paris, Press Universitaires de France. 1975. pp 454-464.

     

  47. MICHELANGELLI, J. Caracterización agroclimática Cuenca lago de Valencia. Caracas, Ministerio de Obras Públicas. División de Edafología, 1976. 90 p.

     

  48. MILLAN, M. La lechosa. Caracas. Fondo de Desarrollo Frutícola. Serie de Divulgación No. 3, 1978. 40 p.

     

  49. MONTALDO, A. Cultivo de raíces y tubérculos tropicales, lima, Perú. Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas de la O.E.A. 1972. 284 p.

     

  50. MONTENEGRO, H. Contribuicao para ó estudo pomologico do Abacateiro, Teses, Piracicaba S. P. Escola Superior de Agricultura "Luiz de Queiroz", Universidad de Sao Paulo. 1956. 92 p.

     

  51. NELLIAT, E., K. BAVAPPA and P. NAIR. Multi-storeyed cropping. A new dimension in multiple cropping for Coconut plantations. World Crops 26 (6): 260-265. 1974.

     

  52. OCHOA, A. Pérdidas de nutrientes en los suelos causados por remoción de las cosechas y en las aguas de drenaje. Ins 3ra. Conferencia Interamericana de Agricultura. Caracas, 1949. (Cuadernos verdes), Caracas, Ministerio de Agricultura y Cría. 1949. 38 p. (Trabajo No. 82).

     

  53. ORTEGA, S. 'Apure' nuevo cultivar de frijol blanco tipo "Perlita". Agron. Trop. 29 (5): 459-462. 1979.

     

  54. PENELLA, J. La lechosa. Caracas, Consejo de Bienestar Rural, Serie Cultivos No. 16. 1968. 36 p.

     

  55. PENELLA, J. El Aguacate. Caracas, Consejo de Bienestar Rural, Serie Cultivos No. 11. 1967. 40 p.

     

  56. PLOWMAN, R. Folk uses of new world aroids. Econ. Bot. 23 (2): 97-122. 1969.

     

  57. POPENOE. W. Manual of tropical and subtropical fruits. New York. McMillan. 1920. 474 p.

     

  58. RECOMENDACIONES para el cultivo de la lechosa, Noticias Agrícolas 9 (35): 149-153. 1982.

     

  59. RONDON, A. y M. FIGUEROA. Problemática del aguacate (Persea americana Mill) en la zona central de Venezuela. Maracay, Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias 1980. 14 p. (Mimeografiado).

     

  60. RUSSELL, J. y W. RUSSELL. Las condiciones del suelo y el desarrollo de las plantas. Madrid, Aguilar. 1964. 771 p.

     

  61. SALAZAR, R., D. RIOS y R. TORRES. Selección de variedades de aguacate (Persea americana Mill) en Colombia. Rev. ICA 6 (4): 357-377. 1971.

     

  62. SANCHEZ, P. Suelos del Trópico. Características y manejo. San José Costa Rica, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. 1981. 634 p.

     

  63. SEBASTIANI, M. The "conucos laquneros" of the lake Valencia Basin of Venezuelas An appropiate technology. Ins Symposium Rural Developments Theory and practice. Freeno, California, 1981 (Proceeding). California International Geographical Union Commission on Rural Development and Department of Geography California State University. 1981. pp 1-5.

     

  64. SERGENT, E. Estado actual de las zones productoras de aguacate (Persea americana) . Rev. Fac. Agron. (Maracay) 10 (1-4): 51-56. 1979.

     

  65. SILVA, S. and H. IRIZARRY. Effect of depth of water table on yields of trancers. The journal of Agriculture of the University of Puerto Rico. 64 (2). 241-242. 1980.

     

  66. STREBIN, S. y J. PEREZ. Capacidad de uso de las tierras del Estado Aragua. Caracas, Ministerio de Obras Públicas. División de Edafologia. 1974, 44 p.

     

  67. SWARBRICK, J. The growth and root distribution of some temporary shade plant for cocoa. Trop Agriculture (Trinidad) 41 (4): 311-323. 1964.

     

  68. UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO. Conjunto tecnológico para la producción de aguacates. Rio Piedras, Estación Experimental Agrícola. Publicación No. 112. 12 p.

     

  69. VENEZUELA. Anuario Estadístico Agropecuario 1978. Caracas, Ministerio de Agricultura y Cria. 1981. 773 p.

     

  70. VICENTE-CHANDLER, J., H. IRIZARRY and S. SILVA. Nutrient uptake by taniers related to stage of growth and effect of age on yields of the Morada variety. The Journal of Agriculture of The University of Puerto Rico 64 (1). 1-10. 1982.

     

  71. WILLIAMS, L. The botany of the avocado and its relatives. In Procaeding First International Tropical Fruit. Short Course. The avocado. Fruits Crops Department University of Florida. 1976. pp 9-15.

     

  72. ZENTMYER, G. Phytophthora cinamomi and the diseases it causes. St Paul, Minnesota. The American Phytopathological Society. Monograph No. 10. 1980. 96 p.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 33 Articulo