Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 28  >  Articulo

Agronomía Tropical. 28(2): 71-85.1978

PRINCIPALES LIMITACIONES Y POTENCIAL AGRICOLA DE LAS TIERRAS EN VENEZUELA

J. Comerma* y R. Parede**

* Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. CENIAP-FONAIAP. 
Maracay-Venezuela.
 **Inventario Nacional de Tierras, MARNR.
Fecha de Recepción: 17-10-77.


INTRODUCCION

El conocimiento global de las principales limitaciones y potencialidades del recurso tierra en Venezuela, es esencial para orientar el ordenamiento y zonificación de las actividades agrícolas, viales, urbanísticas, recreacionales, etc., así como para señalar algunas de las áreas de investigación agrícola prioritarias y en general para crear conciencia sobre este importante recurso natural renovable. La precisión que se logre en presentar esta visión, depende del grado de cobertura y detalle de los estudios de suelos y agroecológicos previos y en las premisas que se usen para definir tanto las limitaciones como las potencialidades.

La última prospección sobre la disponibilidad de tierras agrícolas en Venezuela se hizo con motivo de la publicación, "La Agricultura Deseable, una prospección del año 2000"(10), en cuyo momento se disponía de una menor cobertura de estudios básicos que en la actualidad. En el mismo trabajo se concluyó que sólo alrededor de un 2 por ciento estaba constituido por tierras de buena calidad agrícola; un 1 O por ciento dejé mediana calidad aptas para agricultura, pero con severas limitaciones; un 44 por ciento aptas para pastos y Osques sin restricciones; un 42 por ciento aptas para cultivos permanentes sólo en ciertas áreas y para pastos y bosques con restricciones y por último un 2 por ciento de baja calidad, debido a factores extremos de drenaje y salinidad.

Con la información disponible hoy en día nos proponemos analizar las principales limitantes y potenciales de las tierras en Venezuela así como de las premisas en que nos basamos para obtenerlas. Esta prospección sobre las tierras del país está fundamentalmente basada en aspectos físicos-naturales, con las limitantes de escasez de información que persisten aun para algunas áreas y considerando ciertos aspectos sociales y tecnológicos existentes, pero no se pretenden considerar todos los elementos necesarios para una zonificación del uso agrícola más apropiado que deba dársele a la tierra en todos los rincones de Venezuela. Debemos entender que además de las limitaciones impuestas por la aun escasa información básica de suelos, agroclimatológica, disponibilidad de agua para riego, etc., se suman el poco énfasis que en este trabajo se le da a los factores económicos y sociales.

MATERIALES Y METODOS

Los principales y más recientes estudios sobre tierras, que cubren áreas considerables fueron sintetizados y vertidos a un mapa de Venezuela a escala 1: 1.500.000.

Entre otros cabe destacar los siguientes estudios utilizados del Inventario Nacional de Tierras de COPLANARH: Cuenca del Lago de Maracaibo (11), Cuenca de los ríos Unare Neverí (9), región Centro-Oriental (12), región Nor-Occidental (13), Delta del Río Orinoco (14), Y los suelos y las aguas en la región Llanera (17). Igualmente se  utilizó la información proveniente de los siguientes informes: Atlas I del Inventario Nacional de Recursos de Venezuela (1), Atlas del Territorio Federal Amazonas y Distrito Cedeño del Estado Bolívar (5), Recursos Agrícolas y Forestales del Estado Barinas (16), Los principales suelos y paisajes del Estado Apure (6), Clases de tierra en la Hoya del Lago de Valencia (2), Estudio Agrológico tipo Reconocí miento Zona de Barlovento (3); además se utilizó el mapa de Zonas de Vida o Bioclimáticas (15), para delimitar las regiones áridas y semiáridas en Venezuela, las zonas de páramos, los diferentes bosques excesivamente húmedos o de gran altura. Por último fueron tambien Consultados los mapas de Suelos .de Venezuela de los años 1964 (4) Y 1971 (7) del M.A.C.

Toda la información básica anterior y de interés a este trabajo, fue sintetizada en el mapa 1: 1.500.000 y sobre el mismo se hicieron las interpretaciones para el mapa de grandes limitaciones y el mapa de potencial de uso de la tierra con las premisas que siguen a continuación:

Premisas sobre Limitaciones

Los criterios usados para el mapa de grandes limitaciones fueron: aridez, relieve excesivo, baja fertilidad y mal drenaje. Sin duda existen uno o más de dichos factores u otros adicionales, que puedan estar limitando el uso agrícola de una determinada zona y sin embargo ésta aparecerá generalizada con una sola de las anteriores grandes limitantes, es ello así fundamentalmente por considerar dicha limitante como prioritaria, así como también por razones de falta de información más precisa y por una simplificación cartográfica que consideramos necesaria.

En el criterio aridez se han incluido todas aquellas zonas bioclimáticas que no permiten cosechas sostenidas sin riego con los cultivos comerciales comunes del país, con excepción del sisal que se produce en algunas de dichas áreas (8).

En el relieve excesivo incluimos aquellas áreas que por tener pronunciadas pendientes o por la complejidad de las mismas (colinas, cerros y montañas), implican grandes dificultades para la agricultura mecanizada y/o representan un alto riesgo de erosión para los cultivos limpios comunes del país.

La limitación por baja fertilidad de los suelos abarca todas las areas en las cuales por razón de la escasez de nutrimientos y/o excesiva acidez, no es posible la producción de cultivos comunes y/o los rendimientos de los mismos son bajos y que se agotarán a corto plazo si no se corrigen dichas limitaciones a través de un uso frecuente de cantidades moderadas a altas de fertilizantes y enmiendas.

La limitación por mal drenaje o deficiencia de oxígeno implica excesos de agua ya sea superficial o en el subsuelo, que fundamenmente afectan el crecimiento vegetal. la mecanización o laboreodel terreno, y los rendimientos de cultivos comunes, con excepción de arroz y de ciertos pastos naturales.

Las zonas consideradas con escasas limitaciones para su uso agrícola, corresponden a zonas esencialmente planas, con pocos problemas de drenaje y de fertilidad natural. así como también poseen condiciones agroclimáticas que permiten el desarrollo de una gran variedad de los cultivos que se efectúan comercialmente en el país. En estas zonas y por razones cartográficas se incluyen áreas que aun poseen alguna de las limitaciones observadas, pero así mismo en las áreas marcadas con limitaciones existen áreas sin las mismas, por lo cual se considera que existe un cierto balance en los resultados finales.

Premisas sobre Uso Potencial

Para este mapa es necesario establecer ciertas consideraciones. Una de ellas se refiere al término "agrícola", el cual es utilizado en su concepción amplia, incluyendo tanto su uso en la producción de cultivos comestibles por el hombre, como también la producción de pastos y de especies forestales. Así al decirse que una zona tiene una amplia y/o limitada gama de uso agrícola implica la aptitud para los tres renglones antes mencionados. Consecuentemente con lo anterior, no se está indicando el uso económico o social más favorable de una porción de terreno, sino su aptitud agrofísica (fundamentalmente integrando suelo, agroclima, relieve y drenaje). Así por razones económicas o sociales, una zona con una gran aptitud agrícola puede, en un período dado, ser utilizada más favorablemente en producción ganadera o forestal que en producir cultivos comestibles. Sin embargo se considera que como en general los cultivos para alimentación directa del hombre exigen condiciones de terreno de mejor calidad o con menos limitaciones que los pastos y bosques, deben ser considerados prioritariamente en este análisis.

Otra de las consideraciones se refiere a que sólo se contemplan cultivos, pastos y árboles forestales que actualmente se producen en forma comercial en el país, sin tomar en cuenta aquellos cultivos que requieren condiciones especiales del terreno, como el caso del arroz, el cual se adapta a suelos con bajas tasas de infiltración de agua y que al ser inundado compite favorablemente con otras especies. Asi mismo dentro de los cultivos estamos enfatizando aquellos que suplen material directamente para la alimentación y el vestido del hombre (maiz, caraota, cacao, algodon, etc.) 

En el mapa de potencial de tierra es necesario también definir la plicación de un cierto nivel de tecnología por parte de los agricultores pues de ello depende en sumo grado la perspectiva que sobre la aptitud de las tierras se presente. Esto es, si por un lado consideramos un nivel tecnológico que no es capaz de eliminar en ningún caso, las limitantes de baja fertilidad o de mal drenaje, las aptitudes en general serían muy estrechas; por el contrario si asumiéramos el uso de tecnologías que en general superan la mayoría de las limitaciones existentes, las aptitudes serían muy amplias. Por el mismo dinamismo de las tecnologías las aptitudes varían con el tiempo, por lo que en un análisis potencial hay que ubicarse en las condiciones de un período determinado. En este caso se están considerando tecnologías que ya están siendo aplicadas por investigadores agrícolas y grupos de agricultores considerados avanzados, pero que aun su aplicación no es de carácter masivo. Entre otras se incluyen la aplicación racional de enmiendas y fertilizantes, labores de drenaje superficial (ej. camellones y/o bancales), prácticas de conservación de suelo (ej. terrazas), aplicación de riego en aquellas zonas en que ya se conocen fuentes seguras de agua apropiada, etc. Así a pesar de que nos limitamos a prácticas tecnológicas que ya son usadas por ciertos agricultores, lo cual introduce un elemento de realismo a las perspectivas, se asume una masificación de las mismas por el resto de los agricultores, lo cual la hace bastante optimista. 

Cuando en el mapa nos referimos a una unidad como de amplia gama de uso agrícola, los cultivos que se enfatizan son aquellos que fundamentalmente son mecanizables, que requieren suelos con buen drenaje, con buena capacidad de retención de agua, además de niveles apropiados de nutrimentos. Los cultivos incluidos en la escala de limitada gama de uso agrícola, conciernen a aquellos que rueden producirse satisfactoriamente en condiciones particulares tates como: de relieve excesivo (ej. café bajo sombra), en climas basante húmedo (cacao, palma africana, musaceas), o en climas con deficiencias de agua o con lluvias concentradas (ej. sorgo), así como aquellos cultivos que se adaptan a suelos con drenaje deficiente (ej. arroz). tanto en el caso de unidades con amplia o limitada gama de uso agricola es necesario destacar que las unidades calificadas con la misma aptitud no implican que tendrán una igual adaptabilidad a

Figura 1.
Figura 1.

 

 

Figura 2.
Figura 2.


cultivos dados, sino que el número de cultivos adaptables será aproximadamente el mismo.

RESULTADOS

En la Figura 1 se presenta un mapa de Venezuela señalando las principales limitaciones en las tierras para su uso agrícola.

El área con limitaciones por aridez, abarca alrededor de un 4 por ciento de la superficie nacional, y se encuentra ubicada fundamentalmente en planicies o sistemas de colinas de la Costa Norte de Venezuela. Las más importantes sublimitaciones de esta región son: erosión acelerada en áreas planas y de colinas, alta proporción de relieves con fuerte pendiente sobre todo como colinas y una alta proporción de suelos con excesos de arcilla, sales y/o sodio en las zonas planas. Sin embargo, existen considerables áreas sin otras limitaciones que la aridez, sobre todo en los alrededores de la ciudad de Maracaibo, las cuales dependen de suplencia de riego para ser fácil y provechosamente incorporadas a la agricultura.

La zona con limitaciones de drenaje abarca aproximadamente un 18 por ciento del Territorio Nacional. Su ubicación predominante está en las grandes planicies aluviales como las del Sur del Lago de Maracaibo, los Llanos Centrales y Occidentales y el Delta del Orinoco. Por su topografía tan plana, los problemas fundamentales son de drenaje superficial al permitir el estancamiento de las aguas de lluvia y en menor escala provenientes del desborde de los ríos. El grado de severidad del problema se indica con diversos tonos de azul; así el azul más oscuro señala las zonas peor drenadas o casi cenagosas, las cuales abarcan la mayor superficie, o un 45 por ciento del total mal drenado; las zonas con tonos medios indican superficies con problemas intermedios y ocupan alrededor de un 22 por ciento y las de problemas más leves son indicados con los tonos más claros de azul y ocupan alrededor de un 33 por ciento del total mal drenado. En la gran generalidad de los casos estas zonas tienen también otras limitaciones, como suelos muy pesados difíciles de mecanizar racionalmente y un patrón de distribución de suelos muy complejo que dificulta el planeamiento masivo del uso agrícola de la tierra. Otras áreas mal drenadas como el suroeste del río Apure poseen limitaciones de fertilidad y otras como en el Delta del Orinoco, poseen suelos orgánicos y áreas de suelos ácido sulfatados, sobre los cuales no existe experienCia acerca de su manejo exitoso en e pais.


El área señalada con limitante prioritario de baja fertilidad alrrededor del 32 por ciento de la superficie nacional. Su concentracion Principal está en los Llanos Centrales y Orientales, así como también en la region Sur del pais. De esta zona alrededor del 87 por ciento se considera que posee muy fuertes limitaciones de fertilidad (marcado en rojo oscuro), lo cual implica el uso de enmiendas como cal así como frecuentes y moderadamente altas tasas de fertilización, para la mayoría de los cultivos actuales del país, a menos que se utilizaran cultivos adaptados a dichas condiciones como sería el caso del caucho, en las regiones humedas del Sur de Venezuela. El 13 por ciento restante (rosado) corresponde a suelos con condiciones menos desfavorables de fertilidad natural, siendo por lo tanto más fácil y menos costoso resolver este problema. En general las zonas de baja fertilidad de suelos corresponden a tierras planas o suavemente onduladas, bien drenadas y de fácil mecanización, teniendo como factores sublimitantes más. comunes, una baja capacidad de retención de humedad por la amplia extensión de suelos arenosos tanto en las sabanas Orientales como en las del sur del Estado Apure.

La limitante por excesivo relieve abarca aproximadamente un 44 por ciento de la superficie total del país. Están allí comprendidos los dos ramales de la Cordillera Andina, la Cordillera de la Costa y la región montañosa del Sur del país, que constituyen el 57 por ciento del total con esta limitante en su grado más fuerte (color marrón) y los sistemas de colinas asociados a dichos sistemas montañosos, que abarcan el 43 por ciento restante e implican un menor grado de limitación (color gris). Especialmente al Sur del Orinoco dicha limitante está exagerada pues existen grandes altiplanicies que no tienen pendientes excesivas, pero por ser la cartografía aun defiCiente y la población tan escasa, hemos aceptado por ahora dicha generalización. En relación a esta limitante en el norte del Orinoco, es conveniente señalar que en todas las áreas demarcadas existen pequeños valles que están siendo intensiva mente utilizados con cultivos hortícolas, aprovechando las condiciones fitosanitarias favorables del clima fresco, así como también que existen muchas laderas montañas utilizadas con cultivos especiales como el café y ciertos frutales, sin producirse daños serios por erosión. Entre las princies sublimitantes dentro de los sistemas montañosos del norte del país, se cuentan las de la erosión actual, suelos poco profundos, Pedregosos, ciertas áreas con baja fertilidad y otras con climas secos y/o con posibilidades de heladas, mientras que en la región Sur la sublimitante que destaca es la de suelos arenosos y de muy baja fertilidad.

Por último, queda alrededor de un 2 por ciento que puede en general ser considerado sin limitantes para su uso agrícola. Dentro de dichas áreas existen no sólo pequeñas zonas que poseen alguna de las limitantes anteriores sino que aún en los suelos considerados sin limitaciones, surgen ciertas incógnitas, tales como su laboreo, las cuales deben ser resueltas para un uso exitoso a largo plazo.

En la Figura Nº 2 se presenta el mapa de Potencial de Tierras para uso Agrícola bajo las premisas antes señaladas.

Los resultados de esta prospección indican que existen alrededor de un 4 por ciento de áreas con amplia gama de uso agrícola. 14 por ciento con una limitada gama, un 30 por ciento fundamentalmente para uso ganadero, un 41 por ciento para bosques, recreación reservas hidráulicas, etc., y un 11 por ciento que posee una asociación de áreas con limitada gama de uso agrícola y de zonas limitadas a bosques y recreación.

De la comparación de ambos mapas se pueden derivar algunas conclusiones relativas a las implicaciones que tendría la aplicación de tecnologías. como las descritas anteriormente, las cuales deben superar limitaciones que las tierras poseen.

Con relación a las tierras de posible utilización en una amplia gama de cultivos, es de notar su correspondencia con las zonas de escasas limitaciones y que las áreas incorporadas, a partir de zonas con limitaciones, se logren a través del drenaje como es el caso del sur del Lago de Maracaibo y Llanos Altos Occidentales, o a través del riego como en la zona norte del Lago de Maracaibo.

La superficie de tierras de posible utilización con limitada gama de cultivos está fundamentalmente compuesta por tierras incorpOradas a través del mejoramiento del drenaje, pero así mismo es también notorio las incluidas debido a la aplicación de fertilizantes, en algunos casos unido a ciertas prácticas de riego y conservación de suelos. En el primer caso pueden citarse como ejemplo zonas de 105 Llanos Altos Sur-Occidentales y de la Cuenca del Lago de Maracaibo.

mientras que en el segundo caso tenemos principalmente los Llanos centrales y parte de los Orientales.

Las áreas con aptitud fundamentalmente para ganadería comprenen general dos grandes situaciones. Por un lado se tiene en la dena central y Occidental del país, áreas con fuertes problemas de mal drenaje usuamente uno a una alta proporcion de suelos pesados a suelos con bajos niveles de fertilidad. O sea que aún y cuando fuera posible técnica y económicamente solucionar el drenaje, todavía permanecerían otros problemas por solucionar. La otra gran situación se refiere al Oriente y Centro Sur del país, donde los suelos son bien drenados, pero de muy baja fertilidad y con problemas de baja capacidad de retención de agua por ser muy arenosos. En algunas de estas zonas marcadas sólo para ganadería es posible el desarrollo de ciertos cultivos tolerantes al mal drenaje, como el arroz y en otras el desarrollo de cultivos que aun pueden producir economicamente en suelos con baja fertilidad y en áreas subhúmedas como el Pino Caribe, merey, yuca, etc., o en zonas bastante húmedas como en el Sur del país para caucho, cacao, etc.

Por último, las zonas limitadas a bosques, recreación, reservas hidráulicas, etc., representan áreas que no disponen de agua ya sea natural o artificialmente en los momentos actuales, o áreas con alto peligro de erosión por estar ubicadas en laderas muy empinadas o sobre medanos, o áreas con suelos orgánicos y/o ácidos sulfatados, cuyo manejo es desconocido y por último áreas que no se conocen bien o donde existe muy poca población y en cuyo caso se toma la Posición de mantenerlas en su estado natural o el de usarlas con cultivos como caucho, cacao, café u otros que provean una cobertura similar a la del bosque original.

CONCLUSIONES

Venezuela dispone para su uso agrícola de una muy baja proporción de tierras (2 por ciento), que prácticamente no tienen limitaciones grofísicas. La mayoría de las mismas están limitadas en orden de Importancia, de acuerdo a su extensión por las siguientes razones excesivo relieve (44 por ciento), baja fertilidad natural (32 sin ciento), falta de drenaje (18 por ciento), y aridez (4 por ciento); Por embargo, por la factibilidad de aplicar tecnologías ya conocidas, razones de distribución de la población y por el tipo de cultivos requeridos para alimentar la población, el mejoramiento del drenaje, la aplicación de fertilizantes y la aplicación de riego, aparecen e este momento como las tecnologías ya conocidas, que mayor impacto tendrían en aumentar la disponibilidad de tierras agrícolas.

Con la aplicación de tecnologías ya probadas por investigador y agricultores avanzados, es posible extender dicha disponibilidad d tierras hasta aproximadamente un 4 por ciento del total nacion para ser usadas con una limitada gama de cultivos, en un 30 por ciento para ser usadas en ganadería, en un 41 por ciento para bosques, recreación, conservación de cuencas, vida silvestre, etc., y en un 11 por ciento para este último fin en estrecha mescolanza con área aptas para un uso con limitada gama de cultivos.

Esta escasez de tierras de buena calidad, aún con una visión o timista de la aplicación de la tecnología apropiada y disponible de los actuales momentos, es necesario destacarla en función de factores tales como el uso actual, tenencia, programas de desarroll agrícola, etc., Aun cuando no existe una cartografía reciente acerca del uso actual de la tierra en todo el país, es ampliamente conocido que algunas áreas siendo utilizadas en ganadería extensiva, tiene aptitudes- para cultivos o usos más intensivos que son más exige tes en suelos; así mismo en ciertas áreas, principalmente en la región Central, suelos de alta calidad agrícola se están ocupando con fines urbanos y también está sucediendo en otras áreas el caso opuesto, por ejemplo, áreas montañosas con cultivos limpios, tod lo cual tiene implicaciones económicas, sociales, ecológicas y políticas negativas.

La solución de los problemas anteriores implica varios tipos de medidas, entre las cuales destacan la zonificación de cultivos, zonificación de la producción de renglones agrícolas, la distribución racional de créditos y obras infraestructura les de apoyo agrícola (carre teras, silos, etc.) , el impuesto predial, catastro, control del precio de las tierras, incremento de la investigación y asistencia técnica, etc., en otras palabras es necesario que el Estado intervenga activamente para lograr que este recurso escaso (tierras de buena ca lidad), sea utilizado racionalmente y que produzca mayor beneficio social y económico para la población venezolana actual y futura.

RESUMEN

El conocimiento global de las principales limitaciones y potenciabilidades del recurso tierra en Venezuela, es esencial para orientar el ordenamiento y zonificación de las actividades agrícolas, viales, urbanisticas, recreacioanles, etc., asi como para senalar a gunas de áreas de investigación agrícola prioritarias y en general para crear conciencia sobre este importante recurso natural renovable. La precisión que se logre en presentar esta visión, depende del grado de cobertura Y detalle de los estudios de suelos y agroecológicos previos Y en las premisas que se usen para definir tanto las limitaciones como las potencialidades.

Con la información disponible hoy en día se analizan las principales limitantes Y potenciales de las tierras en Venezuela en base a un grupo de premisas que se establecen:

Las principales conclusiones son:

Venezuela dispone para su uso agrícola de una muy baja proporción de tierras (2 por ciento), que prácticamente no tienen limitaciones agrofísicas. La mayoría de las tierras están limitadas en orden de importancia, de acuerdo a su extensión, por las siguientes razones: excesivo relieve (44 por ciento), baja fertilidad natural (32 por ciento), falta de drenaje (18 por ciento) y aridez (4 por ciento); sin embargo, por la factibilidad de aplicar tecnologías ya conocidas, por razones de distribución de la población y por el tipo de cultivos requeridos para alimentar la población, el mejoramiento del drenaje, la aplicación de fertilizantes y la aplicación de riego aparecen en Este momento como las tecnologías que mayor impacto tendrían en aUmentar la disponibilidad de tierras agrícolas.

con la aplicación de tecnologías ya probadas por investigadores Y. agricultores avanzados, es posible extender dicha disponibilidad de tierras hasta aproximadamente un 4 por ciento del total nacional para ser usadas con una amplia gama de cultivos, en un 14 por ciento para ser usadas con una limitada gama de cultivos, en un 30 por ciento Para ser usadas en ganadena, en un 41 por ciento para bosques, recreacion conservación de cuencas, vida silvestre, etc., y en un 11 por Ciento para este último fin en estrecha mescolanza con áreas aptas para un uso con limitada gama de cultivos.

SUMMARY

The knowledge of the main limitations and potentialities of the lands in Venezuela, is essential in order to orientate the territorial Oro dering, the zonification of activities as agriculture, communications Urbanization, recreation, etc., as well as to be able to indicate some of the priorities in agricultural research and to create conscience about this important natural resource. The precision obtained depends on the coverage and detail of soil and agroecologial studies, and on the premises used to define limitations as well as potencialities.

The results indicate that Venezuela has about 2 percent of its territory almost without limitations. Most of the land is restriced for its agricultural use, according to its extent, by relief (44 percent), loy;¡ natural fertility (32 percent) drainage problems (18 percent) and ario dity (4 percent). Nevertheles by the factibility of appling certain tecnologies, already proved in the country, and considering the distribution of population, the type of crops required to feed our inhabitants etc., the improvement of drainage, the application of fertilizers and irrigation seem as the mayor contributors to increase availability of agrio cultural land.

The availability of land could be increased to about 4 percent for an ample group of crops, to 14 percent for a limited group of crops, to 30 percent for grazing, to 41 percent for forest, recreation, wildlife, etc. and 11 percent for this last purpose mixed with areas with capability for limited crops.

BIBLIOGRAFIA

1. AID/EARL. 1968. Inventario Nacional de Recursos. VENEZUELA. Atlas Nº 8.

2. AVILAN, J. y A. BUSTAMANTE. 1961. Mapas de Clasificación, Uso y Tenencia de la tierra en la Hoya del Lago de Valencia. CIA, MAC. Maracay.

3. AVILAN, J., E. HIDALGO, E. GRANADaS y L. SEGNINI. 1963. Estudio Agrológico tipo reconocimiento Zona de Barlovento, C.I.A., M.A.C.

4. AVILAN. J. 1964. Mapa de Grandes Grupos de Suelos de Venezuela (2 Aproximación). Sección de Suelos. CIA, M.A.C.

5. CODESUR. 1973. Atlas del Territorio Federal Amazonas y Distrito Cedeño del Estado Bolívar. M.O.P.

6.COMERMA, J. A. Y O. LUQUE.. 1971. Los principales suelos y paisajes del  Estado Apure Agron. Trop. 21. 379-398. M.A.C.

7 COMERMA, J. A. 1971. La 7a Aproximación y los Suelos venezolanos. Agron.  21: 365 - 377. M.A.C.

8.COMERMA, J. A. Y L. F. ARIAS. 1975. Algunos aspectos del recurso Tierra 8. Zonas Aridas Y Semi-áridas de Venezuela. Seminario Internacional sobre "Evaluación de las Tierras de las Zonas Aridas y Semi-áridas de la América Latina IILA. Roma. 
693 -714.

9. COPLANARH. 1969. Sub-región 7a Unare - Neverí. Publicación Nº 7 COPLANARH CIA.

10. COPLANARH. 1970. La Agricultura deseable. Una prospección del año 2.000 publicación Nº 19, Caracas.

11. COPLANARH. 1973. Región del Lago de Maracaibo, Publicación Nº 34. Comisión del Plan Nacional de Aprovechamiento de los Recursos Hidráulicos. Caracas.

12. COPLANARH. 1974. Regiones Centro Oriental y Oriental, Publicación Nº 34. Comisión del Plan Nacional de Aprovechamiento de los Recursos Hidráulicos, Caracas.

13. COPLANARH. 1975. Regiones Costa Noroccidental, Centro Occidental y Central, Publicación Nº 43. Comisión del Plan Nacional de Aprovechamiento de los Recursos Hidráulicos, Caracas.

14. COPLANARH. 1976. Regiones Golfo de Paria, Delta del Orinoco, Cuenca Occidental del Delta y Sur del Delta. Comisión del Plan Nacional de Aprovechamiento de los Recursos Hidráulicos, Caracas.

15. EWEL, J. y A. MADRIZ. 1968. Zonas de Vida de Venezuela. Dirección Investigación. M.A.C., Caracas.

16. M.A.C/CBR. 1957. Recursos Agrícolas y Forestales del Estado Barinas.

17. SANCHEZ, A. y C. FAJARDO. 1976. Los Suelos y las Aguas en la Región Llanera. COPLANARH. 1a Reunión sobre Sabanas Facultad de Agronomía U.C.v., Maracay.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 28  >  Articulo