Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 28  >  Articulo

Agronomía Tropical. 28(4): 363-398. 1978

LA PRODUCCIÓN DE SEMILLA DE SORGO
 HÍBRIDO EN VENEZUELA

M. Riccelli,* G. Guerra,* N. Barboza,* G. Luna,* E. López,*
 H. Campos* y J. M. Calabria*

* Productora de Semilla C. A. (PROSECA), Valencia, Venezuela.

Fecha de Recepción: 20-10-77.


INTRODUCCIÓN

Si bien el sorgo granífero se ha convertido en uno de los productos económicamente importantes de la agricultura venezolana, su cultivo se ha iniciado en tiempos relativamente recientes y, en consecuencia, algunas de las prácticas agronómicas empleadas y algunos de los insumos específicos utilizados en su producción son todavía los desarrollados en otros países. En el caso de la semilla, por ejemplo, se ha venido importando las cantidades necesarias cada año, principalmente desde los Estados Unidos o desde filiales de compañías norteamericanas establecidas en otros países. Esta cantidad ha alcanzado un nivel considerable, estimándose que durante 1976 la importación fue alrededor de dos millones y medio de kg de semilla de sorgo híbrido. Este hecho ha significado no solamente la compra en el exterior de un insumo agrícola que puede producirse en el país, sino también la utilización de híbridos adaptados a condiciones. ambientales diferentes y que, en los trópicos, han manifestado rendimientos más bajos que los que presentan en su lugar de origen (Riccelli, Luna y Sequera, 1977).

Los híbridos norteamericanos tuvieron buena aceptación en Argentina y México, donde se adaptaron mejor que en los países tropicales. Sin embargo, como bien lo señala Ortíz Cereceres (1975), la mayoría de las compañías productoras de semilla de sorgo esperan cubrir grandes áreas con características muy variables desde el punto de vista ecológico, con un reducido número de genotipos, lo que ocasiona problemas de falta de adaptación. Por otra parte, las fluctuaciones tan grandes en los rendimientos que se registran en este cultivo a través de los años, indican que el tipo de híbridos que se usa son genotipos homogéneos, con poca flexibilidad y con la necesidad de aplicarles una serie de insumos y de prácticas culturales que no siempre están al alcance de nuestros agricultores.

A fines de la década pasada se consideró necesario tener un programa propio de investigaciones en este cultivo basado en nuestra problemática especifica, dentro del cual tuviera prioridad un subprograma de mejoramiento tendiente a producir los genotipos más convenientes a nuestro medio y cuya semilla pudiera ser producida en el país (Riccelli, 1972). La descripción de los trabajos que fueron llevados a cabo en este sentido desde entonces y los resultados obtenidos han sido publicados recientemente (Riccelli, Luna y Sequera, 1977).

Con la disponibilidad de híbridos nacionales de sorgo granífero con más altos rendimientos, se hacia necesaria la producción de semilla de esos materiales. En el presente trabajo se recogen los aspectos más sobresalientes de la investigación y de la experimentación que se realizaron previamente a la producción de semilla, y de la tecnología que, como producto de aquéllas, se está empleando actualmente. También se describen las prácticas culturales, normas y requisitos, técnicas de procesamiento empleadas, así como una breve historia de la producción pasada y presente.

ANTECEDENTES

La esterilidad citoplásmica y su uso en la producción de semilla de sorgo híbrido.

Uno de los mecanismos genéticos más importantes en los sorgos es aquel que controla la androesterilidad ya que ha hecho posible la utilización práctica de la heterosis al permitir la producción comercial, en gran escala, de la semilla de genotipos híbridos.

La androesterilidad, en sorgo, es debida al efecto de factores tanto genéticos como citoplásmicos. El primer tipo de androesterilidad está controlado por genes recesivos simples (Ayyangar and Ponnaiya, 1937; Stephens, 1937). Hasta 1966 se habían descubierto seis genes de esta naturaleza, diferentes e independientes (Schertz and Stephens, 1966), los que se conocen con el símbolo ms. Aunque la androesterilidad génica podría emplearse eventualmente en la producción comercial de semilla híbrida de tres líneas (Stephens, Kuykendall and George, 1952), no se hizo uso extensivo de ella porque se descubrió en esos mismos años un tipo de esterilidad que presentaba mejores ventajas y que podía manejarse en forma más simple: la esterilidad génica-citoplásmica.

El éxito obtenido en maíz con el uso de la androesterilidad citoplásmica, y el descubrimiento del mismo mecanismo en la cebolla, aceleraron enormemente la búsqueda de un fenómeno similar en el sorgo, especie en la cual la heterosis y sus ventajas hablan sido descritas a partir de la década de 1920 (Conner y Karper, 1927). El hallazgo de la androesterilidad citoplásmica en sorgo tuvo su origen en unos cruzamientos realizados por J. C. Stephens en 1948 en la Estación Experimental de Chillicothe, Texas, entre las variedades 'Milo' y 'Kafir' (Quinby, 1971). En las F2, sembradas en 1950 y 1951, aparecieron plantas androestériles. Al año siguiente se pudo establecer claramente que en 'Milo' existía un citoplasma con factores existentes en la variedad 'Kafir'. Stephens y Holland (1954) encontraron que en generaciones avanzadas del cruzamiento 'Milo' (hembra) X 'Kafir' (polinizador) se presentaban individuos androestériles, pero que en el cruce reciproco 'Kafir' (hembra) X 'Milo' (polinizador), éstos no aparecen. Quedaba así demostrado que esa esterilidad era causada por una interacción del citoplasma de 'Milo' con genes de 'Kafir'.

La herencia de este tipo de esterilidad fue estudiada por Kidd y Finley (1962) y por Pi y Wuu (1963), quienes encontraron uno o dos genes mayores respectivamente y varios modificadores. A los genes mayores se le ha asignado los símbolos msc2 (Maunder y Pickett, 1959) msc3 (Erichsen y Ross, 1963). Los alelos dominantes de estos genes contrarrestan el efecto del citoplasma inductor de la esterilidad y las plantas son fértiles. En presencia de los alelos recesivos, en cambio se activa la interacción núcleo-citoplasma y las plantas son androestériles. Ross (1965) realizó un amplio estudio del género Sorghum en relación a esterilidad y restauración de la fertilidad encontrando que los 'Milos' entre los sorgos graníferos y el 'Pasto Sudán' entre los forrajes eran los únicos grupos que poseían citoplasma estéril y que todos los 'Kafir' ('C. K60', 'Blackhull', 'Pink', 'Red' y 'Sedán') así como los derivados del cruce 'Kafir' X Sorgos Dulces ('Atlas', 'Axtell' y 'Ellis') no tenían genes restauradores. Los 'Milo' escoberos parecen poseer los mismos genes mientras que los 'Durra' y los 'Kaoliang' tienen un gen mayor msc acompañado de varios modificadores. En el grupo de sorgos silvestres se halló citoplasma estéril en Sorghum arundinaceum y en S. verticilliflorum y genes no restauradores en una solo raza de S. Arundinaceum. Estudios de herencia demostraron que todos los citoplasmas estériles encontrados hasta ese entonces eran del mismo tipo, así como lo era el gran restaurador de la fertilidad.

Según Maunder y Pickett (1959) la meiosis en las plantas androestériles es normal, pero la formación de los granos de polen es defectuosa; éstos aparecen arrugados y las anteras son mucho más pequeñas que las normales.

Durante la segunda mitad de la década del 50 y primera parte de la década del 60 se esterilizaron muchos cultivares para ser usados como líneas madres en la producción de híbridos (Stephens and Karper, 1965). Esta labor se ha continuado durante los años siguientes hasta el presente en los Estados Unidos y en otros países. Todas las líneas androestériles obtenidas de esta manera tienen en común el mismo citoplasma de 'Milo'. Este hecho, de por si, representa un riesgo potencial por la vulnerabilidad resultante en el cultivo y es preocupante especialmente después de la trágica experiencia ocurrida en el maíz con el citoplasma 'T' como consecuencia de su susceptibilidad al hongo Helminthosporium maydis. Afortunadamente, en los últimos tiempos se ha descubierto nuevos sistemas de androesterilidad génica-citoplásmica que podrán ser puestos en uso en un futuro próximo (Schertz, 1973).

Las líneas androestériles, denominadas líneas A, o simplemente 'madres' o 'hembras', son mantenidas mediante cruzamiento con las llamadas líneas B. o líneas mantenedoras (véase Fig. 1). Cada línea A posee su mantenedor especifico ya que una línea A cualquiera y su correspondiente línea B son genéticamente iguales. La diferencia fundamental entre ellas radica en el citoplasma, pues mientras las primeras poseen factores que interaccionan con los genes msc para producir androesterilidad, las segundas poseen citoplasmas "normales" y por lo tanto son fértiles. Como el citoplasma es heredado de la madre, el cruce A X B produce descendencia estéril. Este mecanismo es aprovechado para la multiplicación de las líneas A.

Los híbridos simples de sorgo se producen mediante el cruzamiento de una línea A con una línea R o línea restauradora de la fertilidad que tenga buena capacidad de combinación. Las líneas R poseen los alelos dominantes msc, los que rompen la interacción de androesterilidad y producen descendencia fértil. También es posible producir híbridos triples, o de tres líneas, formando primero un híbrido simple androestéril mediante el cruzamiento de una línea A con el mantenedor (B) de una línea diferente y, finalmente, cruzando este híbrido simple con una línea R (véase Fig. 2). (Stephens and Lanhr, 1959; York, Stephens and Miesner, 1974.)

Desarrollo y evaluación de las líneas progenitoras

La mayor parte del trabajo realizado durante los últimos años en el Departamento de Fitotecnia de PROSECA ha estado dirigido a la obtención de líneas progenitorias de cuya combinación se originarán híbridos sobresalientes. Si bien se ha comprobado repetidas veces que algunos híbridos pueden tener potencial para altos rendimientos aunque sus líneas progenitoras parezcan mediocres en este aspecto, el rendimiento de las líneas en si, especialmente el de las líneas A, es un factor importante para el productor de semillas. Riccelli, Luna y Sequera (1977) describieron los métodos empleados para la obtención de esas líneas. Una vez multiplicadas y evaluadas las introducciones que progresivamente se iban agregando a la colección de cultivares y una vez realizada la selección preliminar, se procedía a identificar el genotipo de cada variedad o selección en cuanto a restauración de la fertilidad mediante su cruzamiento con una línea A. Si la F1 era estéril la selección era clasificada como "B", mientras que si F1 era fértil la selección pertenecía al grupo "R". A veces la F1 era parcialmente estéril o parcialmente fértil; en estos casos se ha adoptado la práctica de descartar a la selección en cuestión, ya que para la producción de semilla híbrida se necesitan líneas B capaces de producir esterilidad completa en sus cruzamientos con la línea A correspondiente y líneas R que restauren totalmente la fertilidad en la F1.

 

Fig. 2. Representación diagramática de la formación de un híbrido hipotético de tres líneas de sorgo.
Fig. 2. Representación diagramática de la formación de un híbrido hipotético de tres líneas de sorgo.

Algunas selecciones han pasado directamente a las pruebas de capacidad combinatoria mientras que otras han sido el producto del cruzamiento de dos selecciones B o del cruzamiento de dos selecciones R en cuyas generaciones segregantes se han extraído nuevas líneas. Este método fue empleado cada vez que se necesitaba completar o combinar características agronómicas deseables de dos selecciones diferentes. El Programa de Conversión Texas-Puerto Rico ha suministrado germoplasma con muy buena adaptación al trópico, tal como lo hablan indicado Quinby (1974) y Dalton (1970).

Las líneas B con potencial para convertirse en madres de híbridos son posteriormente esterilizadas. Este proceso consiste en sustituir su citoplasma por otro capaz de inducir la androesterilidad mediante una serie de retrocruzas tal como aparece en la Fig. 3. Esta serie se continúa generalmente hasta la quinta retrocruza, etapa en la cual las características del padre recurrente han sido recuperadas casi en su totalidad. Por otra parte, cada multiplicación de la línea representa una nueva retrocruza lo que, en la práctica, permite finalizar la recuperación de la línea. El proceso de esterilización ha sido combinado, a veces, con un método de selección descrito por Quinby y colaboradores (1958) que ha sido denominado "selección de proles apareadas". Este método ha sido particularmente útil cuando el cultivar que se va a esterilizar no es una línea homocigota. Mediante este procedimiento se ha podido producir un número considerable de líneas A a partir de cultivares tropicales a los cuales se le ha sustituido su citoplasma por el de las líneas A norteamericanas (Riccelli, 1975).

Las líneas A y R de los híbridos que han mostrado una mejor capacidad combinatoria (Riccelli, 1974) y un mejor comportamiento en ensayos regionales han sido multiplicadas para iniciar la producción comercial de semilla. Algunas de las líneas escogidas al inicio del programa han sido sustituidas por otras que se han incorporado posteriormente. En el Cuadro 1 se presentan las principales características agronómicas de las líneas A y R usadas en la actualidad. Existe considerable diversidad genética tanto entre las líneas A como entre las líneas R. Lo que permite hacer combinaciones híbridas adaptadas a diferentes épocas de siembra y a diferentes centros de producción. Al igual que las líneas desarrolladas en otros lugares (King et al., 1967) ninguna tiene todas las características deseables. La semilla de las líneas de grano blanco tiende a deteriorarse si ocurren precipitaciones antes o durante la cosecha; los granos oscuros, por el contrario, son menos susceptibles a este daño. Las líneas más altas son generalmente más tardías y más rendidoras, pero también más sujetas al volcamiento. Las panículas compactas almacenan más humedad que las abiertas y los granos se deterioran más fácilmente o empiezan a germinar aún antes de ser cosechados.

 

CUADRO 1: Características agronómicas importantes de las líneas A y R progenitoras de los híbridos desarrollados por PROSECA.

Líneas

50% Floración (días)

Altura (cm)

Tipo de la Panícula

Exerción de la Panícula

Color del Grano

Rendimiento kg./ha

Observaciones


Líneas A

 

 

 

 

 

 

 

.....

SL-PR-10001

61

149

Abierta

Muy Buena

Blanco

4.000*

Línea tropical

SL-PR-14650

54

70

Semi-abierta

Buena

Rojo-marrón

1.500*

Línea de origen norteamericana 4 dw.

SL-PR-14653

52

94

Semi-compacta

Buena

Rojo-marrón

3.000*

Línea de origen norteamericana 3 dw.

SL-PR-12261

57

103

Abierta

Muy Buena

Café

2.500*

Línea tropical grano resistente a pájaros.

SL-PR-14270

58

86

Semi-abierta

Buena

Rojo

2.500*

Línea tropical

SL-PR-12401

57

132

Semi-compacta

Muy Buena

Blanco

2.000*

Línea de origen norteamericana 3 dw.

Líneas R

 

 

 

 

 

 

 

.....

SL-PR-32650

48-64**

85-140

Abierta

***

Marrón

3.000

Línea tropical fotosensitiva.

SL-PR-34230

57

84

Semi-abierta

Escasa

Blanco

2.000

Línea tropical resistente a S. sorghi.

SL-PR-34651

49

75

Abierta

Buena

Marrón

2.000

Línea tropical precoz.

SL-PR-33650

55

93

Semi-compacta

Buena

Marrón

2.500

Línea tropical

SL-PR-35260

58

87

Semi-abierta

Escasa

Rojo

2.500

Línea tropical

SL-PR-33002

62

95

Semi-compacta

Intermedia

Blanco

3.000

Línea tropical resistente a S. sorghi.


* Rendimiento máximo observado equivalente a una hectárea sembrada únicamente con la línea A.
** 48 días bajo fotoperíodo de 11 h 33 min y 64 días en fotoperíodo de 12 h 38 min.
*** Buena en días cortos y escasa en días largos.

Producción y mantenimiento de las líneas progenitoras

La producción de semilla de las líneas progenitoras es relativamente simple. Consiste en multiplicar el núcleo de fundación bajo condiciones que garanticen su pureza. La semilla de líneas A se produce en campos en los cuales un número de hileras de la línea androestéril se alterna con un número de hileras de la línea mantenedora correspondiente (línea B). Aunque la proporción de hileras de líneas A y B ha variado, generalmente se ha usado la proporción 3: 1. La polinización ha sido siempre satisfactoria, aún en los casos en que se ha observado que la antesis en las flores de la línea B comenzaba dos o tres días antes de la aparición de estigmas receptivos en las panículas de la línea A. Esta observación parece contradecir lo observado por Quinby y otros (1958) en Texas. Sin embargo, en la mayoría de las veces, ha habido buena coincidencia en la floración de las dos líneas. Por cuanto el periodo de producción de polen puede durar hasta por más de dos semanas, como consecuencia de que no todas las plantas florecen simultáneamente y de que cada panícula completa su antesis en aproximadamente 7 días, las pequeñas variaciones en floración entre las líneas A y B no afectan la producción de semilla. No obstante, se ha adoptado la práctica de sembrar las hileras de línea B en forma fraccionada para asegurar así un periodo más largo de producción de polen.

La producción de semilla de las líneas B y R se realiza de la misma forma que para el caso de variedades corrientes, puesto que se trata de plantas fértiles.

Aunque no existe todavía en Venezuela un reglamento oficial para la producción de este tipo de semilla, en la práctica se emplean normas que garantizan una alta pureza y una buena calidad de la misma. La primera multiplicación de la semilla genética se efectúa mediante polinizaciones controladas: cruzamientos A X B para el caso de líneas androestériles y auto fecundaciones en el caso de líneas B y R.

Las siguientes multiplicaciones se realizan mediante polinización natural en campos aislados que no hayan sido sembrados con especies alguna del género Sorghum en el periodo anterior, que estén completamente libres de 'Pasto Johnson' y Iocalizados a más de 800 m de plantas de esta especie. Además de la distancia mencionada como bordura.

La eliminación de plantas fuera de tipo (que serán descritas posteriormente) se inicia tan pronto como éstas puedan distinguirse y se prolonga hasta el momento de la cosecha. Por tratarse de semilla de líneas progenitoras, este proceso es mucho más riguroso que para semilla certificada de sorgo híbrido. El porcentaje máximo permitido de plantas de otras líneas, variedades o mutuaciones de la misma línea, en floración, no debe superar el 0,01% (1: 10.000); no se permite ninguna planta en floración de otras especies del género Sorghum con el mismo número de cromosomas y no más del 0,05% (1: 2.000) plantas fértiles en las hileras de líneas A.

Si bien es cierto que la multiplicación de las líneas B y R podría obtenerse directamente de las hileras de los polinizadores en los campos de producción de líneas A o de semilla híbrida, respectivamente, se prefiere aumentar esas líneas en campos aislados para asegurar una mayor pureza.

Toda la producción de semilla de las líneas progenitoras se ha venido realizando en la estación seca y con riego. Las zonas escogidas para ello están ubicadas en los estados Anzoátegui, Aragua, Carabobo, Falcón, Guárico y Monagas. La superficie de los campos de producción de semilla de líneas progenitoras es, en general, de 2 a 3 hectáreas para facilitar el control de calidad.

En el Cuadro 2 se presenta la producción anual de semilla de sorgo de las líneas progenitoras (A y R) y mantenedoras (B) desde que comenzó esta actividad hasta el presente.

La cantidad total producida en este lapso ha sido suficiente para sembrar unas 4.000 ha destinadas a la producción de semilla híbrida.

CUADRO 2: Producción nacional de semilla (en kg) de líneas A, B y R de sorgo (1).

Periodo

Línea

71-72

72-73

73-74

74-75

75-76

76-77

Total línea


Líneas A y B2

 

 

 

 

 

 

 

SL-PR-10001

100

735

1.368

3.787

3.715

400

10.105

SL-PR-20001

78

22

196

 

 

 

296

SL-PR-14650

 

 

267

 

 

 

267

SL-PR-24650

 

 

50

 

 

 

50

SL-PR-14653

 

 

596

7.625

 

 

8.221

SL-PR-24653

 

 

165

 

 

 

165

SL-PR-12261

 

 

 

635

1.170

2.425

4.230

SL-PR-22261

 

 

 

40

60

 

100

SL-PR-14270

 

 

 

216

4.251

 

4.467

SL-PR-24270

 

 

 

40

 

 

40

SL-PR-12401

 

200

 

 

 

 

200

SL-PR-22401

 

463

 

 

 

 

463

Líneas R

 

 

 

 

 

 

 

SL-PR-32650

 

3.500

 

 

1.975

2.900

8.375

SL-PR-34230

 

 

 

1.120

 

 

1.120

SL-PR-34651

 

 

 

1.213

542

2.125

3.880

SL-PR-33650

 

 

 

 

1.773

 

1.773

SL-PR-35260

 

 

 

700

 

530

1.230

SL-PR-33002

 

 

 

169

 

2.350

2.510


Total periodo

178

4.920

2.642

15.575

13.486

10.730

47.501


(1) Incluye semilla registrada y de fundación.
(2) Los números que empiezan con 1 corresponden a las líneas A y con 2 a las líneas mantenedoras (B).

 

PRODUCCIÓN DE SEMILLA DE SORGO HÍBRIDO

Influencia del ambiente

La producción de semilla de híbridos es considerablemente más difícil en sorgo que en maíz, debido a que la floración en el sorgo es más sensible a cambios ambientales. Se da el caso, por ejemplo, de líneas progenitoras que florecen simultáneamente en una localidad pero que pueden presentar diferencias en floración de 1 semana, o hasta más, cuando se siembran en otra calidad o en otra época del año. Algunos de estos cambios han sido discutidos anteriormente (Riccelli, 1973).

Los factores ambientales que parecen influir más sobre el desarrollo de las plantas de sorgo son temperatura, humedad y longitud del día. Downes (1967) encontró que la variedad 'Combine Kafir', a partir de la cual se ha derivado una de las líneas androestériles más populares, emitía mayor número de hijos basales cuando las plantas de 4 a 6 hojas eran expuestas a temperaturas diurnas de 25°C y nocturnas de 15°C. Este hecho puede ser de importancia en cuanto, bajo ciertas circunstancias, el rendimiento de los hijos puede representar hasta un 67% del total (Stickler and Pauli, 1961).

La temperatura también afecta la duración del periodo de desarrollo. Con la excepción de las líneas fotosensitivas, en cuyo caso la duración del periodo de crecimiento está determinada principalmente por la longitud del día. Las bajas temperaturas nocturnas tienden a retardar la formación de las paniculas y, por lo tanto, la floración misma. Sin embargo, Caddel y Weibel (1971) encontraron que el efecto de la temperatura nocturna depende tanto de la temperatura diurna como del genotipo. Existe por lo tanto una reacción diferencial entre líneas, y esto podría explicar porqué algunas líneas progenitoras que normalmente coinciden en su floración, en otra localidad, pero bajo el mismo fotoperíodo, manifiestan diferencias. Por otro lado, las líneas tardías tienen un potencial de rendimiento más alto que las precoces, pero si la temperatura no es favorable el desarrollo de ese potencial quedará reducido. En términos generales puede afirmarse que una temperatura media de 27°C es la más favorable para el crecimiento y que temperaturas por encima de los 38°C son perjudiciales, aunque la planta pueda tolerar temperaturas más altas si hay un suministro adecuado de humedad.

Las líneas con las que se producen los híbridos de sorgo nacionales son fotosensitivas en diferentes grados. Como se sabe en sorgo, en general, el comienzo de la floración se acelera si los días son más cortos que cierto número de horas luz denominado "fotoperíodo critico". Aunque en Venezuela, a una latitud de 10°, la diferencia entre el día más corto y el día más largo del año es de apenas 1 hora 10 minutos aproximadamente, ésta es suficiente para ocasionar variaciones en la duración del periodo de crecimiento. Como para la producción de semilla híbrida es esencial que las líneas progenitoras florezcan simultáneamente, todas las líneas se han venido sembrando cada mes a partir de 1974 en un lote de observación a fin de estudiar las posibles variaciones en el comienzo de la floración a través del año. Con esta información es posible programar las siembras en los campos de producción de semilla híbrida en cualquier época del año. A manera de ejemplo, en el Cuadro 3 se presenta el número de días comprendido entre la siembra y el 50% de floración correspondiente a cada línea y a cada mes del año 1976. Estas observaciones fueron registradas en el Campo Experimental de PROSECA, ubicado en Los Guayos, Edo. Carabobo. Como era de esperar, la floración más tardía coincidió con la siembra realizada en el mes de días más largos (Junio) y la más precoz con las siembras de los meses de días cortos (Noviembre-Febrero). La floración extremadamente precoz correspondiente a la siembra de Febrero parece haberse debido a algún otro factor además del fotoperíodo. La respuesta al fotoperíodo fue variable: alta en las líneas SL-PR-10001 y SL-PR-32650, pequeña en las líneas SL-PR12261 y SL-PR-34651 e intermedia en las demás. Como esta respuesta puede variar en el tiempo y en el espacio por la influencia de otros factores, es necesario registrar este tipo de observación durante varios años y en varios ambientes antes de poder planificar la siembra de las líneas progenitoras.

Caddel y Weibel (1972) encontraron que la respuesta al fotoperíodo queda determinada cuando la planta tiene 15 días críticos de cada línea; podría predecirse, en principio, su fecha de floración en base a la longitud del día correspondiente a ese periodo.

Bajo ciertas condiciones ambientales, aún no bien determinadas, las panículas de algunas líneas androestériles presentan flores desprovistas de pistilos. Este fenómeno, conocido popularmente como "vaneamiento", es más común en ciertas líneas que en otras, por lo que debe existir una susceptibilidad de tipo hereditario, pero las mismas líneas pueden presentar panículas normales en un ambiente y anormales en otro ambiente. Quinby (comunicación personal) sostiene que este fenómeno es debido a la acción de algún factor ambiental que actúa temporalmente en forma extrema (por ejemplo, altas temperaturas, déficit de humedad o la combinación de ambos). Como este fenómeno nunca se ha observado en las líneas mantenedoras correspondientes (B), es lógico deducir que debe existir una correlación entre el vaneamiento y el citoplasma que induce la androesteriIidad.

Desde el punto de vista económico, el vaneamiento es de notable importancia puesto que puede provocar una reducción de hasta el 50% en el rendimiento de las líneas A durante la producción de semilla híbrida. Afecta generalmente la parte superior de la panícula, pero puede extenderse hacia abajo llegando, en algunos casos, hasta la base de la misma. Las áreas afectadas de la panícula se reconocen fácilmente porque son de color más pálido que las áreas con flores provistas de pistilo.

CUADRO 3: Número de días comprendidos entre siembra y 50% de floración de las líneas de sorgo granífero que intervienen en la producción de los híbridos nacionales.

 

Fecha de siembra: Año 1976

 

 

 

22/1

20/2

18/3

13/4

19/5

22/6

21/7

21/8

21/9

22/10

22/11

24/12

Diferencia máxima

Media líneas


Líneas A

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SL-PR-10001

61

59

61

63

64

68

63

67

62

62

59

58

10

62

SL-PR-14650

54

50

53

55

54

56

54

54

55

51

53

52

6

53

SL-PR-14653

55

50

52

54

55

57

54

53

53

53

53

54

7

54

SL-PR-12261

59

57

59

61

59

60

58

59

57

58

57

57

4

58

SL-PR-14270

60

57

58

61

60

60

58

61

60

59

55

55

6

59

Líneas R

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SL-PR-32650

50

49

57

63

65

69

58

55

50

51

53

51

20

56

SL-PR-34230

59

55

58

61

60

64

57

59

56

54

57

56

7

58

SL-PR-34651

53

50

51

51

51

53

50

50

48

51

52

52

5

51

SL-PR-33650

55

52

55

55

55

58

54

56

54

55

54

55

6

55

SL-PR-35260

59

58

60

61

62

64

58

61

60

59

56

55

9

59

SL-PR-33002

62

59

61

64

65

68

60

65

63

65

61

60

9

63


Media Mensual

57

54

57

59

59

62

57

58

56

56

55

55

8

57


Horas de luz (Promedio mensual)

11,37

11,48

12,05

12,21

12,34

12,37

12,39

12,27

12,10

11,59

11,40

11,33

 

 


PRACTICAS AGRONÓMICAS

La producción de semilla híbrida de sorgo es una actividad tan reciente en Venezuela, que muchas de las prácticas agronómicas usadas en la actualidad no han sido probadas suficientemente y, por lo tanto, podrán ser mejoradas en el futuro. La tecnología empleada ha sido desarrollada de acuerdo a las experiencias e información acumuladas por la experimentación y de acuerdo a las características del medio rural venezolano.

Uno de los requisitos más importantes en la escogencia de los campos de producción es la ausencia de cualquier planta de 'Paja Johnson' (Sorghum halapense) y de 'Falsa Paja Johnson' (Sorghum arundinaceum y S. verticilliflorum), o de cualquiera de sus híbridos con la especie cultivada. La abundancia de estas malezas en algunos estados del país (Portuguesa, Cojedes, Lara, Carabobo y Aragua) hace muy difícil la producción de semilla de sorgo en la zona central y centro-occidental. Según un anteproyecto de Reglamento para la Certificación de Semillas de Sorgo (Riccelli, 1977), los campos no serían aceptados si se observaran plantas de esas malezas a distancias menores de 800 m. Tampoco se aceptarían los campos que hubiesen sido sembrados con cualquier otro sorgo cultivado (incluyendo 'Pasto Sudan', Sorgos Forrajeros y Sorgos Escoberos) en el periodo inmediato anterior, a menos que se hayan eliminado totalmente los residuos de cosecha, o si los campos tuvieran malezas cuyas semillas no pueden ser separadas del grano de sorgo durante el procesamiento.

La producción de semilla de sorgo se ha realizado con éxito en suelos de textura tan diferentes como en las arenas de la Mesa de Guanipa o en algunos suelos arcillosos de Guárico. Cuando el pH es menor de 5,5 se hace necesario corregir el exceso de acidez con caliza agrícola. Las zonas que presentan las mejores condiciones para la producción están concentradas en los estados Guárico, Anzoátegui, Monagas, Barinas, Lara y Zulia. Esta se lleva a cabo preferiblemente bajo riego. Así se obtiene una semilla de mejor calidad ya que se evita el deterioro del grano que ocurre cuando hay precipitaciones y exceso de humedad en el momento de la maduración y cosecha. Bajo condiciones de lluvias intensas los granos pueden germinar en la panícula aún antes de ser cosechados. Además, el riego asegura un crecimiento ininterrumpido de las líneas y, suspendiendo el suministro de agua en el momento adecuado, puede conseguirse una maduración más uniforme. Aunque se ha producido semilla con riego por gravedad (véase Foto 1), el riego por aspersión ha resultado más apropiado. Tanto el sistema convencional como el "carrito autopropulsado" o el "pivote central" se han utilizado repetidamente encontrándose que este último es el más conveniente por su mayor eficiencia (véase Foto 2).

En áreas de moderada precipitación la producción se ha realizado en el periodo de lluvias tratando de que la cosecha coincida con una época relativamente seca, pero los rendimientos han sido mucho menores que con riego, ya que generalmente las lluvias no están distribuidas uniformemente a lo largo del periodo de crecimiento.

Las prácticas de preparación de tierras, densidad de siembra, fertilización, control de malezas y control de plagas en nada difieren de las empleadas para el cultivo del sorgo granífero, y en adelante nos referiremos a las prácticas específicas de la producción de semilla. La siembra se realiza en sentido perpendicular a la dirección de los vientos predominantes en la época de floración para asegurar una buena cobertura del polen sobre las hileras de la línea androestéril. No es recomendable sembrar áreas menores de 25 ha, pues el traslado de la cosechadora-combinada resulta antieconómico para superficies pequeñas, a menos de que existan otros productores en la misma zona.

Las proporciones de línea A y línea R utilizadas en la siembra varían según la capacidad de producir polen que tenga la línea R, la localidad y la época del año. Al comenzar la producción de un híbrido nuevo se emplea la proporción 2:1 (véase Foto 3), pero recientemente, en algunas localidades, se ha llevado esta proporción hasta 4:1 (véase Foto 4) con resultados satisfactorios. Con esta proporción el agricultor tiene un 80% sembrada con línea A, de la cual obtiene semilla híbrida y sólo un 20% sembrada con línea R cuyo grano tiene que vender al precio de sorgo comercial. El ancho mínimo de la franja de hileras de línea A tiene que ser igual o mayor que el ancho de la mesa de corte de la cosechadora-combinada a fin de permitir la cosecha mecánica. Con una sembradora de cuatro hileras, graduadas a 50 cm entre hilos, pueden sembrarse, por ejemplo, 12 hileras de línea A por 4 hileras de línea R con lo que se consigue una franja de 6 m de línea A y una proporción de 3:1 que es la más común. Con otras sembradoras pueden utilizarse un gran número de diferentes combinaciones.

 

Foto 1. Producción de semilla del híbrido Barinas II con riego por surcos en Carora, Edo. Lara (1975). Nótese, al centro, 4 surcos (8 hileras) del polinizador sembrado 9 días después de la línea A.
Foto 1. Producción de semilla del híbrido Barinas II con riego por surcos en Carora, Edo. Lara (1975). Nótese, al centro, 4 surcos (8 hileras) del polinizador sembrado 9 días después de la línea A.

 

Foto 2. Producción de semilla del híbrido Araure al bajo riego por aspersión con pivote central en El Tigre, Edo. Anzoátegui (1976).
Foto 2. Producción de semilla del híbrido Araure al bajo riego por aspersión con pivote central en El Tigre, Edo. Anzoátegui (1976).

 

Foto 3. Producción de semilla del híbrido Cantaura I en Cantaura, Edo. Anzoátegui (1973), empleando una proporción de línea A y línea R de 2: 1.
Foto 3. Producción de semilla del híbrido Cantaura I en Cantaura, Edo. Anzoátegui (1973), empleando una proporción de línea A y línea R de 2: 1.

 

Foto 4. Producción de semilla del híbrido Aguasay I en Cantaura, Edo. Anzoátegui (1975), empleando una proporción de línea A y línea R de 4: 1.
Foto 4. Producción de semilla del híbrido Aguasay I en Cantaura, Edo. Anzoátegui (1975), empleando una proporción de línea A y línea R de 4: 1.

 

Cuando las líneas parentales no tienen el mismo ciclo es necesario tomar algunas previsiones para asegurar que florezcan simultáneamente. Con diferencias de 1, 2 ó 3 días es suficiente con sembrar la semilla de la línea más precoz un poco más profunda y/o aplicar más nitrógeno a la línea más precoz o más fósforo a la línea más tardía. Para diferencias mayores de 3 días hay que recurrir a la siembra de las líneas en diferentes épocas. Para ciertos híbridos, y en ciertas épocas del año, las progenitoras han sido sembradas hasta con 13 días de diferencia (véase Foto 5). Sin contar que este tipo de siembra es posible sólo bajo riego, en estos casos se requiere un mayor aislamiento, puesto que si la coincidencia en floración no es perfecta y los estigmas de la línea A no encuentran polen de la línea R para ser polinizados de inmediato, aumenta la posibilidad de ocurrencia de cruzamientos naturales con polen extraño presente en el aire ('Paja Johnson' u otros sorgos). Weibel (1970) estimó durante 3 años la frecuencia de híbridos naturales entre líneas A sujetas a polen contaminante de 'Paja Johnson' y Sorghum almun. El número de híbridos inter-especificos así obtenidos variaba de acuerdo a la línea A y de acuerdo al año, pero en todo caso era lo suficientemente alto como para constituir una seria amenaza de plantas objetables.

Para asegurar mayor cantidad de polen de la línea R durante el periodo crítico, puede también recurrirse a la siembra adicional de hileras de esta línea especialmente en los alrededores del campo o sembrando una parte 1 ó 2 días antes de la fecha correspondiente y la otra parte 1 ó 2 días después, consiguiéndose así alargar el periodo de polinización. Cuando se utiliza riego por surcos es posible retardar la floración de algunas hileras del polinizador posponiendo el riego de las mismas.

Por cuanto, como se ha demostrado (Riccelli 1971), existen diferencias a la fitotoxicidad causada por insecticidas, es posible que, después de una aplicación, una de las dos líneas progenitoras muestre daños de este tipo. Esto producirá un retraso en la floración de la línea en cuestión que puede impedir la coincidencia de las dos líneas.

En todas las áreas de producción el movimiento de polen por el aire ha sido suficiente para asegurar una buena polinización. Los estigmas de algunas líneas A quedan receptivos por más tiempo que otras, lo que es beneficioso cuando la línea R florece con algún retardo. Ross (1957) y Ross and Webster (1959) encontraron que en 'Combine', 'Kafir 60' y 'White Martin' se producía un porcentaje elevado de grano con polinizaciones realizadas hasta 3 a 5 días después de la apertura de todas las flores de la panícula y que éste descendía progresivamente con el transcurrir del tiempo. Sin embargo, algunas flores se mantuvieron receptivas hasta por 17 días. Las altas temperaturas reducen sensiblemente este periodo.

Por otra parte, algunas líneas R tienen un periodo de floración más prolongado que otras. Las que tienen capacidad para generar más hijos basales suministran polen por más tiempo. La formación de hijos basales puede estimularse cortando las plantas de algunas hileras, o parte de éstas, por debajo del punto de crecimiento. Todos estos factores son importantes y deben ser considerados para obtener una buena polinización y llenado de grano.

 

Foto 5. Producción del híbrido Chaguaramas I en El Tigre, Edo. Anzoátegui (1975). Las hileras del polinizador han sido sembradas 13 días después de las hileras de la línea A.
Foto 5. Producción del híbrido Chaguaramas I en El Tigre, Edo. Anzoátegui (1975). Las hileras del polinizador han sido sembradas 13 días después de las hileras de la línea A.

Eliminación de plantas fuera de tipo

En los campos de producción de semilla de sorgo suelen aparecer, por diversas causas, plantas distintas que no responden al fenotipo de las líneas que se han sembrado y a las que se llama comúnmente "plantas fuera de tipo". La contaminación que éstas pueden causar en la semilla híbrida, ya sea por la presencia de polen indeseable que pueda fecundar la línea A o bien por mezclas mecánicas, constituye uno de los mayores problemas en esta actividad. Es necesario, por lo tanto, proceder a la erradicación de estas plantas antes de que puedan llegar a la antesis.

Clark y Rosenow (1968) agruparon las plantas fuera de tipo en cinco clases: a) mutantes de mayor altura, b) plantas con panículas de diferente tipo y/o color, c) plantas con tipo forrajero, d) plantas rizomatosas de tipo herbáceo y e) plantas no rizomatosas de tipo herbáceo. Las mutantes de mayor altura, cuya presencia puede observarse en todos los campos de sorgo, son plantas de fenotipo idéntico al de las líneas, salvo que son de 30 a 60 cm más altos. Estos mutantes se originan por cambios genéticos espontáneos. Es necesario eliminarlos a tiempo; si ocurren en las hileras de línea R deben eliminarse antes de la antesis pues el polen que producen puede contaminar toda el área vecina. Las plantas con panícula de distinto tipo o color no son generalmente un problema, a menos que la supervisión y/o la producción de las líneas hayan sido deficientes. En esta categoría están comprendidas las plantas que producen polen aún cuando estén ubicadas en las hileras de las líneas A. Estas deben ser erradicadas tan pronto se detecten y, posiblemente, antes de su antesis. Muchas veces estas panículas pueden detectarse gracias a su aspecto ligeramente diferente. Las panículas que sólo difieren en coloración del grano no pueden ser erradicadas hasta la maduración. Las plantas de tipo forrajero son generalmente más tardías, lo que causa un problema durante la cosecha pues promueven un aumento en la humedad del producto. Su eliminación es simple, puesto que pueden detectarse fácilmente por su aspecto y por su mayor altura. Las plantas rizomatosas de tipo herbáceo comprenden la 'Paja Johnson' y sus híbridos con el sorgo granífero. Estos últimos son generalmente estériles por falta de balanceo en el número cromosómico, pero son difíciles de eliminar por la presencia de rizomas. Las plantas no rizomatosas de tipo herbáceo son las más cuestionadas de todas y comprenden la 'Falsa Paja Johnson', el 'Pasto Sudán' y todos sus híbridos con el sorgo granífero. Tanto los primeros como los segundos son fértiles y producen gran cantidad de semilla que puede permanecer latente en el suelo por varios años. La semilla se separa en forma natural de la planta mucho antes de la maduración del sorgo y alcanza su madurez fisiológica sólo 10 días después de la floración. Los mayores esfuerzos deben estar dirigidos a la eliminación de las plantas comprendidas en esta categoría.

Para evitar la aparición de plantas fuera de tipo, en primer lugar debe tenerse extremo cuidado en la selección tanto de los campos de producción de líneas progenitoras como los campos de producción de semilla híbrida. La rotación con cultivos de hoja ancha, como algodón, maní, frijol o caraota, que usan herbicidas para el control de gramíneas, es una práctica recomendable para romper el ciclo de todas las malezas del género Sorghum y de sus híbridos naturales. Otra medida importante es la limpieza de los equipos usados en la cosecha y en el procesamiento, así como de los envases, a fin de evitar mezclas mecánicas con otros sorgos.

A pesar de cualquier precaución que pueda tomarse, siempre es necesario recurrir a la erradicación en el campo de las plantas fuera de tipo, operación que se efectúa a mano y que se inicia antes de la floración y se sigue periódicamente hasta la cosecha. Es preferible desenterrar las plantas y destruirlas, más aún si son del tipo rizomatoso, para evitar que se desarrollen nuevamente.

Los limites máximos de plantas fuera de tipo, toleradas por los servicios de inspección, no han sido fijados todavía en nuestro país. El autor (1977) propuso el 0,1% de plantas de otras variedades de la misma especie o mutaciones de la misma variedad que estén en floración en el mismo momento que las plantas de la línea A y 0,0% de plantas en floración de otras especies del género Sorghum con el mismo número de cromosomas.

Cosecha, procesamiento y almacenamiento

Cuando la semilla alcanza el punto de madurez fisiológica su contenido de humedad es tan alto (más del 30%) que es imposible cosecharla. En este momento la semilla posee su máxima germinación y vigor, y de allí en adelante empieza a deteriorarse. Por otra parte, la cosecha debe ser efectuada lo antes posible para evitar pérdidas por desgrane, acame, mal tiempo y ataques de aves y roedores. Sin embargo, la cosecha no es posible antes de que el grano de sorgo haya alcanzado el 18% de humedad, ya que con contenidos mayores se fermentaría rápidamente durante el transporte por la gran actividad respiratoria que se origina, con la consecuente liberación de energía en forma de calor y por la acción de los microorganismos presentes. Aún con un 18% de humedad la semilla debe ser enviada rápidamente a la planta procesadora, en donde es secada hasta un 12%.

Las cosechadoras deben limpiarse previamente para evitar contaminaciones. Las operaciones generalmente son más lentas que en el caso del sorgo comercial, pues hay que cosechar la línea A separadamente de la línea R. y evitar mezclas de ambas. El transporte puede realizarse en sacos o a granel. Una vez en la planta la semilla es secada rápidamente, a menos que llegue con 14% de humedad o menos, caso en el cual puede ser almacenada por tiempo prudencial. El secado se efectúa haciendo pasar por la masa de granos aire previamente calentado. El volumen de aire debe ser suficiente para arrastrar la humedad evaporada y la temperatura nunca debe ser mayor de 40° 42°C. Es aconsejable un secado lento para no correr el riesgo de inducir latencia a la semilla.

Una vez seca, la semilla es limpiada, tratada, envasada y almacenada. La limpieza consiste básicamente en eliminar las contaminaciones del lote, tales como residuos de la planta, semillas de malezas, piedras y suelo, semillas muy pequeñas y granos vanos. Esta operación se efectúa en una máquina que posee cedazos intercambiables. Haciendo pasar la masa de granos por estos cedazos se eliminan todos los contaminantes mayores o menores que la semilla. Además, la máquina posee uno o dos ventiladores graduales que eliminan todo lo que pesa menos que ella. En algunos casos, cuando el lote posee contaminantes específicos o no está en buenas condiciones, es posible mejorar su calidad utilizando equipos especiales, tales como separadoras por peso específico o longitud del grano.

El tratamiento no es más que el agregado de fungicidas e insecticidas en cantidades predeterminadas para proteger la semilla del ataque de insectos y de hongos y para que sirva como vehículo de dispersión de enfermedades. Algunos productores agregan adicionalmente un colorante para mejorar el aspecto de la semilla y evitar su consumo por animales y humanos.

Una vez limpia y tratada, la semilla es envasada en sacos de papel de 25 kg, los cuales son debidamente identificadas y arrumados por lotes no mayores de 20.000 kg. Para reducir a un mínimo el deterioro del lote el almacenamiento se hace en cavas con temperaturas y humedad relativa controladas. La experiencia indica que con 12°-15°C y una humedad relativa del 60% el sorgo se conserva por 2 ó 3 años sin perder calidad, siempre y cuando el vigor y la germinación iniciales sean óptimos.

El problema de la latencia de la semilla de sorgo puede ser contrarrestado mediante un manejo adecuado de la cosecha y del procesamiento. La latencia puede inducirse, entre otras causas, por cosechar el grano prematuramente. Cuando la línea A tiene tendencia a formar hijos tardíos puede haber un gran porcentaje de granos en este estado durante la cosecha. También puede inducirse latencia si la semilla madura muy rápidamente bajo condiciones de extrema sequía. Esta adversidad sólo podría remediarse si la producción se efectúa bajo riego. Los híbridos con pericarpio y testa marrón tienen tendencia generalmente a ser más latentes y, por esta razón, las líneas parentales con esta característica pueden ser descartadas en ciertos casos.

La mejor manera de determinar la calidad de un lote de semilla de sorgo y las características de las plantas resultantes del cruzamiento inicial es mediante la toma de muestras representativas que son sembradas y las plantas observadas antes de que el lote sea distribuido. Esta práctica permite descartar los lotes que tienen una pureza o un vigor deficiente y garantizar una buena semilla al agricultor.

Producción pasada, presente y futuro

La producción nacional de semilla de sorgo híbrido se inició experimentalmente en 1972, año en que apenas se produjeron 1.077 kg, y ha ido aumentando hasta el presente. Sin embargo, la cantidad producida anualmente está todavía muy por debajo de las necesidades, a pesar del decidido impulso que se le ha dado a este programa y a pasar de la creciente demanda que existe en el mercado por este producto. Aunque la única empresa que se ha dedicado a esta actividad ha desarrollado la tecnología necesaria y posee una existencia de semilla de las líneas progenitoras suficiente para aumentar considerablemente la producción, los incrementos anuales han sido relativamente pequeños debido, principalmente, a la falta de agricultores cooperadores que reúnan los requisitos para calificarles como productores de semilla de sorgo híbrido. Sin embargo, gracias a una extensa labor de extensión y asistencia técnica y crediticia, se ha ido formando un grupo de agricultores que está en capacidad de producir semilla de excelente calidad.

En el Cuadro 4 se presenta la producción anual de semilla de los diferentes híbridos nacionales de sorgo. Si bien es cierto que el total producido en el pasado representa aproximadamente sólo el 10% de las necesidades, los obstáculos iniciales han sido superados y ya se han establecido las bases de la producción, por lo que sólo falta ampliar el programa correspondiente. Existen, en efecto, suficientes motivos para esperar que la producción se eleve notablemente en el presente año (1977-78) y que se llegue a satisfacer la demanda en un periodo de 3 a 4 años.

CUADRO 4: Producción nacional anual de semilla de sorgo híbrido en el periodo 1971-1976

 

Ejercicio

 


Híbrido

71-72

72-73

73-74

74-75

75-76

76-77

Total híbrido


Chaguaramas I

1.077

4.516

28.875

 

57.425

 

91.893

Chaguaramas II

 

725

11.314

 

 

12.039

 

Chaguaramas III

 

 

 

 

3.875

60.525

64.400

Chaguaramas IV

 

 

 

12.000

 

 

12.000

Chaguaramas V

 

 

 

 

 

95.075

95.075

Barinas II

 

 

 

29.701

92.180

83.625

205.506

Barinas III

 

 

 

9.650

15.325

 

24.975

Barinas IV

 

 

 

 

11.350

 

11.350

Cantáura I

 

1.200

16.950

 

 

 

18.151

Araure I

 

 

 

27.850

 

 

27.850

Araure II

 

 

 

 

7.725

 

7.725

Araure III

 

 

 

 

11.175

48.825

60.000

Araure IV

 

 

 

 

 

25.000*

25.000

Perijá I

 

 

 

5.675

10.625

 

16.300

Perijá II

 

 

 

2.025

 

 

2.025

Perijá III

 

 

 

 

 

4.050

4.050

Aguasay I

 

 

 

 

88.200

11.950

100.150

Aguasay II

 

 

 

 

 

23.725

23.725

Otros

 

355

 

43

 

 

398


Total año

1.077

6.071

46.551

98.258

297.880

352.775

 

Total general

 

 

 

 

 

 

802.612


* Producción estimada en el campo.

 

RESUMEN

La producción de semilla de sorgo híbrido en el país, como paso lógico siguiente de materiales nacionales bien adaptados, se discute en este trabajo que recoge los antecedentes que la hicieron posible, así como los aspectos más importantes de la tecnología empleada. 

Se hace una revisión del mecanismo de la androesterilidad citoplásmica y de su herencia, carácter que ha sido incorporado a algunas líneas permitiendo así la explotación de la heterosis en escala comercial. Se destacan los caracteres agronómicos que deben poseer las líneas progenitoras de los híbridos y se esboza el método de mejoramiento usado en su obtención, a la vez que se hace una descripción de aquellas líneas usadas en la actualidad. Se analizan la producción y el mantenimiento de estos materiales básicos, haciendo énfasis en normas y métodos que garanticen su pureza. A partir del periodo 1971-1972 se ha venido produciendo semilla de 6 líneas androestériles (A) y de sus mantenedores (B) y de 6 líneas restauradoras de la fertilidad (R). 

La influencia del ambiente sobre la producción de la semilla de híbridos de sorgo es más evidente a través de los efectos de la temperatura, humedad y longitud del día. En relación al fotoperíodo se presentan datos que demuestran cómo una diferencia de apenas 1 hora y 10 minutos, aproximadamente, entre el día más largo y el día más corto del año, es suficiente para provocar una diferencia de hasta 20 días en el ciclo de una de las líneas progenitoras. Como efecto negativo de condiciones ambientales extremos se menciona el fenómeno del vaneamiento de la inflorescencia que produce considerables mermas en la producción de semilla.

La experiencia acumulada a través de la experimentación y la solución periódica de problemas inherentes a esta actividad han permitido conformar un paquete tecnológico que es transferido a los productores y que comprende: a) normas para la escogencia de los campos, b) preparación de los suelos y siembra, c) proporción de hileras de líneas A y R en el campo y d) métodos para corregir diferencias en la floración de las líneas progenitoras a fin de asegurar su coincidencia. La oportuna eliminación de las plantas fuera de tipo en los campos de producción de semilla es considerada con especial énfasis debido a la contaminación que éstas pueden causar en el producto final y en los campos. A la vez que se discuten las distintas clases de plantas fuera de tipo y las consecuencias de su presencia en los campos, se sugieren normas para su control. 

Con respecto a la cosecha, se concede gran importancia a la determinación del momento justo para efectuar esta operación para evitar, por una parte, el deterioro de la semilla sobre la planta por efecto de los factores ambientales y, por la otra, la fermentación del producto durante su transporte por exceso de humedad. Se describen brevemente los procesos de secado, limpieza, tratamiento, envasado y almacenamiento de la semilla. Se discute el problema de la latencia de la semilla y de los factores que la inducen. 

La producción de semilla de sorgo híbrido en el país ha ido aumentando progresivamente a partir del periodo 1971-72 hasta el presente, pero es aun muy deficitaria. A medida que se incorporen nuevos agricultores a esta actividad se espera elevar la producción hasta cubrir las necesidades nacionales.

SUMMARY

The production of hybrid sorghum seed, as the next logical stop after breeding Venezuelan well adapted materials, is discussed in this paper which gathers the foregoing discoveries as well as the technology that made it possible. 

The mechanism of the genetic-cytoplasmic male sterility, a character that has been incorporated into some lines allowing the utilization of heterosis on a large scale in this species, is reviewed. The methods and goals that were used in breeding parental lines are pointed out and a description of the lines that are produced at the present time is made. Their maintenance and increase are analyzed emphasizing the methods and rules that preserve their purity. Since the 1971-1972 season, the seed of six malesterile (A) lines, their maintainers (B) and of six fertility restorer (R) lines is being produced. 

The influence of the environment on the production of hybrid sorghum seed is made evident throught the effects of temperature, moisture and day lenght. In relation to photoperiod, data are presented which show a difference of only 1 hour 10 minutes between the shortest and the longest days of year is enought to cause a variation of 20 days in the flowering of one of the parental lines. As a negative effect of extreme environmental conditions, the blasting of the inflorescence in the malesterile lines, phenomenon that originates considerable losses in seed production, is discussed. 

The information accumulated from experimental work and the practical solution of problems related to this activity, is contained in a technology package which is transferred to the farmers and include: a) a guide to fields selection, b) tillage and planting, c) proportion of rows planted with A and R lines in the field and d) methods to insure that A and R lines with different maturity genotypes will nick well in their flowering. 

The elimination of off-type plants al the right time from seed production fields is considered with special emphasis due to the contamination that they may cause in the final product and in the field as well. While the different classes of off-type plants and the consequences of their presence in the fields are discussed, procedures for their control are suggested. 

In relation to harvest, great importance is attaches to determining the right moment to perform this operation to avoid, on one hand, the weathering affect on the seed and, on the other, the fermentation of the product during its transport due to an excess of moisture content. The processes of drying, clearing, pesticide treatment, bagging and storange of the seed, are briefly described. The problem of seed dormancy and the factors that might induce it are discussed. 

The production of hybrid sorghum seed has increased steadily since the 1971-72 season to the present time, but its is still small relation to the national needs. With new farmers joining in this activity, it is hoped that production could be raised to the necessary levels.

BIBLIOGRAFÍA

  1. AYYANGAR, G. N. R. and PONNAIYA, B. W. X. 1937. The occurrence and inheritance of earheads with empty anther sacs in sorghum. Current sci. (India) 5, 390.

  2. CADDEL, J. L. and WEIBEL, D. E. 1971. Eflect of photoperiod and temperatura on the development of sorghum. Agr. J. 63: 799-803.

  3. CADDEL, J. L. and WEIBEL, D. E. 1972. Photoperiodism in sorghum. Agr. J. 64: 473-476.

  4. CONNER, A. B. and KARPER, R. E. 1927. Hybrid vigor in sorghum. Texas Agr. Exp. Sta. Bull. 359.

  5. DALTON, L. G. 1970. The use of tropical germoplasm in sorghum improvement. Proc. 25 th. Annual Corn and sorghum Res. Conf., Amer. Seed Trade Ass., Publi. 25: 21-27.

  6. DOWNES, R. W. 1967. The effects of temperatura on tillering of grain sorghum seedling. Austr. J. Agric. Res. 19: 59-64.

  7. ERICHSEN, A. W. and ROSS, J. G. 1963. Inherintance of colchicine-induced male sterility in sorghum. Crop Sci. 3: 335-338.

  8. KIDD, H. J. and FINLEY, D. E. 1962. Genetical and environmental variation in cytoplasmically inherited male-sterility in sorghum. Am. Soc. Agron., Abstr., p. 70.

  9. KING, J. G.; QUINBY, J. R.; STEPHENS, J. C.; KRAMER, N. W. and LAHR K. A. 1961. An evaluation of parents of grain sorghum hybrids. Texas Agric. Exp. Sta. MP - 510.

  10. MAUNDER, A. B. and PICKETT, R. C. 1959. The genetic inherintance of cytoplasmic-genetic male sterility in grain sorghum. Agr. J. 51: 47-49.

  11. ORTIZ CERECERES, J. El cultivo del sorgo para grano; sus problemas y su futuro en México y América Latina. Inter. sorghum work-shop., UnÍv. of Puerto Rico, Mayagüez. Jan 7-11, 1975: 519-529.

  12. Pl, P. W. and WUU, K. D. 1963. The inheritance of cytoplasmic genetic male sterility in sorghum. Bot. Bull., Academia Sinica. 4: 15-22.

  13. QUINBY, J. R. 1971. A triumph of research... sorghum in Texas. Texas A & M Univ. Press, College Station, Texas. 28 p.

  14. QUINBY, J. R. 1974. Sorghum improvement and the genetics of growth. Texas A & M Univ. Press, College Station, Texas. 108 p.

  15. QUINBY, J. R.; KRAMER, N. W.; STEPHENS, J. P.; LAHR, K. A. and KARPER, R. E. 1958. Grain sorghum production in Texas. Texas Agric. Exp. Sta. Bull. 912.

  16. RICCELLI MATTEI, M. 1971. Differential phytotoxic reaction of sorghum cultivars to insecticides. I. Genetic resistance to thiciorfon (dimethyl trichlorohydroxyethyl phosphonate). Cros Sci 11 :923-926.

  17. RICELLI MATTEI, M. 1972. Oportunidades para el mejoramiento de los sorgos en los trópicos a la luz de algunos antecedentes, experiencias y resultados. VII Sem. Panam. Semillas. Ciudad Obregón, México 18-27 Marzo 1972. Mimeografiado.

  18. RICELLI MATTEI, M. 1973. Aspectos fisiogenéticos y oportunidades para el mejoramiento de los sorgos en los trópicos. Agron. Trop. 23 (1): 29-46.

  19. RICELLI MATTEI, M. 1974. Capacidad combinatoria, heterosis y correlaciones en cruzamientos de cultivares tropicales con líneas androestériles de sorgo granífero (Sorghum bicolor (L.) Moench). Rev. Fac. Agr. (Venezuela) VIII (2): 5-97.

  20. RICELLI MATTEI, M. 1975. Sorghum and millet breeding progress. Sorghum Newsletter 18: 97-98.

  21. RICELLI MATTEI, M. 1977. Anteproyecto de reglamento para la certificación de semilla de sorgo. Mimeografiado.

  22. RICELLI MATTEI, M.; LUNA, G. y SEQUERA, P. 1977. Creación de los primeros híbridos venezolanos de sorgo granífero. Agron. Trop. (Venezuela). En imprenta.

  23. ROSS, W. M. 1957. Stigma receptivity in cytoplasmic male-sterile sorghum. Agr. J. 49: 219-220.

  24. ROSS, W. M. 1965. Cytoplasmic male sterility and fertility restoration relations of some mayor Sorghum groups. Proc. 4 th. Biennial Grain sorghum Producers Ass. Res. and Util. Conf. 4: 57-62.

  25. ROSS, W. M. and WEBSTER, O. J. 1959. Additional notes on stigma receptivity in cytoplasmic malesterile sorghum. Agr. J. 51: 632.

  26. SCHERTZ, K. F. 1973. Possible new cytoplasmic-genic sterility systems in sorghum. Proc. 28 th Annual Corn and sorghum Res. Conf., Am. Seed Trade Ass. 28: 7-14.

  27. SCHERTZ, K. F. and STEPHENS, J. C. 1966. Compilation of gene symbols, recommended revisions and summary of linkage for inherited characters of sorghum vulgare Pers. Tech. Monograph 3, Texas A & M. Univ. College Station, Texas.

  28. STEPHENS, J. C. 1937. Male sterility in sorghum: its possible utilization in production of hybrid seed. J. Am. Soc. Agr. 29: 690-696.

  29. STEPHENS, J. C.; KUYKENDAL, G. H. and GEORGE, D. W. 1952. Experimental production of hybrid sorghum seed with a thrce-way cross. Agr. J. 44: 36 3: 444: 369-373.

  30. STEPHENS, J. C. and HOLLAND, R. F. 1954. Cytoplasmic male-sterily for hybrid sorghum seed production. Agr. J. 46: 20-23.

  31. STEPHENS, J. C. and LAHR, K. A. 1950. Single-cross vs. 3-way sorghum hybrids. Agr. Abstr. 5:67.

  32. STEPHENS, J. C. and KARPER, R. E. 1965. Release of breeding stock of male-sterilized grain sorghum línea. Texas Agric. Exp. Sta. MP-758.

  33. STICKLER, F. C. and PAULI, A. W. 1961. Influence of date of planting in yield components in grain sorghum. Agr. J. 53: 20-22.

  34. WEIBEL, D. E. 1970. Frecuency of crossing between citoplasmic-genetic male sterile sorghum and Jonsongrass and characteristics of resulting hybrids. Proc. 25 th. Annual Corn and sorghum Res. Conf., Am. Seed Trade Ass. Publ. 25: 7-19.

  35. YORK, J. O.; STEPHENSON, E. L. and MIESNER, J. R. 1974. Performance of three-way sorghum crosses and brown seeded grain sorghums. Proc. 29 th. Annual Corn and sorghum Res. Conf., Am. Seed Trade Ass. Publ. 29: 14-21.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 28  >  Articulo