Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 29  >  Articulo

Agronomía Tropical 29(2): 141-163. 1979

LOS SUELOS DE LOS LLANOS OCCIDENTALES DE
 VENEZUELA CLASIFICADOS EN BASE A SU FERTILIDAD

 L. AVILÁN ROVIRA * y O. PÉREZ GUEVARA *

Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias-
CENIAP-FONAIAP-Maracay, Venezuela.

Recibido: Agosto 2, 1979.


INTRODUCCION

Los Llanos Occidentales constituyen potencialmente una de las regiones agrícolas y ganaderas más importantes del país, representando para el año de 1975 el 22 % del valor total de la producción vegetal del mismo (M.A.C., 1975). Ocupan una superficie de unos 120.000 km2 o sea las 2/5 partes de los llanos venezolanos.

Los requisitos de productividad de la agricultura deseable para Venezuela corresponderán al empleo difundido de una alta tecnología lo cual involucra primordialmente el uso racional de fertilizantes y un adecuado ordenamiento territorial (MÉNDEZ et al. 1970). Para el año de 1985 se estima que a nivel nacional el área potencial a fertilizar será de 2.451.452 ha, lo cual corresponderá al 28% del área estimada de siembra incluyendo pastos (CONIP, 1976).

Un sistema técnico de clasificación de los suelos en base a su fertilidad, pese a sus limitaciones, permite entre otros aspectos agrupar los suelos en clases razonablemente homogéneas, elaborar mapas, facilitar la evaluación del potencial agropecuario y detectar áreas prioritarias de investigación, así como también sirve de marco referencial para estimar la demanda potencial de fertilizantes (PÉREZ y AVILÁN, 1977; PÉREZ, 1978).

El presente estudio tuvo como objetivo fundamental el clasificar en base a su fertilidad, los suelos de Los Llanos Occidentales, empleando la metodología propuesta por BOUL et al. (1974) con algunas modificaciones o adaptciones (AVILÁN et al., 1977).

REVISION BIBLIOGRAFICA 

BROEX y MAREL (1963), señalan que cuando son combinados los resultados de las investigaciones de fertilidad con las características morfológicas, químicas y minera lógicas de los suelos, se establecen las bases para el mejoramiento de la producción de los mismos en las más variadas condiciones de crecimiento de las plantas.

La taxonomía de suelos desarrrollada en los diferentes sistemas de clasificación los agrupan de acuerdo a sus propiedades, pero no siempre las propiedades que sirven para la clasificación taxonómica son importantes desde el punto de vista de fertilidad (CUOTO, 1976).

BOUL et al., (1974), propone un sistema de clasificación de suelos en base a su fertilidad que permite agruparlos independiente de las unidades taxonómicas a las que pertenecen. Se consideran fundamentalmente aquellas características del suelo relevantes para el desarrollo de los cultivos como son textura predominante, secuencia textural, drenaje tipo de arcilla y otros factores que afectan el desarrollo radical y por ende un aprovechamiento eficiente de los fertilizantes. AVILÁN et al. (1976, 1977, 1978), lo han aplicado para algunas regiones del país con resultados bastante satisfactorios.

COMERMA y PAREDES (1977), señalan que Venezuela dispone para su uso agrícola de una muy baja proporción de tierras (2%) que prácticamente no tiene limitaciones agrofísicas. La mayoría de las tierras están limitadas en orden de importancia de acuerdo a su extensión por las siguientes razones: excesivo relieve (44%) baja fertilidad natural (32%), falta de drenaje (18%) y aridez (4%). CHIRINOS et al. (1971), en un resumen de 10.000 análisis rutinarios de muestras de suelos provenientes de campo bajo cultivo de tres grandes regiones geográficas del país, señalan en relación los estados Cojedes, Portuguesa y Barinas (los cuales políticamente conforman Los Llanos Occidentales), que en ellos predominan los pH menores de 6, texturas medias y finas así como las carencias de fósforo disponible.

Según EWEL y MADRIZ (1968), la zona de vida predominante en, la región es la de Bosque Seco Tropical, que en su mayor parte cubre los llanos, pero puede incluir otras áreas. Su límite altitudinal superior se encuentra entre 400 y 1.000 m.s.n.m.; el promedio anual de temperatura varía entre 22°C y 29°C, siendo el promedio anual de precipitación de cuatro a seis meses de duración, seguida por una estación con sobrante de agua.

El Bosque Húmedo Tropical ocupa una parte hacia el Oeste de la región, siendo esta zona de vida caracterizada por una precipitación promedio anual mínima de 1.800 mm y una máxima de 3.800 mm. Su promedio anual de biotemperatura excede de 24°C. Las zonas de vida de Bosque muy Húmedo Premontano y Bosque Montano Bajo, ocupan áreas muy pequeñas dentro de la región bajo estudio. 

MATERIALES y METODOS 

Se empleó el método de clasificación de suelos en base a su fertilidad propuesto por BOUL et al. (1974), con algunas modificaciones y adaptaciones. El sistema considera en primer término la textura de la capa arable y la textura de la capa inmediata subayacente hasta una profundidad de 50 cm, originando respectivamente el "Tipo", que es la categoría superior, y el "Subtipo" que es la inferior. Las propiedades físicas y químicas de la capa arable o de los primeros 50 a 60 cm de perfil son consideradas luego, originando los "modificadores", que agregados a los primeros determinan la clasificación de la unidad.

El "Tipo", "Sub-Tipo" y "modificadores", así como las adaptaciones y modificaciones adaptadas, se presentan en el Cuadro 1. Las variaciones introducidas a la metodología original propuesta por BOUL et al. (1974) se refieren fundamentalmente a: 

a) En el Tipo y Sub-Tipo: se consideraron las clases texturales y no la textura como originalmente se propone. 

b) Debido a la metodología empleada en el Laboratorio de Suelos del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP) el cual constituye el mayor apoyo analítico del país, la aplicación de algunos modificadores se adaptó a los criterios de interpretación establecidos para los métodos de análisis empleados y descritos en CHIRINOS et al. (1975).

c) En relación al modiifcador "g" (Gley) se establecieron dos niveles en función del grado de intensidad en que el mismo estuviese afectando determinadas áreas. Se señala entre paréntesis () el modificador "g" cuando el grado de intensidad es poco severo.


CUADRO 1. Sistema de clasificación de suelos de acuerdo con su capacidad de fertilidad,  propuesto por Boul et al. (1974) y las adaptaciones y modificaciones introducidas.


TIPO: Clase textural promedio de la capa arable ó 20 cm de profundidad, el que sea menos profundo.

G = Textura gruesa ......... 0 a 18% de arcilla
M = Textura media 18 a 35% de arcilla
F = Textura fina 35 a 60% de arcilla
C = Textura muy fina + 60% de arcilla
.................

SUB-TIPO: Usado sólo si existe un cambio de textura o una capa dura que im¡idl el desarrollo radicular dentro de los primeros 50 cm.

..............
G = Textura gruesa 0 a 18% de arcilla
M = Textura media 18 a 35% de arcilla
F = Textura fina 35 a 60% de arcilla
C = Textura muy fina + 60% de arcilla
R = Roca u otra capa dura que restringe el desarrollo radical.
...................

MODIFICACIONES: En la capa arable ó 20 cm el que sea menos profundo excepto cuando es marcado con asterisco, (*).

...........

*g = (Gley) Moteado con croma menores o igual a 2, dentro de los primero cm y debajo del horizonte A, o suelo saturado con agua por más de 60 días en la mayoría de los años.

*d = (Seco) Régimen de humedad rústico o xerico, suelo seco por más de 60 días consecutivos por un año dentro de 20 a 60 cm de profundidad.

e = (Baja CIC) m:mos de 12 me/100 g de suelo. Método empleado del cloruro de Bario trietanolamina pH 8,2 )

*a = (Toxicidad de Al) considerado cuando pH inferior a 5.

*h = (Acido) pH en H2O (1: 1) entre 5:0 y 6,0.

V = (Vertisol) elevado contenido de arcilla muy plástica y pegajosa o Serero agrietamiento e hinchamiento del suelo.

*b = (Calcáreo) Carbonato de calcio libre dentro de 50 cm (efervecencia con HCl) o pH mayor de 7,3.

i = Fijación del fósforo por el hierro.

x = Minerales amorfos

Se recopiló la información de suelo de los diferentes estudios agrológicos realizados en la región bajo estudio, así como también se hizo una revisión y síntesis de los estudios de fertilidad, mineralogia, uso y manejo de los suelos efectuados en la msima.

RESULTADOS Y DISCUSION 

Aplicándose los criterios de clasificación adaptados, se efectuó la agrupación de las 315 unidades de suelo descritos en los estudios agrológicos a diferentes niveles de detalle (gran visión, semidetallado y detallado) realizados en la región, determinándose cinco Grupos de suelos principales, presentando en algunos de ellos Sub-Grupos cuyas unidades de suelo representativos se presentan en el Cuadro 2. En el gráfico 1 se muestra la distribución relativa de los cinco grupos. A continuación se describen en líneas generales las características de cada uno de los Grupos determinados.

GRUPO UNO: 

Los suelos que conforman esta agrupación se caracterizan por ser pedológicamente muy evolucionados, clasificados en los órdenes Alfisol y Ultisol estando localizados principalmente hacia el Noroeste de la región y ocupando la zona del piedemonte. Representan el 9,8% de la superficie total estudiada, ocupando un área de 638.900 ha.

Este Grupo en relación al Tipo y Sub-Tipo presenta una amplia gama de clases texturales que va desde Gruesa sobre Gruesa (G) a Fina sobre Fina (F), en virtud de las condiciones morfogénicas particulares que dieron su origen, estando constituída por materiales no consolidados, no estratificados y pocos seleccionados (ZINCK y STAGNO, 1966). Los modificadores "d" (seco); "h" (acidez), "e" (baja capacidad de intercambio catiónico), "a" (Toxicidad al Aluminio), "i" (fijación de Fe-P y "x" (minerales amorfos) son los más característicos de estos suelos. Tomando en consideración la presencia de los modificadores "g" (Gley), "v" (Vertisol) y del Sub-Tipo "R" (Roca u otra capa dura que restringe el desarrollo radical) se establecieron tres Sub-Grupos, cuyas unidadees de suelo representativos de los mismos se presentan en el Cuadro 1.

Las posiciones geomorfológicas más comunes en caso de suelos bien drenados son los conos, terrazas, glacis y colinas con poca erosión. Suelos con drenaje imperfecto o peor drenados predominan en las planicies aluviales, antiguas napas, principalmente con encharcamiento superficial. Esto parece ser reflejo no sólo de la topografía sino de la impermeabilidad del material plíntico generalmente arcilloso y compacto (COMERMA, 1971).

CLASIFICACIÓN DE SUELOS CON FINES DE FERTILIDAD DE LOS LLANOS OCCIDENTALES

Estudios sobre la mineralogía de estos suelos realizados por POWERS y DE ELIZALDE (1945) determinaron que el óxido de hierro fue abundnte en todas las fracciones y horizontes de los suelos rojos de San Carlos (Edo. Cojedes). Igualmente COMERMA (1970), en las arenas; ROWLES (1969), en la fracción limo y arcillosa, y los trabajos de MARIÑO (1965) Y SANTAMARÍA (1962), en la fracción arcilla, señalan que la Caolinita y el Cuarzo son los minerales que se encuentran con mayor abundancia, presentándose mucho material amorfo, condición que implica una alta capacidad de fijación de los aniones fosfato y sulfato (BORNEMIZA, 1968). 

Los estudios de fertilidad realizados por diversos investigadores, en diferentes rubros de producción, señalan el efecto positivo de la aplicación de los fertilizantes nitrogenados y fosfatados, los cuales incrementan no solamente los rendimientos en relación al testigo entre un 38% y 71 % (GONZÁLEZ, 1966, 1967; NELSON, 1967; AVILÁN y RODRÍGUEZ BELLO, 1973; AVILÁN et al. 1976) sino también en el caso de los pastos mejorando la calidad de los mismos (ILJIN, 1952, 1958; CAPRILES y VERDE, 1977). 

En relación al potasio los resultados experimentales obtenidos señalan a este elemento como el menos efectivo. NELSON (1967) y AVILÁN y de ROJAS (1975) identifican al azufre como otro de los factores limitantes de la producción. En el Cuadro 3 se reportan algunos resultados experimentales de campo, los cuales indican que la relación N: P2O5: K2O (haciendo N = 1) de mayor frecuencia es la 1:1:0,5. En el Cuadro 4 se reportan análisis de muestras de suelos superficiales con fines de fertilidad que ponen de manifiesto la baja fertilidad natural de estos suelos.

ROJAS I. DE (1974, 1976) en trabajos de invernadero realizados en algunos suelos de este Grupo, para determinar los requerimientos de cal, a objeto de neutralizar el efecto del aluminio intercambiable, señalan que con la aplicación de 112 t/ha de CaCO3 a fue suficiente, a excepción de la Serie Suruguapo (Edo. Portuguesa) que presenta mayor contenido de Aluminio (1,72 me/100 g, y en la cual la aplicación de 3/ha de CaCO bajó el porcentaje de saturación del Aluminio a 7%. GONZÁLEZ (1978), en suelos de la serie Barinas (Edo. Barinas) en condiciones de campo, obtuvo incrementos en la producción del algodón con la aplicación de 500 kg/ha de caliza.

CUADRO 2. Unidades de suelos representativos de los grupos y sub-grupos establecidos en la clasificación basea la fertilidad de los Llanos Occidentales de Venezuela.


Grupo Sub-Grupo Unidad de Suelos Clasificación Taxonómica Clasificación Fertilidad Referencias

1.  Barinas Typic normufalf M/M dhea Zinck y Stagno (1966)
1.1 Caridad Oxic Tropustult M/M dheaix Stagno y Granados (1969)
Suruguapo Typic Tropustult F/F dheaix Stagno y Granados (1969)
Blanquera Ultic Haplustalf M dheaix

1.2 Zamuro Ultic Haplustalf M/F gdheavi Stagno y Granados (1969)
María Udic Haplustalf M/F gdheav Stagno y Granados (1969)
Gásperi Orthic Ochraqualfs M/F gdheav Zinck y Stagno (1966)

1.3 Rojos Lateríticos - - M/R dheai Avilán J. (1955)
Rojos Superficiales - - M/R dheai Avilán J. (1955)

2. 2. Mijagual Udorthentic Chormusterst F/F a C/F dghv Schargel (1970)
Indeseable Fluventic Vertic Tropaquepts C/C dghv Técnica Forestal (1967)

3. 3.1 Fanfurria Typic ustifluvent M/M d Schargel (1972)
Baronero Typic Hapludent M/M d Schargel (1970)
Torunos Aquic Hapludent M/M d Zinck y Stagno (1966)
Tirgua Typic Ustropepts M/M d Mazzei (1974)

3.2 Candelaria Orthic Hapludent G/G de Zinck y Stagno (1966)
Boconó Typic Ustipsaments G/G de Quintanilla (1967)
Guanare Orthic Hapludent G/G de Pérez Materán et al (1968)

4. 4.1 Méndez Aeric Normaquept F/F dghv Quintanilla (1967)
Cumarebo Vertic Tropaquepts F/F dghv Homes (1968)

4.2 Porta  Fluventic Ustropepts F/F dhgr Tua y Pérez (1963)
Mazeo Vertic Tropaquepts F/F dhgr Cano y Granados (1963)

5. 5.1 Aluviones Recientes Aquic Ustropepts M/M db Granados et al (1971)
Brazo Deltáico Fluventic Haplustall M/M db Gaspery y Herrera (1973)

5.2 Agua Blanca Vertic Tropaquepts F/F d(g) vb Arismendi (1967)
Algodonal Vertic Hapludent F/F d(g) vb Arismendi (1967)

5.3 Guache Fluventic Haplustol F/F dgvb Granados et al (1972)
Agua Blanca Vertic Tropaquepts F/F dgvb Arismendi (1967)
Algodonal Vertic Tropaquepts F/F dgvb Arismendi (1967)

Tipo y Sub-tipo, G = Gruesa (0 a 18% de arcilla); M = (18 a 35% de arcilla); F = Fina (35 a 60% de arcilla); C = Muy Fina (más de 60% de arcilla).
Modificadores = "d" (seco); "g" (Gley); "h" (acidez); "e" (baja capacidad de intercambio catiónico); "a" (toxicidad al aluminio); "v" (vertisol); "i" (fijación Fe-P); "x" (mineral amorfo); "b" (calcáreo).

 

GRUPO DOS:

Los modificadores "g" (Gley) y "v" (Vertisol) caracterizan los suelos de esta agrupación, siendo el modificador "d" (seco) común a los demás grupos. El Tipo y Sub-Tipo o la secuencia textural de mayor frecuencia es Fino sobre Fino (F).

Los suelos de esta agrupación representan el 12,8% del área total estudiada ocupando una superficie de 837.250 ha; están ubicados hacia la parte sur de la región, ocupando las zonas bajas y permaneciendo gran parte del año inundados; pertenecen en su mayoría a los Ordenes del suelo Inceptisol y Vertisol.

Las propiedades físicas de estos suelos son bastante deficientes dada la predominancia de las texturas finas y estructuras prismáticas muy bien desarrolladas, lo cual imposibilita su utilización para un gran número de cultivos. PÉREZ et al. (1979) y FRENCH y RODRÍGUEZ (1962), estudiando el desarrollo radical de algunos pastos en este tipo de suelo, determinaron que el desarrollo de los mismos está restringido a unos pocos ceno tímetros de profundidad motivado al deficiente drenaje; lo cual, aunado a las propiedades de expansibilidad y contracción de estos suelos, que le confiere la fracción arcilla predominante del tipo 2: 1 (COMERMA, (1971), restringe severamente el desarrollo radical, afectando marcadamente el desarrollo de la parte aérea y por ende la producción del pastizal.

RODRÍGUEZ BELLO y AVILÁN et al. (1970), señalan en términos generales que con la aplicación de fertilizantes en estos suelos no se obtienen los incrementos de producción esperados para los cultivos de maíz, algodón y sorgo granero ya que el factor limitante de los mismos lo constituye el mal drenaje. En el Cuadro 4 se reportan resultados de análisis de suelos de muestras superficiales que nos indican que los mismos presentan una mediana a baja fertilidad natural.

GRUPO TRES:  

Los suelos que conforman este Grupo representan los mejores de la región, siendo apropiados para una amplia gama de cultivos por presentar pocas limitaciones que restringen su uso. Ocupan una superficie de 906.900 ha, representando el 13,9% del área plana de la región estudiada. Están localizados generalmente en áreas circunvecinas a los grandes ríos, conformando las vegas o diques naturales de los mismos, dentro del piedemonte y la primera faja del Llano. En su gran mayoría están clasificados dentro del Orden Entisol.

El Tipo y Sub-Tipo presente con mayor frecuencia y que caracteriza a este grupo es Gruesa sobre Media (G/M) a Media sobre Media (M). El modificador "d" (seco) identifica al grupo, pudiendo estar presente el modificador "e" (Baja capacidad de intercambio catiónico). Tomando en consideración la secuencia textural y la presencia del modificador "e" (Baja CIC) se establecieron dos Sub-Grupos. El primero con las características comunes del Grupo, ya antes citadas y que representan cerca del 98% de los suelos de esta agrupación y el segundo, caracterizado por presentar una granulometría gruesa en todo el perfil y una baja capacidad de intercambio catiónico ("e").

Estudios de la mineralogía de los suelos que conforman la unidad fueron realizados por COMERMA (1970) y SCHARGEL (1970, 1972), señalando que en la fracción arcilla la Caolinita y la Hita son dominantes en proporciones similares. La Vermiculeta se encuentra uniformemente distribuida en el perfil del suelo y la Montmorillonita en menos cuantía; además señalan que estos suelos poseen una abundante reserva de minerales que liberan potasio.

PLA y CAMPERO (1971), reportan la poca estabilidad de los agregados en algunas unidades de suelos que conforman esta agrupación, por lo cual pueden presentar fácil deterioro estructural y compactación de la capa arable, con fuerte disminución de la infiltración, permeabilidad y aereación.

CUADRO 4. Resultados de algunos análisis de suelo con fines de fertilidad de muestras superficiales (0 a 20 cm de profundidad) de los diferentes grupos de suelo.


Grupo de Suelo pH Fósforo ppm (a) Potasio ppm (a) Calcio ppm (a) Materia Orgánica %

5,3 ± 0,52 1,5 ± 0,4 56,3 ± 29,6 189 ± 96 1,74 ± 0,52
2 6,4 ± 0,26 8,5 ± 7,8 42,5 ± 4,4 843 ± 43 3,00 ± 1,39
3 6,4 ± 0,48 16,4 ± 5,4 170,2 ± 9,8 699 ± 60 3,36 ± 0,75
4 5,7 ± 0,61 15,2 ± 6,0 133,3 ± 47,2 520 ± 90 4,11 ± 0,53
5 7,6 ± 0,23 9,5 ± 2,3 49,5 ± 9,3 > 1.500 3,23 ± 1,14

Niveles de Interpretación Bajo < 10 < 80 < 150 > 2,0
Medio 10 a 20 80 - 120 150 - 400 21 - 40
Alto > 20 > 120 > 400 < 4,0

(a) Analizados por el método del Na HCO3 
b) Extraído con Na OAc 0,125 N a pH 4,2.   

Estudios de fertilidad realizados en condiciones de campo y con diferentes rubros de producción (AVILÁN et al., 1976; RODRÍGUEZ y AVILÁN, 1969; RODRÍGUEZ, 1965, GONZÁLEZ, 1977), señalan marcada respuesta en relación al potasio menos acentuada. En el Cuadro 3 se presentan algunos resultados obtenidos y en el Cuadro 4 se reportan resultados de análisis de suelo, que indican una mediana a elevada fertilidad natural.

RODRÍGUEZ BELLO y AVILÁN (1969), en relación al Sub-Grupo caracterizado por una secuencia textural gruesa sobre gruesa (G), recomiendan la práctica del fraccionamiento de la fertilización nitrogenada con el objetivo de disminuir la pérdida por lavado. 

GRUPO CUATRO:  

Los suelos clasificados dentro de esta agrupación representan el 36% del área plana total estudiada, ocupando una superficie de 2.362.550 ha. El uso agrícola está restringido a una limitada gama de cultivos debido a las deficientes propiedades físicas que presentan estos suelos.

Los modificadores que caracterizan a este Grupo son "d" (seco), "g" (Gley), "h" (acidez), "e" (Baja capacidad de intercambio catiónico) y "v" (Vertisol), siendo el Tipo y Sub-Tipo de mayor frecuencia Fino sobre Fino (F). Tomando en consideración la posición tipográfica de algunos suelos y el grado de severidad del modificador "g" (Gley) se establecieron dos Sub-Grupos.

En aquellos suelos que por ocupar posiciones más elevadas, en relación al resto de los suelos de la agrupación y donde es factible mediante prácticas de manejo mejorar el drenaje superficial (MARTÍNEZ y GUILARTE, 1972; MARCANO y GONZÁLEZ, 1976; MARCANO y LUGo, 1977 y ARIAS, 1977), el modificador "g" (Gley) se señala entre paréntesis (), conforman uno de los sub-grupos antes señalados.

En general los suelos de esta agrupación ocurren más frecuente en las primeras terrazas, napas de desbordamiento, planicies aluviales, desarrollándose los mismos bajos condiciones de hidromorfismo principal.

mente en la parte profunda del perfil. Son suelos moderadamente fértiles de acuerdo a los resultados de los análisis con fines de fertilidad reportados en el Cuadro 4. COMERMA (1970), en suelos que conforman esta agrupación (Serie Méndez), reporta una dominancia de materiales micaceos,' especialmente Ilita y de micas parcialmente depotasicadas. En segundo, nivel Carolina y Vermiculita en proporciones similares.

Estudios de fertilidad en condiciones de campo y en varios rubros de producción reportan respuesta a los elementos nitrógeno y fósforo principalmente, teniendo el potasio en algunos casos marcada respuesta. En el Cuadro 3, se reportan algunos de los resultados obtenidos.  

GRUPO CINCO:  

Los suelos que conforman esta unidad corresponden a deposiciones bastante recientes que cubren un material más edafizado. El material de origen aluvial es eminentemente calcáreo y ha sido identificado como la formación Agua Blanca (GASPERI y GRATEROL, 1973), por ello el modificador "b" (calcáreo) caracteriza al Grupo. Ocupan una superficie de 507.150 ha representando el 7,8% del área plana total de la región estudiada y localizada entre el Río Guache (Edo. Portuguesa) y Río Cojedes (Edo. Cojedes).

El Tipo y Sub-Tipo que con mayor frecuencia se presenta es el de texturas Medias sobre Finas (M/F) siendo los modificadores "d" (seco); "g" (Gley) y "b" (calcárea) los que caracterizan a los suelos que conforman esta agrupación.

Tomando en consideración la presencia de los modificadores "v" (Vertisol) y el grado de intensidad del modificador "g" (Gley) se crearon tres sub-grupos. El primer sub-grupo, representado por los suelos ubicados a las márgenes de los ríos y áreas circunvecinas a los mismos, semejantes a los suelos del Grupo 3, pero de origen calcáreo. El segundo y tercer sub grupo caracterizados por la presencia del modificador "v" (Vertisol) y el grado de severidad del modificador "g" (Gley) en los mismos.

Las limitaciones de orden físico, debidas a la mediana a alta capacidad de retención de humedad que presentan los suelos de los subgrupos segundo tercero, hacen necesaria la aplicación de prácticas adecuadas de manejo para una explotación intensiva.

ARAS (1977), en maíz, reporta que mediante la siembra en cameIlones anchos o bancales se incrementan significativamente los rendimientos, en el orden de los 1.300.

AVILÁN et al, (1977) y AVILÁN y MENESES, (1979) estudiando el desarrollo radical de la caña de azúcar variedad V 58-4, a los seis y doce meses de edad, en un suelo del Orden Mollisol de esta agrupación, reportan que la máxima penetración vertical se localiza en los primeros 30 cm a 50 cm. Además, señalan que el 85% a los seis meses y el 87% a los doce meses de edad del peso total radical, se encuentra localizado en los primeros 30 cm del perfil del suelo. La presencia entre 25 y 50 cm de profundidad de un intenso moteado, aunado a valores bajos de macroporosidad determinados entre 25 a 50 y 50 Y más centímetros de profundidad (3,7% y 2,8% respectivamente), son índices de la existencia de condiciones físicas adversas al crecimiento radical, lo cual incide en la baja producción de la parte aérea de la planta.

CHIRINOS y HERRERA (1976), estudiando la mineralogía de estos suelos, reportan la presencia de Montmorillonita en cantidades importantes. Señalando además el especial cuidado en cuanto al manejo del abonamiento potásico debido a la fuerte capacidad fijadora. TINCKELL y LÓPEZ RITA (1962), Y TICKNELL et al. (1961), observaron deficiencia de potasio en tabaco y algodón en estos suelos, mientras que el cultivo del maíz no mostró anomalía. RAMÍREZ y OBREGÓN (1974), estudiando la acumulación de N, P, K, Ca y Mg por algunas líneas de los híbridos de maíz 'Obregón', 'Arichuna' y 'Mara', determinaron que ninguna de las líneas estudiadas por los autores antes citados tiene una capacidad de acumulación que podría calificarse como alta, sino como malas o bajas acumuladoras de potasio. Esto podría interpretarse como que las mismas son muy eficientes en relación al potasio, lo cual podría explicar el por qué TINCKNELL no observó deficiencias de potasio en el maíz y sí en los cultivos de tabaco y algodón.

Estudios de fertilidad realizados en estos suelos en diferentes rubros de producción, algunos de los cuales se reportan en el Cuadro 3, señalan que las mayores respuestas son debidas a los elementos nitrógeno y fósforo, presentándose con elevada frecuncia respuestas significativas al potasio; ello es explicable en función del origen calcáreo y las características mineralógicas de los suelos, ya antes citados. En el Cuadro 4 se reportan resultados de análisis de suelo de muestras superficiales con fines de fertilidad, los cuales indican que los mismos presentan una mediana a elevada fertilidad.

El resto de la región estudiada corresponde a la zona montañosa, la cual representa el 19,5% del área total estudiada. En la actualidad su uso está restringido en algunos casos al soporte de una ganadería extensiva y algunas áreas al cultivo del café y otros frutos menores. LARREAL et al. (1979), estudiando un área comprendida entre el río Guanare y La Yuca (Edo. Portuguesa) señala que en las partes altas los suelos predominantes son los clasificados como Orthoxic Tropohumults y en la parte baja los clasificados como Typic Haplustults (alrededor de 500 m.s.n. m.). Estos suelos se caracterizan por ser ácidos, muy fuertemente lexiviados, tener alto porcentaje de saturación con aluminio, baja capacidad de intercambio catiónico y alto contenido de materia orgánica. Las características antes mencionadas están asociadas a los suelos que conforman el Grupo 1.

CONCLUSIONES  

a) Fueron determinados cinco Grupos de suelos, presentando algunos de ellos sub-grupos. Los Grupos determinados tomando en consideración el tipo, sub-tipo, modificadores y porcentaje que representan de la superficie total estudiada fueron: GRUPO UNO: G a F dehaix (9,8%). GRUPO DOS: F dghv (12,8%), GRUPO TRES: M de (13,9%); GRUPO CUATRO: F dghev (36,2%) y GRUPO CINCO: M/F a F dgb (7,8%).

b) Evaluando los resultados obtenidos a través del sistema de clasificación empleado y las modificaciones introducidas en función a su adaptabilidad al nivel de la información existente y a los propósitos de planificación de la investigación agrícola y la transferencia de tecnología, en especial a lo referente a la práctica de la fertilización, el sistema denota una gran factibilidad de aplicación.

c) La investigación agrícola actual y pasada se ha concentrado en los suelos del GRUPO CINCO los cuales por sus características químicas (origen calcáreo) representan un área muy definida dentro de la superficie total de Los Llanos.  

RESUMEN  

Se realizó la clasificación interpretativa con fines de fertilidad de 315 unidades de suelo representativas de 6.520.000 ha de Los Llanos Occidentales del país, empleando el método de BOUL et al. (1974), con algunas modificaciones y adaptaciones. El sistema considera en primer término la textura de la capa arable y la subyacente, así como modificadores que indican las limitaciones específicas de fertilidad con posibilidades de diferente interpretación. Las clases textura les consideradas fueron: G (gruesa: 0 a 8% de arcilla); M (media: 18 a 35% de arcilla); F (fina: 35 a 60% de arcilla y C (muy fina: más de 60% de arcilla) y los modificadores "d" (seco), "g" (Gley), "e" (Baja cic), "a" (toxicidad al Al, "h" (acidez), "v" (Vertisol), "b" (calcáreo), "i" (Fijación de Fe-P) y "x" (Minerales amodos), determinándose cinco Grupos de suelos, presentándose en algunos de ellos sub-grupos. Los grupos determinados tomando en consideración el tipo, sub-tipo, modificadores y por. centaje de la superficie total estudiada que representan fueron: GRUPO UNO: G a F, dehaix (9,8%); GRUPO DOS: F, dghv (12,8%); GRUPO TRES: M, de (13,9%); GRUPO CUATRO: F, dghev (36,2%) y GRUPO CINCO: M/F a F, dgb (7,8%). Los resultados de los estudios de fertilidad, mineralógicos, uso y manejo de los suelos efectuados en cada uno de los Grupos determinados se discuten en el trabajo.  

SUMMARY  

Soil interpretation studies with purposes of fertility classification were carried out embracing some 315 soils types representative of about 6,520,000 ha of the west plains of the country. The BOUL et al. method (1964), slightly modified and adapted to our conditions was used.

This system considers in the first place soil texture of the plow and underlying layers as well as modifiers indicating specific soil fertility limitations subject to different interpretations. The soil textural classes consideres were these: G (coarse: 0-18% clay); M (medium 18-35% clay); F (fine 35-60% clay) and C (very fine: + 60% clay). The roodifiers used the following: "g" (gley), "d" (dry), "e" (low cee), "a" (Al toxicity), "h" (acidity), "v" (vertisol), "b" (lime), "i" (P-fixation) y "x' (amorphous minerals), having been determined 5 soil groups with soil grups in some of them.

The groups that were determined and the proportional representation of the total soil surface studied were: group 1. G a F, dehaix (9.8%); group 2, F, dghv (12.8 % ); group 3, M, de (13.9 %); group 4, F, dghev (26.2%); and group 5, M/F, dgb (7.8%). Chemical, mineralogical, fertility and management results so for obtained in each of the determined soil groups are also discussed.  

BIBLIOGRAFIA  

ARIAS, C. (1977) Utilización del sistema de drenaje mediante bancales en asentamientos campesinos maiceros del Estado Portuguesa. En Compendio de Trabajos, IX Jornadas Agronómicas, Maracay 12 al 15 de Octubre, Sociedad Venezolana de Ingenieros Agronómicos, pp. 129.

ARISMENDI, R. (1967). Estudio agrológico detallado sistema de Riego Cojedes.

Sarare, Embalse Majaguas. Series y tipos de suelo, Ministerio de Obras Públicas, Dirección de Obras Hidráulicas, 18 p.

AVILÁN, J. (1955). Informe sobre estudio Agrológico de reconocimiento del Dtto, Pao, Edo. Cojedes. MAC. Dirección de Agricultura. Centro de Investigaciones Agronómicas, Departamento de suelos, 43 p. 

AVILÁN, L.; GRANADOS, F.; W. RINONES, C. y F. BLANCO. (1977). Estudio del sistema radical de la caña de azúcar variedad V 58-4 en un Mollisol del Edo.

Portguesa. En Compendio IX Jornadas Agronómicas, Maracay, 12 al 15 de Octubre, Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos.

AVlLÁN, L.; RODRÍGUEZ, B. A.; PEÑA, O. y ZAMBRANO, J. (1970). Infomme sobre fertilización en Sorgo. Sección Suelos - Fertilidad, CENIAP, 14 p.

AVILÁN ROVIRA, L. Y RODRÍGUEZ BELLO, A. (1973). Fertilización de algodón y maíz en las sabanas altas de Barinas, Agronomía Tropical. 23 (2).

AVILÁN, L. Y L. MENESES. (1979). Estudio del sistema radicular de la Caña de Azúcar V 584 a los seis y doce meses de edad en un suelo del Orden Mollisol del Edo. Portuguesa. Revista Turriaba (En prensa).

AVILÁN ROVIRA, L. e ISAURA DE ROJAS. (1975). Evaluación de niveles de azufre m suelos del Edo. Barinas. Agronomía Tropical 25 (2). 149-161.

AVlLÁN ROVIRA, L.; VILAIN, L.; ABREU. J. y SALAS, R. (1976). Fertilización del algodón en algunos suelos de los estados Portuguesa y Barinas. Agronomía Tropical 26 (5) 425-439.

AVILÁN, L.; GRANADOS, F.; HIDALGO, E. Y PÉREZ, G. O. (1977). Clasificación interpretativa de los suelos del Estado Portuguesa en base a su fertilidad. Sección Suelos. Fertilidad. CENIAP, 28 p.

AVILÁN, L.; PÉREZ, G. O.; GUEVARA, O. y L. MAZZi. (1978). Clasificación interpretativade de los suelos del Estado Barinas en base a su fertilidad. En: Resúmenes de Trabajo, V Congreso Venezolano de la Ciencia del Suelo. 5 al 10 de Noviembre 1978, Sociedad Venezolana de la Ciencia del Suelo.

BARRIOS, A.; RODRÍGUEZ BELLO, A. ORTEGA, S.; y PÉREZ SILVA, R. (1970). Resultados de ensayos de fertilización en caraota (Phaseolus vulgaris, L.) Agronomía Tropical 20 (5): 355-369.

BORNEMISZA, E. (1968). Uso de trazadores para evaluar el movimiento y la disponibilidad de los aniones en el suelo. En: Ira. Reunión aplicación de la energía nuclear al aumento de la productividad agrícola. Santiago de Chile, Comisión Interamericana de Energía Nuclear. 175-185.

BOUL, S. W.; SÁNCHEZ, P. A.; JR. CATE, R. B. Y GRANGER, M. A. (1974). Clasificación de los suelos en base a su fertilidad. En: manejo de suelos en la América Tropical. Editor Bornemisa, Alvarado University Consortium of soil ol the Tropics Soil Sci. Departament, North Carolina Stat Univ. Cap 6. Págs. 129-144.

BROEK, J. M.; VAN DEN, and H. W. VAN DER. MAREL. (1963). Fertility and Clasification of Limburg soils (Netherlands) Based on morphological chemical and Clay-mineral. Characteristics. J. Agric. Sci. 11 (3): 198-208.

CANO, M. y F. GRANAOOS. (1974). Estudio Agrológico Tipo Reconocimiento del Estado Portuguesa, Sector La Chaconera - Río Portguesa, Caño Turén. Proyecto MAC-CENIAP-FUDECO-GOBERNACION, Edo. Portuguesa.

CAPRILES, A. y O. VERDE. (1977). Comportamiento del Pasto Yaragua Brasilera (Hyparrhemia ruja) bajo fertilización. En: Compendio de Trabajos; IX Jornadas Agronómicas, Maracay 12 al 15 de Octubre Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos, 168 pp.

COMERMA, J. (1970). Caracterización mineralógica de algunos suelos del occidente de Venezuela. Agronomía Tropical 20 (4): 227-247.  

COMERMA, J. (1971). La 7a Aproximación y los Suelos Venezolanos, Agronomía Tropical. 21 (5): 365-377.

COMERMA, J. y J. R. PAREDES. (977). Principales limitaciones y potencialagncola de las tierras en Venezuela (FONAIAP-CENIAP-MARN). En: Compendio de IX Jornadas Agronómicas SVIA. Maracay. pp. 200.

COMITE DE FOMENTO REGIONAL DEL MAÍZ (FOREMAIZ). (1976). Experiencia sobtt fertilización nitrogenada en maíz y sus aplicaciones prácticas. En: Primer Simposio Innterinstitucional sobre maíz y sorgo. Maracay.

CONSEJO NACIONAL DE LA INDUSTRIA PETROQUÍMICA. (1976). Programa Nacional de fertilizantes (976-1985).

COUTO, W. (1976). Clasificación de suelos en base a su fertilidad. En: IV Congreso Nacional de la Sociedad Venezolana de la Ciencia del Suelo, Maturín, 3 p.

CHIRINOS, A.; A. ROJAS, I. DE; PÉREZ, R. Y GoNZÁLEZ T., R. (1975). Aspectos básicos de un programa de análisis de suelos con fines de fertilidad, Maracay, FONAIAP-MAC. 76 p.

CHIRINOS, A. Y HERRERA, H. (1976) . Estado de potasio y su relación con la mineralogía de las arcillas en 12 suelos agrícolas de Portuguesa. En: Congreso Nacional de la Ciencia del Suelo. Maturín. 38 p.

CHIRINOS, A. V.; BRITO, J. DE Y I. DE ROJAS. (1971). Características de fertilidad de algunos suelos venezolanos vistos a través de los resúmenes de análisis rutinarios. Agronomía Tropical 21 (5): 397-409.

GASPERI. M. R. y GRATEROL, H., L. (1972). Estudio de suelos semidetallado. Unidad Agrícola de Turén. Primer Avance. Ministerio de Obras Públicas. Barquisimeto. División de Edafología.

GONZÁLEZ TROCONIS, R.; BLANCO, y GONZÁLEZ N, C. (1977). Efectos de N, P y K en maizales del Estado Portuguesa, I Noroeste de Araure 27 (1): 15-24. Agronomía Tropical.

GONZÁLEZ TROCONIS, R.; BLANCO, F. Y GONZÁLEZ N, C. (1977). Efectos de N, P Y K en dos maizales del Estado Portuguesa, III Sabanetica y Turén. Agronomía Tropical 27 (1) 35-48.

GONZÁLEZ, T. R.; BLANCO, F. Y CABRERA, S. (1977). Efecto de N, P y K en maizales del estado Portuguesa. Agronomía Tropical. 27 (1); 25-34 

GONZÁLEZ, T. R.; CHIRINOS, A.; AVILÁN, L. et al. (1978). Informe sobre el Proyecto de Evaluación de métodos de Laboratorio para análisis de fósforo, potasio disponibles en el suelo. Maracay, IIAG-CENIAP, 92 p.

HOMES VILLA, P., (1968) Estudio agrológico y de clasificación de tierras para riego detallado sector Boconó-Masparro. 29 avance. Estado Barinas. Caracas. Ministerio de Obras Públicas. Dirección de Obras Hidráulicas. 14 p.

ILJIN, W. S. (1952). Influencia de abonos fosfatados y nitrogenados sobre la composición química y el rendimiento del pasto guinea (Panicum maximum, L). Agronomía Tropical 2 (3): 145-184.

ILJIN, W. S. (1958). Experimento sobre abonos en plantas forrajeras en un suelo rojo lateríco. Agronomía Tropical 8 (1): 17-25.

LARREAL, M.; SCHARGEL, R.; SALAZAR, E.; CHACÓN, E.; DIAZ, E.; JIMÉNEz, A. y T. SÁNCHEZ. (1979). Metodología y algunos resultados de los estudios de Suelos de las Cuencas Altas entre los ríos Guanare y La Yuca. En: Resúmenes de Ponencias, X Reunión de Asociación Latinoamericana de Ciencias Agrícolas Acapulco, México, pp. 29. 

MARCANO, F. Y R. V. Lugo. (1977). Mejoramiento del drenaje superficial mediante el sistema de bancales en suelos pesados de Los Llanos Occidentales. En: Compendio de trabajos, IX Jornadas Agronómicas, Maracay, Sc.ciedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos. pp. 128-129.

MARCANO, L. y GONZÁLEZ, C. (1976). Experiencias sobre el mejoramiento de drenaje superficial de suelos pesados para el cultivo del maíz. Comité Fomento Regional del Maíz, Primer Seminario de Drenaje de Tierras Agrícolas. CIDIAT, Mérida, Venezuela. 25 p.

MARIÑO, M. A. (1965). Estudio edafológico de algunos Grandes Grupos de suelos venezolanos. Agronomía Tropical. 14 (4): 223-251.

MARTÍNEZ, E. y GUILARTE, C. (1972). Fertilización nitrogenada y mejoramiento del drenaje superficial como factor del incremento de los rendimientos del maíz en suelos pesados de Los Llanos Occidentales. En: Jornadas Agronómicas 8as. Cagua. Venezuela, 1972. Títulos y Resúmenes. Caracas. Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos, pp. 73.

MAZZEI, S. y E. TUA. ( 1968) . Estudio Agrológico semidetallado, Sistema de Riego San Carlos (Edo. Cojedes). Ministerio de Obras Públicas.

MÉNDEZ AROCHA, J. L.; AVILÁN, J. y Otros. (1970). La Agricultura y los Recursos Hidráulicos. La agricultura deseable. Una prospección del año 2000. COPLANARH; Publicación Nº 19, Caracas.

MILLER, R. Y B. FERMÍN. (1974). Análisis de fósforo en el suelo y rendimientos de caraota en los Llanos de Venezuela, MOP-CIDIAT, 23 p.

MILLER, R. (1974) . Siembra, riego y fertilidad en caña de azúcar. Sistema de Riego, Cojedes, Sarare, Ministerio de Obras Públicas, 50 p.

MINISTERIO DE AGRICULTURA y CRÍA. (1975-1976). Anuario estadístico Agropecuario.

MINISTERIO DE AGRICULTURA y CRÍA. NELSON, CH. (1967). Ensayo sobre sejo de Bienestar Rural. 65 p.

PÁEZ N., O. (1974) . Fertilización de arroz en suelos de Portuguesa. CIARCO. 4 (1-2): 3-9.

PÉREZ SILVA, R. (1977). Influencia de diferentes niveles de nitrógeno y poblaciones de plantas sobre los rendimientos en maíz. (Zea maiz L.) Agronomía Tropical 27 (4): 451-459.

PÉREZ, G. O. Y L. AVILÁN R. (1977). Determinación de la demanda potencial Portuguesa. En: Resúmenes. IX Jornadas Agronómicas de fertilizantes en el Edo. Maracay.

PÉREZ, G. O.; AVILÁN, L.; PADRÓN, F. y L. MAZZI. (1979). Clasificación interpretativa de los suelos del Edo. Cojedes en base a su fertilidad, Maracay Instituto de Investigaciones Agrícolas Generales. CENIAP-FONAIAP.

PÉREZ, G. O.; AVILÁN, L. Y L. MENESES. (1978). Estudio del sistema radical de los pastos Elefante (Pennisetum purpureum Schun) y Alemán (Echinocloa polytachya (HBK Hitch) cultivados en suelos de los órdenes Mollisol Alfisol y Vertisol. En: Resúmenes de Trabajo. V Congreso Venezolano de la Ciencia del Suelo, Barquisimeto, 5 al 10 de noviembre, 1978 Sociedad Venezolana de la Ciencia del Suelo.

PLÁ SENTIS y CAMPERO, G. (1971). Algunas propiedades estructurales de suelos de Los Llanos Occidentales de Venezuela y su relación con ciertas características. Agronomía Tropical. 21 (5): 433-447.

  POWERS, W. L. y L. MA DE ELIZALDE. (1945). Los suelos rojos lavados de norte de Venezuela. Trad. de G. Padilla, Caracas, 1945 35 p. (Conferencia Interamericana de Agricultura. 3a. Caracas, SN Nº 6).

 QUINTANILLA, R. (1967). Estudio Agrológico Sistema de Riego Río Boconó (1a Etapa) MOP.

RAMÍREZ, R. Y P. OBREGÓN. (1974). Acumulación de N, P, K, Ca y Mg por algunas líneas de maíz. Agronomía Tropical. 24 (4): 335-348.

RAMÍREZ, R. (1961). Resultados de ensayos y fertilizantes con maíz en el Edo. Portuguesa. En: II Jornadas Agronómicas. Maracay. 6 p. 

RODRÍGUEZ BELLO, A.; AVILÁN ROVIRA, L.; PÉREZ SILVA, R. Y R. GONZÁLEZ. (1972). Recomendaciones de fertilizantes para algunos suelos y cultivos en Venezuela En: Jornadas Agronómicas 8as. Junio 21-24, Cagua, Venezuela. 26 p. 

RODRÍGUEZ BELLO, A. y L. AVILÁN ROVIRA. (1969). Informe sobre ensayo de abonamiento en suelos del Edo. Barinas. En: títulos compendio de los trabajos presentados. VII Jornadas Agronómicas, Acarigua-Araure. 35 p.

RODRÍGUEZ BELLO, A. (1960). Resultados obtenidos sobre abonamienta en maíz en suelos de la Unidad Agrícola de Turén. Ingeniería 3: 28-29.

RODRÍGUEZ BELLO, A., AVILÁN ROVIRA, R. y R. GONZÁLEZ. (1972). Recomendaciones de fertilizantes para algunos suelos y cultivos en Venezuela. En: Jornadas Agronómicas 8as. Junio 21-24. Cagua. Venezuela. 26 p.

RODRÍGUEZ BELLO, A. (1959). Resúmenes de los resultados obtenidos en experimentos sobre abonamiento en maíz en diferentes partes del país 1958. Ingeniería Agronómica. 1: 17-18.

RODRÍGUEZ BELLO, A. Y L. AVILÁN ROVIRA. (1969). Informe sobre ensayo de abonamiento en suelos del Estado Barinas. En: títulos compendio de los trabajos presentados. VII Jornadas Agronómicas, Acarigua-Araure. 35 p.

ROJAS, I. DE. (1974). Evaluación de químicos para determinar requerimientos de cal en suelos ácidos del país. Agronomía Tropical 24 (4): 259-278.

ROJAS, I. DE. (1976) . Evaluación de métodos químicos para determinar requerimientos de sal en suelos ácidos de Venezuela a través de la respuesta del algodón (Gossypium hirustum L) a encalado. En: IV Congreso Nacional de b Ciencia del Suelo. Maturín. 25 p.

ROWLES, CH. (1969) . Suelos Venezolanos, Roma, FAO. N. AT. 115 p.

SANTAMARÍA, F. (1962) . Análisis químico e identificación mineralógica de las arcillas de algunos suelos venezolanos. En: III Jornadas Agronómicas, Cagua 24 al 28 de Octubre, 1962, Servicio Shell para el Agricultor, 19 p.

SCHARGEL, R. (1972) . Características y génesis de una Cronosecuencia de suelos desarrollada sobre depósitos aluviales entre los ríos Boconó y Masparro, Estado Barinas. Agronomía Tropical. 22 (4): 345-373.

SCHARGEL, W., R. (1970). Estudio agrológico detallado sector Boconó-Masparro. Entre E-18 y E-24. Edo. Barinas. Caracas, Ministerio de Obras Públicas Dirección de Obras Hidráulicas.

SCHARGEL, W., R. Y HOMES, V., P. (1967). Estudio Agrológico detallado sector Santa Ana (Boconó- Tucupido) , Edo. Barinas. Caracas. Ministerio de Obras Públicas. Dirección de Obras Hidráulicas. s. p.

STAGNO, P. y F. GRANADOS. (1969). Estudio edafológico del Edo. Portuguesa, Area Piloto Nº 1. Proyecto MAC-CIA-MOP-Gobernación del Edo. Portuguesa.

TINCKNELL, R. Y LÓPEZ RITA, J. y AYALA, H. (1961). La deficiencia de potasio en tabaco en el Edo. Portuguesa. Ingeniería Agronómica. 6: 18-25. 

TTNCKNELL, R. Y LÓPEZ RITA, J. (1962). La fijación potasio en algunos suelos venezolanos, Agronomía Tropical, 12 (2): 65-77.

TOYAR, D. y L. CAMPINS. (1969). Publicaciones, distancia de siembra y fertilización en sorgo granero en el Edo. Portuguesa. VII Jornadas Agronómicas. Acarigua. Araure.

TOYAR, D.; AVILÁN, L.; ORTEGA U. y CAMPINS, L. (1972). Efecto de la fertilización edáfica en N, P Y K sobre el rendimiento del sorgo granero en Los Llanos Occidentales. En: Jornadas Agronómicas. 8as. Cagua. Venezuela. 1972. Títulos y Resúmenes. Caracas. Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos. pp. 44.

TUA, R. Y J. PÉREZ. (1963). Estudio Agroeconómico Gran Visión. Sector Mijagual-Libertad-Guanarito, Edos. Portuguesa y Barinas, MOP, Dirección de Obras Hidráulicas.

VENEZUELA. DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS. (1966). Estudio agrológico de-tallado del río Santo Domingo (Mapas) Caracas, s.p.

VENEZUELA. DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS. (1967). Estudio agrológico detallado sistema de riego río Boconó (primera etapa) Distritos Obispos del Edo. Barinas. Guanare. Ministerio de Obras Públicas, 52 p.

VENEZUELA. DIRECCIÓN DE OBRAS HIDRÁULICAS. (1970). Estudio de los suelos del área de Ticoporo 1 (Llanos Altos Occidentales de Barinas) Caracas.

ZINCK, A. y STAGNO, P. (1966). Estudio edafológico de la zona río Santo Domingo, río Pagüey, Edo. Barinas. Guanare, Ministerio de Obras Públicas. Dirección de Obras Hidráulicas. 304 p.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 29Articulo