Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 22  >  Articulo

Agronomía Trop. 22(5): 509-515. 1972.

COMPARACIÓN DE SISTEMAS DE SIEMBRA EN CARAOTA 
NEGRA (PHASEOLUS VULGARIS L.) BAJO 
CONDICIONES DE SECANO (a)

A. Barrios G.

(a) Trabajo presentado en las VIII Jornadas Agronómicas,
Cagua, Venezuela, junio 1972.
 CIA. Sección de Fitotecnia. Maracay, Venezuela.


INTRODUCCIÓN

En Venezuela, en el cultivo de la caraota negra se emplean diferentes sistemas de siembra, predominando el de hileras sencillas de asiento con variaciones en la distancia entre ellas, debido a los diversos modelos de sembradoras utilizadas. Recientemente se está introduciendo el sistema de siembra en hileras apareadas con buenos resultados. Ambos sistemas se emplean también sobre camellones. También se emplea el sistema manual a trancos o golpes con tres a seis semillas por hoyo, ya bien sea de asiento o sobre camellones. 

El sistema más primitivo quizás sea el de la siembra al voleo, el cual está incluido en los proyectos de fomento del cultivo que realiza la Dirección de Extensión Agrícola del Ministerio de Agricultura y Cría, a nivel de campesinos. 

El frecuente empleo del sistema de siembra menos adecuado es una de las causas de los fracasos en lograr buenas cosechas en este cultivo. 

Es muy importante para asegurar buenos rendimientos tener una población de plantas por hectárea suficiente y con una adecuada distribución dentro de la misma, al momento de la cosecha. Esto se consigue empleando el sistema de siembra apropiado para una determinada zona, tomando en cuenta la clase de suelos, el régimen de lluvias o el método le riego empleado.

REVISIÓN DE LITERATURA

CÁRDENAS (3) en México recomienda usar de 40 a 60 centímetros entre surcos y un espaciamiento entre plantas de 5 a 10 centímetros para variedades arbustivas tipo canario, y para variedades de semi-guía de 60 a 80 centímetros entre surcos y espaciamiento entre plantas de 10 a 20 centímetros. 

MIRANDA (5) y MIRANDA y MASAYA (6), en trabajos realizados en Centro-América, indican que la distancia de siembra a 40 centímetros entre hileras incrementa significativamente el rendimiento en comparación con la siembra de 60 centímetros entre hileras. 

En Colombia, CAMACHO (1) indica que el espaciamiento de 10 centímetros entre plantas y 60 centímetros entre hileras es la densidad de siembra apropiada para la variedad ICA Huasano requiriéndose unos 56 kilogramos de semilla por hectárea con 80% de germinación, y DUARTE y OROZCO (4) y CAMACHO, OROZCO y BASTIDAS (2), para la variedad Diacol Calima recomiendan 220.000 plantas por hectárea y 10 centímetros entre plantas. 

En Venezuela, ORTEGA y BARRIOS (7) utilizando la variedad de caraota Cubagua, recomiendan la siembra mecanizada en hileras pares a 30 centímetros con calles de 60 centímetros que supera en 18% los rendimientos obtenidos en siembras de hileras sencillas a 60 centímetros. PÉREZ PÉREZ (8) indica que distancias de 50 centímetros entre hileras y 5 centímetros entre plantas para la época de nortes, y 40 centímetros en hileras pares y 5 centímetros entre plantas con surquerías a metro para siembras con riego, son las mejores para sembrar la variedad Cubagua.

MATERIALES Y MÉTODOS

En los años 1970 y 1971 se sembraron en los Campos Experimentales de Maracay y Gonzalito 4 ensayos (uno por año y por localidad) con el objeto de comparar sistemas de siembra en caraota negra. Como material se usó la variedad de caraota negra Coche. 

Los sistemas de siembra a comparar fueron los siguientes:

1. Hileras sencillas separadas a 60 centímetros sembradas de asiento. 

2. Hileras sencillas separadas a 60 centímetros sembradas en camellón. 

3. Hileras apareadas separadas entre sí a 40 centímetros con 60 centímetros de calle, sembradas de asiento. 

4. Hileras apareadas separadas entre sí a 40 centímetros con 60 centímetros de calle, sembradas en camellón. 

5. Voleo.

El diseño experimental empleado fue el de cuadrado Latino de 5 por 5 con parcelas de 10 metros de largo, 10 hileras por parcela, cosechando 8 hileras centrales de 8 metros de largo.

Las parcelas sembradas al voleo fueron cosechadas en su parte central dejando borduras a su alrededor. 

Los valores obtenidos en plantas y rendimiento en kilogramos fueron llevados a hectárea para el procesamiento de los mismos. 

La cantidad de semilla empleada fue ajustada para obtener 352.800 plantas por hectárea o sea 60 kilogramos de semilla por hectárea. 

Como herbicida se utilizó el Amiben granular en la dosis de 22 kilos por hectárea en forma pre-emergente. 

Los suelos donde se sembraron los ensayos pertenecen a la Serie Maracay de textura Franco-arenosa y pH 6.7.

RESULTADOS

Rendimientos

Los rendimientos obtenidos, como era de esperarse en siembras de secano, fueron bajos más si se considera que la precipitación registrada durante el ciclo de las siembras fue bastante bajo. 

En el Cuadro 1 se muestran dichos rendimientos y tomando como comparación el Sistema de Siembra en hileras sencillas de asiento separadas a 60 centímetros, se observa que éste rindió menos que las siembras hechas sobre camellón, produjo casi igual que las siembras de asiento en hileras apareadas y superó al sistema de siembra al voleo.

 

CUADRO 1. Rendimientos en kilos por hectárea de caraota negra obtenidos en cinco sistemas de siembra.


ENSAYOS

1970

1971


SISTEMA C.I.A. Gonzalito C.I.A. Gonzalito Promedio Orden

0,60 camellón

482 994 864 357 674 111,58

0,60 x 0,40 camellón

399 891 810 401 625 103,47

0,60 asiento

370 747 872 425 604 100.00

0,60 x 0,40 asiento

370 743 863 398 594 98,34

Voleo

396 622 555 380 488 80.79

1% - 205 174 -

m.d.s.

5% - 287 243 -

                                       

Población de plantas 

En el Cuadro 2 se muestran los resultados correspondientes a la población de plantas por hectárea al momento de la cosecha. Con relación a la población esperada de 352.800 plantas por hectárea, las plantas cosechadas correspondieron al 53% en los sistemas de siembra en hileras apareadas, 48% para las hileras sencillas y sólo 40% para el sistema de voleo.

 

CUADRO 2. Poblaciones en plantas por hectárea de caraota negra obtenida en cinco sistemas de siembra.


SISTEMA ENSAYOS Promedio Orden
1970 1971
C.I.A. Gonzalito C.I.A. Gonzalito

0,60 x 0,40 camellón

198.312 127.875 160.187 266.750 111.05 188.281

0,60 x 0,40 asiento

198.562 119.250 159.375 275.125 110.93 188.078

0,60 camellón

194.531 121.458 143.125 232.812 102.03 172.982

0,60 asiento

173.854 109.062 150.104 245.130 100.00 169.537

Voleo

134.166 105.260 134.010 186.354 82.54 139.948

5%

- - - - - -

m.d.s. 

1%

- - - - - -

     

El sistema de siembra en hileras sencillas de asiento presentó menor número de plantas por hectárea al momento de la cosecha en comparación con los sistemas de hileras apareadas y de hileras sencillas sobre camellón, superando a su vez a la población obtenida en las siembras de voleo.

Precipitación

La precipitación caida durante el ciclo de las siembras fue poca. Para los ensayos del Centro de Investigaciones Agronómicas fue de 247,2 y 161,8 mm. en los años 1970 y 1971 respectivamente, y para los ensayos de Gonzalito fue de 303,9 y 95,1 mm. en los años 1970 y 1971 respectivamente. (Ver Cuadro 3).

 

CUADRO 3. Precipitación en milímetros caida durante las fases de desarrollo de la plantas de caraota en ensayos comparativos de 5 sistemas de siembra.


FASES ENSAYOS
1970 1971
C.I.A. Gonzalito C.I.A. Gonzalito

Siembra a Emergencia

51,8 47,8 9,5 18,8

Emergencia a Floración

108,9 148,6 120,7 40,1

Floración

21,9 56,6 14,5 10,2

Fructificación

42,6 3,5 15,2 17,2

Fructificación a Maduración

22,0 33,8 1,9 9,3

Maduración a Cosecha

0,0 13,6 0,0 0,1

TOTAL

247,2 161,8 95,7 303,9

 

DISCUSIÓN

La poca precipitación caída, sobre todo en los períodos de floración, fructificación y fructificación-maduración, ha incidido en la obtención de bajos rendimientos.

Los sistemas de siembra en hileras sobre camellón permiten obtener un mejor drenaje superficial que evita los encharcamientos, impidiendo que prevalezcan las condiciones propicias para el desarrollo de enfermedades fungosas, y además disminuye el riesgo del tapizamiento de las semillas por el arrastre de tierra producido por la escorrentía de las aguas de lluvia. Esto trae como consecuencia poder tener mayor número de plantas al momento de la cosecha.

Los sistemas de siembras de asiento en hileras por el contrario no permiten un buen drenaje de las aguas de lluvia y si la superficie del terreno no es pareja los encharcamientos y el tapizamiento de las semillas afectan en forma notable el buen desarrollo de las plantas y crean condiciones para una alta incidencia de enfermedades fungosas. Todo esto conduce a una gran pérdida de plantas que no llegan a cosecharse.

Los sistemas de siembra en hileras permiten poder efectuar en un momento dado labores de cultivo y control de malezas ya bien sea en forma mecánica o manual. La siembra al voleo presenta las mayores desventajas las cuales se reflejan en una menor población al momento de la cosecha y por ende en menores rendimientos.

Estas desventajas son principalmente las siguientes:

a) Distribución desuniforme de las semillas en el campo llegando hasta crearse problemas de competencia entre ellas.

b) Diferentes profundidades de la semilla, quedando algunas al descubierto.

c) Dificultad o casi imposibilidad del control de maleza en caso de que falle el herbicida.

d) La desuniformidad del terreno ocasiona mayores daños a las plantas debido a los encharcamientos y tapizamientos de las semillas.

CONCLUSIONES

a) Los sistemas de siembra sobre camellones ya bien sea en hileras sencillas separadas a 60 centímetros o en hileras apareadas separadas a 40 centímetros con calles de 60 centímetros, produjeron los mejores rendimientos bajo condiciones de secano. Dichos sistemas son factibles de ser realizados en forma mecanizada favoreciendo el drenaje superficial de las aguas de lluvia.

b) Los sistemas de siembra de asiento, ya bien sea en hileras sencillas o apareadas, produjeron menores rendimientos atribuibles a problemas de encharcamiento por deficiente drenaje superficial y tapizamiento de las semillas.

c) El sistema de siembra al voleo es el menos recomendable por presentar los menores rendimientos y menor población de plantas a la cosecha derivado de la deficiente distribución de las semillas en cuanto a espaciamiento y profundidad de las mismas, condiciones más propicias para el tapizamiento de las semillas, el encharcamiento de las aguas y mayor dificultad para el control de las malezas.

d) Los sistemas de siembra en hileras apareadas separadas a 40 centímetros entre sí con calles de 60 centímetros presentaron mayor número de plantas por hectárea al momento de la cosecha.

RESUMEN

Cinco sistemas de siembra en caraota negra (Phaseolus vulgaris L.) fueron comparados bajo condiciones de secano en dos localidades durante los meses de septiembre a diciembre en el Estado Aragua. Los mejores rendimientos fueron obtenidos con el sistema de siembra de hileras sencillas sobre camellón separadas a 60 centímetros entre sí. Las siembras sobre camellón ya bien sea en hileras sencillas o hileras apareadas superaron en rendimiento a las siembras de asiento tanto de hileras sencillas como de hileras pares y al sistema al voleo el cual produjo los menores rendimientos. La población de plantas por hectárea presente al momento de la cosecha fue bastante baja en relación con la esperada. El sistema de siembra en hileras apareadas tanto de asiento como en camellón presentó el mayor número de plantas por hectárea, seguido por los sistemas en hileras sencillas y ocupando el último lugar el sistema de siembra al voleo. La precipitación registrada en las dos localidades durante el ciclo del cultivo fue baja no llegando a superar los 300 mm.

SUMMARY

Five bean planting patterns were compared under rainy conditions from September to December in two locations in Aragua State. The best yields were obtained when the beans were seeded on the top of the furrows which were 60 centimeters appart. The beans seeded on the top of the furrows either in single or double rows overyielded those seeded on a leveled land. Broadscasting the bean seed resulted in the poorest yields. The stand of plants at the harvesting time were less than the spected. Higher populations were recorded in double row patterns followed by single rows and broadcast patterns. The total rainfall during the season was no more than 300 millimeters.

LITERATURA CITADA

1. CAMACHO, LUIS H. 1967. Programa de leguminosas de grano. Informe sobre los resultados de la Investigación en 1967. In Asociación Latinoamericana de Investigadores en Leguminosas. Informe Anual 1969. pp. 1-14.

2. CAMACHO, LUIS H., OROZCO, SILVIO H. and BASTIDAS, GILBERTO. 1968. Yield components vs plant spacing in Bean Improvenient Cooperative. Annual Report Nº11. 1968. pp. 15.

3. CÁRDENAS, R. F. 1961. La densidad de siembra influye en el rendimiento de frijol. Agricultura Técnica en México. (2): 6-8.

4. DUARTE, R. y OROZCO, S. 1966. Informe de labores del Programa de Frijol y Soya de Colombia. 1966. In Asociación Latinoamericana de Fitotecnistas de Frijol. Informe Anual 1966, pp. 2-29.

5. MIRANDA M., HELEODORO. 1965. Efecto de la distancia entre surcos sobre el rendimiento del frijol. In Reunión Anual PCCMCA, 11a Panamá, Panamá. 16-19 de Marzo pp. 89-91.

6. MIRANDA, H. y MASAYA, P. 1969. Estudios sobre fertilización y densidad de siembra en frijol. Chimaltenango. Guatemala. In Reunión Anual PCCMCA 15a San Salvador. El Salvador 24-28 de febrero. p. 10.

7. ORTEGA, S. y BARRIOS, A. 1968. Sistemas de siembra en hileras pares en caraota (Phaseolus vulgaris L.) Agron. Trop. 18 (3): 357-361.

8. PÉREZ PÉREZ, NELSON. 1969. Estudio de diferentes densidades de siembra en caraotas (Phaseolus vulgaris) L.) VII Jornadas Agronómicas Araure - Acarigua. 17-20 de abril 1969. p. 17.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario > Volumen 22  >  Articulo